¿Por qué es importante cuidar la relación de pareja?

Ante la situación de confinamiento y tensión que se vive en muchos hogares, cabe la posibilidad de que se incrementen los conflictos con nuestros seres queridos. Al igual que en otros momentos del año en los que pasamos mucho tiempo juntos, como en verano, es más fácil que surjan las diferencias, y que ello lleve a un deterioro de la relación. Es por ello que, especialmente en este momento, es crucial poner de nuestra parte para mantener una relación de pareja saludable.

– Si quieres saber más sobre cómo afrontar el aislamiento, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

 

El mito del amor verdadero y eterno

A menudo, los medios y la cultura popular nos hacen creer que el amor en una relación de pareja viene dado. En los inicios de la relación, resulta sencillo mantener la complicidad gracias al enamoramiento incipiente y a las emociones que este desata. Sin embargo, según pasan los meses y pasa este periodo de “mariposas en el estómago”, las emociones se estabilizan. En este punto, la continuidad de la relación ya no depende tanto de la pasión y la emoción, sino del compromiso y la voluntad que ponga cada parte. Si “ya no sentimos lo mismo” parece que la relación ha fracasado, y la abandonamos, pasando por alto que las relaciones hay que cultivarlas, no vienen dadas.

– Si quieres saber más sobre la neuroquímica del enamoramiento, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

 

Las relaciones no son perfectas

Los seres humanos somos imperfectos, y también lo son nuestras relaciones. Cada persona trae a la relación sus fortalezas y sus dificultades, así como sus preferencias y opiniones. Es por ello que, inevitablemente, surgirán conflictos que tendremos que afrontar, y el modo en el que lo hagamos será lo que mantenga o deteriore el vínculo. Ahora bien, ¿qué podemos hacer para mantener una relación saludable a lo largo del tiempo?

 

1. Mantener el respeto hacia la otra persona

Aunque parezca muy obvio, parece que con los años y con el progreso de la relación se nos puede olvidar algo tan básico como mantener la educación y la amabilidad hacia la otra parte. De ahí surge la famosa expresión “la confianza da asco”, y es que actos tan simples como dar los buenos días y ser cordiales con la pareja son la base sobre la que se construye la relación, el cariño y la satisfacción con el otro.

– Si quieres saber más sobre la importancia del refuerzo en la pareja, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Si este núcleo de la relación se daña, casi con total seguridad se producirá un desgaste por ambas partes. Al igual que un edificio, sin unos cimientos sólidos, la pareja se derrumbará ante los problemas y conflictos que puedan surgir.

 

2. Reflexionar sobre cómo percibimos a la otra persona

 

Ante el conflicto, es importante revisar cómo vemos a nuestra pareja y cómo interpretamos sus actos

Cuando empiezan a surgir las dificultades, parece como si entrásemos en un modo por defecto en el que vemos a la pareja como nuestro enemigo. Empezamos a esperar de la otra persona que nos confronte e intente traspasar nuestros límites, y actuamos en consecuencia. Etiquetamos a la otra persona de egoísta, desconsiderada o desinteresada, e interpretamos de manera negativa cada pequeña cosa. Esto provoca en la otra parte una reacción defensiva, y la pareja entra en una dinámica de ataques y contraataques.

En este punto es importante pararse a pensar e intentar no dejarse llevar por los impulsos. Debemos replantear la visión que tenemos sobre nuestra pareja, y cambiar este modo por defecto de ver al otro como nuestro enemigo. Qué cosas hace bien la otra persona, qué nos aporta la relación, qué nos gusta de la vida en pareja.

– Si quieres saber más sobre la gratitud, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

 

3. Compartir: la clave del éxito en parejas felices

En los años 80, Gottman y Levenson abrieron en la Universidad de Washington un laboratorio de psicología, al que coloquialmente se le conocería como Love Lab (“laboratorio del amor”), en el que se estudiaron las dinámicas relacionales de cientos de parejas. Tras años de investigación, se llegó a la conclusión de que las parejas felices se diferenciaban del resto en que frecuentemente compartían con la otra parte su mundo interior, sus impresiones y vivencias subjetivas. Sus compañeros y compañeras escuchaban atentamente y reaccionaban de modo positivo, y así se creaba una sintonía con el estado mental y emocional de la pareja.

 

4. La comunicación, esencial para el mantenimiento de la relación

Como decíamos al principio, en cualquier relación de pareja surgirán las diferencias, y para abordarlas es esencial mantener una comunicación frecuente y honesta sobre cómo nos sentimos, y cuáles son nuestras pretensiones y deseos en la relación. Cuando se deteriora la comunicación es cuando empezamos a interpretar negativamente las acciones del otro, a olvidarnos del trato amable y a discutir sin llegar a ningún lado.

– Si quieres saber más sobre el autorrefuerzo, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

 

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Irene Serrano

Menú