Tag Archives: Psicología y Salud

La salud es una parte muy importante de nuestras vidas. Aunque según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la salud comprende tanto la salud física u orgánica, la salud psicológica o emocional y la salud social, en este apartado nos referiremos sólo a la salud física. La salud física, es muy crucial para que podamos tener bienestar en nuestra vida, ya que sin una buena salud física, se ven comprometidas todas las áreas en las que se desarrolla el ser humano.

Ahora que sabemos la importancia que tiene la salud en nuestra vida, ¿qué relación tienen psicología y salud? La salud y la psicología están íntimamente relacionadas, ya que ambas dependen una de la otra. Cuando tenemos un problema psicológico, en la gran mayoría de los casos se ve afectada la salud, ya sea por la presencia de consecuencias físicas o por el impedimento que puede suponer un trastorno psicológico. En el caso contrario, cuando nuestra salud se ve afectada puede hacer que se desarrollen algunos problemas psicológicos. En este caso, los más comunes suelen ser la depresión (por el sufrimiento y el dolor que generan la enfermedad) y la ansiedad (por la anticipación de consecuencias negativas futuras). Por lo tanto, estamos hablando de una relación bidireccional en la que tanto la salud, como el bienestar psicológico tienen una gran influencia sobre la otra.

En esta parte del blog de CIPSIA Psicólogos Madrid, podrás encontrar todos los artículos relacionados con la psicología y la salud. Podrás leer artículos que hablan de las consecuencias que genera en la salud un determinado problema o trastorno psicológico, problemas de salud que afectan al bienestar psicológico de las personas que lo sufren, etc. Si te interesa saber más e indagar sobre la relación entre la psicología y la salud, este es tu sitio.

Tabaco y Salud

1 Comment 1608 Views0

Tabaco y salud

Hoy en día está normalizado el consumo de tabaco, ya no nos sorprende ver a mujeres y jóvenes fumando por la calle. Si es verdad, que cada vez más existe una mayor conciencia sobre los efectos nocivos de este hábito y la sociedad en general denuncia cada vez más el uso de esta sustancia, ya no está igual de aceptado por todos fumar delante de menores ni en espacios públicos cerrados.

La adicción al tabaco es uno de los mayores problemas de salud actualmente. El hábito de fumar supone un factor de riesgo para enfermedades cardiovasculares y respiratorias. De esta forma el consumo de tabaco está relacionado con un aumento de la arterioesclerosis y la mortalidad por enfermedades cerebrovasculares. El tabaco junto con otros factores de riesgo cardiovascular, como el uso de anticonceptivos orales en mujeres, la hipercolesterolemia y la hipertensión, aumenta el riesgo de cardiopatía coronaria. El consumo de tabaco también se ha asociado con la aparición de  distintos tipos de cáncer. No solo el de pulmón, del cual la mayoría se atribuyen al tabaco, sino también se ha asociado con cánceres del aparato digestivo, del aparato urinario y con el cáncer de cérvix. Además, se ha asociado el tabaco con impotencia, alteración en la formación del esperma, menopausia prematura, osteoporosis y envejecimiento de la piel.

Por otro lado, también hay que tener en cuenta a las personas que se encuentran rodeadas de personas fumadoras, los llamados fumadores pasivos, en los cuales aumenta el riesgo de aparición de asma y cáncer de pulmón. En mujeres embarazas puede aumentar el riesgo de aborto, retraso en el crecimiento del feto, poco peso al nacer y partos prematuros.

La mayoría de los fumadores comienzan a fumar en la adolescencia. Muchas de las características de esta etapa se sitúan dentro de factores de riesgo para el comienzo de éste hábito como son: presión de los compañeros, imitación de modelos sociales, oposicionismo y rebeldía hacia las normas, búsqueda de sensaciones. A parte, se han relacionado factores como la extraversión y las creencias sobre el tabaco y la salud como factores relacionados con el inicio del consumo. Además de una gran lista de factores de riesgo sociales como la publicidad, la presión social al consumo, una imagen del fumador similar a la  autoimagen ideal y  la fácil disponibilidad del tabaco.

Dentro de los factores que se han establecido como claves para el mantenimiento del hábito de fumar podemos clasificarlos en aquellos que hacen referencia a los efectos de la nicotina, a la evitación del síndrome de abstinencia y a los derivados de las consecuencias sociales positivas de fumar. La nicotina produce tolerancia, dependencia y síndrome de abstinencia. La conducta de fumar sirve a muchos fumadores como estrategia de afrontamiento de situaciones sociales.

