Terapia de pareja

Nuestro día a día, casi siempre abrumador y vertiginoso, nos lleva a un desgaste físico y mental en el cuál las relaciones con los demás se ven afectadas. Seguro que todos los que tienen pareja alguna vez han discutido por tonterías o cosas sin sentido. Esto puede deteriorar una relación por muy estable que parezca. Por eso en CIPSIA hoy queremos hablar de cómo puede ayudar la psicología en la terapia de pareja.

¿Por qué elegir acudir a terapia de pareja?

Cómo hemos dicho, el ritmo de vida al que estamos sometidos, nos lleva cada vez más a centrarnos en nosotros mismos. El desgaste emocional propio se ve reflejado en nuestra relación, y los psicólogos podemos ayudar a gestionarlo.

Las principales causas por las que se suele acudir a terapia de pareja son:

  • Pérdida del sentimiento de amor, cercanía o sentimiento de desunión.
  • Falta de comunicación.
  • Sexo y fidelidad.
  • Gestión de las dinámicas del hogar y gestión de la familia de origen.

¿Cómo se originan los conflictos de pareja?

El origen de los conflictos tiene varias formas. Aquí expondremos solo algunas de las más frecuentes.

Desde el primer momento existen diferencias entre los miembros de la pareja, las cuales son inevitables. Estas diferencias pueden ser vistas como un atractivo del otro, pero al pasar tiempo esta percepción suele cambiar. Además, pueden surgir otras diferencias y pueden llegar las primeras discusiones qué, junto a un pensamiento algo polarizado sobre la idea del amor, puede dar lugar al proceso / bucle de incompatibilidades.

El manejo de estas incompatibilidades suele ser defectuoso, buscando soluciones erróneas por:

  • Coerción: forzar a la pareja hasta conseguir lo que quiero. Crea un clima negativo y suelen ser acumulativas, es decir, cada vez se necesita más para conseguir lo que se quiere.
  • Vilipendio: ofender, difamar, humillar o exhibir defectos del otro.
  • Polarización: idea extrema sobre un asunto relacionado con la pareja. Normalmente una polarización se responde con otros.

Estos tres procesos se pueden explicar por el error fundamental de atribución.

¿Cuál es el objetivo de la terapia?

Creer que el objetivo final de la terapia es que la pareja acabe unida el 100% de los casos es un error. La idea basada en el amor romántico de que todo saldrá bien y qué con el amor basta, es una idea equivocada de lo que es el amor a día de hoy.

Vivimos en una sociedad cambiante, cada vez más individualizada, y es difícil dar cabida a esa idea de amor romántico, qué en su justa medida es bueno, pero que dista mucho de la realidad actual.

El objetivo principal de la terapia de pareja tiene que ser la aceptación, tanto de las virtudes y defectos del otro, como las de uno mismo, así como la aceptación del cambio que se genera constantemente en la relación. Llegando a poder aceptar la consolidación o desunión de esta como mejor resultado para ambos.

Aprende los beneficios del refuerzo positivo en la pareja aquí.

 

Artículo escrito por: Sergio García.

Menú