Tag Archives: Relaciones interpersonales

Si eres un asiduo en nuestro blog, habrás leído en varios de nuestros artículos la importancia que le damos a tener unas buenas relaciones interpersonales. Además, en los artículos que hemos visto que versan sobre determinados problema psicológicos concretos, también hacemos hincapié en la interferencia que producen en este tipo de relaciones. Por lo tanto, las relaciones interpersonales juegan un papel muy importante en los problemas psicológicos, ya que se ven afectadas por ellos y pueden ser un factor de protección en otros casos.

¿Qué son las relaciones interpersonales? Ahora que sabemos la importancia que tienen en los problemas psicológicos, es necesario entender a qué nos referimos con relaciones interpersonales. Las relaciones interpersonales, serían aquellas relaciones en las que dos personas interactúan de forma periódica y les une un lazo común. Esta unión puede deberse a gustos, a lazos familiares, a trabajo, etc., y puede ser más o menos importante para la persona dependiendo del vínculo emocional que se establezca entre ambas.

¿Qué aportan las relaciones interpersonales? Ahora que sabemos qué son las relaciones interpersonales, es importante saber lo que pueden aportar a la vida de una persona. Las relaciones interpersonales permiten a la persona interactuar con otros y obtener determinados refuerzos. entre estos refuerzos se encuentran los afectos, las referencias conductuales, etc. Además de que permitan a la persona obtener estas recompensas, gracias a las relaciones sociales las personas también realizan actividades gratificantes que son muy importantes para su bienestar.

En esta sección de nuestro blog, encontrarás todo lo que hemos escrito relacionado con las relaciones interpersonales. En esta etiqueta, podrás leer artículos que van sobre cómo mejorar determinados aspectos de las relaciones interpersonales, la influencia que tienen en determinados problemas, las características de algunas relaciones interpersonales, etc. en definitiva, si te interesa saber más sobre las relaciones interpersonales, esta es tu sección del blog.

¿Cómo identificar las amistades tóxicas?

No Comments 156 Views0

Las amistades pueden ser una gran fuente de felicidad y de apoyo en nuestras vidas. Con ellas compartimos los momentos buenos y los no tan buenos, pero sabemos que siempre están ahí cuando las necesitamos. Sin embargo, en algunos casos, las amistades parecen desgastarnos más que aportarnos, y sin darnos cuenta, podemos vernos inmersos en una de las llamadas amistades tóxicas.

 

Si quieres leer nuestro artículo acerca de las relaciones de pareja tóxicas, pincha aquí

 

Señales para detectar amistades tóxicas

Mucha gente coincidirá en que no todas las amistades son iguales. Hay personas con las que mantenemos un contacto más estrecho, y a las que realmente podemos considerar amigos, en las que sabemos que podemos confiar: con las que más a gusto nos sentimos. Otros amigos son más bien “conocidos”, con los que a veces coincidimos. Con ellos nos llevamos bien, y podemos tomar una cerveza y pasar un buen rato. Las amistades tóxicas son algo distinto de todo esto, pues se basan no en la apreciación sincera, sino en el interés o en lo que una de las partes pueda obtener de la otra. Este tipo de amistades son las que nos hacen sentir mal tras pasar el rato con ellas, muchas veces sin saber muy bien por qué.

 

  1. Falta de reciprocidad

Si suponemos que cualquier relación personal se basa en un balance entre dar y recibir, la reciprocidad es un valor imprescindible para la amistad. Ello no quiere decir que en todo momento cada persona deba dar-aportar el 50/50 a la relación, pero sí es importante que a lo largo del tiempo se mantenga cierta equidad. Como en el dicho, “Hoy por ti y mañana por mí”.

Cuando en una relación una de las partes intenta aprovechar la generosidad del otro para desequilibrar la balanza, empezamos a sentir que la relación es injusta. Quizá, una de las cosas que peor sabor de boca nos deja a este respecto es que la otra persona nos niegue su apoyo en momentos difíciles. Ello nos hace pensar que es poco confiable, y podemos sentir que ha abusado de nuestra amistad.

 

Si quieres leer más acerca de por qué nos cuesta tanto decir “NO”, pincha aquí

Si quieres saber más acerca de la comunicación asertiva, pincha aquí

 

  1. Descalificación y manipulación emocional

Otra de las banderas rojas más peligrosas en una relación interpersonal es la manipulación emocional. Valiéndose de la culpabilidad, de las amenazas o las promesas, la persona mantiene al otro a su merced. De nuevo, el chantaje emocional sirve para aprovecharse de las personas valiéndose del vínculo de afecto.

Si quieres saber más acerca del chantaje emocional, puedes leer nuestro artículo aquí

 

Una forma común de manipulación en las amistades tóxicas es la descalificación, que consiste en manipular la realidad y la percepción del otro, para confundirle y hacerle dudar de su propio criterio. Estas “puyas” o faltas de respeto (más sutiles o más claras) minan nuestra autoestima y generan gran malestar.

 

  1. Faltar al respeto

En relación a los puntos anteriores, el no respetar a la otra parte condena cualquier relación interpersonal al fracaso. Cuando no se tienen en cuenta las propias peticiones, ideas o sentimientos, nos sentimos pisoteados e impotentes. La falta de respeto puede extenderse incluso a insultos o falta de cordialidad hacia seres queridos (familia, pareja, otros amigos, etc.)

 

  1. Negatividad y “drenado” emocional

En algunas amistades, el único tema que se trata es lo mal que le va a una o a ambas partes. Solo se habla del “todonegrismo”, la persona se queja constantemente por todo, y se instaura en el papel de víctima, desde la pasividad y no desde el intento de mejorar y lidiar con los problemas. Por supuesto, todo el mundo puede pasar por una mala racha y querer buscar apoyo en los amigos, pero el instaurarse en el victimismo no es productivo, y muchas veces puede resultar agotador para la otra parte.

Por otro lado, la negatividad en las amistades tóxicas puede traducirse también en que la relación se forje a partir de los cotilleos y en hablar mal de otras personas, en lugar de construir el vínculo en base al apoyo mutuo y el tiempo compartido.

 

  1. Amores no correspondidos

El hecho de que sólo se valore al supuesto “amigo” en base a un interés sexual o romántico corrompe el vínculo de amistad. Especialmente si la otra persona no sabe de las intenciones del otro, este tipo de amistades son realmente poco honestas. Las expectativas de la parte interesada en algo más que amistad no se corresponderán con la realidad, y pueden generar malentendidos. Por ejemplo, si dos personas mantienen una relación de este tipo, y la persona sobre la que se tiene interés encuentra pareja, pueden aparecer reproches del tipo “Yo te trato bien, ¿por qué sales con X persona y no conmigo?”.

En definitiva, si solo se valora al otro por un interés romántico-sexual, en vez de en base a una apreciación genuina y desinteresada, la amistad está condenada al fracaso. Por supuesto, pueden surgir relaciones de pareja de amistades, pero si alguna de las partes no está interesada, pueden surgir conflictos.

 

 

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Irene Serrano

También te puede interesar…

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Introvertidos vs Extrovertidos, ¿quién soporta mejor un confinamiento?

La medicalización de la salud mental

La etiquetas diagnósticas en salud mental

El lenguaje corporal y la autoestima

Salud digestiva y bienestar psicológico

Cerebros “de ciencias” vs. cerebros “de letras”

La capacidad humana de “leer la mente”

Cerebro izquierdo vs. cerebro derecho: ¿mito o verdad?

La Psicología de la Publicidad

Neuroticismo y creatividad

Efecto Pigmalión, la increíble influencia de las expectativas sobre el comportamiento

¿Qué hace que alguien nos atraiga?

Cómo dejar de discutir por llevar la razón

No Comments 154 Views0

Los seres humanos somos seres sociales. Esto quiere decir que las relaciones son una parte definitoria de nuestra forma de vivir y desarrollarnos. Estamos destinados a vivir en sociedad. Es por ello que las relaciones sociales son fuente de bienestar y satisfacción pero también de grandes frustraciones. Esto hace necesario que trabajemos nuestras habilidades sociales, con el objetivo de minimizar y sobrellevar los conflictos lo mejor posible. Todos nos hemos visto en alguna ocasión en una conversación en la que nuestro interlocutor (o nosotros mismos) pretende llevar la razón a toda costa sobre algún tema. Cuando esta actitud se vuelve muy frecuente tiene el efecto de deteriorar las relaciones.

 

Si quieres saber más sobre las habilidades sociales y cómo mejorarlas, puedes leer nuestro artículo aquí

 

 

¿Qué razones se esconden bajo el deseo de llevar la razón?

El miedo al error

Altos estándares de exigencia y un estilo de pensamiento polarizado, derivan en la consideración del error como algo inaceptable. Por ello, cuanto más relevante sea el tema objeto de conversación, más difícil será que se asuma que la posición es errónea.

 

Si quieres saber más acerca de cómo afrontar el error puedes leer nuestro artículo aquí 

 

Miedo al rechazo

Algunas personas consideran que si admiten un error, o muestran desconocimiento, perderán el reconocimiento del que gozaban.

 

Puedes saber más sobre el miedo al rechazo aquí 

 

Baja autoestima

La baja autoestima puede ser explicada por múltiples factores. Uno de ellos tiene que ver con la asociación de resultado y valía personal. Es decir, creer que los resultados, éxitos o fracasos, están relacionados con el valor como persona.

Según este razonamiento, cuando una persona consigue éxito en lo que se propone, sería indicativo de su alta valía personal. Y todo lo contrario, si fracasa o le salen mal las cosas sería reflejo de su ineptitud. Este tipo de juicios generalizadores van a afectar mucho a la autoestima, y van a predisponer a actitudes como la que abordamos en este artículo. No reconocer que se está equivocado, o que existen otras formas de ver una determinada cuestión, tendría el objetivo de preservar la autoestima, cuando está edificada sobre ideas irracionales.

 

Estilo agresivo en la comunicación

Este estilo de comunicación se caracteriza por la imposición de los propios puntos de vista, deseos y necesidades. Suelen entender las situaciones en términos de ganar o perder. Lo que lleva a que defiendan sus posiciones de manera más intensa.

 

Si quieres saber más sobre los estilos de comunicación puedes leer nuestro artículo aquí 

 

 

Cómo manejarse ante este tipo de situaciones

Cuando eres tú quien desea llevar la razón

 

  • Desdramatiza las consecuencias de asumir el error. Cuestiónate hasta qué punto va a cambiar tu valía como persona, y la percepción que tienen los demás sobre ti.

 

  • Aprende a restar importancia a las opiniones que puedan tener otros sobre ti, y trabaja en tu autoestima.

 

  • Valora los beneficios de aceptar otras opciones como válidas. Es posible que fruto de renunciar a defender tu posición te sientas mucho más cómodo y las conversaciones sean mucho más fluidas. Además descubrirás nuevos puntos de vista muy enriquecedores.

 

  • Exponte a asumir el error o tu desconocimiento sobre un tema. Solo de este modo podrás comprobar que los demás no tienen actitudes hostiles hacia ti.

 

  • Si te resulta muy difícil el punto anterior, concede el beneficio de la duda. Admitir que puede haber más puntos de vista válidos te permite abrir una puerta a la negociación, sin tener que renunciar a tu punto de vista.

 

Cuando te relacionas con personas que adoptan esta actitud:

Utiliza técnicas asertivas.

Existen técnicas asertivas que permiten discrepar de la opinión del otro sin tener que entrar en una confrontación directa. Por ejemplo, el “banco de niebla” es una estrategia muy útil ante este tipo de situaciones. Permite convenir con la parte con la que estemos de acuerdo, sin tener que confrontar con toda la opinión. Permite convenir con la posibilidad, otorgando el beneficio de la duda (“puede ser…” “puede que tengas razón…”, “es una forma de verlo…”).

