Tag Archives: psicología infantil

CELOS INFANTILES: entenderlos y manejarlos adecuadamente

No Comments 158 Views0

En esta entrada del blog queremos centrarnos en los más pequeños. Vamos a abordar una de las conductas más frecuentes en el desarrollo evolutivo infantil: los celos. Este es un escenario en que gran parte de los padres se van a encontrar si tienen más de un hijo. Por lo que consideramos fundamental entender por qué surgen los celos, qué lleva a que desaparezcan o se prolonguen en el tiempo y cómo manejarlos.

 

Los celos infantiles ¿siempre son patológicos?

La primera cuestión que nos gustaría aclarar es que los celos, al igual que otras conductas que producen malestar o incomodidad, no tienen por qué ser necesariamente malos. Podemos hablar de dos tipos de celos: los celos positivos y los celos negativos.

Según Juan Manuel Ortigosa, los celos son una reacción adaptativa transitoria, que surge como respuesta a una alteración en la dinámica familiar. Esto quiere decir que, fruto de los cambios en las relaciones familiares, por la llegada de un nuevo miembro, se producen cambios en las respuestas emocionales y comportamentales.

Los celos engloban ambos tipos de respuesta, la emocional y la motora. Por una parte, el niño experimenta estrés, y por otra, desarrolla conductas encaminadas a restablecer la situación pasada.

Podríamos decir entonces que los celos, al igual que todas las conductas cumplen una función. En el caso de los celos esta consiste en recuperar la atención cuidados y cariños que los padres dispensan. En este sentido, podríamos hablar de celos positivos.

 

¿Cuándo son patológicos los celos infantiles?

Uno de los principales factores para valorar cuando los celos son negativos o patológicos es la duración. Cuando los celos pasan de ser una reacción puntual y adaptativa a prolongarse en el tiempo.

Uno de los factores más determinantes para favorecer la duración de las conductas celotípicas tiene que ver con el comportamiento de los padres. Algunas de las conductas que realizan los padres que dificultan la superación de los celos son:

 

Comparaciones entre los hermanos

Lo que tiene una repercusión negativa sobre la autoestima del niño que sale perdiendo en la comparación. Ya que en lugar de valorar sus características e identidad únicas, se considera que hay un único modelo a seguir. Además, en lugar de entender las circunstancias que rodean a sus diferencias, se les juzga y etiqueta.

Todo esto va a influir negativamente en su autoestima

 

Atención al hermano menor muy acentuada

Esto no solo priva al hermano mayor de cariño, y cuidados, que son altamente satisfactorios. Sino que además tiene el efecto somete a un proceso de extinción de las conductas adecuadas que el niño realiza. En lugar de obtener reconocimiento por sus aprendizajes y esfuerzos es ignorado y ninguneado.

 

Mayor exigencia al hermano mayor

Se pasa de la permisividad y  tolerancia con que antes se trataba al niño, a exigir un funcionamiento más maduro de forma repentina.

 

Refuerzo de conductas celotípicas

Sumado a todo lo anterior, se presta atención únicamente a las conductas inadecuadas/celotípicas del niño. Las conductas de colaboración, avance en el proceso de autonomía y aprendizaje, etc., son ignoradas e incluso castigadas por los padres. Por lo que puede darse la aparición espontánea de conductas regresivas, agresivas, etc., que si son reforzadas por los padres con atención, contribuirá al mantenimiento de tales conductas.

 

Tipos de conductas celotípicas

En cada caso las conductas celotípicas variarán, pues depende de la interacción que se da entre el niño y los padres. Sin embargo, hay algunos patrones de conducta que suelen ser característicos en estas situaciones. Veamos algunos de ellos:

  • Desobediencia u oposición
  • Lo que suele estar relacionado con una bajada de autoestima.
  • Llanto
  • Cambios en el ritmo del sueño y de la conducta alimentaria
  • Conductas molestas hacia el bebé
  • Agresividad
  • Conductas evolutivamente inapropiadas. Como puede ser habla infantil, pérdida de control de esfínteres, volver a usar el chupete, pedir que se le dé de comer o se le coja en brazos…

 

Cómo ayudar a tu hijo a superar los celos

Una idea fundamental para ayudar a que los celos se produzcan de forma transitoria en el comportamiento de tu hijo, tiene que ver con ayudarle a encontrar un nuevo espacio dentro de la dinámica familiar.

  • Valora lo que aporta, su identidad, y continúa atendiendo sus necesidades.
  • Atiende a la relación que tienes con él y trata de mejorarla.
  • Ayúdale a pedir lo que necesita de forma adecuada. De modo que fomentarás también sus habilidades sociales
  • Refuerza aquellas conductas adecuadas que manifiesta y extingue aquellas celotípicas.

 

     Si quieres saber más sobre cómo manejarte con los celos que manifiesta tu hijo puedes leer también este otro artículo 

 

En CIPSIA Psicólogos somos expertos en ayudarte con los problemas que surgen en las relaciones familiares. Si deseas recibir ayuda por este u otro motivo, no dudes en contactarnos.

 

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Maiana García

 

*Bibliografía consultada: El niño celoso. Juan Manuel Ortigosa Quiles. Ediciones Pirámide.


También te puede interesar…

Verano, niños y redes sociales

Cómo lidiar con los niños y adolescentes en casa

Cómo utilizar la comunicación como herramienta para mejorar la autoestima de tus hijos:

Cómo empezar el curso escolar de tus hijos con buen pie

¿Cómo influye el tipo de apego en nuestras relaciones?

Cómo fomentar las habilidades sociales de tus hijos

Educar en el esfuerzo: niños más fuertes y capaces

Efecto Pigmalión, la increíble influencia de las expectativas sobre el comportamiento

La adicción a los videojuegos

Fobias infantiles

¿Es malo dar muchos regalos a los niños?

La importancia de hablar sobre la muerte a los niños

Tricotilomanía: mi hijo se arranca el vello, ¿qué puedo hacer?

No Comments 76 Views0

La tricotilomanía es un trastorno que consiste en arrancar el propio vello corporal de manera repetitiva. El vello se arranca de distintas partes del cuerpo. Sin embargo, con mayor frecuencia se asocia al vello de la zona craneofacial, (cuero cabelludo, cejas, pestañas…).

Anteriormente se incluía a la tricotilomanía en el grupo de los trastornos del control de impulsos. En cambio, en la actualidad se entiende como un trastorno de tipo obsesivo-compulsivo. Este tipo de trastornos se caracteriza por la presencia de elevados niveles de ansiedad, y la realización de conductas compulsivas cuya función es el alivio de esta.

https://www.cipsiapsicologos.com/blog/trastorno-obsesivo-compulsivo-los-cinco-tipos-mas-comunes/

La tricotilomanía es un trastorno que puede afectar la
autoestima y la capacidad de relación social de los niños. Cuando se producen
calvan muy marcadas, no pasa desapercibido para el entorno social, lo que puede
acarrear situaciones incómodas para el niño.

Conviene detectar y tratar cuanto antes este trastorno, puesto que los trastornos de
tipo obsesivo-compulsivo tienden a cronificarse si no se interviene.
Volviéndose más complicada la intervención cuanto más tiempo pase.

¿Cómo detectarlo?

Este trastorno tiene una prevalencia entre el 1 y 2% de la población adulta y
adolescente. Siendo mucho más frecuentes en las mujeres. En el caso de los
niños, se encuentra en proporción similar en ambos sexos.

