Cómo dejar de llevarte las manos a la cara

No Comments 61 Views0


Debido a la situación actual, la conducta de tocarse la cara con las manos se convierte en un riesgo para la salud

La crisis surgida debido al COVID-19 ha supuesto en pocos días un cambio radical del mundo tal y como lo conocíamos. Uno de los aspectos más afectados desde el primer momento, tiene que ver con el cambio de estilo de vida. Esto es, con las rutinas y comportamientos que llevamos a cabo de manera habitual.

Al cambiar el contexto o las circunstancias, también lo hace, por extensión, el valor de los comportamientos. Aquellos comportamientos que antes eran muy reforzantes y exitosos, pierden su valor en este nuevo escenario. Se impone la necesidad de desarrollar nuevos comportamientos y rutinas, inexistentes en nuestro repertorio, que permitan la mejor adaptación posible.

Si quieres saber más sobre cómo adaptarte a las dificultades del día a día surgidas en esta crisis por el COVID-19, puedes leer nuestros artículos.
Cómo afrontar el confinamiento y salir reforzado de la experiencia
Cómo afrontar la incertidumbre
6 claves para superar el confinamiento

Por otra parte, comportamientos inocuos o que no entrañaban ningún peligro hasta el momento, son desaconsejables en otro. Este es el caso de un comportamiento tan inofensivo, aparentemente, como llevarse las manos a la cara. Sin embargo, el valor de una conducta depende de las consecuencias que genera. Por lo que, en el estado actual, se trata de una conducta de riesgo para la salud propia y colectiva.

¿Cómo puede ayudar la psicología a dejar de llevarse las manos a la cara?

Habitualmente la psicología suele ser identificada con conceptos vagos e imprecisos como el estudio de la mente o de la psique. Y la psicología clínica estar asociada erróneamente con el tratamiento de trastornos “mentales”.
Sin embargo, una definición exacta de la psicología se refiere al estudio del comportamiento humano. Incluyendo en el comportamiento las conductas motoras, las emociones y los pensamientos. Por tanto, desde la psicología clínica tratamos y ayudamos a modificar cualquier comportamiento que suponga un problema para quien lo realiza, o para su entorno.

Dado que ahora mismo la conducta de llevarse las manos a la cara se trata de una conducta problema, vamos a proponer algunas formas de empezar a controlarla.

¿Qué puedes hacer para dejar de tocar la cara?

1º Toma conciencia de la alta frecuencia con la que lo haces y el riesgo que supone

Estar pendientes de aquellos momentos en los que nos tocamos la cara al día puede ayudarnos a tomar conciencia, para poder reducir esta conducta

Aunque conscientes del riesgo que entraña tocarse la cara, muchas personas no se percatan de la alta frecuencia de esta conducta. Sin embargo, en multitud de momentos tocamos alguna parte de la cara o el pelo que la bordea. Cuanta mayor sea la frecuencia de veces que te tocas la cara mayor será la probabilidad de contagio para ti o para otros.

Reflexionar sobre estos aspectos incrementará tu motivación para cambiar este hábito, lo que es un excelente punto de partida para el cambio que te propones.

2º Analiza de qué forma rozas o acaricias tu cara. Piensa en cuáles son los gestos qué más haces.

Hay personas que suelen tocarse mucho el pelo, recolocarse las gafas, tocarse la nariz etc. Hay un sinfín de conductas que puedes llegar a hacer. Piensa cuáles son las más características tuyas. También puedes preguntar a alguien de confianza para que te proporcione su observación acerca de tu comportamiento.

3º Registra

Esta estrategia está muy relacionada con los dos puntos anteriores, ya que supone poner el foco de atención sobre la conducta a modificar. Es muy útil para aquellas ocasiones en que tocarte la cara no cumpla ninguna función relevante. La observación de una conducta, por uno mismo u otros, suele tener el efecto de alterarla, esto es conocido como “reactividad”. Por tanto, al registrarla reducirás su frecuencia de una manera muy significativa.

El psicólogo Steven Hayes ha realizado investigaciones del impacto del registro en la frecuencia de la conducta de llevarse las manos a la cara

4º Ocupa tus manos con algún objeto

Otra estrategia muy útil cuando existen conductas muy automatizadas y con alta frecuencia es impedir que la conducta pueda darse. Conductas como morderse las uñas, arrancarse el cabello (conocido como tricotilomanía), suelen producirse cuando las manos están desocupadas. Si queremos cambiar cualquiera de estas conductas es aconsejable que tus manos permanezcan ocupadas en los momentos de mayor riesgo.

5º Identifica los momentos en que tiendes a tocarte la cara.

