¿Mejora el ejercicio la salud mental?

Parece evidente que el ejercicio nos ayuda a mantenernos sanos y en forma, y a evitar enfermedades asociadas a la vida sedentaria, como la obesidad o las cardiovasculares. Por supuesto, los efectos físicos siempre son más evidentes que los psicológicos, pero el estudio de la Psicología del Deporte cada vez muestra más evidencias de los beneficios que tiene el ejercicio físico sobre la salud mental.

– Si quieres saber más sobre la Psicología del Deporte, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

 

Los beneficios del ejercicio físico regular

 

Beneficios a nivel físico

Como seguramente hayamos escuchado numerosas veces, el ejercicio
físico moderado tiene numerosas ventajas en la prevención de enfermedades y
otros problemas de salud. Mantener unos hábitos de vida saludables evita
problemas como los cardiovasculares, la obesidad y la diabetes, asociados a un
estilo de vida cada vez menos activo. Más allá del ejercicio físico per se, normalmente
las personas que adquieren el hábito de hacer deporte llevan a cabo otra serie
de hábitos saludables, como la buena alimentación o una mayor concienciación
sobre el cuidado de la salud.

Además de combatir los problemas asociados al sedentarismo, la
realización de deporte influye en importantes funciones, lo que a la larga nos
ayuda a sentirnos mejor.

 

  • Gracias a la disminución de la activación fisiológica causada por la tensión del día a día, nos ayuda a conciliar el sueño y a regular los horarios, con lo que combate el insomnio.
  • La segregación de endorfinas regula el dolor y potencia las defensas.
  • Permite una reducción de la medicación, debido a las sustancias que se liberan en el cerebro, y a un mejor estado corporal.
  • Aumenta los niveles de energía, porque produce la segregación de noradrenalina en el cerebro, una hormona que nos hace estar más activos. Por esta razón no es recomendable hacer deporte justo antes de irse a dormir.

– Si quieres saber más sobre la relación entre salud física y salud mental, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

 

Beneficios psicológicos del ejercicio

Además de los evidentes beneficios físicos de realizar deporte,
el hecho de mantener una rutina de ejercicio físico puede ser muy provechosa en
la mejora y mantenimiento de una buena salud mental.

 

  • Ayuda a la regulación y la estabilidad emocional:
    al estabilizar los niveles de hormonas y de neurotransmisores, el deporte nos
    ayuda a tener un mejor estado anímico, y con ello, a gestionar mejor las
    emociones.
  • Nos ayuda a ser más constantes y a controlar
    nuestros hábitos. Gracias a la disciplina que nos exige la práctica de un
    deporte, somos capaces de organizar mejor nuestro tiempo. El establecimiento de
    rutinas contribuye a que seamos más constantes.
  • Aumenta la productividad: el deporte nos permite
    desconectar y evitar con ello el burnout (estar “quemados” o hartos). Esto, junto
    con el hecho de que aumenta el riego sanguíneo del cerebro, nos permite ser más
    productivos y estar más motivados.

El ejercicio físico puede servir muchas veces como vía de
escape, mejora nuestra capacidad de superación, cultiva nuestra paciencia y optimismo,
nos proporciona distracción y hábitos saludables… Gracias a todos estos
factores, el ejercicio físico se recomienda muchas veces como parte del
tratamiento de algunos problemas mentales, desde la depresión hasta las
adicciones.

 

Disminución de la ansiedad y la depresión

 

El ejercicio se recomienda en el tratamiento de múltiples problemas de salud mental

Debido a la producción de endorfinas que mejoran el estado
anímico, el deporte es idóneo para este tipo de terapias. La regulación y
estabilización emocional producidas por la práctica periódica de ejercicio
ayudan a que la persona aumente su bienestar. Asimismo, la regulación de los
horarios del sueño y el establecimiento de rutinas resulta muy provechoso para que
ña enfermedad no impida el funcionamiento normal en el día a día.

En el caso concreto de la ansiedad (que en muchas ocasiones
aparece también en los trastornos depresivos), la reducción de la activación
fisiológica es clave para lograr una mejora. Gracias a la liberación de
tensiones con el ejercicio, la persona es capaz de mantenerse más estable, y
ello contribuye a la mejora en el tratamiento.

 

Mejora de la autoestima y la imagen corporal

Hacer deporte regularmente constituye una forma de autocuidado,
y ello contribuye a valorarse a uno mismo más positivamente. Además de la
mejora en el aspecto físico y en cómo nos sentimos físicamente (menos dolores,
más energía, etc.), hacer un deporte incrementa nuestra autoconfianza y sensación
de logro. El poder superarse a uno mismo hace que la persona sea más proactiva
en la búsqueda de sus metas, y aumenta su sensación interna de valía. Se desarrolla
una imagen corporal positiva, se fomenta el autoconocimiento y la sensación de
control sobre el propio cuerpo y sobre la propia vida.

Por otro lado, al realizar un deporte, contamos con una oportunidad
magnífica para relacionarnos con los demás. En los deportes de equipo se cultivan
la identidad de grupo y la cooperación, que pueden ser muy valiosas a la hora
de desarrollarnos como personas. Es por ello que estas actividades pueden
mejorar nuestras habilidades sociales y nuestra asertividad, al mismo tiempo
que se hacen amistades.

 

Prevención y freno del deterioro cognitivo

Algunos estudios muestran cómo el ejercicio físico mejora funciones
cognitivas como la memoria, disminuye la fatiga o la confusión; supone una vía
de canalización de la agresividad y del estrés. Todo ello hace que el deporte resulte
muy beneficioso en la prevención y tratamiento de enfermedades degenerativas
como el Alzheimer, o del déficit cognitivo consecuencia de la edad.

 

Tratamiento de adicciones

Algunos expertos recomiendan la realización de deporte como
un recurso eficaz en la superación de adicciones. Debido a la liberación de
endorfinas y dopamina (la “hormona del placer”) asociada al deporte, este
reduce los síntomas de abstinencia, lo que hace más llevadero el proceso de
desintoxicación. A ello se le suma que el deporte puede ocupar el tiempo libre
y distraer a la persona de recaer. Además, como el hábito de hacer deporte
supone una mayor concienciación sobre la propia salud, puede ayudar a la
permanencia en el tratamiento.

– Si quieres saber más sobre por qué es tan difícil salir de una adicción, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Irene Serrano

También te puede interesar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú