Las relaciones de pareja en tiempos de pandemia

En muchos países se está viviendo la tercera ola de la covid19. Como consecuencia, la limitación del desplazamiento y del número de personas permitido pueden afectar a nuestras relaciones sociales. De nuevo, muchos tendrán que depender de la tecnología para mantener las amistades, lazos familiares o relaciones de pareja.

El ser humano necesita un tiempo de aprendizaje y asentamiento para utilizar correctamente cualquier nuevo descubrimiento. La tecnología no es una excepción. En las relaciones humanas, el uso de internet ha supuesto una revolución casi instantánea y de consecuencias arrolladoras. Ha cambiado nuestra forma de encontrar pareja, de tener y mantener amistades o de relacionarnos con la familia.

Y, como en muchos otros aspectos, puede convertirse en un gran aliado si se utiliza de la manera adecuada. Cómo, cuándo y de qué manera son los elementos clave para que un apoyo no se convierta en un lastre. Lo que unas veces puede ser una bendición, otras veces puede precipitar dudas, discusiones y muchos sentimientos negativos.

En este artículo nos vamos a centrar en las relaciones de pareja, cuya separación puede ser muy frustrante.

Una relación a distancia nunca es fácil, se ha de trabajar con más mimo y cuidado. Es muy fácil descuidar aquello que no se ve, u obsesionarse con la frustración y que eso impida disfrutar. Si se trata de una situación imprevista e impuesta, como ahora, estos sentimientos son nuevos y más intensos.

Cómo afrontar la nueva normalidad en las relaciones de pareja

  1. Hay que buscar tiempo para la otra persona

Puede que parezca una obviedad, sin embargo, se trata de todo un reto. Puede que un día no tengamos ni un minuto libre, pero no hay que permitir que se vuelva una costumbre.

Ya sea a través de llamadas o por Skype, es importante mantener el contacto con la pareja de forma regular. Esto también debería incluir ciertas actividades, como si se tratase de citas, mientras se realiza la videolamada: cenar cada uno frente a la cámara, jugar a juegos a través de internet (ajedrez para los más convencionales o lol para los modernos), hacer ejercicio o yoga en pareja… etc.

Cualquier actividad que se realice de forma conjunta será positiva y ayudará a reducir la añoranza por la pareja.

Puedes aprender a cuidar de tu pareja aquí, y a apreciar la importancia de hablar con tu pareja aquí.

  1. El tema de la intimidad sexual

Antes que nada, este punto debería aplicarse a aquellas relaciones donde exista una confianza total con la pareja. Prácticas como el sexting o las videoconferencias no deberían ser llevadas a cabo con desconocidos, por precaución.

En el caso de que se produzca un chantaje, denúncielo a la policía cuanto antes aquí o aquí (en el caso de España).

Una vez aclarado esto, para empezar, hay que preparar el terreno. Resulta bastante deprimente “obligarse” a ponerse a tono a una hora determinada y de sopetón. Esto es especialmente cierto para aquellas parejas para las que la separación física no es lo habitual en la dinámica de su relación.

Por ello, este preámbulo es esencial para que ambas partes se relajen y comience a fluir un cierto tonteo. Se pueden llevar a cabo pequeñas rutinas personales, como darse un baño caliente o ver una película de adultos.

En cuanto al contenido, las posibilidades son tan amplias como la propia imaginación de la pareja. Mensajes, fotos, juegos online o apps (Bliss o Kindu por ejemplo) que te dicen lo que podéis ir haciendo, que ambos escuchen la misma música o los mismos juguetes… etc.

  1. No obsesionarse con la separación ni dejarse llevar por la frustración o la paranoia

Sí, esto es muy fácil de decir, pero aun así sigue siendo verdad. Hay que ver el vaso medio lleno, mantener una actitud positiva la mayor parte del tiempo. Porque va a haber momentos de duda, pero lo importante es recordar que al final, la relación merece la pena. Hay que pensar en lo que se tiene, una persona que te quiere y se preocupa por ti.

En cualquier caso, si estos sentimientos se vuelven sobrecogedores, lo más adecuado es hablarlo con la pareja. Hay que ser más sincero y abierto, especialmente con aquellos temas que puedan degenerar en discusiones.

Pero, si se discute, mejor que sea en persona o por teléfono (en los mensajes hay demasiados dobles sentidos y lecturas entre líneas).

Puedes aprender a manejar las discusiones de pareja pinchando aquí.

Los celos suelen ser otro de los grandes enemigos de las relaciones a distancia. Es esencial aprender a gestionarlos, trabajar en la confianza y en el respeto por la pareja. La alternativa será desarrollar comportamientos controladores y abusivos, que son injustificables.

Puedes aprender a confiar en tu pareja pinchando aquí, y a lidiar con los celos aquí y aquí.

Menú