 

Puedes saber más sobre técnicas asertivas aquí 

 

Renuncia al deseo de hacer cambiar a las otras personas

Asume que no es tu responsabilidad que otra persona cambie su forma de ser o su opinión. Hay muchas formas en que una persona puede cambiar sin depender de ti. Reconoce las capacidades de los demás para hacerlo, y redimensiona la gravedad de que no cambien.

 

 

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Maiana García

También te puede interesar…

La crítica como herramienta de crecimiento

Sobrepeso y Psicología

Perfeccionismo y salud mental

Cómo sacar más provecho de las vacaciones

Operación bikini e imagen corporal

Cómo fomentar relaciones positivas con la familia y pareja durante las vacaciones

Cómo adoptar una actitud deportiva ante el error

El síndrome del impostor y el efecto Dunning-Kruger

Aceptar la crítica

¿Cuáles serán las consecuencias psicológicas tras la cuarentena?

Pensar demasiado

Comparación con los demás y autoestima

Introvertidos vs Extrovertidos, ¿quién soporta mejor un confinamiento?

No Comments 153 Views0

En la situación actual de pandemia, hemos podido comprobar lo difícil que es estar encerrado en casa durante meses. Cada uno ha gestionado el malestar y el aburrimiento como ha podido, desde videollamadas, jugar a videojuegos, leer o hacer yoga. Las redes sociales se inundaron de bromas y memes acerca de cómo los introvertidos “estarían en su salsa” al no tener que salir de casa e interactuar con los demás, pero ¿realmente esto es así? ¿Quién soporta mejor un confinamiento domiciliario, introvertidos o extrovertidos?

 Si quieres leer nuestro artículo sobre cómo afrontar el confinamiento, pincha aquí

 

¿Qué es ser introvertido o extrovertido?

La Extroversión, con su polo opuesto de Introversión, es un rasgo de personalidad relacionado con el nivel de actividad y la sociabilidad. Las personas extrovertidas tienden a buscar constantemente el contacto social y nuevas experiencias, son alegres, despreocupadas e impulsivas. Por el contrario, las personas introvertidas tienden a ser reservadas y reflexivas, a preferir ambientes tranquilos y conocidos, y a pasar el tiempo a solas o con personas que conocen bien.

Dicho de otro modo, las personas extrovertidas “cargan las pilas” buscando estímulos del medio externo, como el contacto social, el ruido o las experiencias activadoras (p.e. subir a una montaña rusa). Mientras tanto, las personas introvertidas “cargarían pilas” en soledad, haciendo actividades más tranquilas.

 

Si quieres saber más sobre la diferencia entre introvertidos y extrovertidos, puedes leer nuestro artículo aquí

Si quieres saber más sobre las funciones ejecutivas, puedes leer nuestro artículo aquí

 

Introvertidos vs Extrovertidos durante el confinamiento

Dada la naturaleza reservada y hogareña de los introvertidos, cabría esperar que el confinamiento domiciliario no les supusiera un gran reto de adaptación. Al fin y al cabo, normalmente prefieren quedarse en casa y no buscan el contacto social frecuentemente. Así pues, ¿han tenido los introvertidos una ventaja adaptativa a la hora de permanecer en casa durante meses? Pues no. Aunque parezca sorprendente, los introvertidos parecen soportar peor que los extrovertidos una situación así. Después de algunos meses, algunos estudios revelan que los introvertidos experimentaron mayores niveles de ansiedad, soledad y depresión durante este periodo.

 

La importancia del contacto social

Todas las personas necesitamos el contacto social para mantener nuestra salud mental. Vivimos en un mundo de personas, y necesitamos de esa conexión humana para poder sobrevivir en el ambiente y para saber quiénes somos. Después de todo, el ser humano es un animal social. Los introvertidos no son una excepción, ya que, aunque prefieran estar solos y tener un grupo reducido de personas con las que relacionarse, siguen necesitando esa conexión humana.

Una de las principales razones que explicarían que los introvertidos lo pasaran peor es el hecho de que no suelen buscar el contacto social. Al perder la interacción cotidiana con otras personas, durante la pandemia se aislarían, y ello empeoraría el estrés y la angustia que todos hemos experimentado en mayor o menor medida en estos meses pasados. Cuando un extrovertido se siente mal, tiende a buscar el apoyo de los demás. Cuando un introvertido se siente mal, tiende a retraerse y a evitar el contacto social, lo que podría empeorar su malestar.

 

Emociones más intensas

Además de ello, las personas introvertidas tienden a ser más reflexivas y a darles más vueltas a las cosas. Ello haría que sientan el malestar de manera más intensa y que les sea más difícil distraerse. La situación de confinamiento ha sido dura para todos, pero si a eso le sumamos la dificultad de distraerse con otra cosa o de buscar ayuda en los demás, el malestar aumentaría cada vez más.

 

“Escapadas” contra las normas

Las personas extrovertidas tienden a ser más impulsivas y menos reflexivas. En la situación de confinamiento, esto se podría traducir en que se saltasen más las normas para poder tener contacto social. Transgredir las medidas de confinamiento para ir a ver a familiares, pareja o amigos, o no respetar la distancia social, podrían de alguna forma haberles ayudado a afrontar la situación. Las personas introvertidas generalmente son menos transgresoras, y ello les impediría “hacer trampas” y saltarse el confinamiento, con lo que no tendrían ese extra de contacto social.

 

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Irene Serrano

También te puede interesar…

La medicalización de la salud mental

La etiquetas diagnósticas en salud mental

El lenguaje corporal y la autoestima

Salud digestiva y bienestar psicológico

Cerebros “de ciencias” vs. cerebros “de letras”

La capacidad humana de “leer la mente”

Cerebro izquierdo vs. cerebro derecho: ¿mito o verdad?

La Psicología de la Publicidad

Neuroticismo y creatividad

Efecto Pigmalión, la increíble influencia de las expectativas sobre el comportamiento

¿Qué hace que alguien nos atraiga?

¿Para qué sirven las emociones?

¿Cómo ha cambiado el COVID-19 nuestra psicología?

No Comments 129 Views0

Si bien es cierto que en muchos lugares del mundo se van controlando los rebrotes de COVID-19 y reduciendo el número de contagios, nos queda aún un largo camino para recuperar el ritmo normal de nuestras vidas. En anteriores artículos, hablábamos de cuáles serían las consecuencias psicológicas del confinamiento en términos de salud mental y adaptación a los cambios en estos tiempos de incertidumbre. Ahora bien, a un nivel más global, podríamos esperar un cambio en las actitudes sociales como consecuencia de la pandemia.

 

     Si quieres saber más sobre las consecuencias psicológicas del confinamiento, puedes leer nuestro artículo aquí

 

Y es que el sentimiento de amenaza y el miedo al contagio pueden cambiar nuestra psicología a corto y largo plazo. Concretamente, el miedo al contagio nos llevaría a ser más conformistas y menos receptivos a la excentricidad, a la novedad y al cambio. Adoptaríamos así actitudes más conservadoras, juicios morales más estrictos y rígidos, incluso en temas tan aparentemente alejados del miedo al contagio como es la afiliación política, y un aumento de actitudes discriminatorias como el racismo y la xenofobia.

 

     Si quieres saber más sobre el miedo al contagio, puedes leer nuestro artículo aquí

 

El conservadurismo psicológico ante el COVID-19

Para explicar esta tendencia al conservadurismo y el conformismo, la psicología propone la teoría del Sistema Inmunológico Conductual. Al igual que nuestro Sistema Inmune nos previene de sufrir enfermedades mediante diversos mecanismos para eliminar patógenos, el Sistema Inmune Conductual se encargaría de modificar nuestro comportamiento para evitar el contacto con estos patógenos en primer lugar.

Según psicólogos como Schaller, dicho sistema desencadenaría una serie de respuestas psicológicas inconscientes, que actuarían como una primera línea de defensa para reducir el contacto con elementos potencialmente peligrosos para la salud. Por ejemplo, este Sistema Inmune Conductual sería el que nos llevaría a evitar comer alimentos en mal estado o que nos sentaron mal en ocasiones anteriores, mediante la emoción de asco, y de esta manera evitaríamos enfermar. De esta forma, en la crisis del COVID-19 evitaríamos el contacto con otras personas para reducir el riesgo de infección, aunque aquello no tenga una razón lógica y razonable. Actuaríamos siguiendo una filosofía de “mejor prevenir que curar”, que evolutivamente nos habría servido para sobrevivir como especie.

Este Sistema Inmune Conductual sería, por tanto, el que nos llevaría a actuar de forma más conservadora y menos arriesgada durante estos tiempos difíciles. La idea es que tenderíamos a seguir al grupo en mayor medida y a ser más precavidos a la hora de actuar por libre, todo ello como resultado del miedo a la enfermedad.

 

Distanciamiento social instintivo

Como decíamos, el distanciamiento social respecto a otras personas sería en gran parte instintivo, como respuesta al miedo y ansiedad ante el contagio. Aun sin comprender las causas o la forma de propagación de las enfermedades, esta tendencia aparecería como un modo de evitar aquellas. Especialmente en el caso de personas que muestran síntomas o signos de mala salud, se produciría un rechazo y una reticencia al contacto.

De nuevo, esta respuesta sería automática y primitiva, muchas veces irracional y no necesariamente respondería a un peligro significativo. Y, sin embargo, ello no alteraría la conducta de rechazo, nuestras decisiones y nuestros juicios morales.

 

Conformismo con el grupo

En tiempos de miedo y amenaza, las personas tienden a dar más importancia y ser más respetuosos con las normas sociales. En un estudio de Schaller, se observó cómo los participantes que se sentían amenazados por una infección eran menos inconformistas en la toma de decisiones, y por el contrario, seguían en mayor medida lo que hace el resto. El miedo también les hizo valorar de forma más positiva a las personas tradicionales y conservadoras, obedientes a las normas, por encima de las innovadoras o inconformistas.

 

     Si quieres saber más sobre el conformismo con el grupo y la presión psicológica, puedes leer nuestro artículo aquí

 

Vemos aquí cómo el sentimiento de amenaza ante la crisis del COVID-19 haría a las personas más sensibles a las posibles consecuencias del incumplimiento de las normas. Ello supondría que se valoren menos la individualidad, el inconformismo, la rebeldía y la innovación.

 

Juicios morales más estrictos

Como veíamos en el punto anterior, el miedo y la amenaza hacen que se valore más negativamente a aquellas personas que transgreden las normas sociales (escritas o no). Si tenemos en cuenta que muchas normas sociales reducen el riesgo de contagio o contaminación (por ejemplo, la higiene personal, la distancia o el contacto social aceptables, etc.), podemos entender la lógica de este planteamiento. Si alguien es propenso a quebrantar las normas, aunque estas no se relacionen con la prevención de enfermedades, pensaremos que es más probable que esa persona incumpla también las normas relativas a la salubridad y seguridad. Además de ello, la idea de que a estas personas no les importe ponerse en riesgo a sí mismos y a los demás, alimenta el rechazo.

 

     Si quieres saber más sobre cómo se crean y modifican las normas sociales, puedes leer nuestro artículo aquí

 

Ante una situaciones de crisis como la actual, las personas se convierten en estrictos jueces morales de las personas transgresoras. Un ejemplo aplicable al momento actual sería el valorar negativamente a una persona que no se pone la mascarilla por la calle, llegando incluso a llamarle la atención por el incumplimiento de la norma en tiempos de COVID-19.

Este juicio moral más severo en tiempos de amenaza se extiende también a otros ámbitos, aunque no estén relacionados con la enfermedad. Algunos estudios muestran cómo sólo con recordar a las personas el peligro de contagio sus actitudes se vuelven más conformistas y tradicionales, por ejemplo, respecto a la libertad sexual o la inmigración.

 

Miedo a los extraños

El miedo a la enfermedad no sólo nos hace alejarnos de los demás, sino también temer a las personas desconocidas. En un estudio realizado en Canadá se observó cómo el temor al contagio nos hace ser más desconfiados con las personas que no conocemos. Por ejemplo, se observó como los perfiles de las redes sociales causaban una peor primera impresión cuando se sentía miedo al contagio.

