Tag Archives: Impulsividad

La impulsividad es, junto con las dificultades de atención y la hiperactividad, es uno de los síntomas característicos del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad. En concreto, aparece como síntoma principal en los subtipos hiperactivo-impulsivo y mixto. Sin embargo, aunque forme una parte importante del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (o TDAH), no sólo puede aparecer como síntoma de este trastorno o problema. Algunos de los trastornos que tienen como síntoma la impulsividad son: problemas de control de impulsos, algunos trastornos de personalidad como el Trastorno Límite, la agresividad, etc.

Ahora que tenemos claro en qué tipo de trastornos o problemas psicológicos puede aparecer la impulsividad como síntoma, es necesario entender en qué consiste esta conducta. La impulsividad, es una conducta que hace referencia a la tendencia de algunas personas a actuar de forma rápida y poco reflexiva. Las personas que son impulsivas, suelen actuar sin pararse a reflexionar en la situación y en las distintas consecuencias que pueden desprenderse de comportarse de una forma u otra. Además, suelen ser personas con un déficit de control de impulsos lo que hace que reaccionen de esta forma ante los cambios del contexto. Debido a esta dificultad, las personas impulsivas suelen tener diversos problemas como tendencia a comportarse agresivamente, realizar actos delictivos, consumo de drogas, etc.

En esta sección del BLOG de CIPSIA Psicólogos, nos dedicaremos a hablar en profundidad de la impulsividad. Aquí se encontrarán todas las publicaciones que realicemos en nuestro blog sobre esta conducta concreta. Podrás leer artículos que van desde qué es la impulsividad y sus consecuencias, a artículos sobre trastornos en los que la impulsividad se presenta como síntoma, artículos sobre diversas estrategias terapéuticas para controlarla, etc. en definitiva, si te interesa saber más sobre la impulsividad, quédate a leer esta parte de nuestro blog.

Estrategias-para-el-control-de-la-ira

Estrategias para el control de la ira

No Comments 766 Views0

¿Qué es la ira?

La ira es la emoción que experimentamos cuando nos encontramos ante un estímulo o una situación que nos resulta aversiva o que nos produce frustración.

Es una de las seis emociones básicas descritas por el psicólogo Paul Ekman. Según su teoría, existen seis emociones básicas universales, las cuales experimentamos todas las personas y constituyen la base de emociones más complejas. Entre ellas se encuentran la alegría, la tristeza, el miedo, el asco, la sorpresa y, como hemos comentado, la ira.

A nivel fisiológico, la ira se caracteriza por un aumento del ritmo cardíaco, de la respiración, una mayor sudoración, la tensión de los músculos, y por un aumento de los niveles de adrenalina en sangre. Es frecuente que esta emoción provoque estados de enfado, irritabilidad e impulsos agresivos.

Como todas las emociones, la ira cumple con funciones que favorecen la supervivencia.  La mayor activación que nos provoca nos aporta la energía necesaria para hacer frente a una situación de peligro, nos prepara para pasar a la acción en el caso de que fuera necesario. El problema aparece cuando dejamos de tener el control sobre nuestras emociones y estas empiezan a dejar de ser adaptativas. Es entonces cuando la intensidad de la emoción nos impide razonar y comportarnos como nos gustaría.

Si quieres saber más acerca de las emociones básicas, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí.

Estrategias-para-el-control-de-la-ira

Causas de la ira

Como hemos comentado, la ira puede aparecer como consecuencia de estados de inseguridad, miedo o frustración. Suele surgir ante situaciones que nos resultan ofensivas o dolorosas, las cuales muchas veces no sabemos bien cómo afrontar.

Es por este motivo que surge ante la sensación de estar amenazado, ya sea por un estímulo concreto, una persona o una situación.

En algunos casos, esta ira puede ir asociada a reacciones agresivas, que son la manifestación externa de esta emoción.

 

Estrategias para el control de la ira

El primer paso para aprender a controlar la ira es descubrir qué es aquello que nos produce esta reacción. Normalmente la ira no se da de forma automática e inmediata, sino que comienza a partir de una pequeña molestia o irritación inicial.

A raíz de esta molestia nosotros realizamos una interpretación de la misma y de las intenciones que tiene la persona que la ha llevado a cabo. Es en este momento cuando la ira comienza a aparecer de forma progresiva y cada vez más intensa, hasta llegar en algunas ocasiones a desencadenar conductas violentas.

Por ello es importante llevar a cabo una serie de estrategias que nos permitan tener un mayor control de nuestra ira:

  • No acumular la ira, saber gestionarla. Ser conscientes de aquellas cosas que nos irritan nos dejará gestionar mejor nuestra reacción, además de permitirnos saber cómo podemos evitar que esto desencadene una respuesta agresiva por nuestra parte.
  • Reflexionar sobre las causas y las consecuencias de nuestra irascibilidad. Es importante analizar si nuestra reacción emocional se ajusta al suceso que la ha provocado, y si esta está justificada por el mismo. Además, deberemos identificar los pensamientos derivados de esta emoción y valorar si estos son racionales o no. En el caso de no serlo, deberíamos llevar a cabo una modificación de los mismos, ya que una interpretación sesgada de la realidad nos estaría conduciendo a estados de agresividad que no se corresponden con lo que realmente suponen los hechos.
  • Analizar correctamente tus emociones. Como hemos dicho la ira es una de las seis emociones básicas universales. A partir de ella podemos identificar un gran número de sentimientos que se corresponden con la ira pero que a la vez tienen matices que debemos conocer. Estamos hablando de rabia, rencor, odio, hostilidad, impotencia, etc. Para ser capaces de controlar nuestra ira tendremos que ser capaces también de analizar aquello que sentimos en cada caso y diferenciarlo del resto de emociones.
  • Descansar lo suficiente. Es frecuente que en momentos en los que nos encontramos cansados ya sea física o mentalmente, tendamos a reaccionar de una forma más negativa o a tener impulsos agresivos con más frecuencia. Esto explica la importancia de descansar bien a la hora de tener un buen autocontrol.
  • Llevar a cabo técnicas de relajación o actividades de entretenimiento. Tanto las técnicas de relajación como las actividades de ocio nos pueden permitir focalizar nuestra atención en otros aspectos, lejos de aquello que nos provoque una mayor irascibilidad.
  • Comunicarse con asertividad. Se trata de uno de los aspectos más importantes para aprender a gestionar la ira. Muchas veces nos enfadamos porque no somos capaces de comunicar en un primer momento que algo nos molesta, o que no estamos de acuerdo con ello, y dejándolo pasar sólo conseguimos que cada vez nuestro enfado vaya a más. Aprender a comunicarse con asertividad consiste en ser capaz de transmitir el mensaje que queremos hacer llegar de una forma clara y respetuosa, pero consistente a la vez.
  • Acudir a terapia con un psicólogo. Ante casos en los que la persona no es capaz de controlar ni sus emociones ni los comportamientos derivados de las mismas, lo más recomendable es pedir ayuda a un profesional. Un psicólogo podrá ayudarte a controlar tu ira y tus impulsos, además de enseñarte técnicas de control emocional.

En CIPSIA Psicólogos contamos con profesionales con una amplia experiencia en el tratamiento de casos de problemas de autocontrol. Si quieres, puedes ponerte en contacto con nosotros pinchando aquí.

 

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Beatriz Cerezo

También te puede interesar…

¿Qué son los pensamientos rumiativos y cómo deshacerse de ellos?

En varias ocasiones, en distintos artículos de nuestro blog hemos mencionado los pensamientos rumiativos. Un tipo de pensamiento que produce mucho malestar. También se les conoce como pensamientos obsesivos o rumiantes. En clínica observamos que este patrón de pensamiento está presente en muchos trastornos psicológicos. Hablamos de trastornos de ansiedad (fobias, TOC, ansiedad generalizada…), depresión,…

Aceptación vs. resignación en tiempos de COVID-1

Con el paso de los meses y la prolongación de las dificultades surgidas debido a la pandemia causada por el COVID-19, va extendiéndose un estado de ánimo pesimista. El cansancio y el desánimo causados por la situación van acompañados de pasividad y apatía en muchas ocasiones. Bien es cierto que no son pocas las dificultades…

La necesidad de trabajar la empatía tras el confinamiento

Hoy nos centraremos en desarrollar qué es y para qué sirve la empatía. Antes de nada, creemos conveniente hacer una distinción entre los términos de simpatía y empatía, ya que pueden dar lugar a equivocación por ser parecidos. Simpatía: es la expresión subjetiva de pensamientos y emociones, así como de poder sentir lo que el…

El humor y la salud mental

Podría definirse el humor como cualquier estímulo que pueda provocar la reacción de la risa. De tal manera, el sentido del humor sería la capacidad de estimular la risa. Tanto la risa, como el humor, han sido estudiados a lo largo del tiempo por muchos autores y científicos. Han sido muchas las disciplinas que se…

Cómo desarrollar tolerancia a la incertidumbre

En un artículo anterior hablábamos sobre cómo la habilidad de la tolerancia a la incertidumbre nos protege psicológicamente ante la ansiedad y la preocupación. Podríamos definir la tolerancia a la incertidumbre como la capacidad para manejar la falta de seguridad, de certeza y de respuestas claras a las que nos enfrentamos en nuestra vida. Por…

La tolerancia a la incertidumbre, una herramienta esencial

En estos tiempos que corren, nos enfrentamos a grandes dosis de incertidumbre, que muchas veces nos pueden generar gran malestar y angustia. No sabemos cómo afrontaremos la situación económica que se nos viene encima, cuánto tiempo más durará el confinamiento, o cómo será la nueva normalidad. Aunque en estos momentos esta incertidumbre sea particularmente notable,…

Tengo miedo a contagiarme

Desde hace algo más de dos meses estamos viviendo una circunstancia excepcional, que ha cambiado radicalmente nuestro estilo de vida y comportamiento. El virus que causa el COVID-19 ha sido capaz de transformar, de la noche a la mañana, nuestros hábitos, nuestra sociedad y economía. Los datos que le rodean hacen que cada vez seamos…

¿Cuáles serán las consecuencias psicológicas tras la cuarentena?

En estas últimas semanas empezamos a vislumbrar el fin del confinamiento, después de casi dos meses en cuarentena. Aunque todavía faltan varias semanas para que culmine la desescalada y todo vuelva a la normalidad, hemos de saber que el final de este periodo puede traer consecuencias a nivel psicológico. Todo el sacrificio y la pérdida…

Afrontar el estrés del teletrabajo durante la pandemia

En los últimos artículos del blog estamos abordando los cambios producidos en nuestras vidas a raíz del COVID-19. Debido a la envergadura de la pandemia, la mayor parte de los cambios son comunes para todos. Algunas situaciones, como la gran incertidumbre a la que nos vemos sometidos, el confinamiento prolongado, el cambio en el nivel…

tiempo fuera

¿Qué es el tiempo fuera?

No Comments 2062 Views0

¿Qué es el tiempo fuera?

El tiempo fuera es una técnica conductual para modificar el comportamiento, en concreto para reducir conductas negativas. Esta técnica consiste en retirar a la persona cuando ha realizado la conducta que queremos eliminar, ya sea un niño o un adulto, de una situación en la que existen reforzadores. Al retirar a la persona de esa situación, se le lleva a otro contexto donde no haya reforzadores disponibles. De esta forma, evitamos que la conducta se refuerce y por lo tanto, tienda a repetirse en el futuro.

¿Para qué se utiliza?

Esta técnica suele resultar de mucha utilidad para disminuir conductas negativas. El uso más común es en el trabajo con niños o adolescentes, pero esta técnica se puede emplear para diferentes objetivos. A continuación, os explicamos tres de los usos más importantes.

  • Terapia infantil: el uso más conocido del tiempo fuera se realiza en terapia infantil. Cuando un niño tiene conductas disruptivas o inadecuadas, el tiempo fuera resulta muy eficaz para disminuirlas. Se trata de sacar al niño de una situación en la que puede obtener reforzadores ante la realización de esta conducta (por ejemplo, la atención de otras personas) y llevarle durante un tiempo a un sitio donde no pueda obtener reforzadores.
  • Mejorar la impulsividad: otro de los usos más extendidos del tiempo fuera es como método de autocontrol para mejorar la impulsividad y en trastornos como el TDAH. Si cuando nos encontramos en una situación que nos suele provocar reacciones negativas, podemos emplear esta técnica para evitar tener estas reacciones de forma impulsiva y tener un tiempo para reflexionar.
  • Gestionar conflictos interpersonales: por último y en relación con el uso anterior, el tiempo fuera también resulta de utilidad para gestionar conflictos personales o discusiones. Cuando tenemos una discusión es fácil dejarse llevar por el contexto y que la discusión se vuelva agresiva, para ello es muy eficaz cambiar de contexto y darnos un tiempo para tranquilizarnos con una técnica de relajación.

– Si quieres saber más sobre cómo manejar las discusiones en pareja, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Sara Catalán

También puede interesar…

Defusión del pensamiento

En ocasiones nuestros pensamientos nos engañan. Las personas pueden tener problemas para distinguir entre pensamiento y realidad. Es decir, la persona tiene tendencia a creer que lo que piensa es una verdad absoluta, y se olvida de hacer una valoración objetiva y contrastada de la realidad que lo ha provocado. Es un error que consiste…

¿Mejora el ejercicio la salud mental?

Parece evidente que el ejercicio nos ayuda a mantenernos sanos y en forma, y a evitar enfermedades asociadas a la vida sedentaria, como la obesidad o las cardiovasculares. Por supuesto, los efectos físicos siempre son más evidentes que los psicológicos, pero el estudio de la Psicología del Deporte cada vez muestra más evidencias de los…

¿Por qué es tan difícil superar una adicción?

En nuestro blog, ya hemos hablado anteriormente sobre qué son las adicciones y cuáles son sus causas y sus consecuencias. A grandes rasgos, podríamos definir una adicción como la dependencia de una sustancia, actividad o situación, que tiene consecuencias perjudiciales para la persona. La funcionalidad del individuo se ve afectada, y su vida pasa a…

La adicción a la comida

Gracias a la investigación, cada vez queda más clara la relación entre las emociones y otros procesos psicológicos y nuestra alimentación. Por un lado, nuestras emociones pueden conducir a una mayor o menor ingesta de alimentos. Y lo que es más sorprendente, nuestro tipo de dieta y nuestra salud digestiva pueden ejercer cambios en nuestra…

IMAGEN CORPORAL: EMPIEZA A SENTIRTE BIEN CON TU CUERPO

Con la llegada de las altas temperaturas y del verano, llega, indudablemente, una época en la que aligeramos nuestra vestimenta, y exponemos en mayor medida nuestro cuerpo. Este momento tan deseado, por ir frecuentemente asociado a periodos vacacionales, se convierte para algunos en fuente de preocupaciones. La insatisfacción con la propia imagen cobra especial importancia…

Cómo superar el perfeccionismo

Pese a la buena fama de la que a veces goza en nuestrasociedad el perfeccionismo, no siempre es una característica deseada porquienes la ostentan, ni por quienes rodean a la persona perfeccionista. En muchas ocasiones, el perfeccionismo está asociado a una alta insatisfacción y ansiedad por parte de la persona que lo sufre. La persona…

Indefensión aprendida

Una persona tiene alta percepción decontrol cuando considera que posee las herramientas necesarias para manejar lasdemandas de su entorno, para afrontar las dificultades de su día a día,resolver sus problemas, y salir airoso de ellos. Una baja percepción de control puede ser un factor de riesgo ante diversos problemas de salud mental, especialmente en casos…

Autoeficacia, la confianza en que las cosas nos saldrán bien

El término autoeficacia fue propuesto por el psicólogo Albert Bandura a finales de los 70. Este constructo se refiere al grado de confianza que una persona tiene en que sus habilidades le llevarán al éxito. En este sentido no sólo tiene en cuenta el conocimiento de las propias destrezas, sino también la seguridad de que…

La adicción a los videojuegos

Desde la Dirección General de la Familia y el Menor de la Comunidad de Madrid, en colaboración con la Fundación Aprender a Mirar, acaban de publicar una guía muy interesante llamada “Pasos para evitar la adicción a los videojuegos”, en la que se aborda esta problemática que tanto preocupa a madres y padres en estos…

ludopatía

Ludopatía

No Comments 1683 Views0

Dentro de la psicología clínica uno de los problemas psicológicos más conocidos por las consecuencias que genera en la vida de la persona y de sus familiares y amigos, son las adicciones. Las adicciones se definen como una enfermedad que se caracteriza por la búsqueda y el consumo patológico de una determinada sustancia o la realización de determinadas conductas (por ejemplo, las compras o el sexo). Por lo tanto, tendríamos dos grandes grupos de adicciones: las que se producen por una sustancia y las que se producen por realizar conductas determinadas. En el artículo de hoy, nos centraremos en una adicción concreta, la ludopatía o la adicción al juego. Hoy os hablaremos de en qué consiste ese problema, qué consecuencias genera y de las posibilidades de tratamiento.

– Si quieres más sobre la adicción a sustancias y los efectos que se producen en el cerebro, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

¿Qué es la ludopatía? 

La ludopatía o juego patológico como hemos indicado en el párrafo anterior es un tipo de adicción que se genera no a una sustancia, sino a un tipo determinado de acción o conducta. En el caso de la ludopatía la acción que produce la adicción es el juego y a las apuestas. Las personas que tienen este problema muestra una conducta de juego recurrente y persistente. Sin embargo, para que se considere que una persona cumple criterios para ser diagnosticada de ludopatía o juego patológico es necesario que muestre una serie de síntomas (de los que hablaremos a continuación) y que interfiera en las áreas más importantes de su vida. Además, es importante que se descarte que esta conducta de juego desadaptativa no se explica por un episodio maníaco de un trastorno bipolar.

– Si quieres saber más sobre los episodios maníacos y otro tipos de trastornos del estado de ánimo, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí.

A continuación os explicamos cuáles son los síntomas o manifestaciones más frecuentes de la ludopatía o juego patológico.

Síntomas más frecuentes 

Para describir los síntomas más característicos de la acción al juego, vamos a dividirlos en los tres niveles ludopatíade respuesta humanos. Éstos son: nivel cognitivo (lo que pensamos), nivel conductual (lo que hacemos) y nivel emocional (lo que sentimos).

  • Nivel cognitivo: en este nivel de respuesta destaca la preocupación por el juego y el tiempo que se dedica a pensar sobre él (planificar jugadas, organizar momentos de juego, etc.). Además, también destacan los pensamientos irracionales sobre el azar y la suerte.
  • Nivel conductual: a nivel de comportamiento, destacan los intentos reiterados por eliminar el problema o disminuir la cantidad de juego sin éxito. Además, también es habitual el empleo del juego como una forma de evitación de otros problemas personales. Por último, también destacan los intentos repetidos por recuperar el dinero perdido.
  • Nivel emocional: por último, respecto a la parte emocional destaca la necesidad que se produce de aumentar su tiempo de juego para conseguir refuerzo y bienestar. Además, cuando se interrumpe el juego se producen emociones de ira e irritabilidad. Por último, también destacaría la presencia de estrés y ansiedad en momentos específicos del juego.

¿Qué consecuencias tiene la ludopatía? 

Al igual que otros problemas psicológicos, la ludopatía interfiere de manera significativa en las áreas más importantes de la vida de la persona. Una de las consecuencias más importantes de este problema son las deudas económicas que se generan y que influyen en la estabilidad económica y social de la persona. Además, el juego suele generar también problemas en el área laboral debido a su absentismo, falta de concentración, pérdida de oportunidades, falta de dedicación, etc. El área social y familiar también se producen consecuencias negativas, debido al deterioro de las relaciones que producen este tipo de problemas (incluso pérdida de éstas) y a los problemas económicos derivados de esta adicción.

¿Tiene solución? Tratamiento 

Las adicciones son unos de los problemas psicológicos que más preocupación suelen traer no sólo por las consecuencias que hemos mencionado en el párrafo anterior, sino también por el pronóstico que se le da. Sin embargo, se ha demostrado que si se realiza un buen proceso de psicoterapia se puede conseguir una buena recuperación.

El objetivo principal del tratamiento de las adicciones, y en concreto de la ludopatía es eliminar el consumo o la realización de aquello que produce la adicción. Para conseguir este objetivo, la terapia plantea otros objetivos que ayudarán a lograr la recuperación. Entre ellos se encuentran el restablecimiento de la vida social y laboral o académica, instaurar otros hábitos de ocio saludables, etc. Por último, también es de vital importancia que se lleve a cabo un trabajo concreto en prevención de recaídas.

Si crees que tú o algún allegado puede tener un problema de adicción al juego, no dudes en contactarnos para que os atienda un profesional con experiencia y formación.

ludopatía

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Sara Catalán

También te puede interesar…

SOS las redes sociales dominan mi vida ¿Cómo hago para desengancharme?

Con la mayor disposición de tiempo libre algunas personas, especialmente niños y jóvenes, invierten buena parte de su tiempo en las redes sociales e internet. Las redes sociales y las aplicaciones de mensajería instantánea tienen grandes beneficios y son uno de los avances más definitivos de la era digital. Ya que permiten conectar personas, facilitan…

Operación bikini e imagen corporal

Aunque este año de forma algo tardía e inusual, los planes de playa y piscina siguen estando en nuestra lista veraniega. Como todos los veranos, enseñar el cuerpo se convierte en una preocupación para muchas mujeres y algunos hombres, con lo que ponemos en marcha la conocida “operación bikini”. Las “dietas milagro”, empezar a hacer…

Trastorno Obsesivo Compulsivo y COVID-19

Después de varias semanas del final del confinamiento por la crisis del COVID-19, en España las cosas van retornando a una “nueva normalidad”, en la que, si bien con medidas para prevenir rebrotes, empezamos a retomar actividades y a salir al exterior. Como hablábamos en algunos artículos anteriores, el final de la situación de aislamiento…

El Trastorno de Ansiedad Generalizada

La ansiedad y la preocupación forman parte de nuestras vidas, y cumplen la función de alertarnos y prevenirnos de un posible peligro. Son adaptativas, por tanto, mientras nos sirvan para poder ajustarnos y reaccionar de manera adecuada. No obstante, cuando alcanzan niveles excesivos, que no se corresponden con una amenaza real o suficientemente grave, y…

La importancia de dormir bien

¿Quién no ha oído alguna vez a su pareja, un amigo, familiar o conocido quejarse por no haber conseguido dormir bien alguna noche? Además de los problemas que le ha conllevado al día siguiente. Todos hemos sufrido en nuestras carnes una noche en vela, por ese motivo rápidamente empatizamos ante esa circunstancia. Es sabido que…

El error y el pensamiento contrafactual

¿Qué es el pensamiento contrafactual? Una expresión adecuada para entender qué es el pensamiento contrafactual sería “lo que pudo haber sido y no fue”. Otra muy en boca de todos sería la coletilla lingüística de “y si…”, que muchas veces ponemos en juego para señalar una alternativa que no tomamos pero que creemos que posteriormente…

Tricotilomanía: mi hijo se arranca el vello, ¿qué puedo hacer?

La tricotilomanía es un trastorno que consiste en arrancar el propio vello corporal de manera repetitiva. El vello se arranca de distintas partes del cuerpo. Sin embargo, con mayor frecuencia se asocia al vello de la zona craneofacial, (cuero cabelludo, cejas, pestañas…). Anteriormente se incluía a la tricotilomanía en el grupo de los trastornos del…

¿Qué creencias impulsan a la adicción a los juegos de azar?

Los juegos de azar están en boca de todos. Suscitan emociones y actitudesencontradas. En los jugadores se vive con ilusión, y en ocasiones euforia,pasando inevitablemente a sentimientos de decepción. Desde el entorno social,en el que cada vez existe más conciencia sobre esta problemática, se mira a losjuegos de azar con creciente preocupación e intenso rechazo.…

¿Por qué enganchan tanto los juegos de azar?

Los juegos de azar se han convertido en una actividadcada vez más popular en los últimos años. Atrayendo a población de distintosgrupos de edad, incluso a los más jóvenes. Además, la diversidad de formas dejuegos de azar (ruleta, apuestas deportivas, juegos de cartas con dinero etc.),facilita la identificación con alguno de ellos. Por otra parte,…

5 rasgos de la personalidad

Los 5 rasgos de la personalidad

No Comments 12723 Views4

La personalidad, es uno de las características del ser humano que más se estudia en psicología. La personalidad se compone de diferentes rasgos, que son tendencias conductuales y de comportamiento que se manifiestan en las distintas situaciones o contextos. Dependiendo del marco teórico en el que se base el estudio, la personalidad se comprondrá de diferentes rasgos con mayor o menor importancia que explicarían la manera de ser de una persona.

– Si quieres saber más sobre la personalidad, puedes leer nuestro artículo sobre trastronos de personalidad pinchando aquí.

En este artículo, hablaremos sobre la llamada “Teoría de los 5 Grandes”. Esta teoría defiende que existen cinco rasgos de personalidad que describen la forma de ser y de comportarse de una persona. A través de estos 5 rasgos de la personalidad, se articularía el perfil de ésta.

Los 5 rasgos de la personalidad 

Apertura a la experiencia 

La apertura a la experiencia hace referencia a la tendencia de la persona a abrirse a nuevas situaciones. Las personas con mayor puntuación en este rasgo, serán personas flexibles, creativas, con pensamiento abstracto, curiosidad, etc. Sin embargo, las personas con menos apertura a la experiencia serán personas con preferencia ante lo conocido, tradicionales, conservadoras, etc.

Responsabilidad 

Este rasgo de los 5 rasgos de la personalidad, hace referencia sobre todo a la capacidad de la persona de auto-control y gestión personal. Las personas que tienen alta la responsabilidad suelen ser personas planificadoras, muy organizadas, puntuales y perfeccionistas. En cambio, las personas con puntuaciones bajas en este rasgo, suelen ser más informales, con tendencia a ser descuidados, etc.

Extraversión 

La extraversión es el rasgo que se caracteriza por una alta sociabilidad, tendencia a buscar las emociones positivas, tendencia a estar en contacto con la gente y evitar la soledad, etc. Suelen ser personas sociables y asertivas. En el otro polo estarían las personas introvertidas, reservadas, tímidas, etc. Son personas que tienen tendencia a preferir la soledad ante situaciones con mucha gente. Sin embargo, esto no implica que sean personas sin contacto social en absoluto, sino que prefieren los círculos pequeños.5 rasgos de la personalidad

Amabilidad 

La amabilidad, hace referencia a la tendencia de las personas a tratar con los demás. Las personas con puntuaciones altas en este rasgo suelen ser personas altruistas, sensibles socialmente, empáticas, etc. En cambio, las personas con unas puntuaciones bajas en este rasgo tienden a ser personas más prácticas, distantes, etc.

Estabilidad emocional 

La estabilidad emocional, también conocida como neuroticismo, es un rasgo que hace referencia a la tendencia de la persona a la estabilidad o inestabilidad emocional. Esto quiere decir, que con puntuaciones bajas en estabilidad emocional (o altas en neuroticismo) las personas tenderán a tener baja tolerancia al estrés, vivir intensamente las emociones negativas, a tener problemas de ansiedad, etc.

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Sara Catalán

También te puede interesar…

La etiquetas diagnósticas en salud mental

Hace un tiempo hablábamos en nuestro blog de los conceptos de normalidad y anormalidad en salud mental. Como veíamos en ese artículo, no existe una definición clara y unívoca de qué es normal o anormal, qué es un trastorno mental y qué no lo es. Las etiquetas diagnósticas tienen un valor relativo, pues si bien…

Salud digestiva y bienestar psicológico

A menudo asociamos los fenómenos mentales, las ideas y las emociones, al cerebro o la cabeza. Esta visión puede llegar a ser un tanto simplista, pues realmente nuestro cuerpo funciona como un todo, y cada parte es importante para el desempeño global. Numerosos estudios avalan la importancia de los distintos sistemas corporales (más allá del…

Cerebros “de ciencias” vs. cerebros “de letras”

Hace unas semanas hablábamos sobre las funciones que realiza de manera preferente cada hemisferio cerebral. En este artículo hablamos de un tema relacionado, la especialización del cerebro según el campo de estudio. Los estereotipos asociados a personas “de ciencias” y “de letras” forman ya parte del imaginario colectivo. Los primeros se caracterizan por ser sistemáticos,…

La capacidad humana de “leer la mente”

A diferencia de otros animales, los seres humanos somos capaces, desde nuestra infancia, de atribuir intenciones, deseos y creencias a los demás. Esta capacidad es conocida como Teoría de la Mente, y es aquella que nos permite entender las mentes ajenas como distintas de la propia. La “lectura de mentes” constituye un importante pilar de…

Cerebro izquierdo vs. cerebro derecho: ¿mito o verdad?

No es infrecuente encontrarnos con posts o cuestionarios online que nos informen de cuál es nuestro hemisferio dominante o de cómo hacer para fortalecer el más débil de los dos. La idea de que cada mitad del cerebro se dedica a un tipo de funciones forma ya parte del imaginario colectivo. El “cerebro derecho” es…

La Psicología de la Publicidad

En el mundo en el que vivimos, estamos rodeados de anuncios y eslóganes publicitarios. Constantemente somos bombardeados por la publicidad, pero sólo parte de esta cala y hace que algunos productos sobresalgan por encima del resto. La Psicología juega un importante papel aquí, ayudando a construir campañas de marketing más efectivas, en base al estudio…

Neuroticismo y creatividad

Desde artistas como Van Gogh, hasta científicos como Darwin o Newton, pasando por escritores y poetas como Virginia Woolf o Bécquer, el neuroticismo ha estado presente en muchas de las grandes creaciones de la historia de la humanidad. Ahora bien, ¿qué entendemos como neuroticismo? El Neuroticismo o Inestabilidad Emocional es un rasgo de personalidad caracterizado…

Efecto Pigmalión, la increíble influencia de las expectativas sobre el comportamiento

El efecto Pigmalión fue propuesto por el profesor de psicología Robert Rosenthal, a partir de un experimento publicado en 1965. En dicho experimento se pudo comprobar cómo las expectativas de una persona influyen en el desempeño de otra. Las expectativas positivas darían lugar a un mejor desempeño por parte del otro, mientras que las expectativas…

¿Qué hace que alguien nos atraiga?

Se calcula que, a lo largo de nuestra vida, conocemos a unas 1700 personas. Este dato se dispara además, con la aparición de las redes sociales, que nos abren la puerta a conocer a miles de personas a las cuales sería imposible conocer cara a cara. De ese extenso grupo, sólo somos capaces de relacionarnos…

autocontrol

Autocontrol

No Comments 3179 Views3

Hay en muchas situaciones en las cuales llevamos a cabo determinadas conductas que pasado un tiempo, nos arrepentimos de haber realizado. En muchas ocasiones el haber realizado esta conducta o acción, sucede debido a haber actuado guiándonos por un impulso que nos costó o no quisimos reprimir. Cuando tenemos esta dificultad, lo que ocurre es que tenemos un problema de autocontrol.

En el artículo de hoy, analizaremos que es el autocontrol y los problemas relacionados con esta dificultad y algunas estrategias para mejorar nuestro autocontrol.

Autocontrol 

¿Qué es? 

Normalmente el autocontrol hace referencia a la capacidad de poder controlar los impulsos y reacciones. Es decir, es la habilidad que tienen algunas personas para regular sus impulsos de forma voluntaria con la función de conseguir un mayor objetivo. En el momento en el que la persona tiene que regular esos impulsos, existen ciertas dificultades. Estas dificultades están presentes en el ambiente e invitan a la persona a reaccionar de una forma determinada y de manera automçática. Sin embargo, si la persona reflexiona y ejerce autocontrol sobre sus impulsos es capaz de comportarse de una forma más ventajosa para sí misma a largo plazo.

Por ejemplo, al enseñar un informe a su jefe éste responde de forma poco educada. El empleado, puede hacer caso a sus impulsos y contestarle de forma agresiva, lo que podría traerle problemas con sus superiores, o podría controlarse y esperar a estar tranquilo para mantener esa charla. La última opción hace referencia al autocontrol, mientras que la primera muestra dificultades para controlar sus reacciones.

¿En qué problemas se puede observar la falta de autocontrol? 

Las dificultades en el control de los impulsos aparecen en varios problemas psicológicos, aunque también puede aparecer como problema en sí mismo. A continuación, os exponemos los tres más importantes.autocontrol

  • Problemas de agresividad: las personas agresivas, suelen reaccionar de forma violenta ya sea verbal o físicamente debido a problemas para controlar los impulsos. Cuando una persona agresiva se encuentra en una situación en la que alguien le hace enfurecer, si no controla su reacción puede acabar comportándose de forma agresiva.
  • Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad: uno de los síntomas principales del TDAH es la impulsividad, sobre todo en los subtipos hipercativo-impulsivo y mixto. Los niños que tienen este problema, suelen tener problemas para pararse y pensar antes de actuar en numerosas ocasiones.
  • Problemas de alimentación: en los trastornos de la conducta alimentaria, sobre todo en la bulimia y el trastorno por atracones está muy presente la falta de autocontrol. Muchas de las conductas tanto de ingesta como de purga, se producen debido a una forma de actuar impulsiva y sin control.

– Si quieres saber más sobre el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí.

Cómo mejorar nuestro autocontrol 

Cambia el ambiente para evitar tentaciones 

Uno de los factores que más nos puede facilitar o dificultar el control de nuestras reacciones es el ambiente. Al fin y al cabo, va a ser algo relacionado con la situación lo que haga que perdamos el control en muchas de las ocasiones. Aunque estrictamente no forme parte del autocontrol, sino del control estimular nos va a ayudar a evitar ciertas situaciones. Por ello, en los ambientes que podamos controlar puede ser de utilidad que quitemos o apartemos ciertos estímulos. Es decir, que apartemos de nuestra vista todas aquellas cosas que pueden incitarnos a hacer determinadas conductas de forma impulsiva y sin control.

Identificar aquellas señales que indican que vamos a actuar impulsivamente 

Una de las cosas que más nos va a ayudar a mejorar nuestro autocontrol es detectar aquellas señales corporales y mentales que nos indiquen que vamos a perder el control y actuar impulsivamente. Si somos capaces de detectar estas señales, vamos a poder poner en marcha estrategias para controlar nuestras reacciones e impulsos.

Aprende a relajarte y reflexiona 

autocontrolUna de las estrategias que tiene una mayor eficacia para controlar nuestros impulsos es la relajación. Normalmente actuamos impulsivamente cuando ha ocurrido algo en la situación que provoca una reacción en nosotros, ya sea nervios, ansiedad, rabia, etc. Controlar esta activación, va a ser crucial para controlar nuestras reacciones. Si aprendemos a relajarnos, vamos a controlar esta reacción en nosotros que hace que actuemos impulsivamente y nos va a permitir pararnos a reflexionar qué conducta es la que más nos conviene a largo plazo.

Prémiate cuando lo hagas bien 

Por último y al igual que en cualquier proceso de cambio personal, es necesario que nos recompensenmos cuando vayamos cumpliendo nuestros objetivos. De esta forma, es mucho más probable que nuestra conducta se repita en el tiempo. Por eso, es importante que cuando hayamos actuando con autocontrol reconozcamos nuestro logro y nos reforcemos por lo que hemos conseguido.

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Sara Catalán

También te puede interesar…

[/vc_column

[/vc_column

Sobrepeso y Psicología

El sobrepeso y la obesidad son uno de los principales problemas de salud en el mundo occidental. Una combinación entre el sedentarismo, la creciente tecnologización, el estrés y la mala alimentación hacen que cada vez más personas lleven un estilo de vida poco saludable. Y es que, aunque la obesidad se entiende sobre todo en…

Aceptar la crítica

La palabra crítica se refiere a la acción de discernir, referida a la idea de discernir la verdad. Etimológicamente se deriva de la palabra criterio. Aunque tengamos la intención de realizar las cosas correctamente va a ser muy difícil que quedemos al margen de la crítica de los demás. Siempre van a producirse situaciones en…

La importancia de hacer cosas diferentes

Nuestro tiempo vital se reparte entre varios ámbitos, y cómo distribuimos dicho tiempo influye en nuestro bienestar Uno de los factores que más influye en nuestra calidad de vida es el que tiene que ver con cómo repartimos nuestro tiempo y cómo nos sentimos acerca de las cosas que hacemos. Diferentes tipos de actividades afectan…

¿Cómo se construye un hábito?

Todos tenemos algún hábito pendiente de implementar en nuestras vidas, desde dejar de fumar o comer saludable, hasta leer más a menudo o escribir un diario. Podríamos definir los hábitos como conductas rutinarias, que se hacen con una regularidad determinada, de manera automática y sin esfuerzo. Ahora bien, hasta llegar a automatizar un hábito, es…

¿Cómo y por qué nos ayuda el perdón?

Todos hemos experimentado y hecho alguna vez en nuestra vida daño a alguien. Este pudo ser a propósito o sin querer, pero ambos tienen como respuestas dos posibles procesos; uno relacionado con la hostilidad y las ganas de venganza generadas por este daño y otro con el perdón. Respecto a este segundo ha habido una…

Agresividad vs. Asertividad

En nuestra vida diaria y en las relaciones con otras personas, resulta inevitable encontrarnos con situaciones de conflicto o de desacuerdo. Nuestros derechos y nuestros intereses se ven restringidos por los de los demás, y la manera en la que nos comportemos va a determinar la calidad de las relaciones y el modo en el…

¿Por qué es bueno tener un hobby?

Hace unos meses hablábamos en este blog sobre el autorrefuerzo, que consiste en administrarse a uno mismo un premio o recompensa tras una conducta deseada. En esta línea nos encontramos con la importancia de tener un hobby, actividades intrínsecamente gratificantes, que no persiguen un fin en sí mismas. - Si quieres saber más sobre el…

¿Es el pesimismo una forma eficaz de enfrentar las situaciones?

La mayor parte de las personas conocen en su entorno a alguien que muestra una actitud pesimista de manera generalizada. Incluso es posible que reconozcas cierto pesimismo en tu forma de pensar en relación a determinadas áreas de tu vida. ¿Qué es el pesimismo? En cualquiera de los casos, laetiqueta de pesimismo se refiere a…

La tiranía de la felicidad y la salud mental

Tazas con frases para empezar bien el día, publicaciones de Facebook con mensajes inspiradores, libros de autoayuda, talleres de motivación, “coaches”… Constantemente somos bombardeados por una ingente cantidad de enunciados que nos instan a ser cada vez más y más felices, a ignorar las cosas terribles que suceden en el mundo, y a ver la…

[/vc_column

[/vc_column][/vc_row]

como controlar la ira

Cómo controlar la ira

No Comments 1804 Views1

A todo el mundo le ha pasado alguna vez, el no poder controlarse ante una situación que le ha generado mucha ira o mucha rabia. Es habitual, ante este tipo de emociones que actuemos sin pensar, y esto nos puede acarrear consecuencias negativas a muchos niveles de nuestra vida. Por ello, en el artículo de hoy veremos algunos consejos sobre cómo controlar la ira.

Cómo controlar la ira 

Identifica tus sensaciones corporales cuando estás teniendo ira 

El primer paso que es necesario llevar a cabo para poder controlar nuestra es ira, es saber cuando estamos teniendo esta emoción. Por ello es importante que analicemos qué sensaciones corporales tenemos (taquicardia, sudoración, calor, etc.) para que en el momento que empiecen a parecer sepamos reconocerlas.

Establece una señal de alarma 

Cuando hayamos identificado que estamos teniendo ira, es necesario darnos una señal de alarma mental (como puede ser una señal de stop) para que pongamos en marcha nuestras estrategias y podamos manejar adecuadamente la situación.

Respira, o emplea alguna técnica de relajación 

como-controlar-la-iraPara poder manejar de una forma correcta y eficaz nuestras emociones, es necesario adquirir alguna herramienta que nos permita modificar nuestro estado emocional. Para ello, las técnicas más empleadas son las técnicas de relajación, cuyo objetivo es controlar nuestra respuesta fisiológica y así influir en nuestras emociones. Una de las técnicas más emplear por su versatilidad y su facilidad para emplearla en cualquier situación es la respiración diafragmática.

Cuando hayamos identificado nuestra ira y hayamos parado de actuar gracias a nuestra señal de alarma, será el momento para poner en marcha las técnicas de relajación que conozcamos y disminuir nuestras emociones.

Habla con asertividad 

Tras realizar todos los pasos anteriores, llega el momento de actuar en la situación que nos ha generado esta emoción. En algunas ocasiones, la mejor conducta que podemos llevar a cabo será irnos de esa situación y evitar problemas. Sin embargo, habrá otras en las que tengamos que actuar o tratar con quién nos está generando la ira. Cuando esto suceda y tengamos que hablar o tratar con alguien, la mejor estrategia que podemos emplear es la asertividad, que es una habilidad social que nos permite actuar de forma adecuada y defender nuestros derechos y opiniones.

– Si quieres saber más sobre la asertividad, puedes leer nuestro artículo sobre las consecuencias positivas que tiene pinchando aquí.

como controlar la ira

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Sara Catalán

También te puede interesar…

El humor y la salud mental

Podría definirse el humor como cualquier estímulo que pueda provocar la reacción de la risa. De tal manera, el sentido del humor sería la capacidad de estimular la risa. Tanto la risa, como el humor, han sido estudiados a lo largo del tiempo por muchos autores y científicos. Han sido muchas las disciplinas que se…

Tengo miedo a contagiarme

Desde hace algo más de dos meses estamos viviendo una circunstancia excepcional, que ha cambiado radicalmente nuestro estilo de vida y comportamiento. El virus que causa el COVID-19 ha sido capaz de transformar, de la noche a la mañana, nuestros hábitos, nuestra sociedad y economía. Los datos que le rodean hacen que cada vez seamos…

¿Cómo y por qué nos ayuda el perdón?

Todos hemos experimentado y hecho alguna vez en nuestra vida daño a alguien. Este pudo ser a propósito o sin querer, pero ambos tienen como respuestas dos posibles procesos; uno relacionado con la hostilidad y las ganas de venganza generadas por este daño y otro con el perdón. Respecto a este segundo ha habido una…

La adicción a la comida

Gracias a la investigación, cada vez queda más clara la relación entre las emociones y otros procesos psicológicos y nuestra alimentación. Por un lado, nuestras emociones pueden conducir a una mayor o menor ingesta de alimentos. Y lo que es más sorprendente, nuestro tipo de dieta y nuestra salud digestiva pueden ejercer cambios en nuestra…

Burnout

¿Qué es el Burnout? El Burnout o “Síndrome de estar quemado” consiste en una respuesta prolongada de estrés ante diversos factores relativos al ámbito profesional. En él, la persona sufre un agotamiento físico y mental que se prolonga en el tiempo, lo que hace que se mantenga en un estado de cansancio y apatía que…

Emplear nuestros recuerdos para mejorar la depresión

Actualmente dos de los problemas psicológicos por los que se consulta más habitualmente son la ansiedad y la depresión. En mayor medida todos hemos podido sentir nervios intensos y vivir épocas o momentos con un estado de ánimo más bajo de lo normal. Sin embargo, estos trastornos suponen un problema de mayor afectación. En el…

La indefensión aprendida

¿Qué es la indefensión aprendida? La indefensión aprendida se refiere, en términos generales, a la condición por la que una persona desarrolla una actitud pasiva o de evitación ante un problema o una situación aversiva. Esta actitud estaría fundamentada en la creencia de la persona de que no puede llevar a cabo ninguna acción a…

La tristeza en Navidad

La Navidad es vista por muchos como la mejor época del año. Reencuentros, días de vacaciones, y algún que otro regalo son solo algunas de las cosas positivas de las que disfrutamos en estas fechas. Sin embargo, estas mismas cosas pueden crear en otras personas sentimientos de tristeza, angustia, soledad… y es que el significado…

Mejora tu estado de ánimo en 4 pasos

Una parte importante de nuestra felicidad diaria recae en nuestro estado de ánimo, de hecho problemas como la depresión o el trastorno bipolar se basan en sus alteraciones. Por ello, resulta muy importante mantener un buen estado de ánimo de forma diaria para conseguir un bienestar a largo plazo. En el artículo de hoy os…

Niño enfadado

¿Qué es el trastorno de conducta?

No Comments 1621 Views0

En los últimos tiempos es bastante habitual oír que algunos niños y adolescentes han desarrollado o tienen un trastorno de conducta tanto en los medios de comunicación, como por otras vías como suele ser el colegio o instituto. Sin embargo, en la mayoría de estas ocasiones no explican con mucha profundidad en qué consiste este trastorno y qué implica para los niños y las familias que lo sufren, ya que se centran en los casos más extremos como por ejemplo los que salen en el programa de televisión “Hermano Mayor” que no muestran la totalidad de los casos y se centran en las situaciones más graves.

Así, el objetivo de este artículo es explicar en qué consiste este problema que actualmente afecta a muchas familias de nuestro país, qué consecuencias tiene para los niños y las familias que lo sufren así cómo puede ayudar un psicólogo para adolescentes y niños

¿En qué consiste el trastorno de conducta? 

El trastorno de conducta según los principales manuales diagnósticos actuales el CIE (de la Organización Mundial de la Salud) y el DSM (de la Asociación Americana de Psiquiatría y Psicología), consistiría en un patrón de conducta caracterizado por la violación o la ruptura de las normas sociales y los límites, junto con comportamientos agresivos e impulsivos que dificultan la relación con los adultos y con sus iguales. Algunas de las conductas o los comportamientos que llevan a cabo estos niños son: ruptura de normas, violación constante de límites, enfrentamientos con los adultos, comportamiento agresivo hacia personas o animales, ausentismo escolar, destrucción de la propiedad ajena, etc.

Puede ser de inicio temprano, antes de los 10 años aunque también puede iniciarse en la etapa de la adolescencia a partir de los 10 años de edad. Cuando el inicio es temprano y el niño no recibe tratamiento, es más probable que el problema vaya aumentando en gravedad y se mantenga hasta la etapa de la adolescencia. Por ello, es de vital importancia acudir a un profesional que nos ayude a gestionar esta situación.

¿Qué consecuencias tiene para estos niños/adolescentes y sus familias? 

Niño enfadadoComo hemos visto, el comportamiento de estos niños suele ser bastante disruptivo por lo que una de las consecuencias más importantes es el deterioro que se produce en el ambiente familiar. La convivencia, debido a las conductas disruptivas y de violación constante de normas suele ser muy complicada y es muy habitual la aparición de conflictos que van aumentando en gravedad a medida que el niño va creciendo. Así, la dinámica familiar se ve muy afectada por la conducta de estos niños y la forma que tienen de relacionarse con su entorno. Como consecuencia de todo ello las relaciones familiares se ven muy deterioradas, ya que la aparición continua de conflictos, junto con los comportamientos agresivos que sufren los parientes de estos niños, producen una gran malestar y sufrimiento y a largo plazo deterioran estas relaciones.

En el ámbito escolar también suelen tener bastantes problemas. Uno de los más comunes es la negativa a estudiar o realizar sus deberes diarios, lo que les supone una bajada de rendimiento y multitud de problemas para conseguir sacar el curso escolar de una forma adecuada. Además, en muchos de los casos estos niños o adolescentes suelen presentar también conductas disruptivas y agresivas en clase, por lo que tienen problemas con su relación con los profesores, pudiendo llegar incluso a ser expulsados, y con el resto de alumnos. Por último, estaría el caso más grave en el que el niño o adolescente deja de acudir a clase y tiene un absentismo escolar grave, cuyas consecuencias son más problemáticas tanto para el niño como para su familia.

¿Se puede solucionar? 

Las personas o familias que han visto envueltas por este problema, muchas veces no ven solución al problema ya que han intentado multitud de estrategias con el fin de mejorar el comportamiento de sus hijos que no les han dado ningún resultado. Sin embargo, los estudios científicos demuestran la eficacia del tratamiento cognitivo-conductual para este tipo de problemas.

El tratamiento que se lleva a cabo, debe de tener como objetivos principales eliminar las conductas disruptivas y agresivas por parte del niño hacia cualquier persona, instaurar normas y límites en casa, así como hábitos saludables de estudio y colaboración, enseñar comportamientos alternativos al niño y nuevas formas de relacionarse con su entorno más adecuadas, etc. De esta forma, enseñaremos al niño a comportarse de una forma más adecuada que evitará la aparición de conflictos y propiciará comportamientos más beneficiosos para ellos.

FamiliaAdemás, en el tratamiento del trastorno de conducta es necesario trabajar con los padres con el objetivo de enseñarles nuevas estrategias para poner normas y límites en casa, manejar los premios y castigos para moldear el comportamiento de su hijo y mejorar las relaciones en casa. De esta forma, los padres serán capaces de mantener los cambios obtenidos en terapia y mejorará toda la dinámica general.

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Sara Catalán

También te puede interesar…

Fobias infantiles

[/vc_row][/vc_column]

Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH)

¿Hiperactividad? ¿Problemas de atención? ¿Problemas de concentración? A todos nos suenan estas consignas sobre todo si estamos en contacto con niños o adolescentes. Al fin y al cabo, ¿Qué niño no muestra algún problema de esta índole a lo largo de su etapa escolar? Actualmente muchos niños tienen problemas en el ámbito escolar por éstas u otras razones…

Trastorno Negativista-Desafiante

¿Qué es el trastorno negativista-desafiante? El trastorno negativista-desafiante se determina por un patrón recurrente de comportamiento negativista, desafiante, desobediente y hostil hacia las figuras de autoridad. La tasa de prevalencia es del 2-15% de la población infantil, donde antes de la pubertad es más frecuente en niños, pero después se va equilibrando en ambos sexos.…

Adicción a las nuevas tecnologías en los jóvenes

Adicción a las nuevas tecnologías en los jóvenes Cuando hablamos de adicción de las nuevas tecnologías en los jóvenes, lo primero que nos viene en mente es Internet. Internet es una tecnología que está creciendo a grandes pasos y es fundamental en nuestros hogares. Este medio, está causando gran impacto en los jóvenes principalmente, aunque…

Trastorno del sueño infantil: Terrores Nocturnos

Los trastornos del sueño en niños pueden deberse a diversas dificultades a la hora de dormir: Problemas para conciliar el sueño y exceso de tiempo que duermen. Las principales causas de que el sueño no sea adecuado son dos: Hábitos erróneos en el sueño, como descontrol en la hora de irse a dormir. Esta causa,…

Niños hiperactivos

Niños hiperactivos, TDAH Cada vez son más los casos que se diagnostican de hiperactividad o trastorno hiperactivo. En la actualidad la prevalencia del trastorno por déficit de atención e hiperactividad ha alcanzado dimensiones epidémicas. Según la asociación Americana de Psiquiatría (American Psychiatric Association - APA), el porcentaje de niños hiperactivos o diagnosticados con TDAH se…

Trastorno por Déficit de atención e Hiperactividad (TDAH)

Mi hijo se mueve mucho, no para quieto, nunca se cansa, ¿puede ser hiperactivo, o es una conducta propia de su edad? Mi hija tiene problemas con los deberes y parece que está constantemente en su mundo, ¿puede tener un problema de desatención? Hoy en día es muy común oír hablar del trastorno por déficit…

El programa Aulas Felices

El programa aulas felices es un programa educativo destinado a alumnos de primaria y secundaria. Se trata de una educación más personalizada y basada en el fomento de las fortalezas personales de cada alumno.

Familia Monoparental

Por familia monoparental se entiende aquella familia nuclear que está compuesta por un solo progenitor (varón o mujer) y uno o varios hijos.

Niña aburrida

Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH)

No Comments 1339 Views0

¿Hiperactividad? ¿Problemas de atención? ¿Problemas de concentración? ¿TDAH? A todos nos suenan estas consignas sobre todo si estamos en contacto con niños o adolescentes. Al fin y al cabo, ¿Qué niño no muestra algún problema de esta índole a lo largo de su etapa escolar? Actualmente muchos niños tienen problemas en el ámbito escolar por éstas u otras razones, sin embargo que un niño muestre este tipo de dificultades no implica que haya desarrollado un Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad. Por ello, es de vital importancia que los profesionales encargados de trabajar con estos niños estén formados en psicología infantil y conozcan las características propias de cada edad.

En este artículo vamos a tratar de desgranar las principales características de este problema que actualmente afecta a una gran cantidad de niños en España. Además explicaremos algunos consejos para poder ayudar a estos niños que se pueden poner en marcha de forma fácil.

¿Qué es el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad ? 

Como hemos dicho en párrafos anteriores, el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad  (cuyo acrónimo es TDAH) actualmente es uno de los más comunes entre la población infantil y adolescente. De hecho, las últimas estadísticas indican que aproximadamente un 6.8% de la población infantil sufre este problema en España y además, supone el 50% de las consultas en psicología infantil.

Así pues, ya hemos visto que es un trastorno que está cobrando una gran importancia en la actualidad. Pero, ¿realmente sabemos lo que es el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad o TDAH? Según los principales manuales diagnósticos para salud mental el CIE (de la Asociación Mundial de la Salud) o el DSM (de la Asociación Americana de Psiquiatría y Psicología), el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad es un trastorno neurobiológico de inicio en la infancia que tienen como síntomas o manifestaciones principales dificultades significativas en su capacidad de atención y concentración, una tendencia notoria a actuar impulsivamente, así como muchas dificultades para reflexionar antes de actuar y, por último una actividad motora mucho mayor de la esperada para su edad y que muestra serias dificultades para controlar.

Estas tres características son las que luego nos van a permitir diferenciar entre los tres tipos de Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad: predominio desatento, predominio hiperactivo-impulsivo o mixto.

¿Cómo sé si mi hijo tiene TDAH ? 

Niño, librosPara diagnosticar el TDAH es necesario acudir a un profesional de la psicología que realice las pruebas psicométricas pertinentes que ayuden a esclarecer si el problema del niño se corresponde efectivamente al trastorno que nos ocupa, o por el contrario, se trata de otro tipo de dificultades. En CIPSIA Psicólogos Madrid contamos con las pruebas empíricamente validadas para realizar este tipo de diagnósticos, si quieres hacernos una consulta no dudes en contactarnos.

Sin embargo, antes de realizar cualquier tipo de diagnóstico hay algunas señales que nos pueden advertir de que el niño tenga algún tipo de problema de estas características.

  • Nivel motor: le cuesta permanecer quieto, habla en exceso e incluso a veces cuesta entender lo que dice, se mueve en situaciones en las que es inadecuado (por ejemplo, en clase), es desorganizado y olvidadizo, no finaliza las tareas que empieza, tiene dificultad en comprender mensajes largos o seguir órdenes, cambia frecuentemente de tema, es impaciente, le resulta muy dificultoso esperar su turno cuando es requerido, etc.
  • Nivel cognitivo: tiene dificultades para realizar actividades que requieran concentración por un periodo de tiempo. se distrae con facilidad, no suele prestar atención a los detalles de las situaciones o ejercicios del colegio, etc.
  • Nivel emocional: muestra problemas para relajarse, se frustra constantemente,

Como hemos visto el TDAHiperactividad engloba una gran cantidad de conductas o acciones, que si bien no es necesario que se den todas en el mismo niño, todas ellas pueden darse en casi cualquier momento de la vida del menor. Así, se considera que un requisito indispensable para considerar el diagnóstico de este problema es que estas dificultades se den en dos o más ámbitos de la vida del niño como pueden ser la familia, el colegio o en su trato con los amigos.

¿Qué consecuencias puede tener para él? 

Tras ver el tipo de conductas que pueden tener los niños con TDAH, es más fácil para comprender el alcance que pueden tener las consecuencias de este tipo de problemas. Así, una de las consecuencias más comunes y además, de las más importantes, es que sufren grandes dificultades para seguir el ritmo de su clase, junto con una baja del rendimiento escolar a medida que van subiendo de dificultad.

Además, también es bastante habitual que algunos de estos niños tengan problemas en sus relaciones sociales, ya que muchas veces se muestran demasiado nerviosos o activos e impiden el desarrollo normal de sus relaciones con iguales. Incluso, los más impulsivos pueden mostrarse agresivos con algunos de sus compañeros.

Por último, los más impulsivos pueden tener muchos problemas de asertividad y control de impulsos que les lleven a realizar conductas que son nocivas o incluso peligrosas para ellos mismos, debido a esa dificultad para reflexionar antes de actuar que muestran.

¿Cómo le ayudamos a resolverlo? 

Si sospechamos que nuestro hijo puede estar sufriendo este problema, es imprescindible que reciba ayuda especializada que le ayude a mejorar sus dificultades en las diferentes tareas y a entrenar las habilidades que se ven mermadas por este problema.

Sin embargo, desde casa podemos realizar algunas acciones que ayudarán a nuestro hijo a convivir de una manera más sencilla y a facilitarle las tareas que le resultan más difíciles.

  • Llevar una rutina estructurada, ya que le fNiñas estudiandoacilitará recordar las actividades que tiene que
    realizar y le ayudará para prepararse mentalmente para todas las actividades que vaya a realizar.
  • Recurrir a recordatorios, de esta forma le ayudaremos a recordar aquellos compromisos o tareas que tiene que realizar. Así, evitaremos que se olvide de las cosas más importantes y no tendremos la necesidad de estar tan pendiente de él.
  • Hablarle con tranquilidad para ayudarle a que el también baje su tono y velocidad al hablar y podamos mantener conversaciones más tranquilas y sosegadas. así, el niño tenderá a imitar nuestra forma de expresarnos e irá mejorando poco a poco este aspecto.
  • Reforzarle y premiarle por las cosas buenas que consiga realizar a lo largo del día, así él se sentirá más competente y tenderá a comportarse de esta forma.

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Sara Catalán

También te puede interesar…

Fobias infantiles

[/vc_row][/vc_column]

Adicción a las nuevas tecnologías en los jóvenes

Adicción a las nuevas tecnologías en los jóvenes Cuando hablamos de adicción de las nuevas tecnologías en los jóvenes, lo primero que nos viene en mente es Internet. Internet es una tecnología que está creciendo a grandes pasos y es fundamental en nuestros hogares. Este medio, está causando gran impacto en los jóvenes principalmente, aunque…

Trastorno por Déficit de atención e Hiperactividad (TDAH)

Mi hijo se mueve mucho, no para quieto, nunca se cansa, ¿puede ser hiperactivo, o es una conducta propia de su edad? Mi hija tiene problemas con los deberes y parece que está constantemente en su mundo, ¿puede tener un problema de desatención? Hoy en día es muy común oír hablar del trastorno por déficit…

El programa Aulas Felices

El programa aulas felices es un programa educativo destinado a alumnos de primaria y secundaria. Se trata de una educación más personalizada y basada en el fomento de las fortalezas personales de cada alumno.

Familia Monoparental

Por familia monoparental se entiende aquella familia nuclear que está compuesta por un solo progenitor (varón o mujer) y uno o varios hijos.

Obesidad infantil

La obesidad infantil está aumentando cada día más en la mayoría de países desarrollados, siendo ésta una cuestión alarmante por las implicaciones que conlleva en la salud de los más pequeños. La OMS, la Organización Mundial de la Salud, ha señalado la obesidad infantil como uno de los problemas de salud infantil más graves en…

trastorno negativista-desafiante

Trastorno Negativista-Desafiante

No Comments 1997 Views2

¿Qué es el trastorno negativista-desafiante?

El trastorno negativista-desafiante se determina por un patrón recurrente de comportamiento negativista, desafiante, desobediente y hostil hacia las figuras de autoridad.

La tasa de prevalencia es del 2-15% de la población infantil, donde antes de la pubertad es más frecuente en niños, pero después se va equilibrando en ambos sexos. Este trastorno suele manifestarse gradualmente antes de los ocho años y no más tarde del inicio de la adolescencia.

Las conductas comunes suelen ser las siguientes:

  • Entra en cólera y tiene rabietas habitualmente.
  • Desafíos a los adultos y discusiones sobre todo lo que se conversa.
  • Suelen molestar a determinadas personas acusando a otros de los errores o del mal comportamiento que él mismo tiene.
  • Suelen ser rencorosos vengándose siempre que pueden.
  • Son resentidos y susceptibles.
  • Baja tolerancia a la frustración.
  • Descontrol emocional y de los impulsos.

Este tipo de conductas pueden desencadenar en un deterioro significativo de la actividad social, familiar o académica, pero a pesar de esto, el niño no realiza importantes violaciones a las reglas sociales o de los derechos de los demás.

Dichas alteraciones conductuales suelen aparecer con personas con las que el niño tiene confianza, siendo el ambiente familiar el ámbito donde mayormente se manifiesta, aunque tiende a generalizarse.

El equipo de CIPSIA psicólogos, te recomienda que ante cualquier síntoma de aparición de estas conductas o malestar significativo que impida el desarrollo satisfactorio del niño, solicites ayuda psicológica para poder realizar una correcta evaluación e intervención psicológica del problema.

Artículo escrito por Psicologo Ventas Cipsia Psicólogos: Silvia Delgado

También te puede interesar…

Niños hiperactivos

No Comments 1538 Views0

Niños hiperactivos, TDAH

Cada vez son más los casos que se diagnostican de hiperactividad o trastorno hiperactivo. En la actualidad la prevalencia del trastorno por déficit de atención e hiperactividad ha alcanzado dimensiones epidémicas.

Según la asociación Americana de Psiquiatría (American Psychiatric Association – APA), el porcentaje de niños hiperactivos o diagnosticados con TDAH se sitúa entre un 3% y un 5% de la población infantil.

En la práctica clínica se encuentran numerosos casos de niños hiperactivos o diagnosticados con TDAH. Estos niños, reciben la administración de tratamientos farmacológicos, pese a que en muchos casos con una intervención psicológica y un apoyo psicológico en el establecimiento de las pautas educativas se podrían ver atenuados sus síntomas.

Hay autores que apoyan la teoría de una etiopatogenia genética y neurobiológica, mientras que otros defienden la intervención de los modelos de sociedad y los factores educativos en detraimiento de la hipótesis orgánica. En la actualidad están apareciendo algunos psicólogos que ponen en tela de juicio la existencia misma de la hiperactividad, considerándola como una invención sin base científica que cuenta con el escudo protector de la industria farmacéutica.

Esta falta de consenso entre los distintos profesionales en cuanto a la mera conceptualización del trastorno, como es de esperar, se extiende al tratamiento de dicho trastorno. Hay una gran divergencia de opiniones respecto al tratamiento de la hiperactividad.

¿Cuál es el tratamiento más adecuado para el TDAH?

Según la guía de práctica clínica para el TDAH del Instituto Nacional de Salud y Excelencia Clínica (NICE) del Reino Unido, se propone la intervención psicosocial frente a la farmacológica como tratamiento de primera línea en niños y adolescentes.

Es necesario subrayar el papel fundamental que jugamos los psicólogos a la hora de implementar este tipo de tratamientos. De este modo, es fundamental acudir a un equipo de psicólogos para poder realizar una evaluación psicológica del niño, y de ese modo poder detectar que ámbitos se encuentran alterados, que aspectos educativos son necesarios trabajar, y sobre que funciones cognitivas se recomienda intervenir.

Las funciones ejecutivas se han definido como aquellos procesos cognitivos que permiten el control y la regulación de los comportamientos dirigidos a un fin.  Se ha demostrado que el desarrollo de dichas funciones está íntimamente ligado a la maduración del cerebro y en especial a la corteza prefrontal.

Siguiendo estos estudios muchos de los niños diagnosticados de TDAH pueden presentar un retraso madurativo en estas áreas cerebrales de modo que no les permite adquirir un adecuado control de los impulsos. Debido a la dificultad en el funcionamiento de estas áreas, también suelen presentar una falta de regulación de las conductas dirigidas a un fin, un déficit en el nivel atención óptimo para realizar tareas de mantenimiento atencional y un déficit en el adecuado establecimientos de objetivos a corto plazo.

El equipo de CIPSIA psicólogos establece que es necesario realizar una intervención psicológica adecuada a estos niños para que de un modo gradual puedan ir adquiriendo y entrenando estas funciones con la ayuda de un modelo y la práctica progresiva de los distintos procesos cognitivos.

Sin embargo, en España la intervención farmacológica es la que está cobrando un mayor protagonismo tanto entre nuestros profesionales sanitarios como en nuestra sociedad. Cada vez se ha arraigado más la creencia de que el tratamiento farmacológico es el tratamiento más eficaz para el TDAH, a pesar de que no hay evidencias solidas que lo apoyen.

De hecho, el aumento en las prescripciones de fármacos en niños es tal que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha hecho un llamamiento a los profesionales de la Salud mental infanto-juvenil urgiéndoles a realizar un diagnóstico “correcto y estricto” y obligándoles a establecer un tratamiento farmacológico “solamente con posterioridad a la tentativa de otro tipo de tratamientos psicopedagógicos y/o conductuales”. UNICEF también ha alertado sobre la tendencia generalizada en España a prescribir medicación a niños con TDAH.

Estos datos requieren que hagamos una pausa para analizar por qué nos surge esta tendencia a administrar fármacos a distintos trastornos psicológicos, antes de tan siquiera probar la opción menos aversiva o intrusiva para nuestro cuerpo. ¿Porque no darle una oportunidad a la terapia psicológica?

El equipo de CIPSIA psicólogos te recomienda que ante cualquier síntoma o malestar significativo que impida el desarrollo satisfactorio de tu vida diaria, solicites ayuda psicológica para poder realizar una correcta evaluación e intervención psicológica del problema.

También te puede interesar…

Fobias infantiles

[/vc_row][/vc_column]

Adicción a las nuevas tecnologías en los jóvenes

Adicción a las nuevas tecnologías en los jóvenes Cuando hablamos de adicción de las nuevas tecnologías en los jóvenes, lo primero que nos viene en mente es Internet. Internet es una tecnología que está creciendo a grandes pasos y es fundamental en nuestros hogares. Este medio, está causando gran impacto en los jóvenes principalmente, aunque…

Trastorno por Déficit de atención e Hiperactividad (TDAH)

Mi hijo se mueve mucho, no para quieto, nunca se cansa, ¿puede ser hiperactivo, o es una conducta propia de su edad? Mi hija tiene problemas con los deberes y parece que está constantemente en su mundo, ¿puede tener un problema de desatención? Hoy en día es muy común oír hablar del trastorno por déficit…

Artículo escrito por Psicologos Madrid Cipsia Psicólogos: Anna Cadafalch

déficit atención

Trastorno por Déficit de atención e Hiperactividad (TDAH)

No Comments 1432 Views0

Mi hijo se mueve mucho, no para quieto, nunca se cansa, ¿puede ser hiperactivo, o es una conducta propia de su edad? Mi hija tiene problemas con los deberes y parece que está constantemente en su mundo, ¿puede tener un problema de desatención? Hoy en día es muy común oír hablar del trastorno por déficit de atención e hiperactividad, pero ¿en qué consiste exactamente? Hablamos del trastorno por déficit de atención e hiperactividad

Continue reading