Indefensión aprendida

Una persona tiene alta percepción de
control cuando considera que posee las herramientas necesarias para manejar las
demandas de su entorno, para afrontar las dificultades de su día a día,
resolver sus problemas, y salir airoso de ellos.

Una baja percepción de control puede ser un factor de riesgo ante diversos problemas de salud mental, especialmente en casos de ansiedad y depresión.

– Si quieres saber más sobre el estilo de atribución o de explicación en la depresión, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres saber más sobre los 3 elementos de la depresión, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

 

Autoeficacia

La confianza y seguridad que tiene una
persona en alcanzar los resultados esperados se denomina autoeficacia. En ocasiones no será posible alcanzar
precisamente aquello que queremos, pero cuanto menos, es importante saber que
se puede luchar en esa dirección.

– Si quieres saber más sobre la autoeficacia, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

 

¿Qué es la indefensión aprendida?

El psicólogo e investigador Martin Seligman planteó un experimento con perros a los que expuso a diversas situaciones de estrés. Formó dos grupos. Introdujo a un grupo (1) en una jaula y los sometió a descargas eléctricas cada pocos segundos. Estos perros, hiciesen lo que hiciesen no podían escapar. Por otro lado, al otro grupo (2), los puso en otra jaula igualmente electrificada pero en este caso sí podían escapar de las descargas. Posteriormente, en una siguiente fase experimental, introdujo a todos los perros juntos en una caja metálica electrificada de la que si podían salir saltando una pequeña barrera. El grupo de perros (2) que había conseguido escapar de los calambres en la primera fase, lo hacia rápidamente en esta segunda, mientras que los perros que en la primera prueba habían sido incapaces de escapar de las descargas eléctricas, permanecieron quietos y no hacían esfuerzo por salir en esta segunda fase. Seligman definió como indefensión la respuesta de estos perros sufridores pasivos y concluyó que habían aprendido en la primera fase del experimento a sentirse indefensos, y como consecuencia de ello, en situaciones posteriores de adversidad no se verían capaces de luchar o de revertir situaciones desfavorables.

– Si quieres saber más sobre la indefensión aprendida, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

 

Indefensión en humanos

 

Posteriormente se fue demostrando que
este fenómeno de indefensión aprendida también se podía producir en personas.
Se observó que universitarios a quienes se les pedía que resolvieran problemas
irresolubles, sin que ellos lo supieran, en exámenes posteriores mostraban
menos interés y determinación en solucionar problemas resolubles, respecto a
los compañeros que no habían participado en la irresoluble prueba anterior.

La indefensión aprendida es un estado psicológico que se manifiesta cuando una persona comienza a sentir que es incapaz de resolver o modificar una situación o comportamiento mediante sus conductas, estrategias o habilidades. Se siente indefenso y cree que sus capacidades o comportamientos no van a servir para obtener un resultado satisfactorio. La indefensión algunas veces puede aparecer tras algunos fracasos, y puede quedar aprendida, como hemos visto afectando de forma importante a la autoestima. También puede afectar a diferentes áreas de la vida; personal, laboral, académico, social.

Actualmente se entiende que personas que
son capaces de tomar el control de sus vidas se enfrentan con mayor optimismo a los problemas que los que creen que no la
controlan. El sentimiento duradero de indefensión en situaciones difíciles
disminuye la esperanza, las expectativas de superación, y la consecución de
nuestras metas.

– Si quieres saber más sobre Psicología Positiva y bienestar, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres saber más sobre la Psicología Positiva, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

En CIPSIA Psicólogos contamos con profesionales con experiencia en el tratamiento de este y todo tipo de problemas psicológicos. Si tienes dudas sobre este o cualquier otro problema, puedes contactarnos pinchando aquí.

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos: Francisco Ortiz Gutiérrez

 

También te puede interesar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú