Agresividad vs. Asertividad

No Comments 29 Views0


La asertividad es la clave para una autoestima sana

En nuestra vida diaria y en las relaciones con otras personas, resulta inevitable encontrarnos con situaciones de conflicto o de desacuerdo. Nuestros derechos y nuestros intereses se ven restringidos por los de los demás, y la manera en la que nos comportemos va a determinar la calidad de las relaciones y el modo en el que nos percibimos y nos valoramos a nosotros mismos. En este punto es clave desarrollar la asertividad, que es la habilidad para defender nuestros límites, derechos e intereses, sin “pisotear” o invalidar los derechos de las otras personas. Tanto la agresividad como la pasividad en la respuesta a una situación son igualmente dañinas.

Pasividad, agresividad y asertividad

Ante cualquier situación de conflicto, existen tres formas posibles en las que podemos reaccionar. La respuesta agresiva consiste en atacar y tratar de quedar por encima de la otra persona. La respuesta pasiva consiste en evitar el conflicto y no hacer valer nuestra opinión e intereses. La respuesta asertiva se encontraría en el punto medio ideal entre defender nuestros derechos, y respetar a los demás.

La respuesta agresiva

Pongamos un ejemplo. Hacemos la compra en el supermercado, y al llegar a la caja pasa una señora delante de nosotros y se “cuela”. Si vemos este acto como un insulto hacia nuestra persona, ya que la mujer ha intentado “tomarnos el pelo”, reaccionaremos de manera violenta, probablemente empecemos a elevar el tono de voz y a soltar improperios. El resultado: la mujer cederá su espacio en la cola, se habrá creado una gran tensión en el ambiente, pero habremos logrado “defendernos”.

La comunicación agresiva se caracteriza, por tanto, por defender los propios derechos, normalmente insultando, intimidando o imponiendo nuestra presencia a la de los demás. Como consecuencia creamos indignación o enfado en la persona que recibe nuestra respuesta, que puede reaccionar de modo agresivo también, o asumir el ataque y sentirse peor. En las relaciones mantenidas en el tiempo (con amigos, familia, compañeros de trabajo…), este modo de comunicarse deteriora el trato, hace difícil llegar a un acuerdo y levanta resentimiento.

Respuesta pasiva

En la situación de la cola del supermercado, dejaremos a la señora que mantenga su sitio en la fila, y no le diremos nada. No habremos defendido nuestro derecho a ser atendidos antes por llegar primero, y posiblemente nos sintamos mal después con nosotros mismos.

Cuando nos comportamos de esta manera pasiva, no hacemos valer nuestras opiniones, deseos o límites. Es cierto que evitamos el enfrentamiento, y no “pisoteamos” los derechos de los demás. Pero, al mismo tiempo, podemos acumular con el paso del tiempo una gran frustración e ira, que puede llegar a explotar ante el más mínimo incidente. “Agachamos la cabeza” y tragamos con lo que nos sucede, lo que se traduce en una baja autoestima, ya que dejamos pasar todo con tal de no molestar.

– Si quieres saber más sobre cómo nuestras creencias dificultan la asertividad, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Respuesta asertiva

En el supermercado, podemos decirle educadamente a la mujer que quizá no se dio cuenta de que nosotros estábamos en la fila antes. Si abordamos la situación con calma y respetando a la otra persona, probablemente la señora se mueva y nos deje el puesto que nos correspondía.

Una persona asertiva defiende sus derechos y límites, al igual que en la respuesta agresiva. Pero también respeta el espacio de los demás y no intenta quedar por encima de nadie. Este tipo de comunicación favorece el llegar a acuerdos y a un consenso en estas situaciones de conflicto, y aumenta la autoestima y la percepción de control sobre la propia vida y sobre las situaciones.

Pautas para una comunicación asertiva

Una comunicación asertiva nos permite tomar las riendas de las situaciones problemáticas

Si bien el proceso de convertirnos en una persona asertiva no es sencillo, ni se da de la noche a la mañana, podemos implementar una serie de pautas que, mantenidas a largo plazo, nos ayudarán a construir una autoestima sana y un sentimiento de valía personal.

La pauta DEPA

Con esta regla mnemotécnica podemos mejorar nuestra comunicación y nuestras relaciones, especialmente en relaciones a largo plazo. Las siglas DEPA significan: Describir, Expresar, Pedir, Agradecer.