En páginas de citas o de contactos, las implicaciones del miedo a lo extraño nos harían valorar más negativamente la belleza menos convencional (piercings, tatuajes). Algunos estudiosos teorizan que el tipo de atractivo de estas personas se pueda asociar a una posible mala salud.

El rechazo a lo desconocido también aumentaría el racismo y xenofobia entre la población. Ello explicaría el aumento de casos de discriminación hacia personas con rasgos del sureste asiático, a las que se culpa de la pandemia de COVID-19 y se margina.

 

¿Todo el mundo experimentará estos cambios psicológicos?

Hemos visto que el temor a la enfermedad nos puede llevar a ser más conformistas en nuestras decisiones y actitudes sociales. Ello puede tener consecuencias sobre la discriminación de ciertos grupos, y producir el rechazo de la innovación y el cambio.

Sin embargo, estos cambios psicológicos variarán enormemente entre persona y persona, dependiendo del nivel de amenaza percibida y de su personalidad. Las diferencias en cómo se afronta la situación de crisis actual y qué tan fuerte sea la respuesta del Sistema Inmune Conductual determinará el comportamiento y el cambio psicológico.

Algunos científicos como Lene Aarøe defienden que las personas más sensibles al miedo y las represalias serían las que reaccionarían de manera más notable a la crisis sanitaria. Estas personas normalmente son más proclives a seguir las normas y a conformarse con lo que dice la mayoría, son más desconfiadas y menos innovadoras. La situación de amenaza no haría más que realzar este temor o aprensión al que ya tendían de manera usual.

Todavía queda por ver cuáles han sido y serán las consecuencias psicológicas y sociales de la crisis del COVID-19. Dentro de un tiempo podremos estudiar cuáles han sido los cambios más notables que la pandemia ha ocasionado sobre la forma en la que vemos el mundo. Aunque es arriesgado llegar a conclusiones, es posible que nuestra psicología cambie de modo sutil pero duradero, haciéndonos más aprensivos y menos tolerantes de la diferencia.

 

*Fuente: Artículo “Coronavirus: cómo el miedo a la enfermedad covid-19 está cambiando nuestra psicología” en BBC Mundo

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Irene Serrano

También te puede interesar…

El lenguaje corporal y la autoestima

¿Cómo se crean y se modifican las normas sociales?

Conducta de ayuda, ¿por qué ayudamos a un desconocido?

Culturas colectivistas vs. culturas individualistas

¿Hasta qué punto nos influye la presión social?

Efecto Halo: ¿Lo bello es siempre bueno?

Cómo personas decentes llegan a cometer actos atroces: el efecto Lucifer

Creencia en un Mundo Justo: cada cual tiene lo que se merece

¿Qué hace que alguien nos atraiga?

Cómo sacar más provecho de las vacaciones

No Comments 126 Views0

No es novedoso para nadie que las vacaciones y el descanso son algo necesario para el estado de ánimo y el rendimiento. No en vano, es un derecho reconocido para los trabajadores. No cabe duda de que, sin tener que cumplir grandes requisitos, los periodos de descanso tienen gran beneficio para quien los disfruta.

No obstante, queremos aportar algunas ideas que permiten maximizar los beneficios de las vacaciones. Para que supongan una oportunidad de verdadero descanso, desarrollo y crecimiento personal.

 

6 Ideas para sacar más provecho de tus vacaciones

  1. El verdadero descanso viene del cambio de actividad

Algunas personas tienen la idea errónea de que descansar es parar todo tipo de actividad y entrar en reposo. Pero, si bien es necesario reponer energías y recuperar las horas de sueño atrasadas, esto se consigue con pocas horas de reposo. El verdadero descanso viene del abandono de ciertas tareas que se han vuelto rutinarias y que, por mucho que nos agraden, puede que estemos saciados de ellas.

De este modo, cuando cambiamos de actividad, no solo estamos disfrutando de otras actividades, sino que recuperaremos el interés por aquellas que forman parte de nuestro día a día.

 

     Si quieres saber más sobre por qué es importante hacer cosas diferentes, puedes leer nuestro artículo aquí

 

  1. Deja cerrados todos los temas que tengan que ver con trabajo o estudios

En línea de lo anterior, procura dejar al margen cualquier asunto laboral durante tu periodo de vacaciones. De modo que puedas desconectar completamente de esta actividad, y las vacaciones supongan un punto y aparte.

En caso de tener que realizar alguna actividad laboral o de estudios, acota muy bien los tiempos que le dedicas. De modo que no tengas que estar pendiente de ello y se convierta en una cuestión omnipresente.

 

  1. Utiliza las vacaciones para tener experiencias nuevas

Durante todo el año tenemos horarios marcados en torno a una o varias ocupaciones. Ya sea estudiar, trabajar o buscar trabajo, estos ocupan buena+ parte de nuestro día a día. Por lo que las oportunidades para implicarse en otras actividades disminuyen.

Por ello, disponer de mayor tiempo libre es una oportunidad para implicarse, sin expectativas, en experiencias nuevas. Salir de la rutina y del modo habitual en que hacemos las cosas.

Experimentar supone salir de la zona de confort. Arriesgarte a que haya cosas que no salgan como esperas o que no te gusten. Aunque inicialmente no es cómodo, pero va a suponer una fuente de descubrimientos. Lo que además incrementará tu tolerancia a la frustración y te permitirá aprender habilidades nuevas.

 

     Si quieres saber más acerca de la zona de confort puedes leer nuestro artículo aquí 

 

  1. No es necesario ser productivo

Está muy extendido en la sociedad la creencia de que hay que estar siempre ocupado y haciendo “check” en una larga lista de propósitos. Ciertas actitudes exigentes llevan a buscar que cada minuto esté optimizado, por lo que las vacaciones se convierten en una maratón de tareas que hacer. Cuando estas expectativas van en contra del disfrute o generan preocupación, será mejor replantearse los planes iniciales.

Por tanto, ajusta tus expectativas de lo que quieres hacer en el tiempo de vacaciones, y sobre todo se flexible y readapta tus planes.

 

  1. Aprovecha para darte algunos caprichos y comenzar a cuidarte

Puede que durante todo el año te plantees que hay cosas que te gustaría hacer por ti, darte caprichos o cuidarte más. Sin embargo, no encuentras el momento para empezar a hacerlo. Por ejemplo, recibir un masaje, cuidar más de tu cuerpo, arreglarte el pelo etc. Por otra parte, puedes comenzar alguna actividad de tipo deportivo, o que combine técnicas de relajación y para el control de la activación. Este tipo de actividades forman parte de los hábitos de autocuidado. Nunca es mal momento para comenzar a disfrutar de sus beneficios.

 

  1. Dedica tiempo de calidad para estar con aquellos que de verdad quieres

Disfrutar de las vacaciones en familiaLas relaciones humanas son tremendamente reforzantes, y un pilar fundamental del estado de ánimo y la autoestima. Quizá, durante el resto del año no tengas todo el tiempo que quieres para relacionarte e implicarte del modo que te gustaría con tus amigos o familia.

Aprovecha para hacer algunas de las cosas que más deseas, rodeado de las personas importantes para ti. Compartir momentos gratificantes con ellos, reforzará más vuestros lazos.

 

     Puedes saber más acerca de cómo mejorar las relaciones leyendo nuestros artículos sobre cómo fomentar las relaciones positivas durante las vacaciones y sobre cómo impulsar tu relación de pareja mediante el refuerzo

 

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Maiana García

También te puede interesar…

La crítica como herramienta de crecimiento

Sobrepeso y Psicología

Perfeccionismo y salud mental

Operación bikini e imagen corporal

Cómo fomentar relaciones positivas con la familia y pareja durante las vacaciones

Cómo adoptar una actitud deportiva ante el error

El síndrome del impostor y el efecto Dunning-Kruger

Aceptar la crítica

¿Cuáles serán las consecuencias psicológicas tras la cuarentena?

Pensar demasiado

Comparación con los demás y autoestima

La importancia de hacer cosas diferentes

Cómo fomentar relaciones positivas con la familia y pareja durante las vacaciones

No Comments 127 Views0

Las vacaciones son una oportunidad para el descanso y para el cambio. Dejar de lado los horarios llenos de obligaciones y responsabilidades nos permite experimentar y replantearnos cómo queremos disfrutar de nuestra vida. En vacaciones, al igual que el resto del año, nuestras actividades están entrelazadas con las relaciones personales. La calidad de las relaciones que establecemos tiene un impacto importante en el bienestar y satisfacción personal en cualquier ámbito donde se den dichas relaciones. Por ello, durante estos meses el mayor tiempo de ocio compartido con otras personas es una excelente oportunidad para intentar cambiar aquello que no nos guste de nuestras relaciones

 

Cómo mejorar las relaciones durante las vacaciones

Comparte tiempo en torno a actividades que sean gratificantes para todos

Ten en cuenta que realizar una actividad gratificante produce emociones positivas en quien la realiza. Por ello, cambiar el foco de la relación de aquellas actividades que se realizan por obligación, o ante las que surgen problemas o disputas, por aquellas otras que son meramente de disfrute, va a cambiar las sensaciones que se asocian a la relación. Ayudando a fortalecer los lazos afectivos entre las personas implicadas.

 

Negocia cómo llevar a cabo las distintas actividades y cede

Muchas veces es difícil realizar planes que sean completamente satisfactorios para todos. Sin embargo, es muy importante que todas las personas en una relación se sientan tenidas en cuenta.

Por otra parte, en las relaciones es muy difícil que las cosas salgan completamente como a uno le gustaría. Esto necesario ejercitar la tolerancia y ceder en algunos aspectos. De modo que, todos tengan que ceder algo y todos se vean representados por los planes que se realizan.

 

Elimina las exigencias sobre los demás

En línea con lo anterior, plantéate la imposibilidad de estar siempre de acuerdo y que las cosas salgan del modo en que deseas. Tienes derecho a pedir, y plantear tus intereses, pero no a exigir a los demás que los atiendan.

A veces, cuando se adopta una actitud exigente, tiene que ver con un estilo de creencias rígido sobre cómo deben ser las cosas. Por otra parte, es posible que, cuando planteas una exigencia a los demás, sea porque se trate de una necesidad que no sabes cubrir de otro modo. De forma que, tendrás que valorar cómo satisfacer tus necesidades sin que generen malestar en el resto.

     Si quieres saber más sobre por qué es importante cuidar la relación de pareja, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

 

Respeta la necesidad ajena de espacio individual

Quererse y estar unidos, no implica estar todo el tiempo juntos y hacer todo juntos. Las personas tienen distintas necesidades y no todas se pueden satisfacer a través de la familia o la pareja. Es necesario cultivar otros intereses, aficiones y relaciones.

De hecho, las relaciones que mejor funcionan son aquellas que no son dependientes. Sino que, estando unidas y disfrutando de la relación, disponen de otras fuentes para estar bien.

 

    Si quieres saber más acerca de la dependencia emocional puedes leer nuestro artículo aquí 

 

Valora lo positivo que tienen y hacen las personas que te rodean

Un aspecto que daña mucho las relaciones, sucede cuando estas empiezan a girar en torno a los aspectos negativos. Los defectos o fallos que cometen los otros.

Sin duda que cada persona tiene una o varios talentos, varias características valiosas que nos pueden beneficiar. Cambiar el foco de atención viendo lo valioso que hacen los demás generará un estado de ánimo positivo. Además repercutirá en la predisposición que tenemos hacia el otro. Por otra parte, si además de verlo lo reconocemos explícitamente. Cuando reforzamos a una persona la relación empieza a cambiar de modo mucho más rápido.

 

     Puedes leer nuestro artículo sobre como utilizar el refuerzo positivo en las relaciones aquí 

 

Cuida el lenguaje que utilizas a la hora de comunicarte.

Cuidar el lenguaje es cuidar la relación. A través de las palabras transmitimos nuestras percepciones sobre los demás. La forma de hacer críticas, o manifestar molestia por ciertos comportamientos va a repercutir de manera importante en cómo se sienten los demás consigo mismos y con nosotros.

 

     Si quieres saber más acerca de la influencia del lenguaje en la autoestima de las personas que te rodean, lee nuestro artículo aquí 

 

 

En CIPSIA Psicólogos somos expertos en ayudar a las parejas y familias a mejorar sus relaciones y solucionar sus problemas. Si necesitas ayuda no dudes en contactarnos.

 

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Maiana García

También te puede interesar…

La crítica como herramienta de crecimiento

Sobrepeso y Psicología

Perfeccionismo y salud mental

4 Actitudes tóxicas que te impiden superar una ruptura y cómo superarlas de manera inteligente

Operación bikini e imagen corporal

Cómo adoptar una actitud deportiva ante el error

El síndrome del impostor y el efecto Dunning-Kruger

Cómo hacer frente a los problemas de convivencia tras el confinamiento

Aceptar la crítica

¿Cuáles serán las consecuencias psicológicas tras la cuarentena?

Pensar demasiado

Comparación con los demás y autoestima

Cómo hacer frente a los problemas de convivencia tras el confinamiento

No Comments 110 Views0

 

La situación de confinamiento que venimos viviendo últimamente a causa del virus que causa el COVID-19, ha tenido un gran impacto en nuestro funcionamiento. Algunos de los problemas surgidos en torno al confinamiento van desapareciendo progresivamente conforme este se desvanece. Sin embargo, otros van a continuar teniendo resonancia todavía algún tiempo. De algunos de ellos ya hemos hablado, como el miedo al contagio y la gran incertidumbre a la que nos vemos expuestos. En esta ocasión queremos abordar cómo al permanecer aislados de manera obligatoria con pareja y familia se han revelado problemas de convivencia y relación. Muchos de estos problemas ya existían de antes. Sin embargo, la situación de confinamiento, por sus especiales características, ha facilitado que queden en evidencia con mayor fuerza.

Si quieres saber más acerca del miedo al contagio, puedes leer nuestro artículo aquí 

Si quieres saber más acerca de la incertidumbre puedes leer nuestros artículos sobre la incertidumbre y la ansiedad, y sobre la tolerancia a la incertidumbre

 

¿Por qué estar juntos ha acrecentado los conflictos?

Como decíamos, las especiales características del confinamiento han sido el caldo de cultivo para que surgieran durante la convivencia nuevos problemas, o algunos ya existentes.

Único espacio compartido

Especialmente cuando este es reducido. De manera continua obliga a hacer cesiones. Cuando no hay buenas habilidades comunicativas y de negociación, cada cesión puede dar lugar a un conflicto.

 

Actividades compartidas

Al compartir más tiempo juntos, muchas actividades se realizan de manera conjunta. Esto hace sencillo que surjan distintos puntos de vista, y, por tanto, los desacuerdos se acrecentan.

 

Reaparición de viejos problemas no resueltos. Imposibilidad de evitar a la persona con la que tienes conflictos

Es muy frecuente, cuando hay problemas en la relación que están enquistados, que se adopte una estrategia de evitación. Esta estrategia resulta muy cómoda cuando es posible realizar tal evitación. Sin embargo, no ayuda a resolver los problemas, solo a dejar de padecerlos. Por ello, durante este confinamiento han resurgido viejos problemas ya olvidados.

 

Situación estresante durante el confinamiento

El estrés producido por la situación del confinamiento exacerba la sensibilidad ante los problemas. Ya sea por las limitaciones impuestas que reducen el reforzamiento al que estábamos acostumbrados, las dificultades a nivel laboral o económicas, o la incertidumbre. Todo esto favorece la sensibilización ante cualquier nueva dificultad.

Si quieres saber más acerca de las fases del estrés durante el confinamiento puedes leer nuestro artículo aquí

 

Falta de habilidades sociales y de comunicación

En la base del surgimiento de conflictos está la ausencia de habilidades de comunicación y negociación. Cuando no se dominan estas habilidades y no se practican con frecuencia, favorecen el surgimiento de problemas en la relación.

 

El resultado de todo esto es que en muchas familias y parejas la convivencia se ha convertido en un campo de batalla. Donde cada problema surgido da lugar al estallido de una discusión, o a la evitación radical de las interacciones. Estas dinámicas funcionan como un círculo vicioso, donde las dificultades se intensifican y se distancian las posturas.

Para frenar esta dinámica y reconducir la relación queremos abordar algunas ideas básicas que te ayudarán a enfriar los ánimos y reducir la conflictividad.

 

¿Cómo encauzar las relaciones tras los conflictos que han surgido en los últimos días?

1. Evita valoraciones sobre el otro, cíñete a su conducta

Un aspecto que dificulta enormemente la comunicación es hacer juicios sobre el otro. Cuando una persona se siente juzgada tiene a reaccionar a la defensiva. Lo que no facilitará que reciba nuestro mensaje hasta el final, y lo descarte de manera inmediata.

 

2. Dale una tregua

Es muy frecuente cuando hay una gestión inadecuada de los conflictos que se pongan todos los problemas sobre la mesa de una vez. Lo que dificulta el proceso de buscar soluciones. Procura abordar un único tema por vez. Cuando quieres resolver un conflicto con alguien, es mucho más sencillo ir planteando problemas de forma aislada y dar solución a cada uno, antes de pasar al siguiente.

Si quieres saber más acerca de cómo manejar discusiones adecuadamente puedes leer nuestro artículo aquí

Si quieres saber más acerca de la técnica de “tiempo fuera” en las discusiones de pareja, puedes leer nuestro artículo aquí 

 

3. Valora distintas formas de afrontar las situaciones

Normalmente no hay una única solución para un problema. Valora distintas formas de dar una respuesta satisfactoria a los distintos miembros implicados. Intenta negociar, será más efectivo que todos tengan que hacer pequeñas cesiones, que pretender salirte con la tuya al 100%.

 

4. Da el primer paso

Cuando los conflictos están muy enquistados es muy frecuente la actitud coercitiva. Es decir, intentar forzar al otro a que cambie. Esto solo retroalimenta un ciclo de presiones mutuas, donde cada paso dado es visto como una obligación y no algo sincero. Además, suele alimentar emociones muy negativas, y no lleva a cambios duradero.

Tu bienestar y tu vida dependen mucho de lo que haces, ¿por qué dejar en manos del otro tu bienestar?

 

En CIPSIA psicólogos somos expertos en trabajar para la mejora de las relaciones familiares y de pareja. Si tienes un problema en tus relaciones, y no sabes cómo resolverlo, no dudes en contactarnos.

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Maiana García

También te puede interesar…

4 Actitudes tóxicas que te impiden superar una ruptura y cómo superarlas de manera inteligente

¿Por qué es importante cuidar la relación de pareja?

El amor a nivel químico, una droga muy potente

Respuesta sexual fisiológica: otra forma de entender a tu pareja

Los beneficios del refuerzo positivo para impulsar tu relación de pareja

¿Cómo influye el tipo de apego en nuestras relaciones?

Cómo manejar una ruptura

Confianza en la pareja

Cómo salir de una relación tóxica

La importancia de aceptar al otro en pareja

Tiempo fuera para las discusiones de pareja

La celotipia

Aceptar la crítica

No Comments 80 Views0

La palabra crítica se refiere a la acción de discernir, referida a la idea de discernir la verdad. Etimológicamente se deriva de la palabra criterio.

Aunque tengamos la intención de realizar las cosas correctamente va a ser muy difícil que quedemos al margen de la crítica de los demás. Siempre van a producirse situaciones en que seamos criticados, es algo imposible de evitar. Unas veces nos criticaran con razón, y otras tantas sin ella.

La crítica, cuando es con respeto y está bien formulada, es una herramienta muy útil para mejorar, para poder superarnos y corregir nuestros errores. Va a tener una función importante a la hora de tomar referencia sobre cómo hemos hecho algo tomando en cuenta el punto de vista de los demás. Mirar las cosas únicamente desde nuestra óptica va a impedir que reparemos en aspectos que por nosotros mismos no vemos. La crítica va a servirnos para alimentar y mejorar nuestras capacidades y puntos de vista. Tomar referencia a partir de las valoraciones de los demás suele ser un buen aprendizaje. También puede ser el caso de que seamos criticados injustamente, de mala manera, y por tanto es posible que la crítica no sea realmente productiva.

 

Tendencia a rechazar la crítica

Las personas solemos tener dificultades a la hora de recibir críticas, en muchos casos nos suele molestar que nos digan que hemos cometido un error, que no nos hemos comportado adecuadamente o que tenemos un defecto. Las críticas producen reacciones o emociones negativas porque tendemos a interpretarlas de forma inadecuada, las rechazamos y las sentimos muchas veces como si fueran un ataque directo contra nuestra persona.

Cuando una crítica se percibe como un ataque es habitual que quien la recibe responda defendiéndose, y normalmente la forma de defensa más habitual es mostrando una conducta agresiva u hostil. Este hecho es posible que genere un conflicto, ya que impide una comunicación adecuada, y esto se puede traducir en un enfrentamiento directo.

   Si quieres saber más sobre cómo superar el miedo al rechazo, puedes leer nuestro artículo aquí.

 

Crítica y autoestima

También es frecuente que la crítica hiera nuestra autoestima, sobre todo cuando la hacemos depender de la aprobación de los demás.

Lo deseable es tener una autoestima incondicional en nosotros mismos que empiece, y termine, en lo que confiamos a partir de nuestra valía personal, de nuestras cualidades, y en dignificarnos solo por el hecho de ser personas.

La autoestima verdadera no debe depender de resultados obtenidos en determinados acontecimientos que hemos abordado en la vida diaria, social, familiar o profesional. Evidentemente se obtiene satisfacción si algo sale bien, pero uno no deja de valorarse si los resultados no son los esperables. La autoestima verdadera se relaciona con la autoaceptación incondicional, se fundamenta de forma más sólida que la autoestima contingente o condicionada. Esta “otra autoestima” depende más de conseguir o alcanzar unos objetivos concretos, de recibir la aprobación de otras personas, de tener determinadas características corporales o personales. Las personas que tienen esta autoestima condicionada, solo se sienten valiosas cuando alcanzan determinadas metas, consiguen objetivos concretos o reciben refuerzo de los demás. Estas personas necesitan confirmación continuada de su propio valor como persona, y con frecuencia aceptan mal una critica por bien intencionada que sea.

   Si quieres saber más sobre la autoestima y el autoconcepto, puedes leer nuestro artículo aquí.

 

Formas negativas de reaccionar ante la crítica

Las formas mas comunes de reaccionar negativamente ante la crítica son:

  • Evitar a la persona que la hace.
  • Escuchar la crítica pero no hacer nada por cambiar aquello que se nos esta señalando.
  • Mostar cierto interés inicialmente ante la crítica pero rechazándola posteriormente sin reconocer la parte de utilidad o razón que pueda tener.
  • Negar su validez sin analizarla adecuadamente.

 

Tipos de crítica y forma de actuar

Existen distintos tipos de critica que vamos a revisar, así como la mejor opción de actuación ante cada una de ellas:

 

Críticas intrascendentes o sin importancia

Son muy comunes, posiblemente las más habituales. Son comentarios u observaciones irrelevantes. Ejemplo de este tipo sería: “llevas el botón desabrochado”. En este caso lo mejor es quitarle importancia al hecho.

 

Críticas que no son críticas

Son cuestiones que en ningún caso tienen intención de criticar o hacer daño. Son críticas solo para la persona que se las toma como tal. Hay personas que son muy susceptibles y se sienten criticadas por cualquier cosa.

 

Críticas constructivas

Son las que tratan de ayudar a la persona que las recibe con el ánimo de que le puedan servir para mejorar o modificar un error. Además este tipo de criticas se realizan con educación y respeto. Son, por tanto, útiles para el que las recibe y sería adecuado agradecerlas.

 

Críticas difusas

En este caso son críticas demasiado generales y confusas. Suele ser necesario aclarar los términos y preguntar para estar seguro del objeto y fin. Si posteriormente se entiende que son constructivas lo procedente sería agradecerla, si no es así, ignorarlas.

 

Críticas destructivas

En realidad habría que considerarlas como un ataque directo y agresivo a la otra persona realizadas con poco fundamento y objetividad. Este tipo de críticas dejan en peor lugar al que las hace, que al que las recibe. Reflejan algún problema del emisor y no es adecuada tenerlas en cuenta. La mejor forma de manejarlas es mantener el control, no perder las formas y mostrarle al otro mejor dominio de la situación gracias a no alimentar la actuación inadecuada. La otra persona se descalifica por sí misma de cara a ella, y a los demás. A veces es difícil, pero es preciso poner en juego un buen autocontrol ya que responder o tomarlas en serio sería alimentar o premiar al autor e invitarle a que continúe.

   Si quieres saber más sobre cómo responder a las críticas asertivamente, puedes leer nuestro artículo aquí.

 

 

 

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Francisco Ortiz

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

También te puede interesar…

La necesidad de trabajar la empatía tras el confinamiento

Las funciones ejecutivas

COMPETENCIAS EMOCIONALES

¿Cómo cambia Internet nuestra mente?

Cerebro izquierdo vs. cerebro derecho: ¿mito o verdad?

Neuroticismo y creatividad

¿Para qué sirven las emociones?

Intuición, ¿gran aliada, o herramienta poco confiable?

¿Qué es la Inteligencia Emocional?

Fomentar la creatividad de adultos

Por qué fomentar la creatividad en los niños

Rasgos de la personalidad creativa

Efecto Halo: ¿Lo bello es siempre bueno?

No Comments 176 Views0

No es poco común que pensemos que las personas más atractivas son también las más simpáticas e interesantes. Esta tendencia a atribuir características positivas como la simpatía o la inteligencia a partir de un solo rasgo como es el atractivo físico, se explica mediante el Efecto Halo.

– Si quieres saber más sobre qué hace que alguien nos atraiga, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

El término fue propuesto en un artículo de 1920 por el psicólogo Edward Thorndike. A partir de los resultados de su investigación con militares, pudo observar cómo las personas adquieren una valoración globalmente positiva de aquel al que juzgan, tras una evaluación positiva de un aspecto concreto. Lo mismo sucede en el caso contrario, ante cualidades concretas valoradas negativamente, se atribuye una valoración general negativa a la persona.

¿Qué es el Efecto Halo?

Este sesgo consiste, por tanto, en una generalización errónea a partir de una única cualidad de un objeto o persona. De esta manera, la valoración (positiva o negativa) de dicha característica, se extiende al resto de características del objeto evaluado. Esto, como podemos imaginar, condiciona el modo en el que vemos la realidad.

Parece como si nuestro cerebro “rellenara” la información que le falta a partir de una primera impresión. A partir de ahí, cambia nuestra percepción, que se ajusta a la idea que previamente nos hemos formado.

¿Cómo funciona el Efecto Halo?

El Efecto Halo aparece como consecuencia del modo en el que procesamos la información. Ello hace que este sea un sesgo bastante universal y difícil de detectar o evitar.

Filtrando la información que nos llega

Buscar información que apoye nuestras ideas y creencias es una tendencia característica de la mente humana. Normalmente atendemos a la información congruente con lo que pensamos, e ignoramos la información incongruente. De esta manera es más fácil que pase desapercibida información contradictoria que desmentiría nuestras concepciones. Siguiendo con el ejemplo de la persona atractiva que también nos parece simpática, es muy probable que prestemos más atención a aquellos actos que indiquen que la persona es amigable con los demás, y obviaremos los actos que indiquen lo contrario.

Vemos en las personas lo que provocamos con nuestros actos

Generalmente tratamos a las personas de acuerdo con nuestras expectativas, de manera que es más probable que tratemos de un modo más afable a alguien que valoremos positivamente. Esto, a su vez, hará que la otra persona nos responda más cálidamente, lo que refuerza nuestra creencia inicial.

Un ejemplo claro de esto es el Efecto Pigmalión. Este sesgo nos muestra cómo las expectativas de los profesores sobre sus alumnos influyen en el aprendizaje y las calificaciones de sus pupilos. En general, los profesores son más cálidos, dan más oportunidades y enseñan más materia a los alumnos que consideran aventajados, y ello hace que aprovechen mejor la enseñanza y estén más motivados.

– Si quieres saber más sobre el efecto Pigmalión, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Normalmente funcionamos en modo “piloto automático”

La mayor parte del tiempo procesamos la información de un modo superficial, de manera que no solemos cuestionarnos la validez de nuestras creencias. En realidad las presuposiciones y las teorías sobre cómo son las personas y los objetos resultan adaptativas hasta cierto punto. Nos ayudan a economizar el procesamiento de la información.

Hacerse una idea rápida de aquello que nos rodea resulta adaptativo, porque nos da información como en quién debemos confiar y en quién no, aunque a veces este juicio pueda no ser del todo exacto. Tenemos la teoría implícita de que alguien guapo será también más agradable, y no somos objetivos ni intentamos buscar evidencia al respecto.

– Si quieres saber más sobre la intuición, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Efecto Halo en la vida cotidiana

El efecto de lo bello es bueno podría sustentarse en varios mecanismos. Los medios de comunicación, que asocian el atractivo físico a características positivas (por ejemplo, en los personajes de series y películas), podrían ser una de las fuentes que alimentan esta creencia. Otros enfoques más biologicistas defienden que el atractivo físico es indicador de “buenos genes”, lo que convierte la aproximación a lo bello en una tendencia adaptativa en términos de evolución.

La publicidad es un ámbito que se ve especialmente beneficiado por el Efecto Halo. Una técnica publicitaria normalmente exitosa es la de asociar un producto determinado a una cara famosa. La imagen pública del famoso, cuidadosamente estudiada por las agencias de marketing, se extiende así a la valoración del producto de consumo.

– Si quieres saber más sobre la psicología publicitaria, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

En nuestra vida cotidiana, este efecto alcanza a cualquier tipo de interacción con otras personas. Por ejemplo, numerosos estudios demuestran que un rostro atractivo facilita ser seleccionado para un puesto de trabajo, incluso antes de conocer a la persona físicamente. Como hemos comentado anteriormente, podría afectar también a la enseñanza, además de otros muchos ámbitos de nuestra vida.

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Irene Serrano

También te puede interesar…

El lenguaje corporal y la autoestima

No sorprende a nadie el hecho probado de que el lenguaje corporal es una parte importante de cómo nos comunicamos en interacción con los demás. Con nuestros gestos, nuestra postura y nuestro tono de voz decimos mucho más de lo que hablamos. Parece claro que nuestro lenguaje corporal dice mucho sobre nosotros a otras personas,…

¿Cómo se crean y se modifican las normas sociales?

Estamos esperando en la cola del cine. Solo hay un par de taquillas abiertas, por lo que se forma bastante cola. En un momento dado, llega una persona que intenta saltarse su turno, y varios de los que están esperando la fila se quejan y le reprenden. Aunque de manera implícita, las normas sociales están…

Conducta de ayuda, ¿por qué ayudamos a un desconocido?

El 13 de marzo de 1964 moría apuñalada la neoyorquina Kitty Genovese, mientras cerca de 40 personas observaban la escena desde sus casas, sin llamar a la policía. La joven estuvo gritando y pidiendo ayuda durante más de una hora hasta finalmente morir a manos de su atacante. Este hecho, que conmocionó al mundo, fue…

Culturas colectivistas vs. culturas individualistas

Cuando pensamos en otras culturas diferentes a la propia, pueden resultarnos chocantes algunas de las costumbres o de los puntos de vista predominantes. Sin embargo, a menudo cometemos el error de juzgar otras formas de vida desde la visión de nuestra propia cultura. Caemos así en una especie de “colonialismo cultural”, en lugar de intentar…

¿Hasta qué punto nos influye la presión social?

Tan sólo el 30% de nuestras acciones pueden ser explicadas por factores personales. Además de las características y cogniciones propias del individuo, una parte importante de nuestra conducta se debe a factores situacionales, y a la interacción de este contexto con dichas características y cogniciones. Esto hace a la Psicología Social una disciplina fundamental para…

Cómo personas decentes llegan a cometer actos atroces: el efecto Lucifer

En 1971, el psicólogo estadounidense Philip Zimbardo llevó a cabo un experimento tan controvertido como impactante, en el que pretendía investigar las causas de la maldad de las personas. Reunió a un grupo de 24 universitarios en la simulación de cómo sería una prisión. El experimento tuvo que ser abandonado tan sólo 6 días después…

Creencia en un Mundo Justo: cada cual tiene lo que se merece

A principios de los 80, el profesor Melvin Lerner publicó un libro titulado “La creencia en un mundo justo: una ilusión fundamental”. Según Lerner, la Creencia en un Mundo Justo se basa en la idea de que todo aquello que les sucede a las personas es consecuencia de sus acciones y su esfuerzo. A las…

¿Qué hace que alguien nos atraiga?

Se calcula que, a lo largo de nuestra vida, conocemos a unas 1700 personas. Este dato se dispara además, con la aparición de las redes sociales, que nos abren la puerta a conocer a miles de personas a las cuales sería imposible conocer cara a cara. De ese extenso grupo, sólo somos capaces de relacionarnos…

¿Qué hace que alguien nos atraiga?

No Comments 203 Views1

Se calcula que, a lo largo de nuestra vida, conocemos a unas 1700 personas. Este dato se dispara además, con la aparición de las redes sociales, que nos abren la puerta a conocer a miles de personas a las cuales sería imposible conocer cara a cara. De ese extenso grupo, sólo somos capaces de relacionarnos con un número reducido de individuos cada vez. Y, por supuesto, el número de personas con las que tratamos regularmente y establecemos relaciones sólidas es mucho menor. Pues bien, ¿qué es lo que hace que nos sintamos atraídos por unas personas por encima de otras? ¿Qué determina que alguien nos guste, en definitiva?

La Psicología Social o psicología de los grupos lleva intentando dar respuesta a esta cuestión desde mediados del pasado siglo. Parece que son cuatro los principales factores por los que nos agrada una persona en concreto: atractivo físico, semejanza, familiaridad y alabanzas. Cabe destacar que estos factores operan a un nivel subjetivo, por lo que, por ejemplo, la similaridad de una persona X con Y se valorará en función de cómo vea X a Y, lo que no necesariamente se corresponderá con la realidad objetiva (parecido real entre X e Y)

– Si quieres saber más sobre la Psicología Social, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Los 4 factores de la atracción interpersonal

Atractivo físico

Aunque el canon de belleza varía según la sociedad e incluso de una persona a otra, podríamos afirmar que el atractivo suele hacer que la gente preste más atención a determinados individuos frente a otros. Son varias las propuestas que intentan explicar este fenómeno, entre las que se encuentra el efecto de los medios de comunicación, posibles aspectos evolutivos o los estereotipos de género, entre otras.

Numerosos estudios demuestran el poder de una cara bonita como facilitador de las relaciones sociales. El efecto halo sería una de las explicaciones a este fenómeno. Este sesgo de procesamiento consistiría en la atribución de una serie de características positivas (p.e. inteligencia, sociabilidad, amabilidad) a los ya visibles rasgos atractivos. De esta manera, el valorar positivamente a la persona en todos los aspectos, nos predispone a interactuar con ella de un modo más amigable. Esto a su vez tiene un efecto en la persona atractiva, que nos responderá más positivamente.

Semejanza con uno mismo

Muchas novelas y series de ficción podrían hacernos creer cosas como que los polos opuestos se atraen. Pues bien, varios estudios de Psicología Social indican justo lo contrario. No sólo preferimos a las personas que se parecen físicamente a nosotros, sino especialmente a las que tienen gustos, opiniones y formas de ser semejantes a la nuestra.

Como adelantábamos al principio del artículo, lo que realmente importa al evaluar a una persona no es el parecido objetivo con ella, sino lo similar que veamos a dicha persona desde nuestra perspectiva. Normalmente creemos que las personas que ya conocemos y con las que ya tenemos una relación se parecen más a nosotros de lo que realmente lo hacen. Por el contrario, al establecer una relación con alguien desconocido, la semejanza real es lo que determina la atracción.

Familiaridad

En general, aquellas cosas con las que estamos familiarizados nos gustan más. En el ámbito de las relaciones interpersonales, el hecho de ver frecuentemente a una persona tiene una serie de ventajas. Por ejemplo, será más fácil observar a la persona en varios momentos, lo que nos da una idea más aproximada de cómo es la persona. Además, el ver a alguien con asiduidad hace que sea más fácil que se pueda dar un intercambio de favores. De esta manera, nos sentimos más seguros frente a alguien que solemos ver que frente a un completo desconocido, lo que aumenta las posibilidades de entablar una relación con la persona.

Alabanzas

Los cumplidos, las opiniones compartidas y los actos de amabilidad suelen ser eficaces a la hora de producir una buena impresión en la otra persona. Esto no es de extrañar, ya que es algo que muy posiblemente hayamos experimentado en nuestra vida cotidiana.

Eso sí, las alabanzas funcionan siempre que no difieran demasiado con la concepción de uno mismo. Especialmente en el caso de las personas con baja autoestima, un elogio excesivo resulta inverosímil y hace que salten las alarmas. El receptor piensa que la otra persona le intenta manipular o conseguir algo de él, y esto provoca el efecto contrario al esperado.

– Si quieres saber más sobre la autoestima y el autoconcepto, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Las críticas constructivas también suelen producir agradabilidad en el receptor, porque aportan sensación de sinceridad por parte de la otra persona. De nuevo, este efecto dependerá mucho de la situación y del estado de la persona que recibe la crítica.

– Si quieres saber más sobre cómo responder a las críticas de manera asertiva, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Irene Serrano

También te puede interesar…

 

¿Para qué sirven las emociones?

No Comments 295 Views0

A menudo, consideramos las emociones como una forma irracional de ver el mundo. Creemos que nos hacen ser impulsivos y que estaríamos mejor sin ellas, intentamos domarlas y ocultarlas. Pueden llegar incluso a parecer un estorbo, y desearíamos que cambiasen o que desapareciesen. Y sin embargo, las emociones, buenas y malas, nos acompañan a lo largo de nuestras vidas, dan sentido a quiénes somos y nos indican qué es importante para nosotros.

Para entender la importancia que las emociones poseen en nuestras vidas, no hay más que observar las disfunciones de comportamiento que presentan personas con trastornos como la Alexitimia.

– Si quieres saber más sobre la Alexitimia, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

¿Qué es la emoción?

Aunque no es fácil definir este término, podríamos decir que las emociones son estados afectivos puntuales, que se desencadenan en la percepción subjetiva del individuo, y que van acompañadas de cambios corporales innatos, los cuales pueden ser modificados por la experiencia.

En esta definición podemos observar los tres componentes que van asociados a la emoción:

  • Componente subjetivo, correspondiente a la vivencia emocional de un acontecimiento. Por ejemplo, experimentar la sensación de miedo ante una amenaza
  • Componente fisiológico, de activación corporal y expresión facial. Por ejemplo, aumento de la tasa cardíaca y sudoración, como resultado de la emoción de miedo
  • Componente cognitivo, de procesamiento de la información y comparación con situaciones previas similares. A su vez, la emoción influye en las capacidades cognitivas (atención, memoria, velocidad de procesamiento). Por ejemplo, el miedo puede hacer que procesemos la información con mayor velocidad

¿Cuál es la función de las emociones?

Según el profesor Johnmarshall Reeve, las emociones tendrán principalmente tres funciones: adaptativa, social y motivacional. Las emociones juegan un papel crucial en cómo se desenvuelve el individuo en el medio (función adaptativa), en sus relaciones con los demás (función social) y en la dirección de su conducta a metas y planes (función motivacional).

Función adaptativa

Si un mecanismo complejo como son las emociones se ha mantenido a lo largo de la evolución, probablemente será porque éstas desempeñen una función relevante para la supervivencia de las especies. Ya desde Charles Darwin se hablaba del valor adaptativo de las emociones. Estas nos preparan para la acción y nos indican qué hacer.

Por ejemplo, si nos encontramos ante un alimento en mal estado, experimentaremos la emoción de asco, y evitaremos consumirlo, con lo que estaríamos evitando una posible intoxicación alimentaria. Si, por el contrario, experimentamos una sensación placentera al quedar con un amigo, tenderemos a repetir la experiencia. De esta manera, las emociones guían la conducta, en términos de acercamiento o huida, hacia situaciones, objetos o personas según cómo estos nos hagan sentir.

Función social

La expresión emocional nos permite comunicar a los demás cómo nos sentimos, lo que les facilita predecir cómo nos comportaremos, y así ajustar su conducta. Por ejemplo, si parecemos tristes, es probable que nuestro interlocutor entienda las consecuencias de nuestro estado de ánimo e intente animarnos. La emoción cumple un importante cometido en las relaciones interpersonales, permitiéndonos entender al otro e interactuar de manera más eficaz.

Normalmente, expresar las propias emociones abiertamente suele ser bien visto por los demás como un signo de honestidad y confiabilidad. Aunque haya ocasiones en las que sea necesario ocultar las propias emociones para no dañar a los demás o evitarnos un problema, en general es más sano expresar a los demás cómo nos sentimos.

– Si quieres saber más sobre la represión de emociones, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres saber más sobre la expresión de emociones, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Función motivacional

La emoción y la motivación se encuentran estrechamente relacionadas. Por un lado, la motivación conlleva emociones que remarcan la importancia de aquello que hacemos. Por otra parte, la emoción nos dirige hacia metas y aumenta nuestra motivación. Se podría decir que las emociones alimentan la motivación y la mantienen a lo largo del tiempo.

Cabe recalcar que las emociones son lo que nos permite distinguir aquello que es relevante para nosotros de lo que no lo es. De alguna manera, son las emociones lo que nos dice si algo está bien o está mal, si nos conviene hacerlo o si nos satisfará en el corto o el largo plazo. Si fuésemos seres completamente racionales y sin emociones, probablemente no iniciaríamos acciones, no tendríamos la capacidad de decidir y nuestra existencia carecería de sentido. Aunque es cierto que una mala autorregulación emocional puede ser muy perjudicial, las emociones resultan necesarias y son, en parte, lo que nos diferencia de otras formas de inteligencia como las máquinas.

– Si quieres saber más sobre la inteligencia emocional, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres saber más sobre los trastornos del estado de ánimo, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Irene Serrano

También te puede interesar…

¿Qué son los pensamientos rumiativos y cómo deshacerse de ellos?

En varias ocasiones, en distintos artículos de nuestro blog hemos mencionado los pensamientos rumiativos. Un tipo de pensamiento que produce mucho malestar. También se les conoce como pensamientos obsesivos o rumiantes. En clínica observamos que este patrón de pensamiento está presente en muchos trastornos psicológicos. Hablamos de trastornos de ansiedad (fobias, TOC, ansiedad generalizada…), depresión,…

Aceptación vs. resignación en tiempos de COVID-1

Con el paso de los meses y la prolongación de las dificultades surgidas debido a la pandemia causada por el COVID-19, va extendiéndose un estado de ánimo pesimista. El cansancio y el desánimo causados por la situación van acompañados de pasividad y apatía en muchas ocasiones. Bien es cierto que no son pocas las dificultades…

La necesidad de trabajar la empatía tras el confinamiento

Hoy nos centraremos en desarrollar qué es y para qué sirve la empatía. Antes de nada, creemos conveniente hacer una distinción entre los términos de simpatía y empatía, ya que pueden dar lugar a equivocación por ser parecidos. Simpatía: es la expresión subjetiva de pensamientos y emociones, así como de poder sentir lo que el…

El humor y la salud mental

Podría definirse el humor como cualquier estímulo que pueda provocar la reacción de la risa. De tal manera, el sentido del humor sería la capacidad de estimular la risa. Tanto la risa, como el humor, han sido estudiados a lo largo del tiempo por muchos autores y científicos. Han sido muchas las disciplinas que se…

Cómo desarrollar tolerancia a la incertidumbre

En un artículo anterior hablábamos sobre cómo la habilidad de la tolerancia a la incertidumbre nos protege psicológicamente ante la ansiedad y la preocupación. Podríamos definir la tolerancia a la incertidumbre como la capacidad para manejar la falta de seguridad, de certeza y de respuestas claras a las que nos enfrentamos en nuestra vida. Por…

La tolerancia a la incertidumbre, una herramienta esencial

En estos tiempos que corren, nos enfrentamos a grandes dosis de incertidumbre, que muchas veces nos pueden generar gran malestar y angustia. No sabemos cómo afrontaremos la situación económica que se nos viene encima, cuánto tiempo más durará el confinamiento, o cómo será la nueva normalidad. Aunque en estos momentos esta incertidumbre sea particularmente notable,…

Tengo miedo a contagiarme

Desde hace algo más de dos meses estamos viviendo una circunstancia excepcional, que ha cambiado radicalmente nuestro estilo de vida y comportamiento. El virus que causa el COVID-19 ha sido capaz de transformar, de la noche a la mañana, nuestros hábitos, nuestra sociedad y economía. Los datos que le rodean hacen que cada vez seamos…

¿Cuáles serán las consecuencias psicológicas tras la cuarentena?

En estas últimas semanas empezamos a vislumbrar el fin del confinamiento, después de casi dos meses en cuarentena. Aunque todavía faltan varias semanas para que culmine la desescalada y todo vuelva a la normalidad, hemos de saber que el final de este periodo puede traer consecuencias a nivel psicológico. Todo el sacrificio y la pérdida…

Afrontar el estrés del teletrabajo durante la pandemia

En los últimos artículos del blog estamos abordando los cambios producidos en nuestras vidas a raíz del COVID-19. Debido a la envergadura de la pandemia, la mayor parte de los cambios son comunes para todos. Algunas situaciones, como la gran incertidumbre a la que nos vemos sometidos, el confinamiento prolongado, el cambio en el nivel…

Cómo manejar una ruptura

No Comments 294 Views0

Las relaciones de pareja son un área importante de nuestra vida y pueden tener una gran influencia en nuestro bienestar emocional. Cuando la relación va bien supone un factor de protección frente al desarrollo de algunos problemas psicológicos como la ansiedad o la baja autoestima. También puede resultar de ayuda para solucionar problemas psicológicos, tengan o no que ver con la pareja. Sin embargo, las relaciones sentimentales son relaciones complejas y no siempre funcionan adecuadamente. En algunas ocasiones la situación no funciona y alguno o ambos miembros deciden terminar con esta relación. Aunque todo el mundo se enfrenta a rupturas de pareja en alguna ocasión a lo largo de su vida, no siempre sabemos cómo manejar esta situación. Por ello, en el artículo de hoy hablaremos sobre cómo manejar una ruptura.

Si quieres saber más sobre el poder de la amistad, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Cómo manejar una ruptura

Antes de ver las estrategias que os proponemos para saber cómo manejar una ruptura, es importante tener en cuenta que la ruptura es un proceso de pérdida y que como tal lleva su tiempo. Las estrategias de las que os hablamos os ayudarán a que este proceso vaya evolucionando de forma adecuada. Sin embargo es importante que tengamos en cuenta que superemos definitivamente una ruptura va a ser necesario tiempo.

