Cómo superar el perfeccionismo

Pese a la buena fama de la que a veces goza en nuestra
sociedad el perfeccionismo, no siempre es una característica deseada por
quienes la ostentan, ni por quienes rodean a la persona perfeccionista.

En muchas ocasiones, el perfeccionismo está asociado a una alta insatisfacción y ansiedad por parte de la persona que lo sufre. La persona perfeccionista se siente insatisfecha y ansiosa respecto a los resultados que obtiene, su trabajo, las personas con las que se rodea, y, por extensión, consigo mismo.

El perfeccionismo consiste en un patrón de conducta complejo,
que influye en cómo la persona afronta su vida en general. El perfeccionismo se
aprecia en las expectativas y aspiraciones, afrontamiento de retos y valoración
de la ejecución…

Además, es una conducta muy generalizada, influyendo en cómo
la persona afronta el ámbito laboral, académico, sus relaciones personales
etc.Por tanto, la repercusión de este patrón perfeccionista en la vida de una
persona es muy significativa.

– Si quieres saber más sobre el perfeccionismo, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

 

Cómo superar el
perfeccionismo

El perfeccionismo, como conducta que es, se puede modificar. Para lograrlo es necesario intervenir en los distintos niveles de comportamiento, esto es, en los pensamientos, sentimientos y acciones. Aunque no es sencillo, es posible si uno sabe cómo lograrlo, y es constante.

Algunas cuestiones importantes que pueden ayudarte a superar
el perfeccionismo, y reducir considerablemente tu malestar son las siguientes:

 

Ajusta tus expectativas

Tener
metas o expectativas elevadas puede ser gran aliciente para muchas personas y
servir para alimentar su motivación, sin embargo, cuando se viven como una necesidad,
provoca un intenso malestar.

Diferenciar entre la necesidad u obligación y el deseo, es un primer paso para reducir el malestar. Cuando te enfrentes a un reto sustituye las expresiones “tengo que” y “debería” por “me gustaría”. Esto te permitirá vivir de una manera mucho más sana y positiva cualquier dificultad y contratiempo. Además, si tus expectativas no se alcanzan del modo esperado, no es vivido como un fracaso.

 

Cuestiónate la gravedad
de cometer errores

Intenta razonar cuál es el perjuicio real de que las cosas no
sean perfectas o tal como las habías planeado. En muchas ocasiones el malestar
cuando no logramos lo que esperábamos tiene que ver con que valoramos de manera
muy negativa el error. Esto tiene que ver con las distorsiones del
pensamiento,una forma sesgada de pensar que genera mucho malestar.

Algunos sesgos que las personas perfeccionistas se
beneficiarán de detectar son el estilo de pensamiento catastrófico, caracterizado
por magnificar las consecuencias negativas, y el pensamiento dicotómico o
polarizado, donde no se admiten términos intermedios -todo es bueno o malo,
perfecto o desastroso-. Detectar y corregir estos sesgos permitirá quitar gravedad
y dramatismo al error.Por otra parte, aprender a vivir el error de manera
positiva, como una oportunidad, permitirá erradicar el miedo al fracaso.

– Si quieres saber más sobre las distorsiones cognitivas, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres saber más sobre cómo superar el miedo al fracaso, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

 

Aprende a
autorreforzarte

Una conducta característica de las personas perfeccionistas
es que tienden a autorreforzarse muy poco por sus logros. Esto tiene una
repercusión muy significativa en su autoestima, contribuyendo a que esta se
mantenga baja.

 

Autorreforzarse implica autoelogiarse y darse pequeños premios y satisfacciones de manera contingente a la realización de una conducta. Empieza a autorreforzarte cambiando el foco de atención de la crítica y de los aspectos negativos a aquello que está bien hecho. No des nada por sentado: reconoce tu esfuerzo, tu dedicación y lo que has conseguido. Una vez que detectas todo aquello que merece ser reconocido, prueba a elogiarte por ello, o darte algún pequeño premio o capricho.

Cambiar este hábito, y comenzar a reforzarte cotidianamente
por tus logros, contribuirá a aumentar la sensación de satisfacción y aumentar
notablemente tu autoestima.

– Si quieres saber más acerca de la autoestima, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres saber más sobre cómo mejorar tu autoestima, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

 

Desarrolla tu propio
criterio

Como seres sociales que somos, una gran parte de nuestro
comportamiento está influido por otras personas. Aprendemos a través de la
observación del comportamiento de otros, lo que es denominado aprendizaje por
modelado. También aprendemosen función de las respuestas que obtiene nuestro
comportamiento en nuestro entorno social.

Por ello, puedes aprender a ser perfeccionista si en tu
entorno hay personas que muestran este comportamiento. Una pareja, unos padres
e, incluso, un jefe muy exigentes pueden favorecer el desarrollo y
mantenimiento de conductas perfeccionistas.

Detectar el discurso perfeccionista en las personas que te
rodeante permitirá cuestionarlo.  En este
sentido, será especialmente útil que refuerces tu propio criterio, desarrollando
tu opinión y tu juicio. De esta forma, aunque recibas críticas o seas objeto de
una exigencia elevada, conseguirás preservar tu seguridad y autoestima.

Reducir los niveles de perfeccionismo y autoexigencia es un gran paso para alcanzar el bienestar psicológico. Por ello, si pese a tu esfuerzo por lograrlo no consigues sobreponerte a esta tendencia, puedes contar con el equipo de psicólogos de CIPSIA. Si tienes dudas sobre este o cualquier otro problema, puedes contactarnos pinchando aquí.

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Maiana García

 

Menú