Recientemente publicamos en nuestro blog un artículo sobre cómo afecta el estigma a las personas con enfermedad mental. Como hablábamos en dicho artículo, las personas con trastornos psicológicos son vistas popularmente como peligrosas, impredecibles y excéntricas. Se las “segrega” de alguna forma del resto de personas “normales”, y frecuentemente se les atribuyen características negativas.

Sin embargo, la psicología actual considera que entre normalidad y anormalidad psicológica no hay una línea divisoria clara. Más bien, el ajuste psicológico constituiría un continuo desde la salud mental a la psicopatología.

– Si quieres leer nuestro artículo acerca del estigma en las enfermedades mentales, puedes leerlo pinchando aquí

Salud mental vs. enfermedad mental

Podríamos definir la salud mental como un estado de bienestar en el que el individuo es consciente de sus habilidades, y en el que es capaz de resistir tensiones moderadas en su vida. Se siente seguro y eficaz y es capaz de aportar a la comunidad con su trabajo.

Por el contrario, la enfermedad mental podría definirse como la alteración severa a nivel emocional, comportamental o cognitivo, y con ella la incapacitación del individuo en sus relaciones y en su adaptación al entorno.

– Si quieres conocer más acerca de las enfermedades mentales, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres conocer más acerca de la salud mental, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Como podemos imaginarnos a partir de estas definiciones, no es fácil delimitar qué es enfermedad mental y qué no. Además, el estado de salud mental es fácimente alterable por situaciones que no siempre podemos controlar. Por ejemplo, una persona sana podría sufrir en su vida un hecho traumático que le produjera gran malestar psicológico y acabase derivando en un trastorno psicológico como el Trastorno de Estrés Postraumático.

Anormalidad, ¿necesariamente negativa?

Como comentábamos anteriormente, la enfermedad mental suele ser descrita en términos de anormalidad, propensión a la violencia o peligrosidad. Además de esto, tendemos a asociar conductas atípicas, o que se salen de lo que consideramos como “normal”, con trastornos psicológicos. Si, por ejemplo, nuestro vecino se pusiese a gritar a las tres de la madrugada, diríamos que “Está loco” o que “Se le ha ido la cabeza”. Como podemos ver, entendemos la enfermedad mental como algo negativo e incluso despreciable. Esto afecta en gran medida a las personas con trastorno mental, e impide su integración y bienestar más allá de los perjuicios derivados de la enfermedad en sí.

¿La anormalidad implica enfermedad mental?

Comúnmente asociamos la normalidad con la adaptación social y con la salud mental. Sin embargo, esto no necesariamente es así. Un ejemplo: una persona con mayor tendencia a desarrollar ansiedad (respecto al resto de la población) tendrá mayor probabilidad de desarrollar un Trastorno de Ansiedad, pero esto no ocurrirá en todos los casos.

En psicología, el concepto de normalidad implica la proximidad a la media del grupo respecto a una característica concreta. Esto, por sí mismo, no supone que las personas “que se salen de la norma” tengan un problema, sino que simplemente difieren de su grupo de referencia. Desde la Psicología se entiende la diferencia entre normalidad y anormalidad como un continuo, y no como una separación inequívoca.

El rechazo hacia lo “anormal”

El hecho de estigmatizar a las personas que no entran dentro del concepto de “normal” tiene graves consecuencias. Las personas estigmatizadas sufren un descenso en su autoestima y en su calidad de vida. En especial, el rechazo social que sufren las personas con enfermedad mental no sólo empeora su adaptación y recuperación, sino que también les convierte en el blanco de agresiones, tanto físicas como simbólicas.

– Si quieres conocer más acerca de como detectar un problema de autoestima, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres saber más sobre la relación entre salud física y salud mental, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

En CIPSIA Psicólogos contamos con profesionales con experiencia en el tratamiento de este y todo tipo de problemas psicológicos. Si tienes dudas sobre este o cualquier otro problema, puedes contactarnos pinchando aquí.

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Irene Serrano

También te puede interesar…

¿Mejora el ejercicio la salud mental?

Parece evidente que el ejercicio nos ayuda a mantenernos sanos y en forma, y a evitar enfermedades asociadas a la vida sedentaria, como la obesidad o las cardiovasculares. Por supuesto, los efectos físicos siempre son más evidentes que los psicológicos, pero el estudio de la Psicología del Deporte cada vez muestra más evidencias de los…

¿Por qué es tan difícil superar una adicción?

En nuestro blog, ya hemos hablado anteriormente sobre qué son las adicciones y cuáles son sus causas y sus consecuencias. A grandes rasgos, podríamos definir una adicción como la dependencia de una sustancia, actividad o situación, que tiene consecuencias perjudiciales para la persona. La funcionalidad del individuo se ve afectada, y su vida pasa a…

La adicción a la comida

Gracias a la investigación, cada vez queda más clara la relación entre las emociones y otros procesos psicológicos y nuestra alimentación. Por un lado, nuestras emociones pueden conducir a una mayor o menor ingesta de alimentos. Y lo que es más sorprendente, nuestro tipo de dieta y nuestra salud digestiva pueden ejercer cambios en nuestra…

IMAGEN CORPORAL: EMPIEZA A SENTIRTE BIEN CON TU CUERPO

Con la llegada de las altas temperaturas y del verano, llega, indudablemente, una época en la que aligeramos nuestra vestimenta, y exponemos en mayor medida nuestro cuerpo. Este momento tan deseado, por ir frecuentemente asociado a periodos vacacionales, se convierte para algunos en fuente de preocupaciones. La insatisfacción con la propia imagen cobra especial importancia…

Cómo superar el perfeccionismo

Pese a la buena fama de la que a veces goza en nuestra sociedad el perfeccionismo, no siempre es una característica deseada por quienes la ostentan, ni por quienes rodean a la persona perfeccionista. En muchas ocasiones, el perfeccionismo está asociado a una alta insatisfacción y ansiedad por parte de la persona que lo sufre.…

Indefensión aprendida

Una persona tiene alta percepción de control cuando considera que posee las herramientas necesarias para manejar las demandas de su entorno, para afrontar las dificultades de su día a día, resolver sus problemas, y salir airoso de ellos. Una baja percepción de control puede ser un factor de riesgo ante diversos problemas de salud mental,…

Autoeficacia, la confianza en que las cosas nos saldrán bien

El término autoeficacia fue propuesto por el psicólogo Albert Bandura a finales de los 70. Este constructo se refiere al grado de confianza que una persona tiene en que sus habilidades le llevarán al éxito. En este sentido no sólo tiene en cuenta el conocimiento de las propias destrezas, sino también la seguridad de que…

La adicción a los videojuegos

Desde la Dirección General de la Familia y el Menor de la Comunidad de Madrid, en colaboración con la Fundación Aprender a Mirar, acaban de publicar una guía muy interesante llamada “Pasos para evitar la adicción a los videojuegos”, en la que se aborda esta problemática que tanto preocupa a madres y padres en estos…

Ideas irracionales: qué son y cómo combatirlas

El psicoterapeuta Albert Ellis desarrolló a partir de 1955 un método terapéutico centrado en modificar las creencias irracionales. Estas creencias o ideas irracionales constituyen un modo de pensamiento en el que la persona se aferra a ideas desadaptativas que generan un gran malestar. Todos en algún momento hemos experimentado algunas de estas creencias irracionales, que…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *