¿Qué es la Inteligencia Emocional?

No Comments 407 Views0


Hace unas semanas hablábamos sobre la Inteligencia Emocional como una de las habilidades sociales más relevantes, y desde luego, una de las que más influencia tienen en nuestro éxito en las relaciones e incluso en nuestra vida laboral.

Si quieres leer más sobre las habilidades sociales, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Si quieres leer más sobre la Inteligencia Emocional, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Varios autores han hablado de la inteligencia emocional como un predictor del éxito que va más allá de la Inteligencia General de una persona. No es difícil que nos venga a la cabeza el ejemplo de alguna persona que, aunque brillante en el ámbito académico, después no consiguiera llegar a un gran éxito personal o profesional; o por el contrario, de alguna persona que, aunque no fuese la más lista de la clase, después acabase teniendo una vida feliz y satisfactoria.

Los autores que comenzaron a describir y estudiar la Inteligencia Emocional fueron Salovey y Mayer, que en su libro de 1997 la definieron así: “la inteligencia emocional incluye la habilidad para percibir con precisión, valorar y expresar emoción; la habilidad de acceder y/o generar sentimientos cuando facilitan pensamientos; la habilidad de comprender la emoción y el conocimiento emocional; y la habilidad para regular las emociones para promover crecimiento emocional e intelectual”. Si desglosamos esta definición, ¿que características formarían parte de una personalidad “emocionalmente inteligente”?

 

Conocimiento emocional

Las personas con alta Inteligencia Emocional son capaces de diferenciar las emociones (tanto propias como ajenas), y de distinguir cuáles son falsas y cuáles son genuinas. Además, tienen la habilidad para tratar sobre las emociones de manera adecuada, y expresarse de acuerdo a la situación y a la persona a la que se dirijan.

 

Comprensión emocional

Esta habilidad supone saber analizar y comprender las emociones a través del conocimiento emocional: etiquetar las emociones, comprender por qué se generan y qué implicaciones tiene una determinada emoción. Por ejemplo, la Inteligencia Emocional nos ayudará a detectar la tristeza (en uno mismo o en los demás), comprender cuál es su origen (por ejemplo, la pérdida de un ser querido) y así nos será más fácil actuar en consecuencia.

Esto, como podemos imaginar, tiene un impacto positivo en las relaciones, ya que nos permite entender las necesidades de las personas, para poder adaptarnos.

 

Regulación emocional

La capacidad de autorregular las emociones nos permite dirigir nuestros esfuerzos y atención sobre aquello que es realmente relevante para nosotros, además de modificar nuestro estado emocional de la manera más conveniente. Esta capacidad también se aplica a las relaciones con otras personas, de manera que una persona con alta Inteligencia Emocional es capaz de regular los estados emocionales de los demás, además de los propios.

Regular las propias emociones implica ser capaces de distanciarse de ellas y juzgarlas con perspectiva, además de no dejarse llevar ciegamente por la emoción del momento. Esto incremente, a su vez, nuestro conocimiento emocional, lo que nos permitirá una mejor gestión emocional en un futuro.

Si quieres leer más sobre la gestión de emociones, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Irene Serrano

También te puede interesar…

La crítica como herramienta de crecimiento

La mayor parte de nosotros estaremos de acuerdo en el hecho de que no suele ser agradable recibir una crítica. Sin embargo, al mismo tiempo hemos de reconocer que no es posible librarse de las críticas de forma permanente. Las críticas, en su vertiente positiva y constructiva están ligadas a la mejora de quien las…

Sobrepeso y Psicología

El sobrepeso y la obesidad son uno de los principales problemas de salud en el mundo occidental. Una combinación entre el sedentarismo, la creciente tecnologización, el estrés y la mala alimentación hacen que cada vez más personas lleven un estilo de vida poco saludable. Y es que, aunque la obesidad se entiende sobre todo en…

Perfeccionismo y salud mental

El perfeccionismo puede llegar a estar bien visto en una sociedad competitiva como la actual. A pesar de que sabemos que la perfección es un ideal inalcanzable, no vemos como algo negativo el que una persona dedique una cantidad ingente de tiempo y esfuerzo en una determinada tarea. Y, no obstante, el perfeccionismo puede convertirse…

Cómo sacar más provecho de las vacaciones

No es novedoso para nadie que las vacaciones y el descanso son algo necesario para el estado de ánimo y el rendimiento. No en vano, es un derecho reconocido para los trabajadores. No cabe duda de que, sin tener que cumplir grandes requisitos, los periodos de descanso tienen gran beneficio para quien los disfruta. No…

Operación bikini e imagen corporal

Aunque este año de forma algo tardía e inusual, los planes de playa y piscina siguen estando en nuestra lista veraniega. Como todos los veranos, enseñar el cuerpo se convierte en una preocupación para muchas mujeres y algunos hombres, con lo que ponemos en marcha la conocida “operación bikini”. Las “dietas milagro”, empezar a hacer…

Cómo fomentar relaciones positivas con la familia y pareja durante las vacaciones

Las vacaciones son una oportunidad para el descanso y para el cambio. Dejar de lado los horarios llenos de obligaciones y responsabilidades nos permite experimentar y replantearnos cómo queremos disfrutar de nuestra vida. En vacaciones, al igual que el resto del año, nuestras actividades están entrelazadas con las relaciones personales. La calidad de las relaciones…

Cómo adoptar una actitud deportiva ante el error

El verano supone para todos un cambio en los hábitos y en las actividades a las que nos dedicamos. Esta desconexión de las rutinas cotidianas es sana y necesaria, ya que nos permite distanciarnos de nuestra realidad y valorarla de otra forma. Para los estudiantes y los trabajadores, las vacaciones suponen un alivio que permitirá…

El síndrome del impostor y el efecto Dunning-Kruger

El síndrome del impostor El síndrome del impostor fue descrito por P.Chance y S. Imes en 1978. Se trata de la creencia y el convencimiento de que uno no es capaz, o no está preparado para realizar las tareas del puesto de trabajo que desempeña. Seguramente un elemento fundamental en su aparición es el perfeccionismo…

Aceptar la crítica

La palabra crítica se refiere a la acción de discernir, referida a la idea de discernir la verdad. Etimológicamente se deriva de la palabra criterio. Aunque tengamos la intención de realizar las cosas correctamente va a ser muy difícil que quedemos al margen de la crítica de los demás. Siempre van a producirse situaciones en…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *