Cómo ser un buen líder - Cipsia Psicologos
Psicologos Madrid – Cipsia Psicólogos

Cómo ser un buen líder

No existen comentarios 1044 Visitas0


El liderazgo es una cualidad que tradicionalmente se ha potenciado y buscado en el área laboral, sin embargo está presente en muchas de las áreas de nuestra vida. De hecho, está presente en cualquier área en el que tengamos que interactuar con personas y conseguir objetivos comunes. Sin embargo, ser un buen líder no es una tarea fácil sino todo lo contrario. Ser líder es una tarea que suele resultar bastante compleja. Por ello, en el artículo de hoy  os daremos estrategias para ser un buen líder.

buen líder

Cómo ser un buen líder

Aprende a escuchar

La primera estrategia que ponen en marcha los buenos líderes es la escucha. Los líderes que no saben escuchar, no saben las necesidades de su equipo humano, ni pueden agregar las sugerencias que les hacen. Por ello, es  imprescindible que un buen líder sepa escuchar. Cuando un líder sabe escuchar, está al tanto de las necesidades de su equipo y puede solucionar los problemas o conflictos que surjan.

Para mejorar nuestra habilidad de escucha, es necesario que trabajemos nuestra impulsividad. En muchas ocasiones, ser impulsivos y contestar sin dejar terminar a la otra persona nos impide contar con toda la información. Además para mejorar en nuestras habilidades de escucha es necesario que entrenemos nuestra atención.

Ten en cuenta las emociones

Uno de los factores que mayor influencia tienen en el buen funcionamiento de un equipo, son las emociones. Nuestro estado emocional influye en las relaciones entre los miembros del equipo y en algunas ocasiones, también en nuestro rendimiento. Si el líder del equipo no tiene en cuenta las emociones de las personas con las que trabaja o se relaciona, no va a poder solucionar y atajar los problemas que puedan surgir. Por ejemplo, si una persona no se siente valorada en el equipo, o siente que la comunicación hacia ella es agresiva, lo más probable es que no trabaje a gusto y su rendimiento disminuya.

Para evitar que las emociones influyan negativamente y emplearlas de forma positiva, es necesario que el líder esté atento a cómo se encuentra su equipo. Si detecta que alguna persona no se encuentra en un estado emocional positivo (por ejemplo, con ansiedad o estrés), lo adecuado es que  hable con esa persona con asertividad, para solucionar aquellos problemas que surjan por el equipo y para abrir un espacio de comunicación. De esta forma, las personas se sentirán escuchadas y se sentirán libres para expresarse emocionalmente.

– Si quieres saber más sobre la importancia de las relaciones sociales en el trabajo, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Honestidad ante todo

Uno de los puntos más importantes para un buen liderazgo es ser honesto con las personas a las que gestionas o diriges. Cuando un líder es honesto, lo primero es que inspirs confianza a las personas con las que trabaja y hace de modelo de conducta, promoviendo una comunicación honesta en las personas que conforman su equbuen líderipo. Además, la honestidad te permite compartir información de una manera rápida y sencilla y así el equipo puede actuar de una forma eficaz en un menor tiempo posible, adaptándose a los cambios y gestionando las incidencias.

Para ser un líder honesto es imprescindible que compartas la información importante con tu equipo de una forma clara y concreta. Así, ellos también se sentirán involucrados en el proyecto. Además de la información del proyecto, si también compartes información importante, como tu estado emocional o cualquier aspecto que influya, percibirán en ti honestidad y sinceridad.

Favorece una buena comunicación

Como hemos dicho en párrafos anteriores, una buena comunicación es imprescindible para el buen funcionamiento del equipo. En concreto, el líder tiene la responsabilidad de favorecer un ambiente, un espacio, donde todas las personas se sientan libres de expresar opiniones y comunicar cualquier aspecto. De esta forma, las personas podrán comunicar cualquier aspecto que consideren necesario. Podrán comunicar desde sugerencias, problemas o cualquier aspecto que influya en el proyecto grupal que se lleva a cabo.

Para favorecer un buen espacio comunicativo, lo primero es comunicar a los miembros del equipo nuestra disposición comunicativa y nuestras intenciones en esta área. De esta forma, las personas se sentirán invitadas a comunicarnos cualquier aspecto que deseen. Además de informarles explícitamente de este aspecto, es necesario que prediquemos con el ejemplo y mantengamos una comunicación abierta con ellos.

Mantén una actitud abierta y delega

La última estrategia para ser un buen líder, es mantener una actitud abierta. Los líderes eficaces y que consiguen los objetivos que se marcan son aquellos que aprovechan las ventajas que concede el trabajar en equipo. La primera de esas ventajas es que el trabajo se reparte y cada uno puede llevar un aspecto del proyecto para abarcarlo en mayor profundidad. Por ello, es imprescindible que el líder delegue y confíe en las personas que trabajan con él. De esta forma, las personas se involucrarán en el proyecto.

Además de delegar, es importante que la persona encargada de liderar el proyecto mantenga una actitud abierta. Si la persona encargada del proyecto quiere ser un buen líder, y sobre todo conseguir sus objetivos, escuchar nuevas perspectivas e incluir diferentes opiniones y sugerencias enriquecerá el proyecto y ayudará a llevarlo con eficacia.

buen líder

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Sara Catalán

También te puede interesar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
CONSULTA LLAMAR