El consumo de tabaco produce dependencia y por lo tanto, su abandono puede producir síndrome de abstinencia asociado a la nicotina. Las personas que abandonan el consumo de tabaco tras un uso habitual pueden presentar estado de ánimo disfórico, insomnio, irritabilidad, ira, ansiedad, inquietud, dificultades de concentración, disminución de la frecuencia cardíaca, aumento del apetito y /o de peso y deseo de fumar. El aumento de peso suele ser de 2 a 3 kg, estando más relacionado por el cambio de los hábitos en la alimentación que en el hecho de abandonar el consumo.

Los síntomas de abstinencia suelen aparecer entre el primer y cuarto día después del último consumo y duran de 3 a 4 semanas.

Sin embargo, los efectos beneficios que aporta el abandono del hábito de consumo de tabaco son mucho mayores que los efectos negativos, incrementa la esperanza de vida y disminuye el riesgo a padecer múltiples enfermedades. Algunos de los beneficios que se pueden observar cuando se abandona el consumo son:

  • Tras 20 min de haberlos dejado, la tensión arterial, la frecuencia cardíaca y la temperatura de manos y pies se estabilizan y retornan a la tasa base.
  • Tras 8 horas, los niveles de monóxido de carbono y oxígeno en sangre se normalizan.
  • Tras 24 horas disminuye el riesgo de muerte súbita.
  • Tras 48 horas se normalizan los sentidos del gusto y el olfato.
  • Tras 72 horas mejora la función respiratoria debido a la relajación de la musculatura bronquial.
  • Después de 3 meses sin fumar, mejora la capacidad física y respiratoria.
  • En los 9 primeros meses se regeneran los cilios y mejora la capacidad para eliminar moco y drenaje bronquial, disminuyendo de esta forma las infecciones respiratorias.
  • Después de 5 años disminuye es riesgo de cáncer de pulmón.
  • Tras 10 años sin fumar el riesgo de padecer cáncer de pulmón se iguala al de personas no fumadoras.

Existen multitud de técnicas y programas de tratamiento para dejar de fumar. Desde estrategias de prevención, que se centran en proporcionar información y dotar de nuevas habilidades para evitar el consumo de tabaco a adolescentes, hasta programas de intervención multicomponentes que incluyen diferentes técnicas y estrategias como aumentar la motivación, mejorar la autoconciencia del hábito, entrenamiento en estrategias de autocontrol, técnicas de manejo de control de la activación, estrategias de reducción gradual de nicotina, retención de humo, terapias de sustitución y prevención de recaídas.

Sin embargo, la mayor parte de las personas que fuman y quieren dejarlo consiguen abandonar el hábito de consumo sin ningún tipo de tratamiento.

Desde CIPSIA psicólogos te proporcionamos el apoyo necesario para abandonar el hábito de consumo de tabaco, con técnicas de control de activación, estrategias de autocontrol y prevención de recaídas.

Artículo escrito por Psicologo Ventas Cipsia Psicólogos: Patricia Palacios

También te puede interesar…

depresión post-parto

Depresión post-parto

No Comments 1249 Views0

Es la depresión post-parto que se produce en las mujeres después del parto o en periodo de hasta un año después. La mayor parte de los casos ocurren dentro de los primeros tres meses después del parto.

Los cambios en los niveles hormonales durante y después del embarazo pueden afectar el estado anímico de una mujer. Se producen cambios en el cuerpo, en las relaciones laborales y sociales, falta de sueño, preocupaciones acerca de su capacidad para ser una buena madre, etc.

Se puede tener mayores probabilidades de experimentar depresión post-parto si se es menor de 20 años, si se consume alcohol, alucinógenos o tabaco, si el embarazo no se planeó o tuvo sentimientos contradictorios acerca de éste, si tuvo depresión, trastorno bipolar o un trastorno de ansiedad antes del embarazo o en un embarazo anterior.

Los síntomas de depresión post-parto son: agitación e irritabilidad, cambios en el apetito, sentimiento de inutilidad o culpa, falta de placer o interés en todas o en la mayoría de las actividades, pérdida de la concentración, pérdida de energía, problemas para realizar las tareas en el hogar o el trabajo.

Una madre con depresión post-parto también puede ser incapaz de cuidar de sí misma o de su bebé, sentir temor de quedarse sola con el bebé, tener sentimientos negativos hacia el bebé o incluso pensar en hacerle daño.

Es muy importante el apoyo de especialistas. En CIPSIA psicólogos nuestros profesionales pueden ayudarte con los síntomas, mejorando tu conducta, actitudes, pensamientos, interpretación de las situaciones o cómo los pensamientos negativos afectan en tu vida.

Artículo escrito por Psicologos Madrid Cipsia Psicólogos: Rocío Moraleda

También te puede interesar…

Vigorexia: ¿qué es?

No Comments 1452 Views0

¿Qué es la vigorexia?

¿Sabes qué es la vigorexia?  ¿Tienes algún amigo o conocido que se esté empezando a obsesionar con el hecho de tener cada vez más masa muscular?

La vigorexia es un trastorno que en la actualidad aún no está incluido en los sistemas de clasificación diagnostica.  Se encuentra en estudio ya que comparte abundantes rasgos con los trastornos de la conducta alimentaria, pero también con el trastorno obsesivo compulsivo y el dismórfico corporal

Se basa en que el paciente tiene una obsesión continua y persistente por conseguir el crecimiento de su masa muscular. En este trastorno, al igual que pasaría con otros trastornos de la conducta alimentaria,suele ir acompañado además de una distorsión de la imagen corporal y de una alteración de los patrones alimenticios.

Fue descrita por primera vez por el psiquiatra Harrison G. Pope el año 1993, tras estudiar los efectos secundarios del abuso de esteroides anabolizantes en personas que se entrenaban en gimnasios. Este autor detectó que había muchos culturistas que además de desear ganar cada vez más masa muscular, tenían una alteración de la imagen corporal por la cual se veían pequeños y débiles. Los sujetos que se veían afectados por este trastorno tenían a su vez pensamientos obsesivos sobre su cuerpo y realizaban una práctica compulsiva de ejercicio orientado a ganar masamuscular. Solo dedicaban tiempo al gimnasio, por lo que su vida personal y social se veía gravemente alterada y llevaban a cabo una dieta estricta con una elevada consumición de sustancias proteicas u hormonas anabolizantes.

Actualmente la vigorexia afecta principalmente al género masculino, aunque también se encuentran algunas mujeres afectadas. La prevalencia de este trastorno en España es de aproximadamente un 10% de los hombres que frecuentan el gimnasio. El tramo de edad en la que es más frecuente su aparición es entre los 18 y 35 años.

De este modo, la persona con Vigorexia intenta tener un cuerpo musculado a cualquier precio, entrena a diario en el gimnasio, se toma complementos proteicos o incluso hormonas del crecimiento, se priva de tener relaciones sociales o de hacer otras actividades que le proporcionan placer y llevaa cabo una dieta que se vuelve selectiva y prioriza el consumo de proteínas de forma continuada, omitiendo otros nutrientes.

Este cuadro provoca una grave alteración emocional y una elevación del nivel de activación que hace que el paciente seaísle de sus relaciones sociales, que deje de atender a sus responsabilidades y que se desenganche de sus rutinas diarias.

Estos pacientes también presentan un componente obsesivo elevado que hace que tengan constantes sentimientos de insatisfacción, ansiedad y frustración. Estas circunstancias a su vez estimulan el hecho de que abandonen todas sus actividades sociales, culturales, y hasta las laborales con el fin de dedicarse única y exclusivamente a realizar entrenamiento físico.

La gran complicación que tiene dicho cuadro psicológico es la gran y consensuada aceptación social que tiene el hecho de hacer ejercicio de forma diaria, el ir al gimnasio, el comer bien y hacer dieta, el cuidarse, etc.

Las causas de la vigorexia son múltiples, incluye factores sociales, personales, familiares y biológicos. Pero uno de los factores que adquiere una gran influencia en todos los trastornos de la conducta alimentaria en general, esel modelo sociocultural estético de nuestra sociedad.

Los factores precipitantes de la vigorexia serían: la necesidad de aceptación social, el culto al cuerpo, el deseo de una imagen perfecta que encaje con los cánones sociales, las características de personalidad y vulnerabilidad psicológica propias de cada individuo.

Algunas de las repercusiones emocionales y psicológicas de la vigorexia son: ansiedad, baja autoestima, síntomas depresivos, pensamientos obsesivos, tendencia de introversión, sentimientos de culpa e irritabilidad, y frustración si no van al gimnasio.

El equipo de CIPSIA psicólogos recomienda buscar un apoyo psicológico ante la aparición de los primeros síntomas de dicho cuadro clínico y de ese modo poder abordar cuanto antes las distintas afectaciones de este e intervenir sobre las cogniciones disfuncionales que contribuyen en su evolución.

Artículo escrito por Psicologo Ventas Cipsia Psicólogos: Anna Cadafalch

También te puede interesar…

terrores nocturnos

Trastorno del sueño infantil: Terrores Nocturnos

No Comments 1629 Views1

Los trastornos del sueño en niños pueden deberse a diversas dificultades a la hora de dormir: Problemas para conciliar el sueño y exceso de tiempo que duermen.