Esto te dará la clave para incrementar la atención, y para poner en marcha estrategias alternativas. Hay quien se toca la cara mientras lee o ve la televisión, hay quien lo hace cuando siente inquietud o tensión, al estar ocioso, notar picor, etc. Si sabes cuándo tiendes a hacerlo, será más fácil que estés en disposición de impedirlo.

5º Genera comportamientos alternativos que puedes realizar cuando tengas ganas de tocarte la cara

Piensa qué conductas pueden sustituir estos gestos de manera efectiva. Cuando realices una conducta que cumpla la misma función que tocarse la cara con las manos, la frecuencia de esta última empezará a disminuir drásticamente.

6º Entrena los nuevos hábitos que deseas instaurar

Dedica unos minutos a practicar las nuevas conductas que has planificado en el punto anterior aunque no necesites realizarlas en ese momento. Esto permitirá reforzar dichas conductas en tu repertorio. De este modo, será mucho más sencillo que realices espontáneamente las conductas alternativas cuando surja la ocasión.

En CIPSIA Psicólogos somos expertos en ayudarte a modificar cualquier problema de tipo psicológico. Si necesitas nuestra ayuda no dudes en contactarnos

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Maiana García

También te puede interesar…

 

 

Defusión del pensamiento

En ocasiones nuestros pensamientos nos engañan. Las personas pueden tener problemas para distinguir entre pensamiento y realidad. Es decir, la persona tiene tendencia a creer que lo que piensa es una verdad absoluta, y se olvida de hacer una valoración objetiva y contrastada de la realidad que lo ha provocado. Es un error que consiste…

¿Mejora el ejercicio la salud mental?

Parece evidente que el ejercicio nos ayuda a mantenernos sanos y en forma, y a evitar enfermedades asociadas a la vida sedentaria, como la obesidad o las cardiovasculares. Por supuesto, los efectos físicos siempre son más evidentes que los psicológicos, pero el estudio de la Psicología del Deporte cada vez muestra más evidencias de los…

¿Por qué es tan difícil superar una adicción?

En nuestro blog, ya hemos hablado anteriormente sobre qué son las adicciones y cuáles son sus causas y sus consecuencias. A grandes rasgos, podríamos definir una adicción como la dependencia de una sustancia, actividad o situación, que tiene consecuencias perjudiciales para la persona. La funcionalidad del individuo se ve afectada, y su vida pasa a…

La adicción a la comida

Gracias a la investigación, cada vez queda más clara la relación entre las emociones y otros procesos psicológicos y nuestra alimentación. Por un lado, nuestras emociones pueden conducir a una mayor o menor ingesta de alimentos. Y lo que es más sorprendente, nuestro tipo de dieta y nuestra salud digestiva pueden ejercer cambios en nuestra…

IMAGEN CORPORAL: EMPIEZA A SENTIRTE BIEN CON TU CUERPO

Con la llegada de las altas temperaturas y del verano, llega, indudablemente, una época en la que aligeramos nuestra vestimenta, y exponemos en mayor medida nuestro cuerpo. Este momento tan deseado, por ir frecuentemente asociado a periodos vacacionales, se convierte para algunos en fuente de preocupaciones. La insatisfacción con la propia imagen cobra especial importancia…

Cómo superar el perfeccionismo

Pese a la buena fama de la que a veces goza en nuestrasociedad el perfeccionismo, no siempre es una característica deseada porquienes la ostentan, ni por quienes rodean a la persona perfeccionista. En muchas ocasiones, el perfeccionismo está asociado a una alta insatisfacción y ansiedad por parte de la persona que lo sufre. La persona…

Indefensión aprendida

Una persona tiene alta percepción decontrol cuando considera que posee las herramientas necesarias para manejar lasdemandas de su entorno, para afrontar las dificultades de su día a día,resolver sus problemas, y salir airoso de ellos. Una baja percepción de control puede ser un factor de riesgo ante diversos problemas de salud mental, especialmente en casos…

Autoeficacia, la confianza en que las cosas nos saldrán bien

El término autoeficacia fue propuesto por el psicólogo Albert Bandura a finales de los 70. Este constructo se refiere al grado de confianza que una persona tiene en que sus habilidades le llevarán al éxito. En este sentido no sólo tiene en cuenta el conocimiento de las propias destrezas, sino también la seguridad de que…

La adicción a los videojuegos

Desde la Dirección General de la Familia y el Menor de la Comunidad de Madrid, en colaboración con la Fundación Aprender a Mirar, acaban de publicar una guía muy interesante llamada “Pasos para evitar la adicción a los videojuegos”, en la que se aborda esta problemática que tanto preocupa a madres y padres en estos…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *