Tag Archives: Cognitivo-Conductual

La psicología, a pesar de ser una ciencia relativamente joven cuenta con diversos marcos teóricos que explican los diferentes paradigmas a los que se enfrenta la psicología. El comportamiento humano y las causas subyacentes varían según el marco teórico desde el que lo analicemos, y aunque tienen muchos puntos en común la mayoría de ellos difieren mucho entre sí. De esta forma, dependiendo del marco teórico desde el que se trabaje dependerá la evaluación del caso y el tratamiento que se le dé. En CIPSIA Psicólogos, seguimos el modelo cognitivo-conductual que es uno de los marcos teóricos más validados empíricamente por las asociaciones y universidades de psicología más importantes como la APA (Asociación americana de Psiquiatría y Psicología)..

El modelo cognitivo-conductual tiene como premisa básica que toda conducta adaptativa o no adaptativa se puede aprender. Así, los paradigmas de este marco teórico se basan en las teorías de aprendizaje humano como el condicionamiento. Según el modelo cognitivo-conductual, el ser humano tiene tres modelos de respuesta: la fisiológica, la cognitiva y la motora, y todas ellas se pueden analizar y tratar mediante las técnicas terapéuticas. La herramienta básica de un terapeuta cognitivo-conductual es el análisis funcional, que busca establecer los mecanismos de aprendizaje que han llevado a la persona a la situación actual y por qué se mantiene como está. De esta forma se puede actuar sobre los factores de este problema de forma adaptada y personalizada en cada caso concreto.

Así, en esta parte del blog dedicada a la terapia cognitivo-conductual encontrarás todos los artículos relacionados con este marco teórico. Aquí, podrás leer artículos sobre técnicas empleadas en este modelo de terapia, sobre cómo se analiza un determinado problema desde esta teoría psicológica y sobre cualquier artículo que tenga relación con la terapia cognitivo-conductual.

trastornos de la personalidad

Qué son los trastornos de la personalidad

No Comments 1726 Views0

Los trastornos de la personalidad son unos de los problemas psicológicos que más malestar generan a la persona y a las personas de su entorno. Además, generalmente no se conoce bien qué implica este problema y cuáles son sus características. En el artículo de hoy abordaremos este tema.

Qué son los trastornos de la personalidad 

Los trastornos de la personalidad son definidos en los principales manuales diagnósticos, el DSM y la CIE, como un patrón de comportamiento que resulta inadecuado a la cultura y costumbres de la sociedad en la que está inserto el sujeto. Así, es necesario que este patrón comportamental se de en la mayoría de las áreas de vida del sujeto, que afecte a su forma de comportarse, pensar, sentirse, etc. y que comience al principio de la edad adulta. Por último, los trastornos de la personalidad generan mucho malestar y sufrimiento tanto en las personas que lo sufren como en sus allegados.

Para comprender bien qué son los trastornos de la personalidad, es necesario tener en cuenta que esta categoría engloba distintos tipos de problemática pues las características y síntomas van a variar enormemente dependiendo de cada tipo de trastorno. A continuación os presentamos una descripción breve de cada tipo de trastorno.

Tipos de trastornos de la personalidad

Trastorno paranoide de la personalidad

Este trastorno se caracteriza por la presencia de desconfianza y suspicacia hacia los demás, en las diferentes áreas de su vida. algunos ejemplos de sus conductas más habituales son: sospechas infundadas sobre que los demás se van a aprovechar de ellos, reticencia a confiar en los demás, preocupación por posibles traiciones, etc.

Trastorno esquizoide de la personalidad 

trastornos de la personalidadLa característica principal de este problema es el distanciamiento y la desconexión con las relaciones personales y de la expresión emocional. Los comportamientos más comunes son: falta de deseo y de satisfacción por sus relaciones personales, falta de expresión emocional, preferencia por actividades solitarias, etc.

Trastorno esquizotípico de la personalidad

Este trastorno se describe como un patrón dificultades sociales e interpersonales asociados a malestar agudo, junto con distorsiones cognitivas y excentricidades del comportamiento. Las conductas m
ás características son: pensamiento y lenguaje raros, afectividad inapropiada, falta de conciencia de las normas culturales, etc.

Trastorno antisocial de la personalidad 

El trastorno antisocial de la personalidad se caracteriza por desprecio y violación de los derechos de los demás. Las conductas más típicas son: incapacidad de adaptación a las normas sociales, irritabilidad y agresividad, falta de remordimientos, etc.

Trastorno límite de la personalidad 

El trastorno límite de la personalidad, es quizás uno de los más conocidos y se caracteriza por una gran inestabilidad en su emocionalidad y afectividad, en las relaciones interpersonales y la autoimagen y un alto grado de impulsividad. Algunas de las conductas principales son: relaciones personales inestables, alteración de la identidad, sentimientos de vacío, dificultad para controlar sus emociones o emociones desproporcionadas, etc.

– Si quieres saber más sobre el trastorno límite de la personalidad puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Trastorno histriónico de la personalidad 

Este trastorno se caracteriza por la presencia de una excesiva emotividad y por la búsqueda constante de atención. Entre los comportamientos más destacados están: autodramatización constante, falta de comodidad cuando no es el centro de atención, su interacción con los demás tiende a ser sexualmente seductora o provocadora, etc.

Trastorno narcisista de la personalidad 

Al igual que el límite, el trastorno narcisista de la personalidad es uno de los más conocidos y se caracteriza por un patrón  de grandiosidad, necesidad de admiración y falta de empatía. Los comportamientos más típicos de este problema son:fantasías constantes de éxito, creencia de que es especial y único y que sólo puede ser comprendido o relacionarse con personas de su status, exige admiración excesiva, carece de empatía, etc.

Trastorno de la personalidad por evitación 

Este trastorno tiene como característica principal la inhibición social, junto con la presencia de sentimientos de inferioridad y una sensibilidad excesiva a la crítica. las conductas más comunes son: evitación de actividades o trabajos que impliquen contacto con otras personas, muestra represión en las relaciones íntimas, preocupación excesiva por la crítica, etc.

Trastorno de la personalidad por dependencia 

Este problema se caracteriza por una necesidad excesiva de que se ocupen de él, junto con un temor irracional al abandono que produce conductas de sumisión. Los comportamientos principales serían: dificultad para la toma de decisiones independientes, dificultadtrastornos de la personalidad para expresar el desacuerdo por miedo al abandono, incomodidad cuando se encuentra en soledad, etc.

Trastorno obsesivo-compulsivo de la personalidad 

El trastorno obsesivo-compulsivo de la personalidad se caracteriza por la presencia excesiva de preocupación por el control, el orden y el perfeccionismo que origina falta de flexibilidad y rigidez mental y personal. Las conductas más comunes son: preocupación por los detalles y las normas, excesiva terquedad y rigidez, obstinación, dificultad para delegar tareas, etc.

Consecuencias para la vida de estas personas 

Como hemos visto en párrafos anteriores, los trastornos de la personalidad son problemas que afectan a la mayoría de áreas de la persona y por ello las consecuencias que tienen suele estar bastante extendidas. Aunque éstas van a depender de cada trastorno y cada caso concreto, vamos a exponer las más importantes:

  • Área personal: como hemos visto en la descripción de los distintos trastornos el área personal es la más afectada, ya que estos trastornos influyen de forma determinante en cómo se comporta, piensa y siente una persona.
  • Área social: este área de la vida de las personas también se suele ver especialmente afectada por estos trastornos, ya que el comportamiento de las personas, y sobre todo su comportamiento en las relaciones interpersonales, se ve afectado por el trastorno. Las personas con un trastorno de la personalidad suelen tener problemas con las relaciones sociales, ya que su comportamiento desadaptativo no se corresponde con los estándares admitidos socialmente.
  • Área laboral: al igual que en el área social, en el área laboral las personas con este tipo de problemas suelen tener dificultades por su forma desadaptativa de comportarse. Además, en algunos trastornos pueden también tener problemas con su impulsividad que puede tener consecuencias negativas en el rendimiento.
  • Área de la salud: por último, en el área de la salud las personas con este tipo de problemas pueden sufrir consecuencias negativas por su forma desadaptativa de actuar y pensar. Por ejemplo, si son muy impulsivas pueden realizar actividades o acciones temerarias y peligrosas para su salud.

Qué se puede hacer para mejorar este problema 

Cuando una persona recibe el diagnóstico de este tipo de problemas generalmente está lleno de incertidumbre y preguntas. Bien, aunque los trastornos de personalidad abarcan casi la totalidad de la vida de la persona esto no implica que no haya posibilidad de cambio y de mejora.

Dentro de las terapia que más eficacia han demostrado con el tratamiento de estos problemas está la terapia cognitivo-conductual. Ésta tiene el objetivo de enseñar y entrenar a la persona en forma de actuar y pensar más adecuadas y adaptadas a su entorno. Además, también busca darle herramientas y recursos personales para gestionar las situaciones difíciles a las que tendrán que hacer frente.

trastornos de la personalidad

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Sara Catalán

También te puede interesar…

Operación bikini e imagen corporal

Aunque este año de forma algo tardía e inusual, los planes de playa y piscina siguen estando en nuestra lista veraniega. Como todos los veranos, enseñar el cuerpo se convierte en una preocupación para muchas mujeres y algunos hombres, con lo que ponemos en marcha la conocida “operación bikini”. Las “dietas milagro”, empezar a hacer…

Trastorno Obsesivo Compulsivo y COVID-19

Después de varias semanas del final del confinamiento por la crisis del COVID-19, en España las cosas van retornando a una “nueva normalidad”, en la que, si bien con medidas para prevenir rebrotes, empezamos a retomar actividades y a salir al exterior. Como hablábamos en algunos artículos anteriores, el final de la situación de aislamiento…

El Trastorno de Ansiedad Generalizada

La ansiedad y la preocupación forman parte de nuestras vidas, y cumplen la función de alertarnos y prevenirnos de un posible peligro. Son adaptativas, por tanto, mientras nos sirvan para poder ajustarnos y reaccionar de manera adecuada. No obstante, cuando alcanzan niveles excesivos, que no se corresponden con una amenaza real o suficientemente grave, y…

La importancia de dormir bien

¿Quién no ha oído alguna vez a su pareja, un amigo, familiar o conocido quejarse por no haber conseguido dormir bien alguna noche? Además de los problemas que le ha conllevado al día siguiente. Todos hemos sufrido en nuestras carnes una noche en vela, por ese motivo rápidamente empatizamos ante esa circunstancia. Es sabido que…

El error y el pensamiento contrafactual

¿Qué es el pensamiento contrafactual? Una expresión adecuada para entender qué es el pensamiento contrafactual sería “lo que pudo haber sido y no fue”. Otra muy en boca de todos sería la coletilla lingüística de “y si…”, que muchas veces ponemos en juego para señalar una alternativa que no tomamos pero que creemos que posteriormente…

Tricotilomanía: mi hijo se arranca el vello, ¿qué puedo hacer?

La tricotilomanía es un trastorno que consiste en arrancar el propio vello corporal de manera repetitiva. El vello se arranca de distintas partes del cuerpo. Sin embargo, con mayor frecuencia se asocia al vello de la zona craneofacial, (cuero cabelludo, cejas, pestañas…). Anteriormente se incluía a la tricotilomanía en el grupo de los trastornos del…

¿Qué creencias impulsan a la adicción a los juegos de azar?

Los juegos de azar están en boca de todos. Suscitan emociones y actitudesencontradas. En los jugadores se vive con ilusión, y en ocasiones euforia,pasando inevitablemente a sentimientos de decepción. Desde el entorno social,en el que cada vez existe más conciencia sobre esta problemática, se mira a losjuegos de azar con creciente preocupación e intenso rechazo.…

¿Por qué enganchan tanto los juegos de azar?

Los juegos de azar se han convertido en una actividadcada vez más popular en los últimos años. Atrayendo a población de distintosgrupos de edad, incluso a los más jóvenes. Además, la diversidad de formas dejuegos de azar (ruleta, apuestas deportivas, juegos de cartas con dinero etc.),facilita la identificación con alguno de ellos. Por otra parte,…

Estrés: fuentes y situaciones

El estrés ha sido un mecanismo por el cual el ser humano ha sido capaz de perdurar a lo largo del tiempo. Hemos sido capaces de adaptarnos, sobrevivir y evolucionar gracias a respuestas muy sofisticadas, rápidas y resolutivas ante un gran número de situaciones. No es algo que tenemos que hacer desaparecer de nuestra vida,…

Trastorno Bipolat

¿Qué es el Trastorno Bipolar?

No Comments 1571 Views0

¿En qué consiste este trastorno?

El Trastorno Bipolar es un trastorno mental grave, incapacitante y recurrente. Quiere esto decir que generalmente afecta y limita la normalización de la vida de una persona, su funcionalidad y adaptación. No es posible la remisión definitiva ya que se  considera una enfermedad crónica, aunque pasa por distintas fases, y entre los distintos episodios pueden existir intervalos libres de síntomas. El trastorno ha sido denominado también enfermedad maníaco-depresiva.

Se caracteriza por episodios de depresión y manía (euforia) durante los cuales ocurren cambios extremos en el estado de ánimo, los pensamientos y el comportamiento. Es posible identificar, con cierta facilidad, estos estados de ánimo por las personas del entorno, familiares o amigos. En el DSM IV se incluía también el episodio mixto, es decir, que durante el periodo de una semana se cumplan los criterios del episodio maníaco y del episodio depresivo mayor, pero ya en el DSM V desaparece la categoría del episodio mixto pasando a ser un especificador del curso.

El estado de ánimo cambiante se mueve entre dos extremos opuestos; la manía, que es la fase de euforia, de hiperactividad, y la depresión, donde el protagonismo lo toma el decaimiento y el estado depresivoCambiante como el tiempo, como la climatología, así es este trastorno. Se puede pasar en poco tiempo de un estado de apatía y tristeza, a un momento de grandiosidad y actividad frenética; característica más llamativa y significativa del enfermo bipolar.

A continuación explicaremos las características más significativas de estos episodios según el Manual Diagnóstico DSM-IV, de la Asociación Americana de Psiquiatría (APA).

Episodio maníaco

Episodios maníacos Se trata de un estado de ánimo anormal y persistentemente elevado, expansivo o irritable, que dura al menos una semana o requiere hospitalización.

A continuación se describen los síntomas más comunes. La persona puede presentar indistintamente unos u otros. Para poderse considerar un episodio maníaco han de darse por lo menos 3 o más de los siguientes:

  • Autoestima o grandiosidad excesiva.
  • Descenso de la necesidad de dormir.
  • Más hablador de lo habitual o necesita hablar continuamente.
  • Fuga de ideas o pensamientos que se suceden a gran velocidad.
  • Se distrae fácilmente.
  • Aumento de la actividad.
  • Tendencia a desarrollar actividades que suponen riesgo.

Episodio depresivo

Se describen los síntomas más comunes. Se deben producir cinco o más síntomas durante el mismo período de dos semanas:

  • Estado de ánimo deprimido.
  • Notable disminución del interés o del placer.
  • Cambio significativo (aumento o disminución) en el apetito y/o en el peso.
  • Insomnio o hipersomnia.
  • Retardo o agitación psicomotores.
  • Pérdida de energía o fatiga.
  • Sentimientos de inutilidad o culpa excesiva.
  • Indecisión o disminución de la capacidad para concentrarse.
  • Pensamientos recurrentes de muerte o suicidio o intento de suicidio.

Si quieres saber más sobre el suicidio, pincha aquí.

¿Cómo afecta este trastorno?

El Trastorno Bipolar afecta aproximadamente entre el 1%-1,5% de la población adulta. Dura toda la vida una vez que empieza, normalmente entre los 18 y 25 años. Los episodios recurrentes de depresión y manía son lo más habitual para el 95% de los pacientes que lo presentan. Los síntomas, de no ser tratados, constituyen una amenaza para el desarrollo de una vida normalizada, de los vínculos familiares y sociales, el trabajo, el desarrollo personal de un individuo, y casi una cuarta parte de los pacientes intentan suicidarse por lo menos una vez a lo largo de su vida. Se ha demostrado que el trastorno bipolar se da con más frecuencia en los familiares de primer grado de las personas con trastorno bipolar que en la población general, y que es igualmente común tanto en los hombres como en las mujeres. Como dato curioso se señala que el trastorno bipolar es más frecuente en los países ricos que en los países pobres.

Persona solaEn cuanto al curso hay que decir que el episodio inicial que provoca la hospitalización es normalmente maníaco. El episodio maníaco o depresivo habitualmente va seguido de un breve episodio del otro tipo. También suele ocurrir que se den dos o más ciclos completos a lo largo de un año, en este caso, a estos pacientes se les denomina “cicladores rápidos”. Es menos común la alternancia de los dos tipos de episodios sin un periodo intercalado de estado de ánimo compensado.

Los cambios tan importantes en el estado de ánimo, en la personalidad, el pensamiento y en la conducta tienen efectos devastadores sobre las relaciones sociales. El desequilibrio afectivo, la mala gestión económica, las variaciones en los niveles de sociabilidad, la conducta sexual sin medidas de protección o conductas violentas y temerarias, suponen un gran problema tanto para el paciente que lo sufre como para la pareja, la familia o el entorno.

¿Cómo se puede trabajar con el Trastorno Bipolar?

Al tratarse de un trastorno recurrente con unas consecuencias tan nocivas para quien lo padece, cuando se trabaja con el Trastorno Bipolar es necesario un adecuado tratamiento de mantenimiento después de la contención de los episodios agudos (maníaco/depresivo con sus consiguientes tratamiento específicos), pero los resultados no suelen ser muy exitosos.

El tratamiento de mantenimiento eficaz puede disminuir el sufrimiento del paciente, su hospitalización, el coste y mejorar el funcionamiento psico-social. Aunque es posible que la terapia farmacológica de mantenimiento no elimine completamente los episodios recurrentes de manía o depresión, puede disminuir la frecuencia, duración y gravedad de dichos episodios.

El tratamiento farmacológico es indispensable ante cualquiera de las fases o episodios del trastorno. Los objetivos del tratamiento son reducir la intensidad, frecuencia y consecuencias de los episodios, así como, mejorar el funcionamiento global y de la calidad de vida de la persona entre ellos. La medicación de mantenimiento más frecuente utilizada es el litio.

En cuanto a la terapia cognitivo conductual (TCC) ha demostrado eficacia en el tratamiento agudo y en la posible continuación en la depresión mayor. De igual manera, la TCC mejora el control farmacológico de este trastorno, ya que ayuda a:

  • Educar a los pacientes y a las personas de su entorno sobre el trastorno, su tratamiento y las dificultades asociadas con el mismo.
  • Enseñar a los pacientes métodos para llevar un registro de incidencias, su gravedad y el curso de los síntomas maníacos y depresivos que ayuden a anticipar una intervención temprana en caso de que los síntomas empeoren.
  • Facilitar la adherencia a la toma de la medicación.
  • Dotar de estrategias y herramientas no farmacológicas para afrontar los síntomas comportamentales y cognitivos de la manía y la depresión.
  • Enseñar habilidades para afrontar los problemas psicológicos que desencadenan los episodios depresivos y maníacos.

terapia psicológica

Un último aspecto a tener en cuenta es el relativo a la concepción que tanto el paciente como la familia tiene del trastorno. En unos casos se entiende como el imperativo del destino ante el que nada se puede hacer. En otros, se encuentra alivio en esta explicación ya que hay una justificación ante lo irremediable, y por lo tanto no aparece el sentimiento de culpa. En cualquier caso, es importante profundizar y debatir sobre cómo asume o asimila la persona su enfermedad con objeto de potenciar, en la medida de lo posible, una responsabilidad y participación activa que puede beneficiar en la adherencia al tratamiento, el manejo de síntomas y conductas.

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Francisco Ortiz.

También te puede interesar…

La adicción a los videojuegos

Desde la Dirección General de la Familia y el Menor de la Comunidad de Madrid, en colaboración con la Fundación Aprender a Mirar, acaban de publicar una guía muy interesante llamada “Pasos para evitar la adicción a los videojuegos”, en la que se aborda esta problemática que tanto preocupa a madres y padres en estos…

Autoestigma, el enemigo dentro

Hace unas semanas publicamos en nuestro blog un artículo sobre cómo afecta el estigma a las personas con enfermedad mental. Hablábamos sobre las consecuencias tan negativas que conlleva el autoestigma o interiorización de dichos estigmas. - Si quieres leer nuestro artículo acerca del estigma en las enfermedades mentales, puedes leerlo pinchando aquí El término “estigma”…

¿Qué es ser normal en términos de salud mental?

Recientemente publicamos en nuestro blog un artículo sobre cómo afecta el estigma a las personas con enfermedad mental. Como hablábamos en dicho artículo, las personas con trastornos psicológicos son vistas popularmente como peligrosas, impredecibles y excéntricas. Se las “segrega” de alguna forma del resto de personas “normales”, y frecuentemente se les atribuyen características negativas. Sin…

Estigma y psicopatología: cómo afectan los estereotipos a las personas con enfermedad mental

Aunque las cosas han mejorado, la enfermedad mental sigue siendo ignorada y demonizada en la sociedad en la que vivimos. Desde desoír las cifras de suicidio anuales hasta atribuir a las personas con psicopatología la culpa de actos delictivos, la salud mental (o la falta de ella) sigue siendo un tema tabú en nuestra vida…

La represión de emociones y su efecto sobre la salud

La represión emocional podría definirse como el intento por parte de la persona de no mostrar las conductas relacionadas con la emoción. Por ejemplo, estaríamos reprimiendo una emoción si evitásemos llorar en público a pesar de sentir tristeza. La represión emocional es una estrategia de afrontamiento que actúa una vez se ha producido la emoción,…

Triada cognitiva en la depresión

La depresión es uno de los problemas psicológicos que tiene una mayor prevalencia en nuestra sociedad. De hecho es uno de los problemas por los que más se consulta a los centros de psicología para realizar psicoterapia. La depresión es un problema psicológico que se caracteriza por un estado bajo estado de ánimo que se…

Introversión, Timidez y Fobia Social: en qué se parecen y en qué se diferencian

En el lenguaje cotidiano, solemos utilizar las palabras timidez, introversión y fobia social como sinónimos (en especial las dos primeras). A pesar de ello, no son exactamente lo mismo. Cada una de ellas tiene sus peculiaridades, aunque las tres tienen en común que tratan sobre las relaciones con los demás. La introversión, rasgo básico de…

Fobias infantiles

[/vc_row][/vc_column]

Anhedonia, la incapacidad de sentir placer

La anhedonia se define como la incapacidad de experimentar sensaciones placenteras y satisfactorias, como pueden ser la motivación, el bienestar o el interés. Este síntoma se extiende a todos los ámbitos de la vida de la persona, lo que repercute negativamente en su salud mental y su bienestar. ¿Síntoma o enfermedad mental? Cabe decir que…

Niño enfadado

¿Qué es el trastorno de conducta?

No Comments 1609 Views0

En los últimos tiempos es bastante habitual oír que algunos niños y adolescentes han desarrollado o tienen un trastorno de conducta tanto en los medios de comunicación, como por otras vías como suele ser el colegio o instituto. Sin embargo, en la mayoría de estas ocasiones no explican con mucha profundidad en qué consiste este trastorno y qué implica para los niños y las familias que lo sufren, ya que se centran en los casos más extremos como por ejemplo los que salen en el programa de televisión “Hermano Mayor” que no muestran la totalidad de los casos y se centran en las situaciones más graves.

Así, el objetivo de este artículo es explicar en qué consiste este problema que actualmente afecta a muchas familias de nuestro país, qué consecuencias tiene para los niños y las familias que lo sufren así cómo puede ayudar un psicólogo para adolescentes y niños

¿En qué consiste el trastorno de conducta? 

El trastorno de conducta según los principales manuales diagnósticos actuales el CIE (de la Organización Mundial de la Salud) y el DSM (de la Asociación Americana de Psiquiatría y Psicología), consistiría en un patrón de conducta caracterizado por la violación o la ruptura de las normas sociales y los límites, junto con comportamientos agresivos e impulsivos que dificultan la relación con los adultos y con sus iguales. Algunas de las conductas o los comportamientos que llevan a cabo estos niños son: ruptura de normas, violación constante de límites, enfrentamientos con los adultos, comportamiento agresivo hacia personas o animales, ausentismo escolar, destrucción de la propiedad ajena, etc.

Puede ser de inicio temprano, antes de los 10 años aunque también puede iniciarse en la etapa de la adolescencia a partir de los 10 años de edad. Cuando el inicio es temprano y el niño no recibe tratamiento, es más probable que el problema vaya aumentando en gravedad y se mantenga hasta la etapa de la adolescencia. Por ello, es de vital importancia acudir a un profesional que nos ayude a gestionar esta situación.

¿Qué consecuencias tiene para estos niños/adolescentes y sus familias? 

Niño enfadadoComo hemos visto, el comportamiento de estos niños suele ser bastante disruptivo por lo que una de las consecuencias más importantes es el deterioro que se produce en el ambiente familiar. La convivencia, debido a las conductas disruptivas y de violación constante de normas suele ser muy complicada y es muy habitual la aparición de conflictos que van aumentando en gravedad a medida que el niño va creciendo. Así, la dinámica familiar se ve muy afectada por la conducta de estos niños y la forma que tienen de relacionarse con su entorno. Como consecuencia de todo ello las relaciones familiares se ven muy deterioradas, ya que la aparición continua de conflictos, junto con los comportamientos agresivos que sufren los parientes de estos niños, producen una gran malestar y sufrimiento y a largo plazo deterioran estas relaciones.

En el ámbito escolar también suelen tener bastantes problemas. Uno de los más comunes es la negativa a estudiar o realizar sus deberes diarios, lo que les supone una bajada de rendimiento y multitud de problemas para conseguir sacar el curso escolar de una forma adecuada. Además, en muchos de los casos estos niños o adolescentes suelen presentar también conductas disruptivas y agresivas en clase, por lo que tienen problemas con su relación con los profesores, pudiendo llegar incluso a ser expulsados, y con el resto de alumnos. Por último, estaría el caso más grave en el que el niño o adolescente deja de acudir a clase y tiene un absentismo escolar grave, cuyas consecuencias son más problemáticas tanto para el niño como para su familia.

¿Se puede solucionar? 

Las personas o familias que han visto envueltas por este problema, muchas veces no ven solución al problema ya que han intentado multitud de estrategias con el fin de mejorar el comportamiento de sus hijos que no les han dado ningún resultado. Sin embargo, los estudios científicos demuestran la eficacia del tratamiento cognitivo-conductual para este tipo de problemas.

El tratamiento que se lleva a cabo, debe de tener como objetivos principales eliminar las conductas disruptivas y agresivas por parte del niño hacia cualquier persona, instaurar normas y límites en casa, así como hábitos saludables de estudio y colaboración, enseñar comportamientos alternativos al niño y nuevas formas de relacionarse con su entorno más adecuadas, etc. De esta forma, enseñaremos al niño a comportarse de una forma más adecuada que evitará la aparición de conflictos y propiciará comportamientos más beneficiosos para ellos.

FamiliaAdemás, en el tratamiento del trastorno de conducta es necesario trabajar con los padres con el objetivo de enseñarles nuevas estrategias para poner normas y límites en casa, manejar los premios y castigos para moldear el comportamiento de su hijo y mejorar las relaciones en casa. De esta forma, los padres serán capaces de mantener los cambios obtenidos en terapia y mejorará toda la dinámica general.

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Sara Catalán

También te puede interesar…

Cómo lidiar con los niños y adolescentes en casa

Como hemos visto en anteriores artículos de nuestro blog, mucho han cambiado nuestras circunstancias en los últimos meses. Poco a poco vamos volviendo a la normalidad, sin embargo, algunos cambios desconocemos cuánto tiempo se quedarán entre nosotros. El ámbito doméstico ha pasado a centralizar buena parte de las actividades de alta exigencia que antes se…

Cómo utilizar la comunicación como herramienta para mejorar la autoestima de tus hijos:

Como posiblemente hayas reflexionado, la autoestima es esencial para el desarrollo pleno de una persona y el logro del bienestar. La autoestima influye en todas las áreas vitales de una persona. A nivel académico, de relaciones personales, desarrollo personal, etc. Por lo que, todo lo que se haga por fomentarla ayudará a enriquecer y mejorar…

Cómo empezar el curso escolar de tus hijos con buen pie

Nos encontramos en fechas que no dejan indiferente a nadie. El curso y la actividad lectiva comienzan, y con ello estudiantes y padres vuelven nuevamente a una rutina conocida. En lo que respecta a los estudiantes, la vuelta es deseadapor algunos, especialmente los más pequeños, acompañada de nervios e ilusión. Paraotros, supone una época de…

¿Cómo influye el tipo de apego en nuestras relaciones?

El término apego, desde la etología, se define como un vínculo afectivo duradero entre dos individuos, que se forma a lo largo del tiempo en base a las interacciones entre ellos, y cuyo fin es la búsqueda de la proximidad para asegurar la protección y el consuelo. Fue el psicólogo John Bowlby el que llevó…

Cómo fomentar las habilidades sociales de tus hijos

Como es sabido, las habilidades sociales son fundamentales para el desarrollo de relaciones sanas y satisfactorias. Esto es especialmente importante si tenemos en cuenta que una persona se relaciona continuamente, ya sea en el ámbito académico, familiar, de amistad, de pareja, laboral etc. Además, las relaciones repercuten en el desarrollo personal, la autoestima y bienestar, lo…

Educar en el esfuerzo: niños más fuertes y capaces

Vivimos en una sociedad en la que se ensalza cada vez más el valor de lo inmediato. Donde se enseña que el bienestar y la felicidad se pueden obtener cómodamente y sin esfuerzos a través del consumo. Nada más lejos de la realidad: si bien es cierto que se puede obtener gratificación de una manera…

Efecto Pigmalión, la increíble influencia de las expectativas sobre el comportamiento

El efecto Pigmalión fue propuesto por el profesor de psicología Robert Rosenthal, a partir de un experimento publicado en 1965. En dicho experimento se pudo comprobar cómo las expectativas de una persona influyen en el desempeño de otra. Las expectativas positivas darían lugar a un mejor desempeño por parte del otro, mientras que las expectativas…

Fobias infantiles

[/vc_row][/vc_column]

¿Es malo dar muchos regalos a los niños?

La Navidad es uno de los momentos más habituales para hacer regalos. Sin duda, los protagonistas de los regalos suelen ser los niños de la casa. A todos nos gusta ver la cara de felicidad de un niño al recibir un regalo que les ha gustado. Pero ¿qué ocurre cuando la cantidad de regalos es…

Síndrome Postvacacional

Síndrome Post-Vacacional

No Comments 1573 Views1

Estamos ante los dos meses del año, Julio y Agosto, que son más habituales para irse de vacaciones y romper así con la rutina establecida el resto del año y descansar durante unos días.

A lo largo de estas vacaciones, hay diversas prioridades y objetivos que varían según cada persona. Los más comunes son viajar, hacer deporte, salir con los amigos, descansar… El problema llega cuando nos toca afrontar de nuevo la “marcha” a la vida laboral.

¿Qué es el síndrome post-vacacional?

No es fácil pasar de la falta de ocupaciones, responsabilidades, y preocupaciones a volver a la rutina del trabajo, donde predominan el estrés, reuniones, incorporación y habituación al puesto, charlas del jefe… Este cambio, puede dar lugar al llamado “Síndrome post-vacacional”.

Podemos definir como síndrome post-vacacional a la incapacidad de adaptación de una persona tras la terminación del periodo vacacional a la rutina diaria anterior a las vacaciones. Este síndrome, puede aparecer por un cambio de rutinas y un sentimiento negativo producido a la hora de construir la nueva realidad de vuelta al trabajo. Esto genera que la incorporación se convierta en una situación que no nos produce satisfacción, sino todo lo contrario sufrimiento y angustia.

El síndrome postvacacional es bastante habitual, se calcula que en torno a un 45% de los trabajadores en España sufren malestar físico y emocional en el momento en que se incorporan al trabajo después del periodo de vacaciones y hace que su rendimiento laboral y su vida familiar y personal se vean afectadas (discusiones y problemas con la pareja o los hijos, falta de concentración, etc.).

.

¿Qué sucede cuando tienes este problema?

El síndrome post-vacacional, normalmente no dura más de dos semanas tras superar el periodo de adaptación del inicio, pero si los síntomas persisten es recomendable recurrir a un especialista para analizar qué es lo que ocurre.

Tristeza

Son habituaesl en el síndrome postvacacional emociones como la tristeza

Es muy común, que se experimenten emociones de tristeza y apatía, decaimiento, astenia, irritabilidad, ansiedad, insomnio, dolores musculares, tensión, problemas digestivos, náuseas, palpitaciones, taquicardias, sensación de ahogo…

Estos síntomas aparecen, ya que se nos hace cuesta arriba hacer frente a los próximos once meses de trabajo hasta unas próximas vacaciones. Esto hace que esta época, junto con los problemas que cada persona vive, puede dar lugar a la aparición de episodios depresivos de distinta intensidad y aumento de estrés, pero es importante saber que no es una depresión.

Algunas de las recomendaciones para tener una aceptable vuelta al trabajo y no padecer un acusado síndrome post-vacacional son:

  • Unos días antes de que se produzca la vuelta al trabajo ir ajustando los patrones de sueño y alimentación a los habituales durante la jornada laboral, para que nos vayamos adaptando a nuestros horarios y rutinas habituales.
  • Hacer coincidir la vuelta con un día a media semana en la medida de lo posible, así nos adaptaremos y tendremos tiempo para descansar en el fin de semana.
  • Mantener una actitud positiva, pensando que la vuelta al trabajo es un reencuentro con nuestras costumbres y con nuestra normalidad.
  • No mortificarnos con que queda todo un año para las próximas vacaciones y evitar tener ese tipo de pensamientos pues lo único que vamos a conseguir con ellos es sentirnos peor.
  • Darnos tiempo para estar óptimos en nuestras tareas, es normal no estar centrado los primeros días de trabajo, por lo que no debemos culparnos por cometer errores.
  • Ayudarse a tener una visión positiva del regreso buscando las ventajas y cosas positivas de volver a la rutina laboral, como volver a ver a amistades o la comodidad de estar en nuestra casa.
  • También es importante favorecer una buena comunicación y darnos el permiso para expresar cómo nos sentimos, pues nos ayudará a desahogarnos emocionalmente.

 

¿Cómo puedo solucionarlo?

Cuando la vuelta a la rutina se nos hace tan difícil y comos conscientes de que nos afecta de manera especialmente grave, es preciso que busquemos ayuda profesional para gestionar este problema y evitar que se pueda convertir en un problema mayor como depresión o problemas en el trabajo.

Para el tratamiento del síndrome postvacacional así como para los problemas en el área laboral, la terapia cognitivo-conductual se ha mostrado como una de las más eficaces. En este tratamiento se buscará que aprendas no sólo a sobrellevar los primeros días de vuelta a la rutina, sino también dotarte de herramientas para gestionar los posibles problemas que puedan surgir en el trabajo.

En CIPSIA psicólogos, te ofrecemos una serie de herramientas para poder afrontar de la mejor manera posible, esos días de inicio al mundo laboral tras haber pasado las vacaciones de verano y te ayudaremos durante todo el proceso de apredizaje.

Artículo escrito por Psicologos Madrid Cipsia Psicólogos: Silvia Delgado

También te puede interesar…

¿Qué es la Aerofobia?

No Comments 1797 Views0

¿Qué es la aerofobia?

Ahora que se acerca una época de viajes debido a las  vacaciones, en el blog de CIPSIA Psicólogos vamos a tratar un tema muy actual: la aerofobia o miedo a volar. La aerofobia se podría describir como el temor o fobia a volar en aviones. Este problema puede ser una fobia por sí misma y mostrarse sólo en relación con los viajes en avión, o puede ser una manifestación de una o más fobias apareciendo junto con otros miedo como la claustrofobia o acrofobia (el miedo irracional e irreprimible a las alturas).

La aerofibia es un problema bastante común en la actualidad y no es difícil encontrarnos con alguna persona que tenga este problema y no sea capaz de volar o lo haga pasándolo realmente mal. Varios estudios empíricos realizados sobre este tema, afirman que solo el 6% de la población se siente cómoda volando, por el contrario entre un 15 y un 30 % de la población sufre un miedo incontrolable a volar.

¿Cómo es la aerofobia?

Todos los problemas psicológicos se manifiestan en los tres niveles de respuesta humanos. Éstos niveles de respuesta son el nivel emocional o fisiológico que hace referencia a qué sentimos y cómo nos sentimos, el nivel cognitivo que hace referencia a los pensamientos que tenemos y por último, el nivel conductual que hace referencia a las acciones que llevaos acabo.

Al igual que en otros problemas fóbicos, en la aerofobia la principal consecuencia o síntoma es la respuesta de ansiedad. Las manifestaciones más extremas de este tipo de respuesta pueden incluir ataques de pánico o vómito solo con ver o mencionar un avión o el viaje en avión.

Respecto a los síntomas de índole cognitivo, destacan los pensamientos anticipatorios y catastróficos sobre el viaje en avión. También es bastante habitual que las personas con aerofobia tengan pensamientos recurrentes sobre su incapacidad para afrontar la situación.

Por último, en cuanto a los síntomas motores o comportamentales destacan sobre todo las conductas de evitación. Estas conductas pueden ir desde evitar hablar  sobre viajes y aviones, hasta la evitación a realizar un viaje que incluya volar en avión.

Aeropuerto

¿Qué puedo hacer si tengo fobia a volar?

En la actualidad la técnica que cuenta con mayor apoyo empírico para tratar el miedo a volar es la de exposición.  Es una herramienta común del enfoque cognitivo comportamental. Esta técnica ha demostrado su eficacia tanto a través de exposiciones en vivo, es decir en la situación real de vuelo, como mediante sistemas de realidad virtual. Esta técnica psicológica puede llevarse a cabo de una forma más o menos gradual y debe también ir acompañada por el entrenamiento en estrategias de control de la ansiedad, desactivación fisiológica y en algún caso puede ser interesante realizarse la terapia con bio-feedback.

En CIPSIA recomendamos completar esa terapia con una reestructuración cognitiva para aprender a cambiar las ideas y pensamientos negativos acerca de la situación de volar. En el tratamiento cognitivo-conductual se trabajará también por eliminar las conductas de evitación y dotar a la persona de herramientas para gestionar sus respuestas fisiológicas y los pensamientos intrusivos que generan tanto malestar. Además contamos con las herramientas más actuales de tratamiento como la realidad virtual mencionada anteriormente.

Si padece o conoce a alguien con estos síntomas no dude en contactar con nosotros.

Artículo escrito por Psicologos Madrid Cipsia Psicólogos: Rocío Moraleda

También te puede interesar…

Depresión y cáncer

No Comments 1506 Views0

¿Qué es el cáncer?

En todos los tipos de cáncer, algunas de las células del cuerpo empiezan a dividirse sin detenerse y se diseminar a los tejidos corporales. Dependiendo de varios factores, tanto de la persona como del tipo de cáncer, pueden producirse multitud de daños orgánicos con mayor o menos gravedad. Además, el cáncer puede empezar casi en cualquier lugar del cuerpo humano, el cual está formado por millones de células.

Normalmente, las células humanas crecen y se dividen para formar nuevas células a medida que el cuerpo las necesita lo que constituye un proceso habitual y natural en el organismo. Cuando las células normales envejecen o se dañan, mueren, y células nuevas las remplazan. Sin embargo, en el cáncer, este proceso se descontrola.

La incidencia global prevista de cáncer para la población española en el año 2015 es de 222.069 personas (136.961 varones y 85.108 mujeres), siendo el tipo más frecuente el cáncer colon-recto, por delante del cáncer de pulmón y el cáncer de mama.

¿Qué consecuencias tiene para la salud emocional o psicológica?

Cuando un paciente recibe este tipo de diagnóstico puede resultar una noticia devastadora, ya que tiene un gran impacto en la vida de la persona y sus allegados. Ante la falta de recursos para aceptar esta nueva situación y la falta de pautas de afrontamiento que pueden desencadenar emociones negativas como pueden ser la ansiedad, la ira, o la tristeza. Este tipo de reacciones emocionales, se pueden producir tanto en la persona enferma de cáncer, como en sus familiares y seres queridos. Con el tiempo si estas emociones no disminuyen y no se recibe una ayuda profesional que ayude a solucionar este problema, esta situación puede derivar en un problema más grave como por ejemplo la existencia de un estado depresivo.

Cuando un paciente oncológico entra en una depresión, tiene menos posibilidades de supervivencia y más opciones de no cumplir con el tratamiento. Las causas de la aparición de este fenómeno no se conocen con detalle, aunque los expertos señalan tres posibles orígenes: la preocupación ante la propia enfermedad que pueden producir una aumento de pensamientos y emociones negativas que dificultan la capacidad de afrontamiento, los efectos tóxicos de la quimioterapia que empeoran el estado físico y anímico de la persona y los efectos biológicos directos del tumor.

Además, en el caso de los familiares o allegados de apoyo, cuando éstos tienen este tipo de problemas cuentan con menos herramientas y recursos para enfrentarse a esta situación tan compleja y ayudar a su familiar en este proceso, empeorando en ocasiones el pronóstico del paciente.

Es importante tratar la depresión incluso si se está sometiendo a un tratamiento para el cáncer.

¿Cómo se puede mejorar esta situación?

La depresión debe ser diagnosticada y tratada por un psicólogo especialista. Tratar este problema, puede ayudar a sobrellevar el tratamiento para el cáncer y mejorar el estado de salud de la persona.

Actualmente, los tratamientos más comunes para tratar la depresión incluyen:

  • Terapia cognitiva-conductual (TCC), un tipo de psicoterapia, o terapia de diálogo, que ayuda a las personas a cambiar los estilos de pensamiento y conductas negativas que pueden contribuir con su depresión. Además permite el entrenamiento en habilidades de afrontamiento que ayudan a llevar este proceso de una forma más eficaz.
  • Tratamientos farmacológicos como los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), que son fármacos antidepresivos como el citalopram (Celexa),la sertralina (Zoloft) y la fluoxetina (Prozac).

Además de la TCC, hay otras formas de terapia que han demostrado ser eficaces para ayudar a la gente con cáncer a controlar su depresión, entre ellas se encuentran:

  • Psicoeducación, que le enseña sobre la enfermedad y su tratamiento.
  • Capacitación para el control del estrés, que le enseña diferentes maneras de lidiar con la ansiedad.
  • Terapia de resolución de problemas, que le ayuda a identificar los problemas que interfieren con su vida cotidiana y contribuyen con los síntomas de la depresión y a encontrar formas de solucionar esos problemas.

También existe la posibilidad de unirse a un grupo de apoyo. Estos grupos ofrecen una importante oportunidad de compartir las emociones difíciles, lo que ayuda al desahogo emocional y a la creación de una red de apoyos para el paciente y su familia.

En CIPSIA, como parte del tratamiento recomendamos aprender técnicas de control de la activación como la respiración diafragmática o la relajación muscular que pueden ser útiles para afrontar el bajo estado de ánimo, además de contar con la ayuda de un profesional experto que ayude a afrontar este proceso tan complejo.

 

 

Artículo escrito por Psicologo Ventas Cipsia Psicólogos: Rocío Moraleda

También te puede interesar…

conducta humana

La conducta humana en psicología

1 Comment 105581 Views74

¿Qué es la conducta?

Muchas veces, al acudir al psicólogo no tenemos claro a qué hacen referencia algunos conceptos importantes de los que se trabajan en la terapia. Un ejemplo de ello puede ser, por qué muchos de los psicólogos hacen de la conducta humana  su objeto de estudio y del análisis de la misma parte central de su intervención.

conducta humana

La conducta en realidad no es sólo lo que hacemos, sino que también es lo que pensamos y sentimos. De hecho, no es posible la ausencia de conducta, ya que en todo momento las personas de una u otra manera nos estamos comportando de alguna forma. Por ejemplo, una persona que está callada puede estar observando, pensando, contando mentalmente, etc., por lo que nunca se está “haciendo nada”. Realmente la conducta lo engloba todo (lo físico-motor, lo emocional y lo cognitivo) y nos permite actuar sobre ella, ya que es una realidad tangible y accesible.

La importancia que se le da a la conducta en el tratamiento psicológico se debe a que el comportamiento y su análisis nos aportan muchísima información sobre la persona y su situación y nos permiten actuar sobre sus factores desencadenantes (estímulos), la conducta en sí misma y sus consecuentes, es decir, aquello que probabiliza que esa conducta se emita de nuevo o deje de emitirse.

La conducta puede ser manifiesta/observable (la acción física-motora, o reacciones fisiológicas como por ejemplo palpitaciones, sudoración,…) o encubierta (pensamientos o emociones, como la preocupación, la alegría… son observables por la propia persona) pero como decíamos anteriormente, ambas formas son conducta.

¿Cómo influye la conducta  humana en mis problemas?

La conducta humana y sus consecuencias son la base de todo problema psicológico, pues son la manifestación de las Perro agresivodificultades que presenta una persona en un momento dado. Así, cuando se realiza el análisis del problema objeto del proceso terapéutico, la conducta es el centro de atención del psicólogo pues su conjunto y cñomo se relacionan entre sí, representa los problemas en sí mismos. Por ejemplo, una persona con un problema fóbico o un temor incontrolable a los perros una parte de su análisis funcional describirá porqué se produce la conducta problema de huida al ver un perro y qué consecuencias tiene para que se esté repitiendo en el tiempo.

En conclusión, la conducta es una parte importantísima de los problemas psicológicos puesto que es la forma de pensar, sentir y comportarse de un ser humano. Sin embargo, cuando esta forma de comportarse de las personas se vuelve negativa para ellas mismas, es cuando empiezan a conformarse los distintos trastornos psicológicos.

¿Qué papel juega la conducta en el tratamiento?

De esta manera, los psicólogos trabajamos en hacer un buen análisis del comportamiento de la persona y todo lo que lo rodea e influye de alguna manera (por ejemplo, cómo se comporta su entorno, en qué situaciones es más probable que aparezca un problema, etc.). Este análisis pormemorizado es lo que llamamos en psicología: el análisis funcional. Éste nos va a permitir generar cambios que, consensuados con el paciente,  posteriormente nos facilitarán el éxito en la terapia.

Terapia psicológicaAsí, todo tratamiento psicológico va a tener como objetivo reducir o eliminar aquellas conductas o comportamientos que sean negativos para la persona y le generen sufrimiento y aumentar aquellas conductas que se consideren que son positivas para la persona y van a suponer beneficiosas. Dependiendo del tipo de trastorno y de cómo se manifiesta en cada persona, las técnicas empleadas serán distintas pues una de las ventajas que ofrece el estudio de la conducta es la posibilidad de analizar cada caso de forma única y adaptarte mejor a cada problema.

En CIPSIA Psicólogos podemos darte información más detallada sobre la conducta humana y sus características. Además, también puedes contar con un equipo de psicólogos formado de manera teórica y practica y con una amplia experiencia, preparado para ofrecerte un tratamiento a tu medida: fiable, efectivo y científico.

Artículo escrito por Psicologos Madrid Cipsia Psicólogos: Sara Villoria.

También te puede interesar…

Depresión infantil

No Comments 1258 Views0

¿Qué es la depresión infantil?

La depresión es un trastorno del estado de ánimo que afecta tanto a niños como a adultos. Resulta incapacitante y cursa con un elevado nivel de malestar.  En el caso de los niños, en la depresión infantil, debido a su falta de madurez emocional y la falta de recursos para manejar sus propias emociones, este trastorno puede interferir negativamente en su desarrollo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que un 3% de la población infantil sufre depresión, en torno al 15% de las consultas al psicólogo se deben a este trastorno.

La duración del episodio depresivo debe ser como mínimo de dos semanas y presentar como mínimo dos de los siguientes síntomas:

  • Humor depresivo: estado de ánimo deprimido o irritable. Los más pequeños muestran una expresión facial triste o una escasa comunicación visual. En algunos casos puede manifestarse con una conducta agresiva, hostilidad o cólera.
  • Pérdida de interés o incapacidad para disfrutar con el juego o con las actividades escolares.
  • Falta de energía.

Además, debe de estar presente al menos uno o más de los siguientes síntomas:

  • Pérdida de confianza y sentimientos de inferioridad.
  • Sentimientos de culpa excesivos.
  • Ideas o comportamientos
  • Incapacidad para concentrarseo tomar decisiones, en el caso de los niños se produce un bajo rendimiento académico.
  • Actividad psicomotriz agitada.
  • Alteraciones del sueño.
  • Variaciones de peso.
  • Quejas somáticas como de dolor de cabeza, tripa, etc. Este criterio es muy frecuente en los niños más pequeños a los que les cuesta expresar como se sienten.

En cuanto al tratamiento cognitivo-conductual, incluye el reconocimiento de emociones, la relación de éstas con la conducta, el entrenamiento en habilidades sociales, la ayuda en la resolución de problemas y prácticas de relajación.

Artículo escrito por Psicologos Madrid Cipsia Psicólogos: Rocío Moraleda

También te puede interesar…

trastorno negativista-desafiante

Trastorno Negativista-Desafiante

No Comments 1986 Views2

¿Qué es el trastorno negativista-desafiante?

El trastorno negativista-desafiante se determina por un patrón recurrente de comportamiento negativista, desafiante, desobediente y hostil hacia las figuras de autoridad.

La tasa de prevalencia es del 2-15% de la población infantil, donde antes de la pubertad es más frecuente en niños, pero después se va equilibrando en ambos sexos. Este trastorno suele manifestarse gradualmente antes de los ocho años y no más tarde del inicio de la adolescencia.

Las conductas comunes suelen ser las siguientes:

  • Entra en cólera y tiene rabietas habitualmente.
  • Desafíos a los adultos y discusiones sobre todo lo que se conversa.
  • Suelen molestar a determinadas personas acusando a otros de los errores o del mal comportamiento que él mismo tiene.
  • Suelen ser rencorosos vengándose siempre que pueden.
  • Son resentidos y susceptibles.
  • Baja tolerancia a la frustración.
  • Descontrol emocional y de los impulsos.

Este tipo de conductas pueden desencadenar en un deterioro significativo de la actividad social, familiar o académica, pero a pesar de esto, el niño no realiza importantes violaciones a las reglas sociales o de los derechos de los demás.

Dichas alteraciones conductuales suelen aparecer con personas con las que el niño tiene confianza, siendo el ambiente familiar el ámbito donde mayormente se manifiesta, aunque tiende a generalizarse.

El equipo de CIPSIA psicólogos, te recomienda que ante cualquier síntoma de aparición de estas conductas o malestar significativo que impida el desarrollo satisfactorio del niño, solicites ayuda psicológica para poder realizar una correcta evaluación e intervención psicológica del problema.

Artículo escrito por Psicologo Ventas Cipsia Psicólogos: Silvia Delgado

También te puede interesar…

¿Qué es la alexitimia?

No Comments 1361 Views0

¿Qué es la alexitimia?

Es un trastorno caracterizado por la incapacidad de identificar y describir verbalmente las emociones y sentimientos en uno mismo y en los demás. Quien lo padece posee una capacidad limitada para experimentar fantasías o sueño o pensar de forma imaginativa. Este concepto fue desarrollado por el psiquiatra Peter E. Sifneos en 1972.

Las causas de este trastorno pueden ser: debido a rasgos heredados, anormalidades genéticas, desarrollo neuronal anómalo, lesión cerebral, o debido a un episodio traumático.

Las personas que lo padecen tienen dificultades en  las relaciones interpersonales, ya que el entorno no recibe retroalimentación por sus actos y crea situaciones de incomprensión y de aparente falta de empatía. Es por ello, que a menudo parecen personas frías y demasiado pragmáticas. Existe un importante nivel de sufrimiento emocional acompañado a los pacientes que padecen alexitimia, ya que no saben definir sus emociones y el resto de personas no pueden comprenderlos. Para la mejoría de esta situación desde la psicología se recomiendan las intervenciones psicoterapéuticas o las terapias conductuales.

La alexitimia puede estar presente en diferentes tipos de patologías, siendo especialmente frecuente en los trastornos generalizados del desarrollo como los trastornos del espectro autista. El diagnóstico generalmente se realiza a partir de la observación de la familia o de la pareja, y auto-observación del comportamiento del sujeto en diferentes situaciones.

La alexitimia afecta al 8% de los hombres y al 1,8% de las mujeres. Es posible que en algunos casos donde se generaliza que los hombres no comprenden los sentimientos de las mujeres, no expresan lo que sienten, son indiferentes a las emociones, etc podría estar detrás un caso de alexitimia.

Artículo escrito por Psicologos Madrid Cipsia Psicólogos: Rocío Moraleda

También te puede interesar…

Hipocondria

La hipocondria

No Comments 2320 Views0

La característica principal de los trastornos somatomofos es la presencia de síntomas físicos que sugieren un trastorno para el que no hay evidencias orgánicas demostrables, pero existen evidencias de que los síntomas están relacionados con factores psicológicos. Por lo general, el paciente no muestra ansiedad por sus síntomas, lo que se conoce como “belle indifférence”, y están fuera del control voluntario del mismo.

Es importante poder diferenciar entre este tipo de trastornos y los trastornos psicosomáticos. El desencadenante psicológico y los síntomas físicos son comunes a ambos trastornos, la diferencia entre ellos es que, en los trastornos psicosomáticos existe un daño en el sistema fisiológico correspondiente, mientras que en los somatomorfos no hay una patología orgánica demostrable.

El DSM-IV, incluye dentro de los trastornos somatomorfos el trastorno de somatización, el trastorno somatomorfo indiferenciado, el trastorno dismófico corporal, la hipocondría, el trastorno de conversión y  el trastorno por dolor.

Los teóricos conductuales explican la sintomatología de estos trastornos en función de las ganancias primarias y ganancias secundarias. Así, la persona enferma podría evitar responsabilidades al mostrarse enferma ante a los demás, a la vez que también consigue la simpatía y atención por sus quejas.

Uno de los trastornos somatomorfos más llamativos y que más investigación ha generado ha sido la hipocondría. Se trata de un trastorno en el que el aspecto principal es la preocupación o miedo a padecer, o la convicción de tener, una enfermedad grave, a partir de la interpretación personal de uno o más signos somáticos. El miedo persiste aún después de explicaciones médicas reiteradas.

Las preocupaciones pueden aparecer por alteraciones en las funciones corporales como el pulso, la sudoración o los movimientos peristálticos, por manifestaciones menores anómalas como la tos o pequeñas heridas, o por sensaciones físicas definidas de forma ambigua.

Las personas con hipocondría tratan de averiguar el origen de los síntomas, su significado y veracidad. Son muy alarmistas y buscan constantemente información sobre los síntomas, con el objetivo de comprobar la existencia o no de enfermedad.

Warwick y Salkovskis plantean un modelo cognitivo del desarrollo de la hipocondría. Afirman que los hipocondríacos poseen una experiencia previa de enfermedad médica propia o familiar o error médico, que conduce a la formación de supuestos disfuncionales a cerca de los síntomas, la enfermedad y la conducta de salud, que provocan a su vez una atención selectiva a la información coherente con ellas. En un momento dado, un incidente crítico (aparición de un síntoma, enfermedad familiar, estresor psicosocial) aparece en la vida de estas personas, provoca la activación de estos supuestos o creencias disfuncionales. Esto a su vez, va a producir la puesta en marcha de los pensamientos automáticos negativos los cuales van a implicar la interpretación catastrófica de las sensaciones corporales, desencadenando ansiedad por la salud.

Las reacciones que se desencadenan pueden clasificarse en varias áreas:

  • Conductual: evitación y restricciones autoimpuestas, autoinspección repetida, manipulación repetida del área afectada, consulta y búsqueda de explicaciones, búsqueda de información, medidas preventivas.
  • Afectiva: ansiedad y depresión.
  • Cognitiva: focalización de la atención en el cuerpo y aumento de la percepción corporal, observación de los cambios corporales, prestar atención a la información negativa, desamparo, preocupación, rumiación, quitar importancia a la información positiva.
  • Fisiológica: aumento de la activación, cambios en la función corporal, trastorno del sueño.

De este modo, la persona percibe un estímulo como amenazante para su salud, lo que le produce miedo y ansiedad. Esta ansiedad produce a su vez una serie de respuestas fisiológicas que la persona interpreta como signos y síntomas de enfermedad, lo que hace aumentar la sensación de peligro y miedo. La persona entra en un círculo vicioso que perpetúa la hipocondría.

Este trastorno puede comenzar a cualquier a edad, sin embargo, es más frecuente que comience al inicio de la vida adulta. El curso es generalmente crónico, con episodios de reagudización de síntomas.

Es muy característico que las personas con hipocondría presenten su historia clínica de forma muy detallada y extensa, es frecuente la presencia de “peregrinaciones médicas” o “doctor shopping”, ya que buscan constantemente una explicación a sus síntomas y consultan a varios especialistas para conseguirlas. Las relaciones sociales y familiares se ven alteradas en este trastorno, las personas se limitan  a sus preocupaciones sobre su enfermedad y todo se centra en su cuidado y tratamiento. Su preocupación puede llegar a afectar al ámbito laboral, lleva a la pérdida de tiempo de trabajo.

En CIPSIA psicólogos ponemos a su disposición especialistas que pueden ayudar a superar este problema. Desde un modelo cognitivo-conductual disponemos de las técnicas y estrategias para ayudar a disminuir los pensamientos negativos que generan las interpretaciones disfuncionales y el malestar asociado, para de esta forma aprender un nuevo modo de interpretar los signos somáticos, de forma más adaptativa y funcional.

Artículo escrito por Psicólogo Ventas Cipsia Psicólogos: Patricia Palacios

También te puede interesar…

Fobias infantiles

[/vc_row][/vc_column]

Trastorno obsesivo compulsivo de la personalidad

[/vc_row][/vc_row]

¿Qué son los delirios?

[/vc_column][/vc_row]

Síntomas Depresión en el Trastorno distímico

No Comments 2655 Views1

El trastorno distímico, se considera como un Trastorno dentro de la Depresión pero con la peculiaridad de que la sintomatología es menos grave pero más sostenida en el tiempo. Algunos autores lo consideran como Trastorno de la Personalidad depresivo.  Está caracterizado por la aparición de un estado de ánimo melancólico, baja autoestima,  sentimiento de tristeza prácticamente a diario durante al menos dos años, o un año en niños y adolescentes donde el ánimo puede ser irritable.

Los principales síntomas que aparecen ante este Trastorno son:

  • Aumento o disminución del apetito
  • Pérdida de energía
  • Fatiga
  • Baja autoestima y pesimismo
  • Insomnio o hipersomnia
  • Sentimiento de desesperanza
  • Dificultad de concentración y en la memoria
  • Aislamiento o fobia social a la vez que disminución de realización de actividades placenteras

Por tanto, afecta al cuerpo, al estado de ánimo y a los pensamientos.

El trastorno distímico puede tener un comienzo temprano y un comienza tardío. Llamaremos comienzo temprano a aquel que empieza antes de los 21 años, y tardío posterior a esa edad.

La distimia suele aparecer en aquellas personas que; están sometidas a constante tensión, o personas que son muy autoexigentes, y para las que cualquier situación puede resultar estresante, y es más frecuente en los grupos de mayor edad, siendo el doble de frecuente en personas que están solteras que en casados.

El curso del trastorno distímico, va a ser un factor muy importante a la hora de diferenciar entre distimia y depresión mayor, ya que en la distimia el inicio suele ser más dañino y en la depresión el inicio es más agudo. El trastorno distímico, va a ser más prolongado que el trastorno depresivo mayor, pudiendo durar entre 20 y 30 años.

Desde CIPSIApsicólogos te proporcionamos una evaluación de tu malestar y tratamiento psicológico de la depresión, basado en el modelo cognitivo conductual, teniendo en cuenta todos los síntomas.

Artículo escrito por Psicologos Madrid Cipsia Psicólogos: Silvia Delgado

También te puede interesar…

¿Necesitas la aprobación social?

En una ocasión Les Brown afirmó que “la opinión de los demás sobre ti, no tiene porque convertirse en tu realidad”. Sin embargo, se trata de una de esas frases enfáticas que son más fáciles de memorizar que de llevar a la práctica. De hecho, todos, en alguna que otra medida, sentimos la necesidad de…

Oniomania: Compra compulsiva

La oniomania o compra compulsiva es un trastorno psicológico cuyo síntoma es un deseo desenfrenado por comprar sin una necesidad real, frecuente en personas que padecen trastornos del estado de ánimo.

La Esquizofrenia

La esquizofrenia forma parte del grupo de trastornos mentales crónicos y graves. La aparición o presencia de este trastorno suele alterar y deteriorar el desarrollo de la vida cotidiana.

Comprensión Lectora

Comprensión Lectora

No Comments 1615 Views1

La Comprensión Lectora

¿Te suenan frases como “si yo leo pero no me entero” o “no sé cómo hacer el ejercicio porque no me acuerdode lo que he leído”? Todos estos problemas, que están a la orden del día, tienen relación con la comprensión lectora.

Pero.., ¿qué es la comprensión lectora? Este concepto se refiere a la capacidad para entender lo que se lee, tanto en referencia al significado de las palabras que forman un texto, como con respecto a la comprensión global del texto mismo

En España actualmente hay dos pruebas que miden el rendimiento en comprensión lectora en alumnos de Educación Primaria y Educación Secundaria. En primer lugar el PIRLS (de la Asociación Internacional para la Evaluación del Rendimiento Educativo (IEA) que mide el rendimiento de los alumnos de 4º de Educación Primaria (9-10 años). Este estudio mostró en 2011 que España está por debajo de la media de la OCDE, obteniendo 513 puntos en comprensión lectora. En segundo lugar el informe PISA es un estudio de evaluación de destrezas y rendimiento en los alumnos de 15 años, que engloba áreas como Lectura, Matemáticas y Ciencias. Este informe mostró que en 2012 los resultados obtenidos también estaban por debajo de la media en lectura, obteniendo 488 puntos; situándonos en el país 27 detrás de la puntuación media a nivel mundial.

Algunos expertos en este tema como el Doctor Saturnino Martínez y el Doctor Walter García-Fontesaseguran que es importante potenciar el interés por la lectura para conseguir mejorar la comprensión lectora, independientemente del entorno en el que se desarrolle el niño. Con lo cual es importante que desde una edad temprana los niños integren la lectura a su día a día de forma autónoma, motivándoles a sumergirse en el mundo de los cuentos, de las adivinanzas… Sin embargo para que no se convierta en una obligación es importante saber los gustos del niño; saber centrarnos en lo que a ellos les motive,ya sea un comic, una revista o un libro; dado que todo es literatura, y lo importante es que del mismomodo sigan trabajando la comprensión lectora.

Por lo tanto este déficit es posible mejorarlo con la práctica y con una buena ayuda psicológica. Desde el equipo de CIPSIA psicólogoste mostramos uno de los métodos más famosos para comenzar a mejorar la comprensión lectora: el “Procedimiento Cloze”. Consiste en un ejercicio en el cual el niño debe predecir una serie de palabras de un texto que acaba de leer, pero al cual le han sido suprimidas de manera sistemática algunas palabras y reemplazadas por un espacio en blanco. De este modo se obliga al lector a utilizar su bagaje cognoscitivo y su conocimiento previo y semántico, que rodea a las palabras omitidas.

Lo práctico de este método es que los diseños de sus ejercicios admiten múltiples variaciones. Pueden presentarse desde un simple texto con huecos en blanco hasta dibujos que representen los términos omitidos; también se puede mostrar la primera letra de la palabra o presentar varias palabras para que elijan, proporcionando así claves para ayudar el recuerdo. De esta manera nos podemos adaptar a las necesidades del niño lo máximo posible ya que cada persona tiene unas necesidades específicas con las que hay que trabajar.

Artículo escrito por Psicologo Ventas Cipsia Psicólogos: Henar Martín López

También te puede interesar…

Como preparar una oposición

El equipo de psicólogos de CIPSIA psicólogos ha realizado un sondeo entre opositores que han conseguido obtener la plaza para la que estaban estudiando. Entre su experiencia, adquirida mediante ensayo y error, y nuestro bagaje de técnicas y pautas psicológicas hemos confeccionado unas recomendaciones de como preparar una oposición.

  • Page 2 of 3
  • 1
  • 2
  • 3