Gestión emocional en COVID-19

La crisis sanitaria, económica y social que estamos viviendo, nos ha afectado irremediablemente, sobre todo a nivel de salud mental. Por eso en el artículo de hoy hablaremos de la gestión emocional en COVID-19.

Problemas de gestión emocional en COVID-19

Uno de los aspectos a resaltar de esta pandemia son las diferentes cepas que se van conociendo cada poco tiempo, lo que nos hace caer en un sentimiento de desesperanza ya que parece que esto no llegará a su fin.

Estos sentimientos de desesperanza, sumados a factores personales y del ambiente de cada persona, han hecho que los diagnósticos del estado del ánimo hayan aumentado un 25%.

A continuación, veremos cuáles han sido otros de los factores más influyentes en la salud mental y propondremos formas saludables de gestionarlos.

Factores influyentes de la pandemia en la salud mental

Como ya sabemos, cada persona es un mundo y a cada uno nos afectan las cosas de diferente manera, pero los factores que más han afectado son los siguientes:

  • Utilización de mensajes alarmistas: En este aspecto, posiblemente, los medios de comunicación han gestionado la información de la manera que más les ha convenido. Se sabe que, mediante el aprendizaje, hemos asociado palabras a peligro o situaciones catastróficas o de miedo.

El uso de estos mensajes hace que activemos nuestros mecanismos de respuesta a amenazas para poder hacerle frente. Si tenemos en cuenta el periodo de tiempo tan largo que llevamos de pandemia, esto hace que tengamos una respuesta de estrés sostenida en el tiempo que influye en nuestra salud mental y física.

  • Pérdida de la rutina diaria: las rutinas, aunque a veces supongan una carga, suelen dotar a nuestra vida de estructura y certidumbre. La necesidad de confinamiento impide la vida normal de las personas. Aunque se pueda ejercer el teletrabajo, son muchas las áreas de la persona que se ven mermadas en el confinamiento (social, familiar, física, etc.).
  • Información contradictoria: las diferentes medidas tomadas en la gestión de la pandemia, a veces contradictorias e independientes de una comunidad a otra, producen en la población general sensación de incertidumbre, frustración y fatiga mental.
  • Uso de la mascarilla: la mayor parte de la población informa que el uso de la mascarilla le genera sensación de distanciamiento social, afectando en parte a sus relaciones y forma de expresarse.
  • Confinamiento y aislamiento: ambos han hecho que se comparta más tiempo sin contacto social. Esto ha derivado en problemas de salud mental tipo depresivo y recaídas o intensificaciones en trastornos de este tipo.
  • Percepción de incertidumbre: es uno de los factores que generan problemas de ansiedad. El descubrimiento de nuevas cepas, las continuas oleadas de contagios y la percepción de no tener control sobre ello, han agravado este tipo de trastornos.

¿Cómo ha cambiado el COVID-19 nuestra psicología? Descúbrelo aquí.

Por otro lado, están los factores físicos y emocionales derivados de:

  • Pérdida de seres queridos.
  • Cefaleas provocadas por contagio.
  • Covid persistente.
  • Desajustes del sueño.

Cómo gestionar estos procesos

Lo primero es estar atentos a los síntomas que podamos tener respecto a carga mental provocada por todo lo anterior, así como problemas de ansiedad o sentirse más triste de lo habitual. En segundo lugar, intentar poner en práctica los siguientes consejos.

  • Validación de tu propia experiencia de los demás: practicar la empatía con uno mismo y con los demás es un elemento clave para poder sobre llevar todo este proceso. Recuerda que cada persona es diferente y lo que para ti no es un problema, para el otro sí.
  • Pide ayuda a persona de confianza y a especialistas: muchas veces nos cerramos en banda intentando recibir solo lo que queremos escuchar. Comentar los problemas con personal especializado o de confianza nos hará tomar otra perspectiva del problema y crecer como personas.
  • Busca información en fuentes fiables: hoy día tenemos información acerca de todo, pero recuerda que las redes están plagadas de fake news que solo buscan generar alarma social y difusión.
  • Genera rutinas y ocupaciones motivadoras: es importante establecer rutinas y horarios para dotar de estabilidad el día a día. Hay que intentar meter ocupaciones gratificantes a lo largo de la semana y espacios para uno mismo.
  • Flexibiliza tu mente respecto a las medidas: ante la necesidad que como ser humano tenemos de socializar, intenta tener tus espacios para compartir con gente, siempre sin poner en riesgo la salud propia y de los demás, pero no es conveniente aislarse por un miedo extremo al contagio sin tener evidencia de que este pueda pasar

Aceptación vs resignación en tiempos de COVID-19.

Artículo escrito por: Sergio García.