Solución de problemas

¿Crees que tienes demasiadas dificultades
a la hora de solucionar los problemas? ¿Consideras que los demás resuelven
mejor los problemas que tú? ¿Te bloqueas o te sientes confuso a la hora de
valorar las alternativas que te lleven a la mejor solución?

Seguramente este artículo te ayude a
comprender mejor las dificultades que tienes y cuál es el camino más adecuado
de cara a realizar un buen abordaje de las situaciones problemáticas.
Trataremos la solución de problemas tanto a nivel general como de forma específica
en el contexto social, en nuestras relaciones interpersonales; con amigos,
familiares, pareja, compañeros de trabajo, etc.

 

1. ¿Qué es un problema?

Un problema es una circunstancia que
genera un obstáculo o dificultad que se requiere superar para darle solución.
En términos psicológicos se entiende por solución de problemas a todos los
procesos mentales que una persona pone en juego de cara a identificar,
analizar, explicar y dar solución a una situación problemática. Esos procesos
mentales tienen que ver con acciones cognitivas (pensamientos), afectivas y
conductuales; e incluyen tanto la generación de soluciones alternativas, como
la toma de decisiones o poner en marcha una elección final.

El problema toma forma cuando hay una
discrepancia entre “lo que es” y lo que “debería ser” (la resolución que se
desea).

 

2. Solución de problemas y ansiedad

En ocasiones, si hay una historia previa
de dificultades a la hora de superar problemas, o situaciones que no se han
resuelto bien, y han generado gran frustración o ansiedad, solamente la
aparición de un problema de características similares puede llevar a la persona
a entrar en estados de ansiedad altos, que a su vez dificultan una resolución
adecuada. Ocurre lo mismo en el caso de personas que están padeciendo problemas
de estrés.

En estos casos es preciso un tratamiento para combatir inicialmente la ansiedad. En Cipsia Psicólogos te ofrece tratamientos para superar este tipo de problemas relacionados con la ansiedad y el estrés, puedes ponerte en contacto con nosotros pinchando aquí

– Si quieres saber más sobre el estrés y la ansiedad, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres saber más sobre los síntomas de la ansiedad, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

 

Los estudios han demostrado que la
ansiedad afecta negativamente a nuestras capacidades cognitivas como puede ser
un deterioro en la capacidad de concentración, atención, retención o memoria a
corto plazo.

Por tanto la ansiedad o el estrés inciden
de forma determinante en la capacidad de resolver problemas.

 

3. Solución

Una solución es una respuesta de
afrontamiento que permite cambiar el rumbo de la situación problemática y de
las reacciones personales propias, de forma que deje de verse como tal. Gracias
a ello se consigue maximizar las consecuencias positivas (beneficios), y
minimizar las consecuencias negativas (costes).

En el contexto social, la búsqueda de
soluciones esta muy ligada al concepto de “competencia social”.

 

4. Competencia social y asertividad

Se entiende por competencia social las
capacidades que tiene una persona, que se traducen en este caso, por la
posesión de un abanico amplio de habilidades sociales, estrategias conductuales
y capacidad de afrontamiento que le permiten enfrentarse adecuadamente a las
dificultades y los problemas relativos a las relaciones interpersonales del día
a día. Estas dificultades pueden aparecer en la relación de pareja, con amigos,
compañeros de trabajo, familia, etc.

La asertividad es una parte muy importante de las habilidades sociales. Se define como una actitud de autoafirmación y defensa de nuestros derechos que incluye la expresión de nuestras necesidades, sentimientos, opiniones, respetando la de los demás. Una persona asertiva es capaz de decir “no” cuando algo no le gusta sin sentirse culpable.

– Si quieres saber más sobre las consecuencias positivas de la asertividad, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres leer más sobre habilidades asertivas, puedes leer nuestros artículos pinchando aquí

 

5. Fases de la solución de problemas

Uno de los entrenamientos mas conocidos
de la solución de problemas es el de D´Zurilla y Goldfried del año 1971, y esta
dividido en 5 fases:

 

5.1) Orientación hacia el problema

En esta fase se pretende que la persona
acepte el hecho de que los problemas son algo inherente a la propia vida, que
es necesario aceptarlos como algo que nos acompañará siempre, y que se pueden
afrontar.

Se persigue que uno sea capaz de identificar los problemas cuando aparecen y se evite la tendencia a responder de forma impulsiva (reactiva) o sin hacer nada (forma pasiva). Cuando se requiere dar solución a un problema con otra persona, la expresión “prefiero no discutir”, suele ser el inicio de una gran parte de los problemas.

 

5.2) Definición y formulación del problema

La premisa de esta fase es la siguiente;
“si tenemos un problema bien definido, tenemos prácticamente la mitad del mismo
resuelto”.

Para definir un problema bien es
necesario objetivarlo, es decir, explicar detalladamente en que consiste; cómo
y cuándo aparece, y su intensidad. Es muy importante en este punto no desviarse
en cuestiones que no tienen nada que ver con dicho problema. Las comparaciones,
descalificaciones o agravios no deberían tener cabida.

 

5.3) Generación de soluciones alternativas

Se busca plantear tantas soluciones
alternativas como sea posible, o lleguemos a ser capaces de imaginar. De este
modo seguramente consigamos que la mejor solución esté entre ellas. Es muy
importante en este punto intentar ser creativos y salirnos de nuestra forma
habitual de pensar.

 

5.4) Toma de decisiones

 

El objetivo es evaluar, gracias a
comparaciones y juicios profundos y razonados, las alternativas de solución
disponibles y seleccionar la mejor o mejores para ponerla en juego.

 

5.5) Ejecución y verificación de la solución

En esta última fase se trata de evaluar el resultado de la solución y se verifica la efectividad de la estrategia elegida. Primero se realiza imaginando cómo podría funcionar y luego se pone en marcha en la vida real.

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos: Francisco Ortiz Gutiérrez

Menú