Evita el contacto con esa persona

Lo primero que tenemos que tener en cuenta si queremos saber cómo superar una ruptura es que el contacto con esa persona nos va a dificultar superarlo. Cuando rompemos una relación sentimental, esa persona no nos resulta indiferente y todavía albergaremos sentimientos hacia él o ella. Si contactamos con ellos tras romper, esos sentimientos aflorarán en forma de emociones negativas como la tristeza o la nostalgia propias de la pérdida. Si continuamos el contacto, nos dificultaremos que esos sentimientos vayan perdiendo fuerza y consigamos superar la ruptura.

Guarda los recuerdos de la relación

En la misma línea que la estrategia anterior, es importante que guardemos todos los objetos que nos recuerden a esa relación. Ver fotos, cosas que pertenecieron a esa persona o que eran importantes para la relación va a hacer que afloren de nuevo esas emociones al igual que cuando mantenemos el contacto. Por ello, es importante que las apartemos de nuestra vista y que nos permitamos olvidarnos emocionalmente de esa persona.

Realiza actividades que te gusten

Siguiendo con las estrategias para saber cómo superar una ruptura, es importante que realicemos actividades que nos gusten. Si sois asiduos a nuestro blog habréis leído en diferentes ocasiones la importancia que tiene dedicar parte de nuestro tiempo a las activadas que disfrutamos. Cuando nos enfrentamos a una ruptura sentimental realizar este tipo de actividades nos va ayudar por un lado a distraernos y por otro a generar emociones positivas. Estas emociones positivas influirán positivamente en nuestro estado de ánimo.

Si quieres saber más sobre la importancia de realizar actividades agradables, puedes leer nuestro artículo sobre ello pinchando aquí

Rodéate de tus seres queridos

Como comentábamos en el primer párrafo de este artículo, nuestros seres queridos al igual que la pareja pueden resultar una ayuda para superar momentos difíciles en nuestra vida. Uno de estos momentos son las rupturas sentimentales. Ver a nuestros seres queridos, hacer planes y actividades con ellos nos va a ayudar en diferentes aspectos. Al igual que las actividades agradables, nos van a ayudar a distraernos y a generar emociones positivas. Además, ver a nuestros seres queridos también nos va a proporcionar afecto una parte importante para superar la ruptura sentimental. Cuando tenemos pareja, parte del afecto viene de esta relación y cuando ya no está podemos sentir esa falta. Por ello, rodearnos de nuestros seres queridos y recibir ese afecto no ayudará a superarlo.

Pide ayuda si pasa el tiempo y no mejoras

Por último, aunque con estas estrategias el proceso de ruptura será adecuado y es espera le una buena evolución, no todas las rupturas son iguales ni todas las personas pasan por el mismo proceso. Por su puesto, esto son estrategias generales pero no hay que olvidar que a raíz de estas situaciones pueden desarrollarse otros problemas que es necesario solventar. Si ves que transcurrido un tiempo no encuentras ninguna mejora es importante que acudas a un equipo de profesionales que puedan ayudarte a superar esta situación.

ómo manejar una ruptura

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Sara Catalán

También te puede interesar…

 

4 Actitudes tóxicas que te impiden superar una ruptura y cómo superarlas de manera inteligente

Observamos en los últimos meses un incremento en los problemas de pareja. El nuevo entorno impuesto por el COVID-19, con mayor tiempo de convivencia en casa y mayor carga de responsabilidad en la vida doméstica, ha supuesto para aquellas parejas que ya tenían problemas, la gota que ha colmado el vaso. Las reacciones ante el…

¿Por qué es importante cuidar la relación de pareja?

Ante la situación de confinamiento y tensión que se vive en muchos hogares, cabe la posibilidad de que se incrementen los conflictos con nuestros seres queridos. Al igual que en otros momentos del año en los que pasamos mucho tiempo juntos, como en verano, es más fácil que surjan las diferencias, y que ello lleve…

El amor a nivel químico, una droga muy potente

La idea del “amor como droga” parece formar ya parte del imaginario colectivo, y en realidad tiene parte de razón. Al igual que en el caso de la drogadicción, el amor genera en el cerebro toda una serie de reacciones químicas que nos hacen sentir bien, y que mantienen la conducta de la búsqueda de…

Respuesta sexual fisiológica: otra forma de entender a tu pareja

Aunque cada día menos, todavía existe algo de tabú en hablar de sexo. Esto es importante ya que tener una buena salud sexual es beneficioso tanto para uno mismo como para las relaciones de pareja. En el artículo de hoy hablaremos, en primer lugar, de las respuestas fisiológicas comunes en ambos sexos, para después hablar…

Los beneficios del refuerzo positivo para impulsar tu relación de pareja

Hemos hablado en varias entradasde nuestro blog acerca del refuerzo positivo. Normalmente este concepto loasociamos a la educación de los niños. Ya que suele verse muy fácil el poderosoefecto que tiene sobre el comportamiento. Pues bien, los efectos delrefuerzo positivo se dejan apreciar en multitud de conductas, de niños y mayores,en nuestro día a día.…

¿Cómo influye el tipo de apego en nuestras relaciones?

El término apego, desde la etología, se define como un vínculo afectivo duradero entre dos individuos, que se forma a lo largo del tiempo en base a las interacciones entre ellos, y cuyo fin es la búsqueda de la proximidad para asegurar la protección y el consuelo. Fue el psicólogo John Bowlby el que llevó…

Confianza en la pareja

Una de las áreas más importantes de nuestra vida son las relaciones interpersonales, dentro de las cuales se encuentran las parejas sentimentales. Aunque son una fuente de refuerzos y afecto, no siempre funcionan correctamente y se pueden generar problemas de pareja. Para trabajar y solucionar estos problemas, ya sea en terapia de pareja o no,…

Cómo salir de una relación tóxica

Las relaciones sociales son una parte importante de la vida de las personas y supone una protección para la mayoría de los problemas psicológicos como la ansiedad y la depresión. Dentro de las relaciones sociales están las relaciones de amistad, las relaciones familiares y por supuesto las relaciones de pareja. Estas últimas, cobran una  especial…

La importancia de aceptar al otro en pareja

Las relaciones de pareja son una parte importante de nuestra vida y nuestro día a día. Por ello, cuando las relaciones no van como deberían se pueden producir problemas de pareja que nos afecten generando os otros problemas psicológicos derivados. En el artículo de hoy hablamos sobre un aspecto importante que puede influir en este…

confianza en la pareja

Confianza en la pareja

1 Comment 363 Views0

Una de las áreas más importantes de nuestra vida son las relaciones interpersonales, dentro de las cuales se encuentran las parejas sentimentales. Aunque son una fuente de refuerzos y afecto, no siempre funcionan correctamente y se pueden generar problemas de pareja. Para trabajar y solucionar estos problemas, ya sea en terapia de pareja o no, es importante potenciar los aspectos básicos de una relación. Dentro de estos aspectos, se encuentra la confianza en la pareja de la que hablaremos en el artículo de hoy.

Confianza en la pareja 

Como decíamos al comienzo de este artículo, uno de los aspectos básicos de las relaciones de pareja es la confianza, junto con otros como el afecto. Estos aspectos suponen la base para que una relación de pareja sea satisfactoria, aunque no son infalibles y es necesario trabajar en otros aspectos como el manejo de discusiones. Sin embargo, cuando estos aspectos están preservados la relación de pareja se fortalece y supera mejor las crisis.

Si quieres saber más sobre cómo manejar las discusiones de pareja, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Ahora bien, ¿por qué es importante la confianza en la pareja? La confianza se considera un de las bases de las relaciones por varios motivos. El primero de ellos, tiene que ver con la comunicación y expresión de emociones en la pareja. Cuando hay confianza en la pareja,, ambos se sentirán cómodos expresándose sin temor a que se juzgue o se repriman sus mensajes. Esto nos lleva a otro de los motivos de su importancia, nos permite poner encima de la mesa y solucionar aquellos aspectos que no funcionan como nos gustaría o que nos hacen sentirnos mal en la relación. Por ende, la confianza en la pareja también nos hace sentirnos más seguros y nos permite desarrollarnos de forma independiente pues nos damos la libertad para ello. De esta forma, la confianza en la pareja influye desde varias vías a la satisfacción.

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Sara Catalán

También te puede interesar…

Respuesta sexual fisiológica: otra forma de entender a tu pareja

Aunque cada día menos, todavía existe algo de tabú en hablar de sexo. Esto es importante ya que tener una buena salud sexual es beneficioso tanto para uno mismo como para las relaciones de pareja. En el artículo de hoy hablaremos, en primer lugar, de las respuestas fisiológicas comunes en ambos sexos, para después hablar…

El Divorcio

España se sitúa como uno de los primeros países en la lista europea de divorcios, en el quinto puesto, con un 61% de rupturas de pareja. En el año 2013 se dictaron 95.427 sentencias de divorcio, 4.900 de separación y 110 de nulidad. La tasa del total de sentencias de nulidades, separaciones y divorcios fue de 2,1 por cada 1.000…

Celos

Todos sentimos celos de vez en cuando. De hecho, es una reacción normal a la sensación de que una relación apreciada está siendo amenazada. Los celos saludables dicen a nuestro familiares, parejas y amigos: “Tu eres importante para mí y no quisiera que nada sucediera a nuestra relación.” Sin embargo, igual que existen celos saludables…

El amor no es suficiente

Muchas parejas se piensan que cuando se enamoran ya está todo hecho. Que si tienes amor ya no hace falta nada más para que tu relación de pareja funcione.

El cuidado de una pareja

Una relación amorosa está en permanente cambio y las personas que las conforman deben evolucionar y adaptarse a las distintas fases o situaciones que van surgiendo a lo largo de la vida. Las personas que forman una pareja, desde que se conocen, van creciendo juntas, el uno aprende del otro y así van pasando por…

Beneficios del sexo

Los beneficios del sexo. Hay pruebas científicas que demuestran que cuando las mujeres hacen el amor segregan mayores cantidades de estrógenos, lo que ayuda a tener una piel más tensa y firme, y un cabello más brillante y sedoso.

Cuida tu corazón a base de amor

¿Sabes lo que es el amor y amar? ¿Acabas de recordar una definición que has leído del amor, o por el contrario, te ha venido a la cabeza una experiencia de tu vida?

 

Características de la Alexitimia

No Comments 285 Views0

El término “Alexitimia” fue introducido por el psiquiatra Peter Sifneos en 1972, para referirse a aquellas personas que no son capaces de detectar las propias emociones, y en consecuencia, tampoco son capaces de definirlas ni de hablar sobre ellas.

Este trastorno tiene graves consecuencias en la vida del individuo, ya que son las emociones las que nos permiten llevar a cabo un afrontamiento adecuado de las situaciones; nos indican qué es importante para nosotros y nos mueven hacia la acción para conseguir lo que necesitemos o queramos.

– Si quieres saber más sobre la Alexitimia, puedes leer nuestro artículo sobre el tema pinchando aquí.

 

Ahora bien, ¿qué es lo que caracteriza a un alexitímico?

Vida interior pobre

Las personas alexitímicas se caracterizan por una escasa capacidad imaginativa, y no es típico que “sueñen despiertos”. Son personas con un mundo interior más bien pobre, debido a su incapacidad de percibir la relevancia de las situaciones.

Sin embargo, son personas muy impulsivas, y reaccionan de manera desmesurada y ante emociones que ni siquiera son conscientes de estar sintiendo

 

De aspecto serio

Otro de los principales rasgos distintivos de la alexitimia es que aparecen como serias y aburridas, al no expresar correctamente sus emociones. Además, son personas muy pragmáticas, demasiado racionales, y su pensamiento se centra en lo externo y lo concreto. Esto da lugar a una imagen de rigidez emocional, que, sumada a la incapacidad de empatizar con los demás, dificulta el establecimiento de vínculos con otras personas.

