Autoestima y Autoconcepto

Seguramente podamos encontrar muchas
definiciones de autoestima, casi todas ellas van a tener en común la idea
relativa a la forma que tenemos de
evaluarnos
y sentirnos bien con
nosotros mismos
. Partir de una valoración global positiva es el primer
punto a tener en cuenta para poder llevar una vida psicológica y emocional
satisfactoria. Es un factor de protección ante los desajustes o desequilibrios
psicológicos y emocionales; una garantía de poder disfrutar de una buena calidad
de vida y bienestar.

En el lado opuesto, tener una evaluación negativa de nosotros mismos puede provocar que aparezcan problemas psicológicos, ansiedad, estrés, tristeza, depresión, inseguridad, dificultades en las relaciones sociales, etc.

 

Definiendo la autoestima

Se trata de la capacidad que tenemos las
personas de valorarnos, de sentirnos dignos, queridos y valorados por nosotros
mismos, sin necesidad de depender de los demás, del exterior. Esa evaluación que
hacemos de nosotros incluye el aspecto físico, las capacidades, el rendimiento
intelectual y el sentirnos aceptados por los demás tal como somos.“Se trata del
grado en el que las cualidades y características contenidas en el propio autoconcepto
son percibidas como positivas. Refleja la imagen o representación física de la
persona, la visión de sus logros y capacidades, así como de los valores y de la
percepción del éxito… Cuanto más positiva sea la percepción del conjunto de
esas cualidades y características, mayor será la autoestima”. Así lo define la American
Psychological Association (APA o Asociación Americana de Psicología).

Nuestra respuesta a los acontecimientos depende de qué pensamos que somos. El
modo en que nos sentimos con respecto a nosotros mismos afecta a todos los
aspectos de nuestra experiencia del día a día. Influye en cómo nos vemos con
nuestra pareja, amigos, en el trabajo, en el desarrollo de actividades, a la
hora de expresarnos y a la hora de sentir. Es fundamental para comprendernos y
comprender a los demás. Tener la autoestima alta supone sentirse preparado para
la vida, capaz y valioso; así se desarrolla la idea de que uno es competente
para vivir y merece ser feliz y digno como persona. Si se tiene esto en cuenta,
entonces se sabe que cultivar la
autoestima es posiblemente una de las tareas más importantes en la que nos
podemos embarcar
; es una apuesta definitiva e inteligente, necesaria y
responsable.

¿Cómo se conforma la autoestima?

La alta o baja autoestima puede reconocerse por los mensajes positivos o negativos que nos mandamos y que se reproducen en nuestro diálogo interno. Ese diálogo con nosotros mismos, en el que estamos metidos continuamente, es relativo a las valoraciones que nos hacemos sobre lo que hacemos, cómo actuamos, si hacemos las cosas bien o mal, si hemos sido egoístas o generosos, inteligentes, suspicaces, envidiosos o rápidos a la hora de tomar una decisión.

En este punto es muy importante tener en cuenta las creencias y valores que hemos conformado desde pequeños, la educación que hemos recibido y las personas o grupos que nos han influido. Este aspecto es de trascendental importancia para averiguar lo bien o mal parados que salimos de esa valoración interna que nos hacemos y que nos evalúa constantemente, sin tregua. Al final nos encontramos con el binomio resultante de la respuesta que damos, por un lado, y la creencia o el valor que consideramos que “deberíamos” respetar, por otro. Ese resultado es el que nos hace valorarnos bien o mal, y por tanto, el que nos hará sentirnos mejor o peor con nosotros mismos. Así es fundamentalmente como se va conformando poco a poco nuestra autoestima.

– Si quieres saber más sobre cómo influyen nuestras creencias en nuestros problemas, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

 

Perfeccionismo y autoestima

 

Ser demasiado perfeccionista
o exigente con uno mismo también puede pasar factura a la autoestima.
Una persona que se exige demasiado, es fácil que se frustre si no consigue los
estándares de perfección que persigue. En su dialogo interno suele aparecer una
critica demasiado dañina que le pasa factura, la llamada crítica patológica.

– Si quieres saber más sobre el perfeccionismo, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres saber más sobre la crítica patológica, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

La
persona que se valora negativamente también suele caer en un pensamiento en el
que aparecen distintas creencias irracionales o distorsiones
cognitivas que afectan negativamente a la autoestima. Se trata de
interpretaciones equivocadas o erróneas de la realidad que producen malestar y
pensamientos perjudiciales producto de una mala evaluación.

– Si quieres saber más sobre distorsiones cognitivas, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

 

El autoconcepto

Es lo que uno cree y piensa sobre sí mismo. Se refiere a componentes que tienen que ver con el conocimiento que se tiene sobre uno mismo, que incluyen atribuciones sin relación directa con la autoestima, como puede ser la profesión, el lugar donde se vive, las cosas que te gustan hacer, la forma de ser (personalidad).

– Si quieres saber más sobre los cinco rasgos de la personalidad, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

La autoestima, sin embargo, se refiere más concretamente a la respuesta afectiva que uno expresa sobre cómo se percibe, es decir, la evaluación o valoración que uno hace de sí mismo.

Por tanto, el autoconcepto es el concepto que tienes de tu persona: cómo te
defines de la misma forma que podrías definir a tu vecino, tu hermano o tu
pareja. “Soy músico” es  autoconcepto,
“soy un gran músico” sería autoestima.

 

En teoría, autoestima y autoconcepto no son lo mismo. Es posible que uno se reconozca cualidades propias como positivas, pero no confíe en sí mismo en términos globales o en otras áreas de su vida.

El autoconcepto va a influir en cómo te tratas a ti mismo, que tipo de mensajes te lanzas, el dialogo interno que tienes, qué te exiges y cómo lo haces. Puedes ser condescendiente y comprensivo contigo mismo, o puedes ser muy radical culpabilizándote, criticándote o juzgándote. En función de cómo lo hagas, así te sentirás. Todo eso es lo que va a afectar a tu autoestima, como hemos visto anteriormente.

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos: Francisco Ortiz Gutiérrez

Menú