(D)escribir

Es importante que, cuando abordemos una situación en la que hay un desacuerdo o un conflicto de intereses, describamos la situación de la manera más neutra y objetiva posible. También es crucial en este punto no mostrarse agresivos, lo que producirá el rechazo de la otra persona, que se “cerrará en banda” muy probablemente. Debemos describir los hechos que nos han molestado, sin generalizaciones (ej.: “Es que siempre haces lo mismo”, “Nunca me ayudas”), y manteniendo la calma en la medida de lo posible. Si la situación se pone muy tensa, podemos retrasar la conversación para más tarde

– Si quieres saber más sobre cómo repartir la carga del trabajo de las tareas domésticas, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

(E)xpresar

Una vez dejamos claro qué es exactamente lo que nos molesta, debemos expresar cómo nos sentimos y por qué es importante para nosotros que la situación cambie. Esto hará que la otra persona empatice con nosotros, y que se involucre en el cambio.

(P)edir

Pedir un cambio concreto por parte de la otra persona, siendo flexibles e intentando llegar a acuerdos es el modo más “democrático” y pacífico de solventar el problema. Aquí entrarán en juego nuestras habilidades asertivas para lograr un equilibrio entre ceder y recibir. Dar alternativas y ser claros en aquellas acciones que puede realizar la otra persona es una buena forma de empezar.

(A)gradecer

Cuando la otra persona ha llevado a cabo el cambio que le pedimos, es importante mostrar nuestro agradecimiento, y no dar las cosas por sentadas. Elogiar el esfuerzo y el que la otra persona nos haya tenido en cuenta, y nos respete, es importante para que los cambios se mantengan, y para establecer una buena comunicación en ocasiones futuras.

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Irene Serrano

También te puede interesar…

¿Mejora el ejercicio la salud mental?

Parece evidente que el ejercicio nos ayuda a mantenernos sanos y en forma, y a evitar enfermedades asociadas a la vida sedentaria, como la obesidad o las cardiovasculares. Por supuesto, los efectos físicos siempre son más evidentes que los psicológicos, pero el estudio de la Psicología del Deporte cada vez muestra más evidencias de los…

¿Por qué es tan difícil superar una adicción?

En nuestro blog, ya hemos hablado anteriormente sobre qué son las adicciones y cuáles son sus causas y sus consecuencias. A grandes rasgos, podríamos definir una adicción como la dependencia de una sustancia, actividad o situación, que tiene consecuencias perjudiciales para la persona. La funcionalidad del individuo se ve afectada, y su vida pasa a…

La adicción a la comida

Gracias a la investigación, cada vez queda más clara la relación entre las emociones y otros procesos psicológicos y nuestra alimentación. Por un lado, nuestras emociones pueden conducir a una mayor o menor ingesta de alimentos. Y lo que es más sorprendente, nuestro tipo de dieta y nuestra salud digestiva pueden ejercer cambios en nuestra…

IMAGEN CORPORAL: EMPIEZA A SENTIRTE BIEN CON TU CUERPO

Con la llegada de las altas temperaturas y del verano, llega, indudablemente, una época en la que aligeramos nuestra vestimenta, y exponemos en mayor medida nuestro cuerpo. Este momento tan deseado, por ir frecuentemente asociado a periodos vacacionales, se convierte para algunos en fuente de preocupaciones. La insatisfacción con la propia imagen cobra especial importancia…

Cómo superar el perfeccionismo

Pese a la buena fama de la que a veces goza en nuestra sociedad el perfeccionismo, no siempre es una característica deseada por quienes la ostentan, ni por quienes rodean a la persona perfeccionista. En muchas ocasiones, el perfeccionismo está asociado a una alta insatisfacción y ansiedad por parte de la persona que lo sufre.…

Indefensión aprendida

Una persona tiene alta percepción de control cuando considera que posee las herramientas necesarias para manejar las demandas de su entorno, para afrontar las dificultades de su día a día, resolver sus problemas, y salir airoso de ellos. Una baja percepción de control puede ser un factor de riesgo ante diversos problemas de salud mental,…

Autoeficacia, la confianza en que las cosas nos saldrán bien

El término autoeficacia fue propuesto por el psicólogo Albert Bandura a finales de los 70. Este constructo se refiere al grado de confianza que una persona tiene en que sus habilidades le llevarán al éxito. En este sentido no sólo tiene en cuenta el conocimiento de las propias destrezas, sino también la seguridad de que…

La adicción a los videojuegos

Desde la Dirección General de la Familia y el Menor de la Comunidad de Madrid, en colaboración con la Fundación Aprender a Mirar, acaban de publicar una guía muy interesante llamada “Pasos para evitar la adicción a los videojuegos”, en la que se aborda esta problemática que tanto preocupa a madres y padres en estos…

Ideas irracionales: qué son y cómo combatirlas

El psicoterapeuta Albert Ellis desarrolló a partir de 1955 un método terapéutico centrado en modificar las creencias irracionales. Estas creencias o ideas irracionales constituyen un modo de pensamiento en el que la persona se aferra a ideas desadaptativas que generan un gran malestar. Todos en algún momento hemos experimentado algunas de estas creencias irracionales, que…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *