Cómo cuidarnos en navidad

Ya hemos hablado en otros artículos de la importancia del autocuidado, sobre todo en fechas en las que el libre albedrío toma las riendas de nuestra vida. En estas fechas tan señaladas, abordamos cómo cuidarnos en navidad.

¿Por qué cuidarnos en navidad?

Principalmente para poder disfrutar mucho más de tiempo libre y nuestras relaciones con los demás. Normalmente asociamos estas fechas al consumo de todo (ropa, comida, alcohol, etc.)

Es importante tener en cuenta que todo esto, además de placer, provoca efectos que pueden saturar nuestro organismo y funcionamiento cognitivo.

Efectos sobre la salud física

Como ya es evidente en toda la información de la que disponemos, los excesos de comida y bebida en estas fechas generan un desgaste físico bastante alto. Nuestra primera recomendación es no romper la rutina del todo en vacaciones. Es decir, si habitualmente practicas ejercicio, intenta no romper con este hábito al 100% por el hecho de que sean vacaciones, tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán.

Por otro lado, en cuanto a la ingesta de comida y bebida, mantén hábitos saludables. En estas fechas es casi imposible no hacer cenas o comidas copiosas, pero si intentamos que solo sean los días señalados mejor. Recuerda que tu cuerpo se ve afectado por cualquier exceso y eso influye finalmente a nivel psicológico.

También es importante intentar mantener una buena higiene del sueño para poder disfrutar al máximo de estos días.

Descubre más beneficios del deporte aquí.

Efectos psicológicos

Además de los efectos físicos de los excesos, están los efectos psicológicos asociados a ellos. Las frecuentes e intensas interacciones que se suceden en estas fechas, suelen dar lugar a lo que llamamos “resaca social” o “resaca emocional”. La primera sucede por saturación a nivel cognitivo de por interacciones sociales y la segunda se podría añadir el consumo de sustancia (p. e. alcohol).

Cuando disfrutamos de estas situaciones y además ingerimos alcohol, se liberan neurotransmisores en mayor cantidad de lo habitual. Cuando todo esto desaparece, puede dar lugar a cierta sintomatología depresiva.

No queremos que nadie se convierta en un ermitaño y evite este tipo de situaciones para que no aparezcan estos problemas, pero si recomendamos ser consecuentes con nuestras necesidades. Si tu cabeza te pide descansar un rato, leer un buen libro, ver una buena serie… hazlo, no fuerces la máquina por el hecho de que son vacaciones.

¿Qué es la resaca social?

Recuerda tratar a tu cuerpo como un templo, ya que en él vivirás para siempre.

Artículo escrito por: Sergio Lozano