5 estrategias sobre cómo hablar de política con personas que no están de acuerdo contigo

Puede ser un desafío hablar con personas que no estén políticamente de acuerdo con uno. En tiempos de campaña electoral, la animosidad entre los grupos políticos y sociales, es uno de los problemas más apremiantes.

Además, la gente tiende a relacionarse con aquellos que comulguen con sus ideologías, ya sea a un nivel cercano (como los amigos), o a un nivel más amplio (como el barrio en el que se reside). Esto es especialmente cierto cuando las personas no respetan o incluso odian a quienes creen de manera diferente a ellos.

Conduce a divisiones entre familiares y amigos, compañeros de trabajo y colegas… y la propia comunidad. La acritud entre las posturas hace que sea un desafío resolver los problemas sociales. También hace que las personas se vuelvan escépticas, allanando el camino para que la información errónea se extienda y arraigue.

La democracia conectiva es un sistema diseñado para encontrar soluciones prácticas al problema de la división.

Cómo hablar con alguien que no comparte tus opiniones: 5 estrategias para hablar con aquellos que no están de acuerdo en cuestiones de política

  1. Enfócate en las personas, no en la política

Implica ver la humanidad en las personas con las que no estás de acuerdo. Tener en cuenta cómo se sienten sobre un tema en particular. Por su puesto, esto incluye entablar una relación antes de hablar de política. Si es alguien nuevo o alguien que no se conoce, no se sabe cómo va a reaccionar.

En este aspecto también es interesante buscar generar empatía, al compartir historias de sus propias experiencias. Explicar una situación hipotética a veces también puede ayudar a ver un punto de vista que normalmente no adoptarían.

Otros dos aspectos destacables son: no tomar los comentarios personalmente y no definir a las personas únicamente en función de sus creencias políticas.

  1. Encontrar un área común

Parte de encontrar un terreno común es estar abierto a escuchar y comprender los puntos de vista de los de más. Hacer preguntas y generar un diálogo es indispensable para encontrar partes con las que estar de acuerdo. En este sentido es recomendable centrarse en creencias compartidas, en lugar de afiliaciones partidistas.

Es más fácil hablar sobre ciertos temas si primero se trata sobre temas menos polarizados.

  1. Cíñete a los hechos y evita la confrontación.

Esta estrategia se centra en limitar la emoción en las discusiones, ceñirse a la información que se puede verificar. Incluye respaldar sus propias opiniones con evidencia, información de noticias de fuentes confiables, o investigar un punto antes de entablar una conversación.

Evitar un tono de confrontación también ayuda a evitar conflictos y fomenta la apertura a diferentes puntos de vista. En este punto es importante terminar una discusión antes de que se salga de control. Inyectar humor en la conversación o tomar un descanso puede ayudar.

  1. Se un defensor, en lugar de un oponente

Esto puede implicar adoptar un estilo de conversación más agradable para aquellos con los que no está de acuerdo. Evitar las palabras que puedan molestar, o utilizar términos menos politizados, puede ayudar a que la otra parte no se sienta tan atacada.

  1. Escoge tus batallas

Este enfoque sugiere hablar sobre la política local, que puede ser menos divisiva que la política nacional. En el mismo sentido, es mejor centrarse en discusiones sobre políticas, en lugar de en los partidos o en los individuos del partido. También incluiría no asumir que porque alguien pertenece a un partido específico está de acuerdo con todas sus creencias.

Algunos temas, sin embargo, son tan intensos que la gente simplemente debería evitarlos. Cuando se mantienen posiciones demasiado polarizadas, y la otra parte no tiene ninguna intención de empatizar o dialogar, es mejor dejarlo.

Curiosidades:

  • En general, las personas menos polarizadas con frecuencia evitan por completo las conversaciones políticas, especialmente con personas de fuera de su círculo interno. Y, cuando lo hacen, con frecuencia adoptan la estrategia de “centrarse en la gente, no en la política” sobre los otros enfoques.
  • La evasión es la estrategia preferida para lidiar con el desacuerdo político si las personas viven en una comunidad en la que sienten que sus opiniones políticas son minoritarias. Esto es especialmente destacable en las conversaciones online.
Menú