La ansiedad en el día a día

A día de hoy, es raro encontrar a alguien que no esté familiarizado con el término ansiedad. Pero haber escuchado este término no implica que sepamos cómo funciona este fenómeno. Son muchas las personas que padecen los efectos de la ansiedad sin saberlo. Por esto hoy intentaremos explicar cómo funciona la ansiedad en el día a día.

¿Qué es la ansiedad?

Científicamente, la ansiedad inmediata o a corto plazo, provoca una respuesta denominada de lucha-huida. Esta respuesta tiene el propósito de proteger al organismo ante un peligro. Para entenderlo mejor hay que echar la mirada miles de años atrás, cuando nuestros antecesores se dedicaban a la caza de animales mortalmente peligrosos. Esto protegía su organismo con la respuesta de ansiedad de lucha-huida.

Hay diferenciar entre la respuesta de miedo y la respuesta de ansiedad. Mientras la primera siempre implica un peligro presente, la segunda no tiene porqué.

¿Cómo funciona la ansiedad?

Cuando un peligro es percibido o anticipado, el cerebro envía señales al sistema nervioso autónomo. Este Sistema se divide en otro dos subsistemas:

  1. Sistema nervioso simpático (lucha-huida).
  2. Sistema nervioso parasimpático (restauración).

Los efectos principales del sistema nervioso simpático es la liberación de adrenalina y noradrenalina. Estos neurotransmisores provocan respuestas orgánicas tales como:

  • Aumento de la frecuencia cardíaca.
  • Vasoconstricción.
  • Dilatación de la vías respiratorias.
  • Aceleración de la respiración.
  • Cambio en el flujo sanguíneo (este es dirigido a los sitios más necesarios en ese momento).
  • A nivel cognitivo: estados de preocupación constante o prolongada, rumiaciones, pensamientos indeseados.

Estos productos químicos tardan un tiempo en dejar de ejercer su influencia sobre el organismo, por lo tanto es normal seguir sintiendo la respuesta de ansiedad tiempo después de que no esté el estímulo que la provocó. 

La forma de detener esta actividad del sistema nervioso simpático es con la destrucción de la adrenalina y noradrenalina mediante otros productos químicos del organismo, o mediante la activación del sistema nervioso parasimpático.

La ansiedad en el día a día

Desgraciadamente hemos heredado esta respuesta de ansiedad de nuestros ancestros. Podemos decir que esta respuesta de lucha-huida no tiene cabida en la sociedad actual, pues no tenemos que enfrentarnos a los peligros antes mencionados. A día de hoy es más difícil canalizar esa respuesta, pues el peligro sucede a nivel cognitivo y no tanto a nivel físico. Además los peligros percibidos no están en el presente de la persona. Por ejemplo:

  • Percibir el peligro de ser despedido si no entrego el trabajo a tiempo.
  • Pensar sobre los problemas escolares de nuestros hijos.
  • Pensar en que la gente me juzgará por mi físico en la fiesta de mañana.

Todo esto pone en marcha nuestro organismo generando unas respuestas fisiológicas difíciles de controlar, pudiendo generar ataques de ansiedad o de pánico. Es por eso que es importante conocer las respuestas de nuestro cuerpo ante estas situaciones.

Aprende a controlar tu ansiedad

Una de las técnicas más efectivas para controlar la respuesta fisiológica de la ansiedad es aprender a respirar. Todos respiramos pero no todos respiramos bien.

La técnica de respiración diafragmática aporta beneficios como:

  • Activación del sistema nervioso parasimpático.
  • Reducción de la tasa cardíaca.
  • Mejora el flujo sanguíneo.
  • Oxigenación sanguínea.

Aprende más sobre las ventajas de la relajación aquí.

Otras técnicas para reducir la ansiedad, sobre todo la anticipatoria, es la autoevaluación cognitiva. Una vez sentimos la respuesta de ansiedad ante un pensamiento, pararnos a pensar qué respuesta estamos dando al problema puede servirnos para controlar la preocupación. Por ejemplo:

  • Mi jefe me dijo que me iba a llamar a las 12:00 y son las 12:05 y no he recibido la llamada. «Esto quiere decir que tiene algún problema conmigo y me va a notificar algo grave´´ cuando realmente podemos decirnos «seguro que ha tenido un percance y se ha retrasado´´.

A modo de resumen

  • Es importante conocer las respuestas de nuestro cuerpo.
  • La ansiedad es una respuesta normal ante ciertas situaciones. Es la baja controlabilidad de la persona la puede hacer que sea un problema.
  • Es importante escuchar nuestras respuestas cognitivas que damos a los problemas.
  • Practicar técnicas cómo la respiración diafragmática pueden ayudarnos a controlar los procesos de ansiedad.

Artículo escrito por Sergio García.

Menú