Las principales causas de que el sueño no sea adecuado son dos:

  • Hábitos erróneos en el sueño, como descontrol en la hora de irse a dormir. Esta causa, suele darse entre los 6 meses y 5 años de edad.
  • Dificultades para dormir por diversos factores: Ansiedad, miedos, ansiedad por separación de los padres, excesivas siestas o dormir con los padres. Estas dificultares son comunes en los niños a partir de 5 años.

Los terrores nocturnos están formados por sueños que producen angustia y terror al niño, y suelen confundirse con las pesadillas. La diferencia entre ambos, es que los terrores nocturnos hacen que el niño dormido comience a gritar y llorar de manera repentina e inesperada, incluso con agitación motora, sin recuerdo alguno a la mañana siguiente.

La edad de aparición, suele ser en torno a los 2-3 años disminuyendo de manera progresiva hasta la adolescencia llegando a desaparecer con la edad.

Ante este problema, los padres suelen reaccionar con cierta preocupación interviniendo en el proceso del sueño.  La actitud de los padres debe ser vigilar al niño para que no se caiga de la cama o tenga un fuerte golpe, pero no despertarle, ya que tras 5 o 10 minutos  el terror nocturno desaparecerá, y el niño volverá a dormirse tranquilamente.

El equipo de CIPSIA psicólogos te recomienda que ante cualquier síntoma o malestar significativo que impida un descanso adecuado en su hijo, solicite ayuda psicológica para poder realizar una correcta evaluación e intervención psicológica del problema.

Artículo escrito por Psicologos Madrid Cipsia Psicólogos: Silvia Delgado

También te puede interesar…

Hipocondria

La hipocondria

No Comments 2311 Views0

La característica principal de los trastornos somatomofos es la presencia de síntomas físicos que sugieren un trastorno para el que no hay evidencias orgánicas demostrables, pero existen evidencias de que los síntomas están relacionados con factores psicológicos. Por lo general, el paciente no muestra ansiedad por sus síntomas, lo que se conoce como “belle indifférence”, y están fuera del control voluntario del mismo.

Es importante poder diferenciar entre este tipo de trastornos y los trastornos psicosomáticos. El desencadenante psicológico y los síntomas físicos son comunes a ambos trastornos, la diferencia entre ellos es que, en los trastornos psicosomáticos existe un daño en el sistema fisiológico correspondiente, mientras que en los somatomorfos no hay una patología orgánica demostrable.

El DSM-IV, incluye dentro de los trastornos somatomorfos el trastorno de somatización, el trastorno somatomorfo indiferenciado, el trastorno dismófico corporal, la hipocondría, el trastorno de conversión y  el trastorno por dolor.

Los teóricos conductuales explican la sintomatología de estos trastornos en función de las ganancias primarias y ganancias secundarias. Así, la persona enferma podría evitar responsabilidades al mostrarse enferma ante a los demás, a la vez que también consigue la simpatía y atención por sus quejas.

Uno de los trastornos somatomorfos más llamativos y que más investigación ha generado ha sido la hipocondría. Se trata de un trastorno en el que el aspecto principal es la preocupación o miedo a padecer, o la convicción de tener, una enfermedad grave, a partir de la interpretación personal de uno o más signos somáticos. El miedo persiste aún después de explicaciones médicas reiteradas.

Las preocupaciones pueden aparecer por alteraciones en las funciones corporales como el pulso, la sudoración o los movimientos peristálticos, por manifestaciones menores anómalas como la tos o pequeñas heridas, o por sensaciones físicas definidas de forma ambigua.

Las personas con hipocondría tratan de averiguar el origen de los síntomas, su significado y veracidad. Son muy alarmistas y buscan constantemente información sobre los síntomas, con el objetivo de comprobar la existencia o no de enfermedad.

Warwick y Salkovskis plantean un modelo cognitivo del desarrollo de la hipocondría. Afirman que los hipocondríacos poseen una experiencia previa de enfermedad médica propia o familiar o error médico, que conduce a la formación de supuestos disfuncionales a cerca de los síntomas, la enfermedad y la conducta de salud, que provocan a su vez una atención selectiva a la información coherente con ellas. En un momento dado, un incidente crítico (aparición de un síntoma, enfermedad familiar, estresor psicosocial) aparece en la vida de estas personas, provoca la activación de estos supuestos o creencias disfuncionales. Esto a su vez, va a producir la puesta en marcha de los pensamientos automáticos negativos los cuales van a implicar la interpretación catastrófica de las sensaciones corporales, desencadenando ansiedad por la salud.

Las reacciones que se desencadenan pueden clasificarse en varias áreas:

  • Conductual: evitación y restricciones autoimpuestas, autoinspección repetida, manipulación repetida del área afectada, consulta y búsqueda de explicaciones, búsqueda de información, medidas preventivas.
  • Afectiva: ansiedad y depresión.
  • Cognitiva: focalización de la atención en el cuerpo y aumento de la percepción corporal, observación de los cambios corporales, prestar atención a la información negativa, desamparo, preocupación, rumiación, quitar importancia a la información positiva.
  • Fisiológica: aumento de la activación, cambios en la función corporal, trastorno del sueño.

De este modo, la persona percibe un estímulo como amenazante para su salud, lo que le produce miedo y ansiedad. Esta ansiedad produce a su vez una serie de respuestas fisiológicas que la persona interpreta como signos y síntomas de enfermedad, lo que hace aumentar la sensación de peligro y miedo. La persona entra en un círculo vicioso que perpetúa la hipocondría.

Este trastorno puede comenzar a cualquier a edad, sin embargo, es más frecuente que comience al inicio de la vida adulta. El curso es generalmente crónico, con episodios de reagudización de síntomas.

Es muy característico que las personas con hipocondría presenten su historia clínica de forma muy detallada y extensa, es frecuente la presencia de “peregrinaciones médicas” o “doctor shopping”, ya que buscan constantemente una explicación a sus síntomas y consultan a varios especialistas para conseguirlas. Las relaciones sociales y familiares se ven alteradas en este trastorno, las personas se limitan  a sus preocupaciones sobre su enfermedad y todo se centra en su cuidado y tratamiento. Su preocupación puede llegar a afectar al ámbito laboral, lleva a la pérdida de tiempo de trabajo.

En CIPSIA psicólogos ponemos a su disposición especialistas que pueden ayudar a superar este problema. Desde un modelo cognitivo-conductual disponemos de las técnicas y estrategias para ayudar a disminuir los pensamientos negativos que generan las interpretaciones disfuncionales y el malestar asociado, para de esta forma aprender un nuevo modo de interpretar los signos somáticos, de forma más adaptativa y funcional.

Artículo escrito por Psicólogo Ventas Cipsia Psicólogos: Patricia Palacios

También te puede interesar…

El Trastorno de Ansiedad Generalizada

La ansiedad y la preocupación forman parte de nuestras vidas, y cumplen la función de alertarnos y prevenirnos de un posible peligro. Son adaptativas, por tanto, mientras nos sirvan para poder ajustarnos y reaccionar de manera adecuada. No obstante, cuando alcanzan niveles excesivos, que no se corresponden con una amenaza real o suficientemente grave, y…

La importancia de dormir bien

¿Quién no ha oído alguna vez a su pareja, un amigo, familiar o conocido quejarse por no haber conseguido dormir bien alguna noche? Además de los problemas que le ha conllevado al día siguiente. Todos hemos sufrido en nuestras carnes una noche en vela, por ese motivo rápidamente empatizamos ante esa circunstancia. Es sabido que…

El error y el pensamiento contrafactual

¿Qué es el pensamiento contrafactual? Una expresión adecuada para entender qué es el pensamiento contrafactual sería “lo que pudo haber sido y no fue”. Otra muy en boca de todos sería la coletilla lingüística de “y si…”, que muchas veces ponemos en juego para señalar una alternativa que no tomamos pero que creemos que posteriormente…

¿Qué es la astenia primaveral?

No Comments 1252 Views0

Ahora que va a empezar la primavera, el tiempo mejora y hay más horas de sol, algunas personas sienten síntomas de fatiga generalizada, somnolencia diurna, desmotivación, dificultad de concentración, aturdimiento, irritabilidad, pérdida de apetito, bajo tono muscular, disminución del deseo sexual, estado de ánimo decaído, irritabilidad, dolor de cabeza, malestar general, etc.

A este estado se le denomina astenia primaveral o depresión primaveral. Algunos especialistas explican la astenia por una disminución de las endorfinas, la llamada hormona de la felicidad. Lo más viable es que la fatiga se deba a que nuestro cuerpo debe adaptarse a las nuevas condiciones de luminosidad y de temperatura.

Contribuye a esto el cambio horario, que supone dormir una hora menos, desplazar la hora de las comidas, del trabajo y otras actividades. Las personas que tienen más predisposición a padecer astenia primaveral, son las mujeres de 20 a 50 años, también los niños y los ancianos. En el caso de los estudiantes también les puede afectar de modo contraproducente, ya que disminuyen su rendimiento intelectual al tener más vitalidad y deseos de estar más tiempo al aire libre.