Algunos indicios que pueden dar pistas del desarrollo de este trastorno son:

  • Tocar repetitivamente ciertas zonas con vello corporal y tirar de él (este dato no es
    suficiente en sí mismo, si no hay arrancamiento).
  • La conducta de arrancar pelo debe persistir durante varios meses. De manera puntual, puede
    darse arrancamiento de vello en los niños y ello no implicaría tricotilomanía.
  • Aparición de calvas o pelos cortos o rotos.
  • Aparición de otras conductas de tipo repetitivo.

¿Por qué surge y se mantiene esta conducta?

En la primera infancia pueden aparecer de manera puntual, y ello no es indicio de trastorno. Del mismo modo que surgen y desaparecen conductas como chuparse el dedo u otros tics, sucede con estos episodios. Cuando la frecuencia, intensidad y duración de esta conducta es elevada, es cuando hablamos de trastorno.

Emociones como aburrimiento o ansiedad pueden ser precedentes a este tipo de conductas. Este tipo de emociones surgen como respuesta a situaciones de deprivación estimular, o cambios o eventos estresantes, entre otros.

Las emociones como la ansiedad o el aburrimiento suelen ser las desencadenantes de la tricotilomanía

Si al arrancar el vello el niño obtiene un cambio en el estado emocional negativo previo,
tenderá a repetirse. Las personas aquejadas de este tipo de trastorno, relatan
que obtienen una sensación de alivio de la tensión o estimulación sutil que les
resulta placentera. Cuando el niño encuentra “beneficioso” desarrollar esta
conducta, en ausencia de otras estrategias igual o más efectivas,
desarrollará un hábito.

Por ello, el mantenimiento de un contexto displacentero para el niño, que
produzca emociones negativas duraderas o intensas, sin posibilidad de control
de las mismas, puede favorecer la consolidación del trastorno.

Sin embargo, la conducta de arrancarse el pelo puede prolongarse pese a que
desaparezcan las emociones negativas que facilitaron su aparición.

Si la conducta se repite en numerosas ocasiones, queda reforzada en presencia de
otros estímulos que pasarán a tener control sobre la misma. Llegando a
convertirse en un hábito.

 ¿Qué puedes hacer para ayudar a tu hijo a
eliminar este hábito?

¿Qué nos dice la presencia de este hábito?

La existencia de tricotilomanía nos puede dar mucha información acerca del estado emocional de nuestro hijo. Lo que puede resultar de utilidad para ayudarle a mejorar su bienestar.

En primer lugar, observa si se produce en el mismo
tipo de situación o actividad. El tipo de situaciones en que se suele producir
puede dar mucha información. Por ejemplo, hay niños que tienden a arrancarse el
vello cuando están haciendo los deberes. Esto puede ser un síntoma de ansiedad
ante la ejecución de sus tareas escolares. O si lo hace en situaciones de
conflicto con sus padres, cuando prevén una regañina, etc. Puede reflejar un
exceso de temor a la situación.  

https://www.cipsiapsicologos.com/blog/estres-fuentes-y-situaciones/

Otro tipo de situaciones tienen que ver con el aburrimiento. Si pasan muchas horas implicados en la misma actividad, y sin novedades.  

En otras ocasiones, en cambio, lo hacen cuando están
desocupados, se les ve tranquilos y relajados. Este sería el caso cuando lo
hacen viendo la TV u otra actividad que no requieran que utilicen sus manos. Lo
que sería significativo de que se ha consolidado y generalizado el hábito.

¿Cómo actuar?

Una vez has detectado la naturaleza del tic, actúa en consecuencia. Un primer acercamiento a la solución del problema pasa por cambiar las situaciones que lo desencadenan. Cuando la causa sea la ansiedad, ser menos exigentes con ellos, ayudarles a predecir su entorno y reducir su incertidumbre. Pero también enseñarles a relajarse y proveerles de tiempo de ocio y entretenimiento. Cuando la causa sea el aburrimiento o cansancio, ayuda el hecho de organizar una agenda más adecuada a sus necesidades, intercalando juego con sus responsabilidades.

– Si quieres conocer algunas técnicas de relajación, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Datos importantes a conocer

No les regañes o afees el comportamiento. El aumento de ansiedad solo tiende a incrementar este tipo de hábitos compulsivos. En su lugar proponle otras estrategias para mantener ocupadas sus manos e impedir que ejecute la conducta.

Dado que este tipo de hábitos están muy automatizados los niños no se llegan a dar cuenta de que los hacen. Por ello puede ser de utilidad avisarle de que está realizando la compulsión. De este modo podrá poner en marcha estrategias de autorregulación.

Vencer un trastorno obsesivo-compulsivo puede ser algo complejo, especialmente si está
consolidado. Por ello, te recomendamos que, si no puedes ayudar a tu hijo a superarlo,
no dudes en consultar a un experto.

Si crees que tu hijo o hija presenta este tipo de conducta, no dudes en contactarnos. En CIPSIA Psicólogos somos expertos en tratar este y otros problemas psicológicos.

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Maiana García

También te puede interesar…

La medicalización de la salud mental

A día de hoy, el uso de psicofármacos parece ser el tratamiento de primera elección ante problemas de salud mental. Con la aparición y el desarrollo de estos “fármacos de la conducta” en el siglo pasado, y la estandarización del diagnóstico psicopatológico, la Psicología se reduce a una perspectiva médica, en la que el paciente…

SOS las redes sociales dominan mi vida ¿Cómo hago para desengancharme?

Con la mayor disposición de tiempo libre algunas personas, especialmente niños y jóvenes, invierten buena parte de su tiempo en las redes sociales e internet. Las redes sociales y las aplicaciones de mensajería instantánea tienen grandes beneficios y son uno de los avances más definitivos de la era digital. Ya que permiten conectar personas, facilitan…

Operación bikini e imagen corporal

Aunque este año de forma algo tardía e inusual, los planes de playa y piscina siguen estando en nuestra lista veraniega. Como todos los veranos, enseñar el cuerpo se convierte en una preocupación para muchas mujeres y algunos hombres, con lo que ponemos en marcha la conocida “operación bikini”. Las “dietas milagro”, empezar a hacer…

Trastorno Obsesivo Compulsivo y COVID-19

Después de varias semanas del final del confinamiento por la crisis del COVID-19, en España las cosas van retornando a una “nueva normalidad”, en la que, si bien con medidas para prevenir rebrotes, empezamos a retomar actividades y a salir al exterior. Como hablábamos en algunos artículos anteriores, el final de la situación de aislamiento…

El Trastorno de Ansiedad Generalizada

La ansiedad y la preocupación forman parte de nuestras vidas, y cumplen la función de alertarnos y prevenirnos de un posible peligro. Son adaptativas, por tanto, mientras nos sirvan para poder ajustarnos y reaccionar de manera adecuada. No obstante, cuando alcanzan niveles excesivos, que no se corresponden con una amenaza real o suficientemente grave, y…

La importancia de dormir bien

¿Quién no ha oído alguna vez a su pareja, un amigo, familiar o conocido quejarse por no haber conseguido dormir bien alguna noche? Además de los problemas que le ha conllevado al día siguiente. Todos hemos sufrido en nuestras carnes una noche en vela, por ese motivo rápidamente empatizamos ante esa circunstancia. Es sabido que…

El error y el pensamiento contrafactual

¿Qué es el pensamiento contrafactual? Una expresión adecuada para entender qué es el pensamiento contrafactual sería “lo que pudo haber sido y no fue”. Otra muy en boca de todos sería la coletilla lingüística de “y si…”, que muchas veces ponemos en juego para señalar una alternativa que no tomamos pero que creemos que posteriormente…

¿Qué creencias impulsan a la adicción a los juegos de azar?

Los juegos de azar están en boca de todos. Suscitan emociones y actitudesencontradas. En los jugadores se vive con ilusión, y en ocasiones euforia,pasando inevitablemente a sentimientos de decepción. Desde el entorno social,en el que cada vez existe más conciencia sobre esta problemática, se mira a losjuegos de azar con creciente preocupación e intenso rechazo.…

¿Por qué enganchan tanto los juegos de azar?

Los juegos de azar se han convertido en una actividadcada vez más popular en los últimos años. Atrayendo a población de distintosgrupos de edad, incluso a los más jóvenes. Además, la diversidad de formas dejuegos de azar (ruleta, apuestas deportivas, juegos de cartas con dinero etc.),facilita la identificación con alguno de ellos. Por otra parte,…

Cómo utilizar la comunicación como herramienta para mejorar la autoestima de tus hijos:

No Comments 89 Views0

Como posiblemente hayas reflexionado, la autoestima es esencial para el desarrollo pleno de una persona y el logro del bienestar. La autoestima influye en todas las áreas vitales de una persona. A nivel académico, de relaciones personales, desarrollo personal, etc. Por lo que, todo lo que se haga por fomentarla ayudará a enriquecer y mejorar la trayectoria vital del individuo.

¿Qué es autoestima?

La autoestima de una persona se forja a través de múltiples experiencias y relaciones a lo largo de su vida. La autoestima se refiere a cómo se siente la persona respecto a sí misma. La autoestima se configura, entre otros aspectos, a través del tipo del discurso que tiene sobre sí mismo, sus capacidades, y su entorno.

Este discurso o diálogo interno no es algo innato, no venimos al mundo con un discurso incorporado
genéticamente. Por tanto, nadie nace con mala autoestima. Pensemos que, al
igual que el habla es aprendida en nuestra especie, y el idioma que hacemos
propio viene condicionado por el entorno, el discurso que una persona
desarrolla sobre sí misma es aprendido también.

– Si quieres saber más sobre la autoestima, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Hay muchas formas de ir aprendido una forma de hablarse y pensar sobre uno. Sin embargo, un factor
fundamental tiene que ver con cómo le hablan las personas de su entorno a lo
largo de su vida.

¿Cómo aprende tu hijo a través de tu lenguaje?

A través del aprendizaje por modelado o imitación.
Este tipo de aprendizaje es básico para el desarrollo de distintas habilidades
en los seres humanos, e incluso en algunos animales.

Podríamos poner cientos de ejemplos de cómo se aprende imitando lo que hacen otros. Pero vamos a utilizar
el más cercano a nuestro caso: Pensemos en el idioma, ya que para alcanzar una
buena destreza oral basta con la imitación. Un niño es capaz de, en pocos años,
adquirir gran cantidad de vocabulario y una gramática correcta sin necesidad de
escolarización. Todo esto gracias a la exposición a modelos que utilizan
un determinado idioma.

Por tanto, si utilizas un lenguaje negativo respecto a él, es de esperar que lo imite y utilice para
hablar y pensar sobre sí mismo.

4 sugerencias para
cambiar el lenguaje que utilizas con tu hijo

Utiliza un lenguaje positivo

Elogia las cosas que hace bien, y utiliza diferentes palabras para aludir a sus capacidades. Siempre habrá alguna cosa digna de ser reforzada. Escuchar las cualidades o conductas que valoran de él le llevará a desarrollar un autoconcepto positivo, basado en destrezas y méritos.

Elimina los deberías y las exigencias, y sustitúyelos por información veraz

Una educación plagada de mensajes exigentes y normas morales estrictas provoca que este tipo de lenguaje exigente y moralizador se termine utilizando de manera generalizada. Cuando se es muy autoexigente y hay un gran sentido del deber, no alcanzar los estándares marcados conllevará altas dosis de culpa e insatisfacción. Lo que inevitablemente repercute en la autoestima, atacando el sentimiento de dignidad.

En lugar de exigir u obligar, informa de las razones para cambiar su
comportamiento. Explica cuáles son los beneficios y perjuicios de cada acción.
Es por ellos, y no por una normal moral aislada de la realidad, por los que cobra
sentido el comportamiento.

No generalices o pongas etiquetas

Cuando tu hijo cometa errores o haga cosas que no te gustan, no le etiquetes “eres un egoísta”, “no se te dan bien las matemáticas” etc.

Las etiquetas transmiten la idea de que esa característica es interna y estable, y,
por tanto, no puede cambiar. Esto deteriorará su autoestima, y le desmotivará a
intentar cambiar.

En su lugar utiliza frases como “no está bien que no quieras compartir con tu
hermano” o “en esta ocasión el examen de matemáticas no te ha salido bien,
habrá que prepararlo mejor la próxima vez”.

Refuerza aquellas cosas que hace bien sin “peros”

Es importante resaltar los aspectos positivos y los logros de nuestros hijos sin “peros”

Para que a una persona le llegue realmente el refuerzo y la valoración positiva que se hace de su esfuerzo, es necesario que el mensaje no incluya de manera constante referencias a las cosas que podría haber hecho mejor.

Esto a la larga, termina resultando en una minimización de los logros. Lo que
se consigue es transmitir que nunca se es suficiente, y desarrollar actitudes
perfeccionistas.

Estas son tan solo algunas sugerencias sobre cómo repercutir positivamente sobre la autoestima de tus
hijos En definitiva se trata de transmitir a través de tu lenguaje y tu actitud
que crees en tu hijo, y en sus posibilidades.

En Cipsia Psicólogos somos expertos en trabajar sobre cómo mejorar las relaciones familiares. Si necesitas nuestra ayuda no dudes en contactarnos.

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Maiana García

También te puede interesar…

 

Verano, niños y redes sociales

Con la llegada de las vacaciones escolares cobra gran importancia el tiempo libre. Los niños y adolescentes pasan a disponer de muchas horas libres de ocupaciones. Este tiempo puede ser muy productivo y enriquecedor, todo dependerá del uso que se haga de él. Es por ello por lo que queremos realizar una reflexión sobre el…

Cómo lidiar con los niños y adolescentes en casa

Como hemos visto en anteriores artículos de nuestro blog, mucho han cambiado nuestras circunstancias en los últimos meses. Poco a poco vamos volviendo a la normalidad, sin embargo, algunos cambios desconocemos cuánto tiempo se quedarán entre nosotros. El ámbito doméstico ha pasado a centralizar buena parte de las actividades de alta exigencia que antes se…

Cómo empezar el curso escolar de tus hijos con buen pie

Nos encontramos en fechas que no dejan indiferente a nadie. El curso y la actividad lectiva comienzan, y con ello estudiantes y padres vuelven nuevamente a una rutina conocida. En lo que respecta a los estudiantes, la vuelta es deseadapor algunos, especialmente los más pequeños, acompañada de nervios e ilusión. Paraotros, supone una época de…

¿Cómo influye el tipo de apego en nuestras relaciones?

