Psicologos Madrid – Cipsia Psicólogos

Mi hijo ha suspendido: ¿qué hago?

No existen comentarios 360 Visitas0


Ahora que se acerca el verano, se acerca también el final del curso académico y por consiguiente las notas finales. Cuando los resultados han sido satisfactorios y se han aprobado todas las materias del curso esta época da lugar a un momento de descanso para el niño o adolescente. Sin embargo, no siempre se aprueban todas las asignaturas y llega el momento de prepararse las recuperaciones. En ocasiones este momento supone una situación complicada tanto para el niño o adolescente, como para sus padres generando problemas psicológicos. Por ello, en el artículo de hoy hablaremos sobre cómo gestionar estas situaciones de forma adecuada.

mi hijo ha suspendido

Mi hijo ha suspendido: ¿qué hago? 

Trabaja tus pensamientos 

Mi hijo ha suspendido, esta frase suele ser muy temida por los padres de los menores estudiantes cuando se acerca el verano. Puede generar multitud de pensamientos negativos acerca del esfuerzo realizado por nuestro hijo, a la organización de cara a las recuperaciones o incluso si necesita ayuda extra para poder aprobar estas asignaturas pendientes. Estos pensamientos nos generan emociones que es necesario que gestionemos si queremos hablar con él y buscar soluciones de forma constructiva.

Para ello, lo primero que tenemos que tener en cuenta y reflexionar sobre ello es que todos podemos cometer errores. Normalmente entendemos los errores de una forma muy negativa, sin embargo resulta más eficaz y constructivos entender los errores como parte del proceso y emplearlos como un momento de aprendizaje personal y académico. Así, no sólo conseguiremos que nuestro hijo aprenda de esta situación sino que nosotros la llevaremos con una mayor tranquilidad y sin caer en la ansiedad que se puede producir.

– Si quieres saber más sobre cómo manejar los errores, puedes leer nuestro artículo sobre ello pinchando aquí

Además, es importante que manejemos nuestro pensamientos ansiógenos o de enfado pues podemos afectar negativamente a la autoestima de nuestro hijo. Esto no quiere decir que no podamos sentir estas emociones o analizar estos pensamientos, pero hemos de hacerlo desde un punto de vista constructivo. De esta forma podremos explicárselo desde la preocupación y la enseñanza y no desde la frustración y el enfado.

No busques culpas, sino soluciones 

Una vez que hemos trabajado con nuestros pensamientos, es importante que reflexionemos antes de mi hijo ha suspendidohablar con nuestro hijo sobre cómo vamos a transmitirle la responsabilidad de lo que ha ocurrido. En este aspecto es importante que comprenda la importancia de analizar los aspectos a mejorar y no caer en una búsqueda de culpables, sino generar una situación de aprendizaje. Es importante que nuestro hijo comprenda qué ha ocurrido y cómo solucionarlo, en vez de centrarnos en regañarle por lo ocurrido.

Una vez tengamos clara esta actitud, estaremos en una mejor disposición para poder organizarnos y ayudar a nuestro hijo a recuperar estas asignaturas. Siempre teniendo en cuenta que suspender alguna asignatura no es una situación irrevocable y que se puede mejorar si se ataja de forma adecuada. De hecho, si no sabemos cómo afrontar esta organización podemos pedir consejo a su tutor o a un profesional que le ayude a recuperar estas materias.

Habla con tu hijo de forma tranquila 

Cuando ya hayamos hecho estas reflexiones, es momento para sentarnos a hablar con nuestro hijo. Dependiendo de lo que haya ocurrido y la cantidad de asignaturas debemos de afrontarlo de forma distinta. Sin embargo, es importante que esta conversación cumpla unas características importantes. La primera de ellas es que estemos con una actitud tranquila y que gestionemos adecuadamente nuestras emociones, para poder transmitir a nuestro hijo las ideas que hemos planteado anteriormente. Además, también es importante que le transmitamos tranquilidad, comprensión y confianza de cara al reto de recuperar estas asignaturas. De esta forma, el podrá entender qué ha ocurrido y cómo puede atajarlo, con motivación y apoyo por nuestra parte.

Traza un plan con él, de forma conjunta 

Por último, cuando ya hemos mantenido una conversación tranquila y constructiva con nuestro hijo o hija es importante que busquemos una solución a esta situación. Esta solución no siempre necesariamente tiene que ser la misma, sino que debe de salir de una conversación constructiva donde realmente se valore la meta a conseguir y nuestros recursos disponibles. Por ejemplo, en algunas ocasiones será mejor centrarse en alguna asignatura porque abarcar todas en poco tiempo no va a resultar posible.

mi hijo ha suspendido

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Sara Catalán

También te puede interesar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
CONSULTA LLAMAR