En todo caso, la fatiga que conlleva y el malestar anímico asociado sería un trastorno temporal que no duraría un máximo de dos semanas. En caso contrario, si la duración es mayor es aconsejable acudir a un profesional, en CIPSIA psicólogos tenemos los profesionales adecuados para tratar esta problemática.

El síndrome estacional, afecta a un 15% de la población en mayor o menor intensidad. En países con cambios muy marcados entre los periodos largos y cortos de luz, como ocurre en Finlandia e Islandia, la prevalencia es aún más elevada.

De hecho, la luz es un auténtico sincronizador de todos los ciclos que ocurren en nuestro cuerpo. Unas células especializadas que están en la retina se encargan de enviar información a una zona del cerebro (núcleo supraquiasmático del hipotálamo) que alberga el reloj que pone en hora los procesos que ocurren en nuestro cuerpo.

Para adaptarse al calor, se recomienda fomentar actividades al aire libre o acuático como natación, aqua-gym, etc. Es de suma importancia mantener la hidratación corporal. Es aconsejable planificar nuestro tiempo y guardar un espacio para aquellas actividades que más nos motivan y nos gratifican. Es de gran ayuda para el correcto funcionamiento de nuestro organismo mantener una dieta sana y equilibrada, rica en verduras, frutas y cereales ayuda a mantener el correcto funcionamiento del organismo.

Para mejorar la calidad de nuestro sueño y con ello la mejora de nuestras actividades diarias, recomendamos antes de dormir la práctica de técnicas de relajación, como la respiración diafragmática. Consulta a nuestros especialistas de CIPSIA psicólogos sobre ésta y otras técnicas de relajación.

Los síntomas de la astenia que aparece en primavera pueden confundirse muchas veces con un trastorno del sueño e incluso a veces con la depresión. En cualquier caso, una atención temprana que ayude a modificar los hábitos diarios contribuye a una mejora de los síntomas.

Artículo escrito por Psicologos Madrid Cipsia Psicólogos: Rocío Moraleda

También te puede interesar…

¿Cómo podemos hacer que nuestra vacaciones favorezcan nuestra salud mental?

Te has preguntado alguna vez ¿cómo deben ser nuestras vacaciones para lograr una desconexión completa y un descanso absoluto?, ¿y cómo lo podemos hacer para que esta desconexión a la vuelta no tenga interferencias sobre nuestra productividad? Las vacaciones tienen que favorecer nuestra salud mental

Neuroticismo y creatividad

Desde artistas como Van Gogh, hasta científicos como Darwin o Newton, pasando por escritores y poetas como Virginia Woolf o Bécquer, el neuroticismo ha estado presente en muchas de las grandes creaciones de la historia de la humanidad. Ahora bien, ¿qué entendemos como neuroticismo? El Neuroticismo o Inestabilidad Emocional es un rasgo de personalidad caracterizado…

Chantaje emocional: ¿qué es?

[/vc_column][/vc_row]

Trastornos del sueño

No Comments 413 Views0

¿Le cuesta trabajo quedarse dormido o permanecer dormido durante toda la noche? ¿Se despierta sintiéndose cansado o somnoliento durante el día, aún si durmió lo suficiente? Usted puede tener problemas del sueño.

La mayoría de la gente duerme bien, pero el sueño diario regular puede ser alterado por la incapacidad de dormir, despertarse inusuales veces durante la noche o por un sueño prolongado. Las alteraciones más características son las siguientes:

Insomnio

Es el trastorno del sueño más frecuente y se caracteriza  por la dificultad de iniciar o mantener el sueño. El insomnio puede ser causado por factores biológicos (uso de estimulantes) psicológicos (habituarse a ver la televisión en el dormitorio).

El insomnio puede ser transitorio o crónico. El primero de ellos se produce por el estrés o por crisis emocionales. El insomnio crónico se debe a problemas orgánicos o psicológicos. Suelen padecerlos personas con trastornos psiquiátricos, con migrañas nocturnas, o que toman fármacos depresores del SNC. El sueño es algo espontaneo y un error común de los insomnes es obligarse a dormir mediante un acto de voluntad, con lo que consiguen permanecer aun más despiertos.

Apnea del sueño

Durante el sueño la respiración se detiene 20 segundos o más, hasta que la persona se despierta un poco, traga aire y se vuelve a dormir. Este ciclo se suele repetir muchas veces durante la noche.

