Cómo afrontar la vuelta a la rutina con energía

Septiembre es para todos un momento de reinicio de actividades y reincorporación a distintas tareas y obligaciones. La vuelta a la rutina puede resultar en ocasiones abrumadora o producir desánimo. Este tipo de sentimientos están muy relacionados con el Síndrome Posvacacional. Este síndrome se caracteriza por la falta de energía y apatía que se experimentan tras un periodo vacacional.

– Si quieres saber más acerca del Síndrome Postvacacional, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Experimentes o no este síndrome, los
comienzos suponen enfrentar de nuevo situaciones complejas y puedes
experimentar emociones negativas. No obstante, pasados los primeros días o
semanas las emociones pueden disiparse debido a la habituación a las mismas.

Sin embargo ¿por qué
acostumbrarse sin más a una rutina que no es satisfactoria? ¿Por qué no dar un
cambio y hacer de este nuevo periodo una fuente de satisfacciones y bienestar?

Con algunos cambios puedes lograr
que tu rutina del día a día sea placentera y plena.

 

¿Qué pasos dar para retomar la rutina con energía?

 

1. Localiza cuáles son las áreas que generan insatisfacción

Si experimentas malestar o desánimo fruto de tu
regreso a la rutina, es posiblemente porque la rutina que forma tu día a día no
es satisfactoria. Por ello, puede ser de gran ayuda concretar qué aspectos son
los que te generan insatisfacción.

Algunas pistas para ayudarte a concretar son:

 

  • Detecta el área que te genera malestar: puede
    tener que ver con el ámbito laboral, académico, maternidad/paternidad, tareas
    domésticas…
  • Una vez tienes localizado de qué área provienen
    tus frustraciones detecta si tiene que ver con una persona en concreto, una
    tarea en particular, o una enumeración grande de ellas etc.
  • Puedes ayudarte de un registro diario de los momentos
    en que te sientes peor, y luego examinarlo.
  • También bastaría echar una mirada al periodo
    anterior y pensar en aquellos momentos que no quieres que se repitan.

Si detectas que te genera desánimo o desgana la vuelta a la rutina, puedes plantearte pequeños cambios.

– Si quieres saber más sobre cómo pueden afectar las tareas domésticas al estado de ánimo, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres saber más sobre cómo influye el trabajo en nuestras vidas, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

 

2. Plantéate pequeños cambios

 

Tan importante como saber lo que no te gusta, es saber
lo que querrías en su lugar. Una vez has localizado tus áreas de insatisfacción
proponte el cambio deseado.

Para lograr acometer los cambios que deseas es fundamental que las metas que te plantees sean asequibles. Puedes ayudarte a trazar metas pequeñas, pensando en tu meta final como un conjunto de pequeños cambios que se suman entre sí. De este modo, alcanzar la meta te resulta más fácil, además de ser muy reforzante. La ventaja fundamental de plantearse pequeñas metas es que te anima a seguir esforzándote al ver tus propios logros. Lo que te ayudará a seguir esforzándote por conseguir nuevos cambios y llegar a la meta final deseada. Por otra parte, pequeños cambios en la rutina tienen gran poder para generarnos bienestar y sensación de autoeficacia.

– Si quieres saber más acerca de cómo mantener la motivación, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres saber más acerca de cómo incorporar un hábito, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres saber más acerca de la autoeficacia, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

 

3. Procúrate momentos de ocio diarios

Como hemos visto en varios artículos de nuestro blog,
es fundamental para nuestro estado de ánimo y autoestima contar con momentos de
disfrute y ocio.

El estado de ánimo es un balance entre los estresores
y los reforzadores con los que contamos en nuestro día a día. Por ello, una
forma sencilla de mejorar nuestro bienestar es introducir más momentos
reforzantes o de ocio. Lo que te permite incrementar tu bienestar y reducir tu
estrés y fatiga.

Lo ideal es que haya equilibrio entre las obligaciones
y los momentos de disfrute de manera diaria, si es posible. Hay muchas ventajas
que se desprenden de esto, entre ellas que no hay grandes altibajos en el
estado de ánimo. Además, el hecho de contar con planes que nos resultan
satisfactorios en el día a día, facilita que anticipemos su llegada, lo que
aumenta el estado de ánimo y nuestra energía para enfrentarnos a las
obligaciones.

Las actividades que puedes hacer para incrementar tu
estado de ánimo son muy diversas,
dependerán de tus gustos y aficiones. Sin embargo, te recomendamos
especialmente la incorporación de actividad física por sus beneficios para la
salud mental y física.

– Si quieres saber más acerca de los beneficios del ejercicio físico, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres saber más acerca de cómo planificarse el tiempo, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Maiana García

También te puede interesar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú