nuevas adicciones

La sociedad va cambiando según van pasando años y generaciones. Se generan nuevas formas de relacionarse, nuevas costumbres y actividades. Por ello, también se generan nuevos problemas psicológicos por las diferentes dificultades que van surgiendo. Un ejemplo de esto es la aparición de nuevas adicciones, a lo que dedicaremos el artículo de hoy.

¿Qué es una adicción?

Para empezar este artículo es importante entender qué es una adicción y a qué nos referimos con este término. Así, la adicción se define como una situación de dependencia sobre una sustancia, una actividad o una situación que provoca que la persona lleve a cabo conductas o acciones que resultan dañinas para sí misma. Además, con el paso del tiempo la persona necesita una mayor cantidad de sustancia para saciar su necesidad de ésta. También se produce un efecto de “mono” o craving, por el cual la persona siente un deseo intenso o ansia por el consumo de la sustancia o actividad.

Nuevas adicciones

Ahora que ya sabemos lo que es una adicción, vamos a hablar sobre las nuevas adicciones. Normalmente, cuando se habla de adicciones se refiere a un grupo de adicciones a sustancias o comúnmente conocidas como drogas (heroína, cocaína, etc.). Sin embargo, actualmente están aumentando el número de adicciones a nuevas sustancias o situaciones. A continuación os hablamos de las más comunes.

Ludopatía

La ludopatía es una adicción hacía el juego. Cuando hay una ludopatía la persona experimenta una necesidad incontrolable de jugar y/o apostar que va aumentando de forma progresiva. Según el manual diagnóstico DSM se clasifica como una adicción sin sustancia. Entre los síntomas más comunes se encuentran: pensamientos recurrentes sobre experiencias relacionadas con el juego, cada requiere apuestas mayores o más cantidad de tiempo para saciar su necesidad, cuando intenta dejar el juego o no puede jugar muestra irritabilidad e intranquilidad, emplea el juego para mejorar su estado de ánimo, miente, realiza intentos fallidos para dejar de jugar, etc.

Adicción a las compras

La adicción a las compras u oniomanía hace referencia a una adicción sin sustancia cuyo objeto o situación deseada es referente a la compra sin control. Estas compras se producen sin una necesidad real sobre lo que se compra. Entre los síntomas más comunes están: pensamientos frecuentes acerca de la compra y el deseo que generar comprar, nerviosismo o ansiedad en los lugares en los que se puede comprar, imposibilidad de controlar el deseo de la necesidad de comprar, intentos fallidos de reducir o eliminar la compra compulsiva, etc.

Adicción al sexo o hipersexualidad

La adicción al sexo o también conocida como hipersexualidad se caracteriza por la necesidad de obtener satisfacción sexual continuamente. Antes se conocía como ninfomanía o satiriasis, según fuese de mujeres o de hombres. Entre los síntomas principales se encuentran: prácticas sexuales excesivas en cuanto a tiempo dedicado p dejar de realizar actividades por estas prácticas, búsqueda de gratificación sexual (visitas a páginas pornográficas, búsqueda de parejas sexuales, etc.), intentos fallidos por reducir estas actividades, si tienen pareja también es habitual las infidelidades repetidas, etc.

Adicción al trabajo o workaholismo

Otra de las nuevas adicciones es la adicción al trabajo, también conocida como workaholismo. Esta adicción, también se incluye en el grupo de adicciones sin sustancia y se caracteriza por la necesidad de trabajar de forma compulsiva. Los síntomas más frecuentes de esta adicción son: preocupación constante por el rendimiento laboral, necesidad de trabajar cada más tiempo y de obtener un rendimiento más alto, sensación de vacío o culpabilidad al dedicar tiempo a actividades fuera de lo laboral, incapacidad de estar sin trabajar un periodo de tiempo, etc.

Adicción a las nuevas tecnologías

Por último, hablaremos sobre la adicción a las nuevas tecnologías la más reciente de las adicciones de las que hablaremos hoy. Con la aparición de internet y de los teléfonos inteligentes ha aparecido esta nueva adicción, que se basa en el deseo y la necesidad de estar conectado en todo momento. Los síntomas principales de esta nueva adicción son: un tiempo desmesurado dedicado a las nuevas tecnologías, nerviosismo o ansiedad cuando no pueden obtener una conexión a internet o usar estos dispositivos, pensamientos acerca sobre su uso, evitación de la realización de otras actividades por seguir conectados, etc.

– Si quieres saber más sobre la adicción a las nuevas tecnologías en los jóvenes, puedes leer nuestro artículo sobre ello pinchando aquí

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Sara Catalán

También te puede interesar…

El Trastorno de Ansiedad Generalizada

La ansiedad y la preocupación forman parte de nuestras vidas, y cumplen la función de alertarnos y prevenirnos de un posible peligro. Son adaptativas, por tanto, mientras nos sirvan para poder ajustarnos y reaccionar de manera adecuada. No obstante, cuando alcanzan niveles excesivos, que no se corresponden con una amenaza real o suficientemente grave, y…

La importancia de dormir bien

¿Quién no ha oído alguna vez a su pareja, un amigo, familiar o conocido quejarse por no haber conseguido dormir bien alguna noche? Además de los problemas que le ha conllevado al día siguiente. Todos hemos sufrido en nuestras carnes una noche en vela, por ese motivo rápidamente empatizamos ante esa circunstancia. Es sabido que…

El error y el pensamiento contrafactual

¿Qué es el pensamiento contrafactual? Una expresión adecuada para entender qué es el pensamiento contrafactual sería “lo que pudo haber sido y no fue”. Otra muy en boca de todos sería la coletilla lingüística de “y si…”, que muchas veces ponemos en juego para señalar una alternativa que no tomamos pero que creemos que posteriormente…

Tricotilomanía: mi hijo se arranca el vello, ¿qué puedo hacer?

La tricotilomanía es un trastorno que consiste en arrancar el propio vello corporal de manera repetitiva. El vello se arranca de distintas partes del cuerpo. Sin embargo, con mayor frecuencia se asocia al vello de la zona craneofacial, (cuero cabelludo, cejas, pestañas…). Anteriormente se incluía a la tricotilomanía en el grupo de los trastornos del…

¿Qué creencias impulsan a la adicción a los juegos de azar?

Los juegos de azar están en boca de todos. Suscitan emociones y actitudesencontradas. En los jugadores se vive con ilusión, y en ocasiones euforia,pasando inevitablemente a sentimientos de decepción. Desde el entorno social,en el que cada vez existe más conciencia sobre esta problemática, se mira a losjuegos de azar con creciente preocupación e intenso rechazo.…

¿Por qué enganchan tanto los juegos de azar?

Los juegos de azar se han convertido en una actividadcada vez más popular en los últimos años. Atrayendo a población de distintosgrupos de edad, incluso a los más jóvenes. Además, la diversidad de formas dejuegos de azar (ruleta, apuestas deportivas, juegos de cartas con dinero etc.),facilita la identificación con alguno de ellos. Por otra parte,…

Estrés: fuentes y situaciones

El estrés ha sido un mecanismo por el cual el ser humano ha sido capaz de perdurar a lo largo del tiempo. Hemos sido capaces de adaptarnos, sobrevivir y evolucionar gracias a respuestas muy sofisticadas, rápidas y resolutivas ante un gran número de situaciones. No es algo que tenemos que hacer desaparecer de nuestra vida,…

La adicción a los videojuegos

Desde la Dirección General de la Familia y el Menor de la Comunidad de Madrid, en colaboración con la Fundación Aprender a Mirar, acaban de publicar una guía muy interesante llamada “Pasos para evitar la adicción a los videojuegos”, en la que se aborda esta problemática que tanto preocupa a madres y padres en estos…

Autoestigma, el enemigo dentro

Hace unas semanas publicamos en nuestro blog un artículo sobre cómo afecta el estigma a las personas con enfermedad mental. Hablábamos sobre las consecuencias tan negativas que conlleva el autoestigma o interiorización de dichos estigmas. - Si quieres leer nuestro artículo acerca del estigma en las enfermedades mentales, puedes leerlo pinchando aquí El término “estigma”…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *