La gratitud: los beneficios de saber agradecer

La gratitud es importante para sentirnos bien, para ser felices. Estudios realizados ofrecen datos relativos a la necesidad que tenemos las personas de estar continuamente comparándonos con los demás. Nuestra calidad de vida por tanto, en cierta manera, depende de la forma que tenemos de compararnos, y si somos capaces de estar a gusto con lo que “nos ha tocado” vivir.

– Si quieres saber más sobre la Psicología Positiva, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres saber más sobre cómo adoptar una actitud adaptativa ante la vida, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Además, distintas investigaciones demuestran que las personas agradecidas son más felices y están más satisfechas con su vida,  incluso se sienten mejor físicamente y hacen más deporte. La gratitud te aleja de la envidia, de la comparación sistemática con los demás con afán de revisar lo que tenemos de mas o de menos. Nos aleja de un escenario de tensión que no suma, sino que mas bien resta. Esta actitud te hace mas fácil vivir con lo que tienes y ser generoso con los demás. Expresar gratitud va mas allá de decir “gracias”. Se ha comprobado que las personas que suelen estar agradecidas tienen también más energía, son mas optimistas y manifiestan que experimentan emociones positivas con más frecuencia. Son más amables, más empáticos, y muestran más indulgencia. Por último, también son menos materialistas que las personas que tienen más dificultades para expresar gratitud.

– Si quieres saber más sobre cómo el ejercicio físico mejora la salud mental, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

 

Formas en que la gratitud puede aumentar tu bienestar

Existen distintas maneras de cultivar una actitud de agradecimiento. Vamos a repasar unas cuantas:

 

  1. Pensar con gratitud ayuda a exprimir más las experiencias positivas de la vida.
  2. Expresar gratitud refuerza la autoestima y el amor propio.
  3. La gratitud nos ayuda a afrontar el estrés.
  4. Expresar gratitud aumenta el comportamiento moral.
  5. La gratitud puede ayudar a establecer vínculos sociales, a reforzar relaciones ya existentes y preocuparse por las nuevas.
  6. Expresar gratitud ayuda a disminuir las comparaciones con los demás y a disipar la envidia.
  7. Es incompatible con las emociones negativas.

 

Formas de practicar la gratitud

Una buena forma de poner en práctica la gratitud, además de practicar la escritura expresiva, es hacer un “diario de gratitud”. Se trataría de que se eligiera un momento del día en el que puedas estar tranquilo y relajado, un momento en el que puedas evadirte y reflexionar. Puede ser antes de irte a dormir o nada más levantarte de la cama, cada uno puede elegir el momento que le parezca mas conveniente. Piensa tres cosas por las que puedas estar agradecido en ese momento. Elige las cosas o aspectos que a tí te parezcan, de más o menos peso, lo importante es el hecho de que creas que puedes estar agradecido de ellas. Algún ejemplo puede ser: una buena relación que tienes con alguien, algo que has conseguido, el cariño que has recibido, una conversación agradable, etc. Pueden ser cosas desde mayor a menor relevancia.

Hacer este ejercicio una o dos veces por semana puede aumentar tu bienestar y tu felicidad. ¡Pruébalo!

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Francisco Ortiz

Menú