 

Dificultad en las relaciones interpersonales

El no ser capaces de reconocer ni expresar emociones hace que a estas personas les cueste bastante establecer y mantener una relación afectiva. Las personas con las que interactúan no reciben una retroalimentación de lo que siente el alexitímico ante sus conductas hacia ellos, lo que es crucial para poder conectar con una persona.

Además, su falta de habilidades sociales les pueden llevar a establecer relaciones disfuncionales, como la dependencia o el aislamiento.

 

Conformismo

Las personas alexitímicas suelen seguir la norma establecida. Normalmente imitan los comportamientos socialmente aceptados, y no suelen mostrar comportamientos de rebeldía ni desobediencia.

 

Malestar físico

A pesar de que no sean capaces de sentir la emoción, las personas con Alexitimia sí padecen la activación física propia de una emoción, con la particularidad de que no son capaces de identificarla ni de autorregularse. Por ejemplo, ante un estado físico de ansiedad, no serían capaces de identificarla como tal, y por tanto no podrían buscar soluciones ante aquello que les produce ansiedad.

 

En CIPSIA Psicólogos contamos con profesionales con experiencia en el tratamiento de este y todo tipo de problemas psicológicos. Si tienes dudas sobre este o cualquier otro problema, puedes contactarnos pinchando aquí.

 

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Irene Serrano

También te puede interesar…

La medicalización de la salud mental

A día de hoy, el uso de psicofármacos parece ser el tratamiento de primera elección ante problemas de salud mental. Con la aparición y el desarrollo de estos “fármacos de la conducta” en el siglo pasado, y la estandarización del diagnóstico psicopatológico, la Psicología se reduce a una perspectiva médica, en la que el paciente…

SOS las redes sociales dominan mi vida ¿Cómo hago para desengancharme?

Con la mayor disposición de tiempo libre algunas personas, especialmente niños y jóvenes, invierten buena parte de su tiempo en las redes sociales e internet. Las redes sociales y las aplicaciones de mensajería instantánea tienen grandes beneficios y son uno de los avances más definitivos de la era digital. Ya que permiten conectar personas, facilitan…

Operación bikini e imagen corporal

Aunque este año de forma algo tardía e inusual, los planes de playa y piscina siguen estando en nuestra lista veraniega. Como todos los veranos, enseñar el cuerpo se convierte en una preocupación para muchas mujeres y algunos hombres, con lo que ponemos en marcha la conocida “operación bikini”. Las “dietas milagro”, empezar a hacer…

Trastorno Obsesivo Compulsivo y COVID-19

Después de varias semanas del final del confinamiento por la crisis del COVID-19, en España las cosas van retornando a una “nueva normalidad”, en la que, si bien con medidas para prevenir rebrotes, empezamos a retomar actividades y a salir al exterior. Como hablábamos en algunos artículos anteriores, el final de la situación de aislamiento…

El humor y la salud mental

Podría definirse el humor como cualquier estímulo que pueda provocar la reacción de la risa. De tal manera, el sentido del humor sería la capacidad de estimular la risa. Tanto la risa, como el humor, han sido estudiados a lo largo del tiempo por muchos autores y científicos. Han sido muchas las disciplinas que se…

El Trastorno de Ansiedad Generalizada

La ansiedad y la preocupación forman parte de nuestras vidas, y cumplen la función de alertarnos y prevenirnos de un posible peligro. Son adaptativas, por tanto, mientras nos sirvan para poder ajustarnos y reaccionar de manera adecuada. No obstante, cuando alcanzan niveles excesivos, que no se corresponden con una amenaza real o suficientemente grave, y…

La importancia de dormir bien

¿Quién no ha oído alguna vez a su pareja, un amigo, familiar o conocido quejarse por no haber conseguido dormir bien alguna noche? Además de los problemas que le ha conllevado al día siguiente. Todos hemos sufrido en nuestras carnes una noche en vela, por ese motivo rápidamente empatizamos ante esa circunstancia. Es sabido que…

Tengo miedo a contagiarme

Desde hace algo más de dos meses estamos viviendo una circunstancia excepcional, que ha cambiado radicalmente nuestro estilo de vida y comportamiento. El virus que causa el COVID-19 ha sido capaz de transformar, de la noche a la mañana, nuestros hábitos, nuestra sociedad y economía. Los datos que le rodean hacen que cada vez seamos…

El error y el pensamiento contrafactual

¿Qué es el pensamiento contrafactual? Una expresión adecuada para entender qué es el pensamiento contrafactual sería “lo que pudo haber sido y no fue”. Otra muy en boca de todos sería la coletilla lingüística de “y si…”, que muchas veces ponemos en juego para señalar una alternativa que no tomamos pero que creemos que posteriormente…

Habilidades sociales, ¿qué son y cómo mejorarlas?

No Comments 368 Views0

Para realizar cualquier acción cotidiana, desde buscar trabajo, relacionarse con los amigos hasta ir a comprar el pan, necesitamos interactuar con otras personas. El ser humano es un animal social, y necesita de los otros para conseguir sus objetivos y para lograr su propio bienestar.

De esto es de lo que tratan las habilidades sociales, que son el conjunto de habilidades y comportamientos a través de los cuales interaccionamos con otras personas, para establecer relaciones efectivas y mutuamente satisfactorias, y para resolver situaciones y alcanzar metas. Como podemos imaginar, las habilidades sociales engloban un amplio rango de actuaciones, que nos ayudan a desenvolvernos en nuestra vida.

Existen habilidades sociales más simples, como pueden ser formular una pregunta, saludar o dar las gracias, y otras más complejas, como las que veremos a continuación.

 

Inteligencia emocional

La inteligencia emocional tiene que ver con la capacidad de reconocer y distinguir emociones en uno mismo y los demás, y ser capaz de regular dichas emociones (las propias y las ajenas) de la manera más adaptativa. Además, esta habilidad nos permite expresar dichas emociones de manera adecuada según el contexto, lo que es de vital importancia para mantener una buena relación con otras personas.

 

Capacidad empática

Otra de las habilidades interpersonales que más nos puede beneficiar a la hora de relacionarnos con los demás es la capacidad de ponerse en el lugar del otro. Es una clave esencial para adaptarse a las demás personas, y para saber cómo debemos comportarnos ante ellos.

 

Escucha activa

La escucha activa es la capacidad de atender no sólo a lo que nos está diciendo la otra persona, sino también de tener en cuenta su lenguaje no verbal y lo que está sintiendo en ese momento. Es, por tanto, una herramienta muy útil para comunicarnos con las otras personas, ya que nos permite interactuar de acorde a cómo se sienta y cómo piense nuestro interlocutor.

 

Comunicación de emociones y necesidades

Las emociones cumplen su objetivo de facilitarnos la adaptación al medio, y su expresión también es adaptativa. Por ejemplo, si alguien está triste, el reconocer la tristeza en la otra persona hará que otros la ayuden, por lo que esta tristeza cumpliría su propósito de reducir un estado negativo en la persona. Las emociones nos permiten movernos en la dirección que más nos conviene, y su presencia nos indica que algo es importante para nosotros. Por esta razón, es importante saber comunicar nuestras emociones y necesidades a los otros.

 

Asertividad

La asertividad es la habilidad al defender las propias ideas y puntos de vista de manera adecuada, sin menospreciar las de los demás, lo que se relaciona en gran medida con el bienestar y el ajuste psicológico de las personas

Si quieres leer más sobre las consecuencias positivas de la asertividad, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

 

Definir un problema y evaluar las situaciones

Al evaluar un problema, una persona hábil en habilidades sociales tiene en cuenta todos los factores de la ecuación: por un lado, la situación objetiva que ocurre en la realidad, y por otro, sus propias necesidades y sentimientos. Esto ayudará a la persona a tomar las mejores decisiones, y repercutirá en su relación con el mundo y con los demás.

en relación con esto último, la negociación es otra habilidad social que permite la búsqueda de soluciones satisfactorias para todas las partes involucradas, a través de la comunicación de intereses y la capacidad tanto de ceder como de defender en los propios intereses

 

¿Se puede mejorar en habilidades sociales?

Sí, estas habilidades se pueden modificar y mejorar a través de la práctica. La técnica terapéutica que permite progresar en este ámbito es el entrenamiento en habilidades sociales, que tiene repercusiones positivas en las relaciones interpersonales, y en general en todas las esferas de la vida, lo que al final repercute en nuestro bienestar psicológico

Si quieres leer más sobre los beneficios del entrenamiento en habilidades sociales, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Irene Serrano

También te puede interesar…

El confinamiento como reforzador de pensamientos automáticos

Seguramente en este periodo tan excepcional que estamos viviendo de confinamiento, restricciones y mensajes políticos, todos hemos podido identificar de una u otra manera altibajos en nuestro humor, estado físico y sobre todo psicológico. Todo esto ha llevado a que también se vea afectado nuestro sistema de creencias, que es la parte de los pensamientos…

Defusión del pensamiento

En ocasiones nuestros pensamientos nos engañan. Las personas pueden tener problemas para distinguir entre pensamiento y realidad. Es decir, la persona tiene tendencia a creer que lo que piensa es una verdad absoluta, y se olvida de hacer una valoración objetiva y contrastada de la realidad que lo ha provocado. Es un error que consiste…

¿Mejora el ejercicio la salud mental?

Parece evidente que el ejercicio nos ayuda a mantenernos sanos y en forma, y a evitar enfermedades asociadas a la vida sedentaria, como la obesidad o las cardiovasculares. Por supuesto, los efectos físicos siempre son más evidentes que los psicológicos, pero el estudio de la Psicología del Deporte cada vez muestra más evidencias de los…

¿Por qué es tan difícil superar una adicción?

En nuestro blog, ya hemos hablado anteriormente sobre qué son las adicciones y cuáles son sus causas y sus consecuencias. A grandes rasgos, podríamos definir una adicción como la dependencia de una sustancia, actividad o situación, que tiene consecuencias perjudiciales para la persona. La funcionalidad del individuo se ve afectada, y su vida pasa a…

La adicción a la comida

Gracias a la investigación, cada vez queda más clara la relación entre las emociones y otros procesos psicológicos y nuestra alimentación. Por un lado, nuestras emociones pueden conducir a una mayor o menor ingesta de alimentos. Y lo que es más sorprendente, nuestro tipo de dieta y nuestra salud digestiva pueden ejercer cambios en nuestra…

IMAGEN CORPORAL: EMPIEZA A SENTIRTE BIEN CON TU CUERPO

Con la llegada de las altas temperaturas y del verano, llega, indudablemente, una época en la que aligeramos nuestra vestimenta, y exponemos en mayor medida nuestro cuerpo. Este momento tan deseado, por ir frecuentemente asociado a periodos vacacionales, se convierte para algunos en fuente de preocupaciones. La insatisfacción con la propia imagen cobra especial importancia…

Cómo superar el perfeccionismo

Pese a la buena fama de la que a veces goza en nuestrasociedad el perfeccionismo, no siempre es una característica deseada porquienes la ostentan, ni por quienes rodean a la persona perfeccionista. En muchas ocasiones, el perfeccionismo está asociado a una alta insatisfacción y ansiedad por parte de la persona que lo sufre. La persona…

Indefensión aprendida

Una persona tiene alta percepción decontrol cuando considera que posee las herramientas necesarias para manejar lasdemandas de su entorno, para afrontar las dificultades de su día a día,resolver sus problemas, y salir airoso de ellos. Una baja percepción de control puede ser un factor de riesgo ante diversos problemas de salud mental, especialmente en casos…

Autoeficacia, la confianza en que las cosas nos saldrán bien

El término autoeficacia fue propuesto por el psicólogo Albert Bandura a finales de los 70. Este constructo se refiere al grado de confianza que una persona tiene en que sus habilidades le llevarán al éxito. En este sentido no sólo tiene en cuenta el conocimiento de las propias destrezas, sino también la seguridad de que…