Narcolepsia

Son ataques de sueño diurnos, repentinos e irresistibles, que pueden durar desde unos minutos hasta media hora y conlleva pérdida de fuerza muscular (cataplexia) y, a veces, alucinaciones visuales o auditivas.

Desordenes del sueño

  • Sonambulismo: levantarse de la cama cuando se está dormido. El sonámbulo mantiene los ojos abiertos y fijos, puede inspeccionar el ambiente evitando los objetos encontrados a su paso, incluso puede vestirse y salir de casa. Hay que evitar despertar al sonámbulo ya que le provoca angustia, además se deja conducir a la cama con facilidad. Un episodio de este tipo puede durar más de media hora.
  • Pesadillas nocturnas: sueños terroríficos, comunes en niños y adolescentes, que les provocan angustia y sobresaltos, y perturban el sueño de manera significativa.
  • Terrores nocturnos: son despertares bruscos precedidos por gritos y lloros, sin contenido onírico, por lo que no dejan recuerdos.
  • Somniloquio: consiste en hablar o emitir sonidos durante el sueño, dura pocos segundos y ocurre de forma esporádica. No es un signo de desorden patológico.
  • Bruxismo (rechinar de dientes). Suele aparecer en las dos primeras fases del sueño y a pesar del ruido producido el niño no se despierta. Su etiología es desconocida.

Desde el equipo de CIPSIA psicólogos evaluamos tus síntomas,  buscamos el origen o la problemática que está causándolos  e intervenimos sobre ellos.

Artículo escrito por Psicologo Ventas Cipsia Psicólogos: Alba Ortíz

También te puede interesar…

Tricotilomanía: mi hijo se arranca el vello, ¿qué puedo hacer?

La tricotilomanía es un trastorno que consiste en arrancar el propio vello corporal de manera repetitiva. El vello se arranca de distintas partes del cuerpo. Sin embargo, con mayor frecuencia se asocia al vello de la zona craneofacial, (cuero cabelludo, cejas, pestañas…). Anteriormente se incluía a la tricotilomanía en el grupo de los trastornos del…

¿Qué creencias impulsan a la adicción a los juegos de azar?

Los juegos de azar están en boca de todos. Suscitan emociones y actitudesencontradas. En los jugadores se vive con ilusión, y en ocasiones euforia,pasando inevitablemente a sentimientos de decepción. Desde el entorno social,en el que cada vez existe más conciencia sobre esta problemática, se mira a losjuegos de azar con creciente preocupación e intenso rechazo.…

¿Por qué enganchan tanto los juegos de azar?

Los juegos de azar se han convertido en una actividadcada vez más popular en los últimos años. Atrayendo a población de distintosgrupos de edad, incluso a los más jóvenes. Además, la diversidad de formas dejuegos de azar (ruleta, apuestas deportivas, juegos de cartas con dinero etc.),facilita la identificación con alguno de ellos. Por otra parte,…

cancer y vida

Cáncer y vida

No Comments 1743 Views0

Cáncer y Vida

El cáncer es una de las principales causas de muerte en España. Uno de cada tres varones y una de cada cuatro mujeres serán diagnosticados de cáncer a lo largo de su vida. Aproximadamente el 40% de los cánceres se podrían evitar.

El día 4 de febrero fue instaurado en el año 2000 como Día Mundial Contra el Cáncer con el objetivo de aumentar la concienciación y movilizar a la sociedad para avanzar en la prevención y control de esta enfermedad.

Esta enfermedad es un padecimiento grave y complejo que tiene una evolución cuyo pronóstico depende de la etapa de presentación ocasionando un gran impacto físico, psicológico y social en las personas que lo padecen, en su entorno familiar y social como en el equipo de salud que les atiende. Entre los factores que afectan la evolución y calidad de vida de los pacientes con cáncer se encuentran aquellos que dependen de la misma enfermedad, de los tratamientos y del pronóstico.

Las secuelas más destacadas son síntomas de ansiedad, depresión, trastornos adaptativos y delirium. Con base en esto, la psicología ha aportado una subespecialidad dentro de la psicología de la salud: la Psicooncología, que se encarga del estudio de los factores biopsico-sociales que afectan la morbi/mortalidad por cáncer y las respuestas emocionales de los enfermos, familiares y profesionales.

Dentro de las implicaciones Psicológicas Cohn y Lazarus en 1979 establecieron una lista de amenazas que se presentan con este padecimiento a: la vida, la integridad corporal ,la incapacidad al dolor, la necesidad de enfrentarse con sentimientos como la cólera, a modificar los roles socio–profesionales, la separación familiar, la hospitalización, los tratamientos, el comprender la terminología médica, la toma de decisiones en momentos de estrés, la necesidad de depender de otros, perder la intimidad física y psicológica, etc.

Numerosos son los factores que se deben tener en cuenta en el tratamiento de un paciente oncológico; es fundamental mantener la idea de trabajo inter, multi y transdisciplinario; de esta manera, el médico, el psicólogo y otros miembros del equipo de atención que participen en el abordaje del paciente verán resultados positivos.

Las áreas psicológica, social, ética y espiritual del cáncer han comenzado a ser exploradas sistemática y activamente en los pasados 20 años por pequeños grupos en diversos centros oncológicos del mundo. La psicoterapia junto con otros abordajes terapéuticos bien seleccionados han demostrado utilidad para pacientes específicos; y claramente, la Psicooncología ha llenado una necesidad en el abordaje del paciente con cáncer. Para asegurar el interés en la calidad de vida y apoyar los aspectos de cuidado, es necesario que el paciente busque apoyo psicológico, y de esta forma calme su ansiedad ante esta situación compleja.

Artículo escrito por Psicologos Madrid Cipsia Psicólogos: Alba Ortiz

También te puede interesar…

Salud digestiva y bienestar psicológico

A menudo asociamos los fenómenos mentales, las ideas y las emociones, al cerebro o la cabeza. Esta visión puede llegar a ser un tanto simplista, pues realmente nuestro cuerpo funciona como un todo, y cada parte es importante para el desempeño global. Numerosos estudios avalan la importancia de los distintos sistemas corporales (más allá del…

Cerebros “de ciencias” vs. cerebros “de letras”

Hace unas semanas hablábamos sobre las funciones que realiza de manera preferente cada hemisferio cerebral. En este artículo hablamos de un tema relacionado, la especialización del cerebro según el campo de estudio. Los estereotipos asociados a personas “de ciencias” y “de letras” forman ya parte del imaginario colectivo. Los primeros se caracterizan por ser sistemáticos,…

La capacidad humana de “leer la mente”

A diferencia de otros animales, los seres humanos somos capaces, desde nuestra infancia, de atribuir intenciones, deseos y creencias a los demás. Esta capacidad es conocida como Teoría de la Mente, y es aquella que nos permite entender las mentes ajenas como distintas de la propia. La “lectura de mentes” constituye un importante pilar de…

movimiento actívate

Campaña “movimiento actívate”

No Comments 1231 Views0

Movimiento Actívate.

El 11 de diciembre de 2014, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha anunciado la puesta en marcha de la campaña “Movimiento Actívate”. Esta campaña, dirigida a jóvenes entre 13 y 17 años, tiene por objetivo sensibilizar e informar sobre la relevancia de adoptar hábitos de vida saludables en alimentación y ejercicio físico, para prevenir el impacto de la obesidad.

Para ello, el Ministerio de Sanidad junto con la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) ha puesto en marcha la página Web: www.movimientoactivate.es, donde se proporciona información a través dediversos contenidos multimedia (música, videos…) de hábitos saludables, programas de ejercicio físico, recetas para una alimentación sana, entrevistas a grandes deportistas de nuestro país, así como enlaces a fuentes de ocio activo.

Continue reading

suicidio

Suicidios

No Comments 2764 Views1

La palabra suicidio tiene su origen en sui: uno mismo y en câedere: matar. Es un fenómeno humano universal que ha estado presente en todas las épocas históricas. Sin embargo, las distintas sociedades han mantenido hacia él, actitudes enormemente variables en función de los principios filosóficos, religiosos e intelectuales de cada cultura. Continue reading

whatsapp

El efecto WhatsApp

No Comments 1812 Views1

El WhatsApp ha resultado ser un avance muy importante en nuestra sociedad. Entre muchas de las ventajas que presenta podríamos destacar algunas: aumenta la interacción social con las personas de tu alrededor, permite poder hablar con quién quieras sin tener que gastar dinero para establecer la comunicación, facilita el mantenimiento de las relaciones a distancia, permite mandar fotos de lo que estás viendo a tus conocidos sin gastar y con rapidez, etc.

Continue reading

diabetes

Diabetes y Salud

No Comments 1214 Views0

La diabetes mellitus es una enfermedad sistémica, crónica, con predisposición genética y en la que participan diversos factores ambientales que, en su conjunto, interfieren con el metabolismo de los hidratos de carbono, proteínas, lípidos y otras sustancias que, de no ser atendidos oportuna y correctamente, pueden llegar a tener secuelas de gravedad.

Continue reading