El término apego, desde la etología, se define como un vínculo afectivo duradero entre dos individuos, que se forma a lo largo del tiempo en base a las interacciones entre ellos, y cuyo fin es la búsqueda de la proximidad para asegurar la protección y el consuelo. Fue el psicólogo John Bowlby el que llevó…

Cómo fomentar las habilidades sociales de tus hijos

Como es sabido, las habilidades sociales son fundamentales para el desarrollo de relaciones sanas y satisfactorias. Esto es especialmente importante si tenemos en cuenta que una persona se relaciona continuamente, ya sea en el ámbito académico, familiar, de amistad, de pareja, laboral etc. Además, las relaciones repercuten en el desarrollo personal, la autoestima y bienestar, lo…

Educar en el esfuerzo: niños más fuertes y capaces

Vivimos en una sociedad en la que se ensalza cada vez más el valor de lo inmediato. Donde se enseña que el bienestar y la felicidad se pueden obtener cómodamente y sin esfuerzos a través del consumo. Nada más lejos de la realidad: si bien es cierto que se puede obtener gratificación de una manera…

Efecto Pigmalión, la increíble influencia de las expectativas sobre el comportamiento

El efecto Pigmalión fue propuesto por el profesor de psicología Robert Rosenthal, a partir de un experimento publicado en 1965. En dicho experimento se pudo comprobar cómo las expectativas de una persona influyen en el desempeño de otra. Las expectativas positivas darían lugar a un mejor desempeño por parte del otro, mientras que las expectativas…

La adicción a los videojuegos

Desde la Dirección General de la Familia y el Menor de la Comunidad de Madrid, en colaboración con la Fundación Aprender a Mirar, acaban de publicar una guía muy interesante llamada “Pasos para evitar la adicción a los videojuegos”, en la que se aborda esta problemática que tanto preocupa a madres y padres en estos…

Fobias infantiles

[/vc_row][/vc_column]

Cómo empezar el curso escolar de tus hijos con buen pie

No Comments 126 Views0

Nos encontramos en fechas que no dejan indiferente a nadie. El curso y la actividad lectiva comienzan, y con ello estudiantes y padres vuelven nuevamente a una rutina conocida.

En lo que respecta a los estudiantes, la vuelta es deseada
por algunos, especialmente los más pequeños, acompañada de nervios e ilusión. Para
otros, supone una época de renuncias, esfuerzos y obligaciones a los que no
encuentran sentido ni valor.

Del mismo modo, entre los padres nos encontramos diversas
reacciones. Algunos afrontan esta época centrados en cuestiones más prácticas y
organizativas: compatibilizar su agenda laboral con la agenda académica y sus
derivados, comedor ruta escolar, actividades extraescolares, etc. Para otros,
en cambio, el inicio del curso escolar supone la vuelta “al campo de batalla”.
Temen el inicio de los conflictos en torno al momento de hacer los deberes y
tareas escolares, las notas de los exámenes el comportamiento en el aula, entre
otros.

Sea como sea, se inicia una de las actividades más
importantes para nuestros “pequeños”. Enfocar adecuadamente esta actividad servirá
para minimizar conflictos y generar un buen clima en torno al estudio.

Algunos planteamientos fundamentales para el comienzo del curso

1. Condiciona el juego y el entretenimiento a la realización de las tareas escolares

Uno de los errores más frecuentes a la hora de afrontar la
tarde es la mala organización del tiempo y actividades. Muchos estudiantes
acostumbran a realizar en primer lugar aquellas actividades que les gustan, y
aplazar la realización de tareas escolares. Esto repercute negativamente en el
cumplimiento de las tareas de aquellos estudiantes con baja motivación al
estudio. Una forma fácil y efectiva de motivar a aquellos estudiantes menos
implicados es negociar una hora de inicio del estudio, y establecer las
actividades recreativas después. De este modo, tan solo alterando el orden de
actividades, ayudaremos a motivar y reforzar la implicación académica.

– Si quieres saber más sobre el refuerzo de comportamientos y sus beneficios, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

2. Promueve su incorporación progresiva a la realización de tareas

El concepto clave es progresión. Junto con la estrategia
anterior, ayudará mucho bajar la expectativa inicial. Entendiendo que debe
partirse de niveles de ejecución adaptados no solo al momento inicial del
curso, sino al nivel previo del estudiante. De este modo, al tratarse de
conductas que ya están disponibles en su repertorio se sentirán más motivados.

Tener una meta alta para su rendimiento no debe hacernos
perder de vista la necesidad de favorecer un comienzo progresivo.

3. Revisa las expectativas que tienes

Es muy probable que, si otros años tu hijo no ha sido un buen estudiante, tengas una expectativa muy baja hacia él. El problema de tus expectativas es que muy posiblemente se las transmitas sin ser consciente. El efecto en su autoestima, implicación y rendimiento es inmenso.

– Si quieres saber más sobre la autoestima y el autoconcepto, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Las expectativas e imagen que tienes de él se las transmites
de múltiples formas. Cómo tomas un esfuerzo suyo o un éxito, y cómo interpretas
un fallo o un despiste son radicalmente distintos en función de las
expectativas.

Es muy probable que, si tienes una imagen negativa de su
perfil como estudiante tiendas a atribuir sus éxitos a factores externos y
fortuitos, y sus fracasos a factores internos y estables. Todo esto contribuye
a formar su autoestima académica.

Por tanto, cambia la expectativa que tienes de él, busca
sorprenderte y transmítele una visión positiva de sí mismo, lejos de juicios o
críticas.

– Si quieres saber más sobre la autoestima en adolescentes, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres saber más acerca de cómo atribuimos un resultado a una causa, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

4. Fomenta su independencia y responsabilidad de cara a los estudios

Si te has acostumbrado a acompañarlos y ayudarles en sus
tareas, o a estudiar con ellos cuando tienen un examen, es el momento para
empezar a eliminar este hábito. Esta actitud no tiene nada de beneficioso, todo
lo contrario, les enseña a ser dependientes, y no que asumir la responsabilidad
de sus resultados depende de ellos. Si esta es la situación que quieres
cambiar, prueba a ir incrementando paulatinamente el tiempo que trabaja solo.
Por ejemplo, pídele que empiece solo y luego te incorporas, levántate por
pequeños periodos de tiempo, o dile que le atiendes desde otro lugar cercano…

– Si quieres saber más sobre el fracaso escolar, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres saber más sobre cómo educar en el esfuerzo, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

5. Interésate por aquellos aspectos que más le llamen la atención de su regreso a clase

Muchas veces los padres, en su afán por tener todo
controlado, no atienden a los comentarios espontáneos de sus hijos acerca de
las clases y de lo que opinan sobre las asignaturas. Olvida aspectos prácticos
como la forma de evaluación, los horarios de clase y los materiales o libros
necesarios. Si quieres fomentar su interés por las materias de estudio y por el
aprendizaje, atiende a sus comentarios sobre lo que está viendo en clase que le
ha gustado o causado interés y anímale a expresar su curiosidad. Al mantener
una conversación en torno a ello, ponen el foco de atención sobre estos
aspectos que más les han gustado, y ello acrecienta su interés.

6. Implícale en otras tareas

Las clases empiezan, y aunque los estudios son una parte muy importante del desarrollo de tu hijo, no lo son todo. Fomenta otras facetas personales suyas, anímale a realizar actividades de ocio entre semana que le permitan un respiro. Implícale en las actividades domésticas y en la colaboración diaria.

– Si quieres saber más sobre por qué es bueno que los niños colaboren en casa, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Si tienes algún problema relativo al comportamiento de tus hijos, y no te ves capaz de solucionarlo por ti mismo, ponte en contacto con nosotros, tenemos experiencia en el tratamiento de este tipo de comportamientos.

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Maiana García

También te puede interesar…

 

Fobias infantiles

[/vc_row][/vc_column]

¿Es malo dar muchos regalos a los niños?

La Navidad es uno de los momentos más habituales para hacer regalos. Sin duda, los protagonistas de los regalos suelen ser los niños de la casa. A todos nos gusta ver la cara de felicidad de un niño al recibir un regalo que les ha gustado. Pero ¿qué ocurre cuando la cantidad de regalos es…

La importancia de hablar sobre la muerte a los niños

La muerte forma parte de nuestras vidas de forma inevitable. Todos pasamos por duelos cuando nuestros seres queridos fallecen y gestionarlo de forma adecuada nos ayuda a superar esta herida correctamente y a no caer en problemas psicológicos como la depresión. Sin embargo, para poder hacer esto es importante comprender el proceso de la muerte…

Por qué es bueno que los niños colaboren en casa

Una duda muy frecuente en los padres que acuden a consulta es si es bueno obligar a los niños a realizar tareas del hogar como una obligación diaria como pueden ser los deberes. Aunque depende de cada niño, en este artículo hablaremos de porque es bueno que los niños colaboren tareas del hogar. - Si…

Por qué fomentar la creatividad en los niños

La creatividad es un aspecto importante y que puede resultar un factor ventajoso en muchos ámbitos de nuestra vida. De hecho, la creatividad está muy asociada a la inteligencia y a la resolución de problemas. Por ello, se recomienda fomentarla a los más pequeños de la casa para que vayan aprendiendo a desarrollar este aspecto…

Problemas psicológicos más comunes en la infancia

La vida y desarrollo de las personas va cambiando según las diferentes etapas vitales. En cada una de las etapas se producen distintos cambios y se caracterizan por factores individuales y sociales. Una de las etapas más importantes es la infancia, ya que en ella nos empezamos a desarrollar como personas y las experiencias que…

El fracaso escolar: causas y consecuencias

Hablamos de fracaso escolar cuando un niño no es capaz de alcanzar los objetivos establecidos para su edad y desarrollo. Dado que el criterio para evaluar el éxito o fracaso escolar en los niños son sus calificaciones, este último supone el hecho de suspender la mayor parte de las asignaturas cursadas, implicando en ocasiones la…

Ventajas de los campamentos de verano

Cuando llegan las vacaciones de verano muchos padres se preguntan qué hacer con sus hijos hasta que puedan irse de vacaciones en familia. Es una duda que asalta a muchas familias, cómo aprovechar con las vacaciones de verano. En estas fechas suele haber diversas alternativas que nos ofrezcan la posibilidad de tener cuidados y entretenidos…

Mi hijo ha suspendido: ¿qué hago?

Ahora que se acerca el verano, se acerca también el final del curso académico y por consiguiente las notas finales. Cuando los resultados han sido satisfactorios y se han aprobado todas las materias del curso esta época da lugar a un momento de descanso para el niño o adolescente. Sin embargo, no siempre se aprueban…

¿Cómo influye el tipo de apego en nuestras relaciones?

No Comments 141 Views0

El término apego, desde la etología, se define como un vínculo afectivo duradero entre dos individuos, que se forma a lo largo del tiempo en base a las interacciones entre ellos, y cuyo fin es la búsqueda de la proximidad para asegurar la protección y el consuelo. Fue el psicólogo John Bowlby el que llevó este concepto desde la “psicología animal” hasta la psicología humana. 

https://www.cipsiapsicologos.com/blog/apego-que-es/

La teoría del apego de Bowlby

Al igual que otros mamíferos, los seres humanos nacemos indefensos, y con una gran dependencia del cuidado de otros individuos. Además, en nuestro caso, la infancia prolongada hace que esta necesidad de cuidado sea aún más acusada. Normalmente el ser humano desarrolla el apego en primer momento dentro de un entorno familiar. Se establece un vínculo afectivo fuerte con un cuidador principal, usualmente la madre. A partir de esta primera relación se cimentan las bases del desarrollo emocional y psicológico posterior. Dicho de otro modo, este primer vínculo resulta vital en la construcción de un modelo mental de los demás y de uno mismo, lo que tiene importantes repercusiones en la edad adulta. Desde esta representación mental, la persona interpretará el mundo de un modo u otro, y esto posteriormente influirá en sus relaciones y en su salud mental.

La función del apego

Como hemos comentado anteriormente, la función del apego es, en un primer momento, la de asegurar la supervivencia del bebé indefenso. Sin embargo, el vínculo afectivo del apego se mantiene a lo largo de la vida pasada la infancia, y puede variar a lo largo del tiempo. Esta primera relación será determinante en el desarrollo psicológico de la persona y en la formación de su personalidad. 

En las primeras etapas de la vida, el apego es lo que mantiene al niño lo suficientemente cerca de su figura de apego para proporcionarle seguridad y cuidado. En paralelo a este sistema afiliativo o de apego nos encontramos con el sistema exploratorio del niño. Gracias a este último el infante, desde la base segura que le proporciona el apego, descubre el entorno, y recibe la estimulación necesaria para su desarrollo. 

A los 6 meses aproximadamente, la relación de apego con el cuidador se consolida, y es entonces cuando aparece el miedo a los extraños. Esto asegura que el niño se mantenga cerca de la madre y no confíe en desconocidos, que podrían suponer una potencial amenaza. 

Los tipos de apego y la influencia en las posteriores relaciones de pareja

– Si quieres saber más sobre qué nos proporciona el apego, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

El procedimiento de la Situación Extraña

Los trabajos de Bowlby, psicólogo especializado en Psicología infantil, intentaron encontrar una conexión entre la calidad del vínculo de apego con el cuidador, y el bienestar psicológico del niño, a corto y largo plazo. Para ello, tomó como punto de partida los estudios de Mary Ainsworth, con la que colaboró en numerosas ocasiones. Una de las principales aportaciones de Ainsworth a la Psicología Infantil fue la creación de una prueba estandarizada conocida como Procedimiento de la Situación Extraña. En este test, el niño y su cuidador se encuentran en una sala; en un momento dado la madre sale de la habitación, y se observa la reacción del pequeño en este instante, y también cuando el cuidador regresa. El modo de actuar del pequeño da mucha información sobre la calidad del vínculo entre ambos, y según esto, se puede clasificar el tipo de apego como seguro o inseguro. Según los estudios de Bowlby, el tipo de apego resulta crucial en el desarrollo emocional afectivo, en el tipo de miedos o inseguridades de la persona y el modo de afrontarlas, y en la capacidad de resiliencia en la vida adulta.

– Si quieres saber más sobre la resiliencia, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Apego seguro

El apego seguro, el más propicio para el desarrollo óptimo del niño, es aquel en el que el adulto aporta su apoyo incondicional al infante. El niño aprende que su cuidador va a estar siempre disponible para él, que le quiere y le apoya en todo momento. El niño explora activamente su ambiente, y suele confiar en los demás.

En la vida adulta, los niños con apego seguro tienden a involucrarse en relaciones saludables. Buscan la intimidad con los demás y se sienten cómodos con cierta dependencia hacia su pareja. No están constantemente preocupados por la continuidad de la relación, y establecen relaciones estables y confiadas.

Apego inseguro

El apego inseguro suele derivar de la neglicencia o inconstancia en el cuidado por parte de la figura de apego. Los niños no establecen un vínculo seguro y satisfactorio con el cuidador, lo que tiene graves efectos, no sólo en sus primeros años, sino en el desarrollo emocional y en la formación de relaciones más tarde. 

Apego ansioso-ambivalente

Este tipo de apego aparece usualmente cuando el cuidado por parte del adulto es inconsistente. El cuidador no siempre atiende a las demandas del niño, por lo que este no tiene la seguridad de que el otro le vaya a hacer caso en un momento dado. Es por ello que estos bebés muestran gran ansiedad cuando el cuidador sale de la habitación en la prueba de la Situación Extraña, y son difíciles de consolar aún cuando el adulto ya ha vuelto. 

Tienen dificultades al explorar el medio, y muestran emociones contradictorias o ambivalentes, lo que les provoca gran angustia. Si en ausencia del cuidador lloran desconsoladamente, en su presencia muestran una mezcla de enojo y preocupación al interaccionar con él.

En su vida adulta, estos niños se implicarán más fácilmente en relaciones tóxicas o de dependencia. Aunque sus relaciones suelen ser cortas e intensas, la necesidad de aprobación y de validación constante hará más fácil que caigan en una relación abusiva.

– Si quieres saber más sobre las relaciones tóxicas, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Apego evitativo

Los niños que ven desatendidas sus necesidades de manera sistemática suelen presentar este tipo de apego. La negligencia por parte de sus cuidadores les provoca gran sufrimiento desde edades tempranas, y hace que desarrollen una autosuficiencia y que establezcan distancia emocional con los demás desde muy pequeños. Son muy independientes, ya que han aprendido que no pueden contar con los demás, pero al mismo tiempo presentan gran ansiedad y malestar. Exploran poco el medio que les rodea, y apenas reaccionan cuando el cuidador desaparece de su vista. 

En sus relaciones en la vida adulta, este tipo de apego se traduce en una evitación de los demás, y en el miedo a la intimidad. Suelen ser egocéntricos, fríos y distantes, y no se implican en las relaciones.

Apego desorganizado

El apego desorganizado sería una mezcla de los dos anteriores. Sería el polo opuesto al apego seguro, y muchos autores lo conciben como una falta de apego. Es común en casos de abandono temprano o de abusos en la infancia, tras los cuales desarrollan miedo hacia su figura de apego. 

Estos niños a menudo experimentan explosiones emocionales. Rompen juguetes, pegan a otras personas o les amenazan. Son impulsivos, y la falta de desarrollo emocional hace que las situaciones a menudo les sobrepasen. Como no han aprendido a gestionar sus emociones, sufren a menudo desbordamientos emocionales.

En la vida de pareja, el apego desorganizado se suele asociar a la evitación de los demás y en el miedo a la intimidad y a la dependencia. En el fondo anhelan una relación, pero a la vez parecen rechazarla, y frecuentemente se implican en relaciones conflictivas.

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Irene Serrano

Cómo hacer frente a los problemas de convivencia tras el confinamiento

  La situación de confinamiento que venimos viviendo últimamente a causa del virus que causa el COVID-19, ha tenido un gran impacto en nuestro funcionamiento. Algunos de los problemas surgidos en torno al confinamiento van desapareciendo progresivamente conforme este se desvanece. Sin embargo, otros van a continuar teniendo resonancia todavía algún tiempo. De algunos de…

¿Por qué es importante cuidar la relación de pareja?

Ante la situación de confinamiento y tensión que se vive en muchos hogares, cabe la posibilidad de que se incrementen los conflictos con nuestros seres queridos. Al igual que en otros momentos del año en los que pasamos mucho tiempo juntos, como en verano, es más fácil que surjan las diferencias, y que ello lleve…

El amor a nivel químico, una droga muy potente

La idea del “amor como droga” parece formar ya parte del imaginario colectivo, y en realidad tiene parte de razón. Al igual que en el caso de la drogadicción, el amor genera en el cerebro toda una serie de reacciones químicas que nos hacen sentir bien, y que mantienen la conducta de la búsqueda de…

Respuesta sexual fisiológica: otra forma de entender a tu pareja

Aunque cada día menos, todavía existe algo de tabú en hablar de sexo. Esto es importante ya que tener una buena salud sexual es beneficioso tanto para uno mismo como para las relaciones de pareja. En el artículo de hoy hablaremos, en primer lugar, de las respuestas fisiológicas comunes en ambos sexos, para después hablar…

Los beneficios del refuerzo positivo para impulsar tu relación de pareja

Hemos hablado en varias entradasde nuestro blog acerca del refuerzo positivo. Normalmente este concepto loasociamos a la educación de los niños. Ya que suele verse muy fácil el poderosoefecto que tiene sobre el comportamiento. Pues bien, los efectos delrefuerzo positivo se dejan apreciar en multitud de conductas, de niños y mayores,en nuestro día a día.…

Cómo manejar una ruptura

Las relaciones de pareja son un área importante de nuestra vida y pueden tener una gran influencia en nuestro bienestar emocional. Cuando la relación va bien supone un factor de protección frente al desarrollo de algunos problemas psicológicos como la ansiedad o la baja autoestima. También puede resultar de ayuda para solucionar problemas psicológicos, tengan…

Confianza en la pareja

Una de las áreas más importantes de nuestra vida son las relaciones interpersonales, dentro de las cuales se encuentran las parejas sentimentales. Aunque son una fuente de refuerzos y afecto, no siempre funcionan correctamente y se pueden generar problemas de pareja. Para trabajar y solucionar estos problemas, ya sea en terapia de pareja o no,…

Cómo salir de una relación tóxica

Las relaciones sociales son una parte importante de la vida de las personas y supone una protección para la mayoría de los problemas psicológicos como la ansiedad y la depresión. Dentro de las relaciones sociales están las relaciones de amistad, las relaciones familiares y por supuesto las relaciones de pareja. Estas últimas, cobran una  especial…

La importancia de aceptar al otro en pareja

Las relaciones de pareja son una parte importante de nuestra vida y nuestro día a día. Por ello, cuando las relaciones no van como deberían se pueden producir problemas de pareja que nos afecten generando os otros problemas psicológicos derivados. En el artículo de hoy hablamos sobre un aspecto importante que puede influir en este…

La necesidad de poner límites: algunas creencias que dificultan a los padres asumir su rol

No Comments 189 Views0

Cada vez son más frecuentes en consulta los problemas de comportamiento disruptivo infantil. Niños que no obedecen, o demoran en hacerlo, que se oponen, protestan y montan rabietas con una alta frecuencia. Cuando este patrón se consolida puede evolucionar a problemas mayores, como el trastorno de conducta o el trastorno negativista desafiante.

– Si quieres saber más acerca del trastorno de conducta, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres saber más sobre el trastorno negativista desafiante, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Lo cierto es que, al margen de la
gravedad que puedan alcanzar estas conductas, su alta frecuencia,
característica en este tipo de problemas, causa un gran malestar familiar. Los
perjuicios se dejan sentir en los padres, en los hermanos, y, cómo no, en el
propio niño.

Precisamente por su capacidad de
alterar la dinámica familiar, queremos abordar las creencias que dificultan a
los padres, enfrentar adecuadamente el problema.

 

¿Son necesarios los límites?

El ser humano viene al mundo con
un repertorio de conductas reflejas mínimo que tiene que ver con la
supervivencia. Este repertorio de reflejos, en su mayoría, tiende a desaparecer
a los pocos meses. Si el niño dependiese de su instinto y su genética, nunca
alcanzaría el nivel de desarrollo que se espera en nuestra sociedad.

Todo el desarrollo del ser humano tiene que ver con su aprendizaje, esto
es, con su experiencia. El aprendizaje se va forjando a medida que se establece
la relación entre conductas y consecuencias. En esto tiene un papel muy
importante los otros, en este caso los padres o educadores, ya que van a ser
los encargados de poner consecuencias
e ir moldeando la experiencia de sus pequeños.

Educar consiste en ayudar a
desarrollar las conductas más beneficiosas para ellos, incluso cuando las
consecuencias beneficiosas no están disponibles de manera inmediata.

Debido al potente efecto del
refuerzo inmediato, y al desconocimiento de otros reforzadores diferidos, el
niño va a tender a desarrollar ciertas conductas frente a otras. Por ejemplo,
no tiene nada de sorprendente que un niño tras llegar a casa prefiera jugar o
ver los dibujos, frente a hacer los deberes. Ello solo quiere decir que todavía
no ha aprendido que hacer los deberes es más beneficioso para él que ver los
dibujos. Esta va a ser una de las funciones principales de ponerles límites:
ayudarles a desarrollar las conductas que son más beneficiosas a largo plazo y
alejarles de las que son perjudiciales.

Sin embargo, hay algunas
creencias irracionales muy arraigadas, que impiden que algunos padres pongan o
mantengan límites, con gran perjuicio para la dinámica familiar.

 

Creencias irracionales

 

Si no le damos al niño lo que quiere le están haciendo sufrir, y eso es intolerable.

Es totalmente normal que al negar a un niño un deseo, este experimente con
emoción de malestar, e incluso llore. A esta emoción se le denomina
frustración.

Al contrario de lo que se puede pensar, experimentar frustración es algo
sano y necesario para su desarrollo. Aprender a tolerar la frustración les
ayudará a enfrentarse a retos sin desistir cuando las cosas no salgan como
desean.

Si los padres atienden la queja o lloro dándole lo que desea, estarán aplicando refuerzo positivo a esta conducta. Por lo que, es de esperar que en futuras situaciones similares el niño utilice la misma estrategia para conseguir lo que desea, llegando a desarrollar verdaderas rabietas.

– Si quieres saber más sobre cómo manejar este tipo de comportamientos, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

 

Para poner límites es necesario conseguir la aprobación del niño

 

Muchos padres se
ven entre la espada y la pared cuando ponen límites y sus hijos no los aceptan.
Esto es debido a que han escuchado que es conveniente razonar y establecer un
diálogo con sus hijos acerca de los límites. Sin embargo, el objetivo de dar
una explicación acompañando las normas, tiene que ver con facilitar que el
menor vaya interiorizando una serie de aprendizajes. A la vez que nos obliga a
reflexionar sobre el por qué de los límites que ponemos.

Es fundamental tener
claro que nuestro rol como padres es educar. Si sabemos que los límites que
establecemos están para garantizar su bienestar y desarrollo, no albergaremos
culpa.

 

Ser firme y no ceder ante la rabieta o el enfado, implica perder el cariño de los hijos

Esta creencia
tiene que ver con el hecho de que, en ocasiones, los niños emplean otras
estrategias para conseguir lo que quieren. Del mismo modo que comentábamos que
aprenden a utilizar el lloro, descubren por azar que cierto tipo de comentarios,
o conductas, como ignorar a sus padres, consigue el efecto deseado de “salirse
con la suya”. A partir de este momento, los comentarios o comportamientos
victimistas pasan a formar parte del problema.

Sin embargo, lo
más habitual es que cuando los padres se mantienen firmes en los límites que
ponen de manera respetuosa, la relación se torna más positiva. Se produce el
paso de una relación marcada por los conflictos a una relación en que el niño
se siente seguro y tranquilo, ya que sabe qué puede esperar.

 

El mal comportamiento en casa es síntoma de algún conflicto en el colegio o en otro ámbito

Un dato que
permite descartar esta preocupación proviene de la observación del estado de
ánimo del niño. Cuando un niño tiene problemas de acoso escolar, o es víctima
de algún abuso, su estado de ánimo baja rápidamente. Se muestran menos
enérgicos, alegres, presentan irritabilidad, falta de apetito etc. de manera
general.

En cambio, cuando
observamos que normalmente muestra un buen estado de ánimo, es risueño y
alegre, y solo expresa emociones negativas cuando se le frustra, estamos ante
un caso de mala conducta.

Si tienes algún
problema relativo al comportamiento de tus hijos, y no te ves capaz de
solucionarlo por ti mismo, ponte en contacto con nosotros, tenemos experiencia en el tratamiento de este tipo
de comportamientos.

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Maiana García

 

Fobias infantiles

[/vc_row][/vc_column]

Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH)

¿Hiperactividad? ¿Problemas de atención? ¿Problemas de concentración? A todos nos suenan estas consignas sobre todo si estamos en contacto con niños o adolescentes. Al fin y al cabo, ¿Qué niño no muestra algún problema de esta índole a lo largo de su etapa escolar? Actualmente muchos niños tienen problemas en el ámbito escolar por éstas u otras razones…

Adicción a las nuevas tecnologías en los jóvenes

Adicción a las nuevas tecnologías en los jóvenes Cuando hablamos de adicción de las nuevas tecnologías en los jóvenes, lo primero que nos viene en mente es Internet. Internet es una tecnología que está creciendo a grandes pasos y es fundamental en nuestros hogares. Este medio, está causando gran impacto en los jóvenes principalmente, aunque…

Trastorno por Déficit de atención e Hiperactividad (TDAH)

Mi hijo se mueve mucho, no para quieto, nunca se cansa, ¿puede ser hiperactivo, o es una conducta propia de su edad? Mi hija tiene problemas con los deberes y parece que está constantemente en su mundo, ¿puede tener un problema de desatención? Hoy en día es muy común oír hablar del trastorno por déficit…

El programa Aulas Felices

El programa aulas felices es un programa educativo destinado a alumnos de primaria y secundaria. Se trata de una educación más personalizada y basada en el fomento de las fortalezas personales de cada alumno.

Familia Monoparental

Por familia monoparental se entiende aquella familia nuclear que está compuesta por un solo progenitor (varón o mujer) y uno o varios hijos.

Educar en el esfuerzo: niños más fuertes y capaces

No Comments 208 Views0

Vivimos en una sociedad en la que se ensalza cada vez más el valor de lo inmediato. Donde se enseña que el bienestar y la felicidad se pueden obtener cómodamente y sin esfuerzos a través del consumo. Nada más lejos de la realidad: si bien es cierto que se puede obtener gratificación de una manera sencilla y rápida, el bienestar y la satisfacción personal vienen de la mano del esfuerzo, dedicación, y, en muchas ocasiones, del sacrificio o renuncia del placer inmediato.

En este artículo queremos abordar la importancia de enseñar a los niños desde pequeños el valor del esfuerzo. Los niños que aprenden pronto el valor del esfuerzo, serán adolescentes motivados y adultos responsables y autorrealizados.

¿A qué nos referimos cuando hablamos de esfuerzo?

Cualquiera de nosotros sabe que la
mayor parte de las cosas valiosas que deseamos conseguir, requiere de una
importante cantidad de tiempo y esfuerzo, según sea el objetivo.

Esforzarse implica llevar a cabo diversas conductas, en muchas ocasiones con una elevada frecuencia o intensidad, y con unos estándares muy concretos (no vale hacerlo de cualquier manera), para conseguir un determinado fin. Además, en buena parte de las ocasiones, es necesario mantener dichas conductas a medio/largo plazo para obtener resultados. Por último, para completar la ecuación del esfuerzo es necesario contemplar las renuncias que implica esta dedicación.

Por ejemplo, para aprobar una
asignatura, no bastará con ir a clase, sino que es necesario tomar apuntes,
estar atento, repasar en casa… y no basta con hacerlo un único día. Esta suma
de esfuerzos, y la renuncia a otros entretenimientos, es la que dará como
resultado el aprendizaje y/o aprobado. La recompensa al esfuerzo realizado.

¿Cómo aprende un niño el valor del esfuerzo?

En primera instancia, son los
padres quienes enseñan al niño a esforzarse. Por lo general, este aprendizaje se
produce de manera natural, cuando los padres van exigiendo progresivamente
mayor dedicación en el menor para recompensarle. Tras sucesivos ensayos, el
niño aprende la relación entre su acción y el refuerzo consiguiente.

Al contrario sucede en los niños
sobreprotegidos. Estos niños reciben todo tipo de regalos y atenciones sin
tener que hacer por ganarlos, sin superarse a sí mismos. El aprendizaje de
estos niños es que no depende de ellos lograr una serie de metas. Pueden tener
de todo, pero no saben cómo obtenerlo.

Siguiendo con el ejemplo del ámbito académico: hay padres que estimulan a sus hijos con más tiempo de juegos o algún privilegio el fin de semana, si además de hacer todos los deberes repasan cada día. O si colaboran con una serie de tareas domésticas, les recompensan con una pequeña paga al final de la semana.

Esto tiene múltiples beneficios
para el niño, pues incrementa su motivación y promueve un ambiente positivo en
casa, entre otros. Pero sin duda, uno de los efectos más importantes es que
mejoran su percepción de autoeficacia: la sensación o creencia de que pueden
conseguir lo que se proponen a través de su esfuerzo.

Progresivamente, el esfuerzo se
va generalizando a distintos ámbitos. El niño aprende que esa misma relación
entre esfuerzo o dedicación y obtener la consecuencia deseada, funciona para
distintos objetivos. Esto repercute enormemente en su motivación y autocontrol.

¿Qué relación tiene la motivación con el esfuerzo?

Tener motivación es anticipar que
si se realizan determinadas acciones se va a alcanzar un logro o meta deseada.
Consiste en saber qué tienes que hacer para conseguirlo, y creer que puedes
conseguirlo.

Al contrario de lo que se suele suponer, la motivación no es algo intrínseco al individuo. Nuevamente, la motivación es fruto del aprendizaje y de la experiencia. La motivación de un niño por conseguir un determinado logro o meta tiene que ver con su experiencia. Si ha tenido éxito en ocasiones anteriores, cuando se ha propuesto algo y se ha dedicado a ello. Por este motivo, aquellos niños que han sido educados en el esfuerzo, serán niños con mayor motivación, con interés en enfrentarse a retos superiores, y capaces de asumir cada vez más responsabilidades.

Pero ¿qué sucede cuando los niños no han aprendido a
esforzarse?

A medida que el niño crece, y entra en la adolescencia, se va a ir enfrentando a contextos más demandantes. Esto quiere decir que, para obtener éxito tendrá que realizar un esfuerzo y dedicación mayores. Si no ha aprendido esta sencilla relación, no podrá progresar igual que sus compañeros.

Por otra parte, el problema se acrecienta
cuando aparecen opciones que ofrecen refuerzos inmediatos. Con menos esfuerzo y
de manera mucho más cómoda, el niño o adolescente obtiene refuerzo, que compite
con el refuerzo otorgado por un esfuerzo mayor.

Algunos problemas característicos en este perfil de niños son:

Falta de motivación hacia el estudio y fracaso escolar.

Cuando la exigencia académica aumenta, van a acusar una gran bajada de rendimiento y ausencia de motivación hacia el estudio.

– Si quieres saber más sobre el fracaso escolar, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Adicción a sustancias y adicciones comportamentales

Las conductas adictivas se caracterizan por proveer de un refuerzo inmediato con un esfuerzo mínimo. Es fácil que estos niños caigan en comportamientos adictivos.

– Si quieres saber más sobre la adición a los videojuegos, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres saber más sobre la adicción a las nuevas tecnologías en los jóvenes, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Baja autoestima.

Estos niños y adolescentes no se ven capaces de conseguir sus metas por sus propios medios, lo que repercute en su autoconcepto y autoestima.

– Si quieres saber más sobre la autoestima y el autoconcepto, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres saber más sobre la autoestima en la adolescencia, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Abulia y depresión

Abulia es un término que se utiliza para designar la falta de voluntad o energía para moverse en una dirección. Esta falta de energía llevada a un extremo, junto con otros factores desencadenantes, puede desembocar en depresión.

Si estás invirtiendo lo mejor de ti para educar a tus hijos, pero deseas contar con ayuda profesional para llevar a cabo su crianza, en CIPSIA psicólogos cuentas con un equipo de profesionales expertos en todo tipo de problemas de comportamiento infanto-juvenil. Puedes contactarnos pinchando aquí.

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Maiana García

Fobias infantiles

[/vc_row][/vc_column]

Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH)

¿Hiperactividad? ¿Problemas de atención? ¿Problemas de concentración? A todos nos suenan estas consignas sobre todo si estamos en contacto con niños o adolescentes. Al fin y al cabo, ¿Qué niño no muestra algún problema de esta índole a lo largo de su etapa escolar? Actualmente muchos niños tienen problemas en el ámbito escolar por éstas u otras razones…

Adicción a las nuevas tecnologías en los jóvenes

Adicción a las nuevas tecnologías en los jóvenes Cuando hablamos de adicción de las nuevas tecnologías en los jóvenes, lo primero que nos viene en mente es Internet. Internet es una tecnología que está creciendo a grandes pasos y es fundamental en nuestros hogares. Este medio, está causando gran impacto en los jóvenes principalmente, aunque…

Trastorno por Déficit de atención e Hiperactividad (TDAH)

Mi hijo se mueve mucho, no para quieto, nunca se cansa, ¿puede ser hiperactivo, o es una conducta propia de su edad? Mi hija tiene problemas con los deberes y parece que está constantemente en su mundo, ¿puede tener un problema de desatención? Hoy en día es muy común oír hablar del trastorno por déficit…

El programa Aulas Felices

El programa aulas felices es un programa educativo destinado a alumnos de primaria y secundaria. Se trata de una educación más personalizada y basada en el fomento de las fortalezas personales de cada alumno.

Familia Monoparental

Por familia monoparental se entiende aquella familia nuclear que está compuesta por un solo progenitor (varón o mujer) y uno o varios hijos.