¿Por qué es tan difícil superar una adicción?

No Comments 143 Views0


En nuestro blog, ya hemos hablado anteriormente sobre qué son las adicciones y cuáles son sus causas y sus consecuencias. A grandes rasgos, podríamos definir una adicción como la dependencia de una sustancia, actividad o situación, que tiene consecuencias perjudiciales para la persona. La funcionalidad del individuo se ve afectada, y su vida pasa a girar en torno a la adicción. Cada vez experimenta mayor ansiedad y necesidad compulsiva de consumir la sustancia o llevar a cabo la actividad, lo que comúnmente se conoce como “mono”.

¿Por qué es tan difícil superar una adicción?

Al desarrollar una adicción, se ven afectados prácticamente
todos los ámbitos de la vida de la persona. Desde las actividades diarias,
hasta la motivación y los objetivos vitales, esta dependencia se extiende,
afectando gravemente al individuo y a los que le rodean.

La adicción a nivel cerebral

Tanto la drogadicción, como otro tipo de adicciones, generan
modificaciones en las redes neuronales, que a su vez van acompañadas de cambios
en la conducta. El sistema biológico que nos permite entender cómo operan las
adicciones es el sistema de recompensa.

– Si quieres saber más sobre el efecto de las drogas en el cerebro, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres saber más sobre las nuevas adicciones, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

El sistema de recompensa es el encargado de “premiar” o
reforzar las conductas que en un principio son adaptativas y útiles para
nuestra supervivencia, como el sexo, comer o dormir. Al realizar estas
conductas se desencadena la respuesta de placer, mediada por la activación de
este sistema de recompensa, a través de la dopamina, la “hormona del placer”.

– Si quieres saber más sobre la adicción a la comida, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Es aquí donde intervienen las drogas, sustancias
psicoactivas que son capaces de suplantar o potenciar los efectos de la
dopamina, o que median en la respuesta de placer. Lo mismo sucede en el caso de
las adicciones sin sustancia, como la ludopatía, en las que la conducta
adictiva resulta placentera, y activa el sistema de recompensa. Cuanto más se
vea reforzada la conducta adictiva en términos de producción de placer, mayor
será su efecto sobre las redes cerebrales. Dicho de otro modo, la conducta
adictiva “formatea” nuestro cerebro, y produce cambios físicos en él, lo que
favorece que se mantenga dicha adicción.

– Si quieres saber más sobre el consumo de sustancias, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres saber más sobre la ludopatía, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

El sistema de recompensa conecta con múltiples áreas
cerebrales, regulando así importantes funciones psíquicas, como la volición,
las emociones o la formación de hábitos. El exceso de estimulación por dopamina
en las adicciones se traduce en esta reconfiguración y alteración de las funciones,
que a su vez va a generar cambios en la conducta de la persona con adicción.

La adicción a nivel conductual

Como hemos visto, las adicciones traen consigo cambios en el
cerebro que mantienen el consumo o la conducta adictiva, valiéndose de los propios
mecanismos cerebrales. Prácticamente en todas las adicciones, el mecanismo de “fidelización”
a la sustancia es la producción de dopamina. Esta tiene importantes conexiones
con otras áreas del cerebro, y regula funciones clave de la vida mental de la
persona

1. Autocontrol y capacidad cognitiva

Una de las principales funciones que se ven afectadas por el consumo prolongado o por la realización de conductas adictivas, es la volición o fuerza de voluntad. Lo que suele suceder en el desarrollo de la adicción es que en un principio se empieza a realizar la conducta de forma controlada y voluntaria, hasta que llega un punto que la conducta se lleva a cabo de manera compulsiva. Otras facultades que se pueden ver afectadas, especialmente en el consumo de drogas, son la memoria, la atención, o el razonamiento.

La modificación de redes cerebrales mantiene la conducta, lo
que hace especialmente difícil salir del círculo de la adicción. Un cerebro
adicto depende de la sustancia (o la actividad) para su correcto funcionamiento,
y el no obtenerla genera un desequilibrio en el organismo. Es aquí donde
aparece el síndrome de abstinencia (o “mono”) al dejar de realizar la conducta
adictiva.

– Si quieres saber más sobre el síndrome de abstinencia, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

La tolerancia a la sustancia, esto es, que cada vez se
obtenga menos efecto con la misma dosis, también es un factor que mantiene el
consumo o la actividad. El individuo busca la misma gratificación que obtenía
al principio, pero no la consigue, por lo que repite la conducta con mayor
frecuencia o aumenta progresivamente la dosis (en el caso de las drogas).

2. Emoción y motivación

El sistema de recompensa se conecta con las áreas cerebrales
de regulación emocional. Esto tiene sentido, pues el realizar una conducta
placentera nos produce emociones positivas. Ahora bien, cuando el efecto de la
dopamina se ve alterado, el resto de cosas que antes nos hacían sentir bien
pierden su interés. No se disfruta igual de hobbies o aficiones, las relaciones
parecen carentes de sentido… Además de esta apatía, la persona con adicción
desarrolla una especie de “dependencia emocional” hacia la conducta adictiva,
que le previene de intentar salir de la adicción

– Si quieres saber más sobre la utilidad de las emociones, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

3. Formación de hábitos

La dopamina es un importante regulador de la automatización
de conductas, así como del control motor. Esto lo podemos comprobar en el caso
del Parkinson, en el que una falta de regulación de dopamina genera
descoordinación del movimiento.

– Si quieres saber más sobre las demencias, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres saber más sobre la enfermedad de Parkinson, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Es por ello que la activación del sistema de recompensa es una pieza clave del desarrollo de rutinas de consumo o de realización de la conducta adictiva. La respuesta de placer generada por la conducta refuerza su realización, y esta pasa a convertirse en un hábito. Así, la persona seguirá realizando la conducta casi por inercia.

Si crees que necesitas ayuda con un problema de adicción, en CIPSIA disponemos de un equipo de psicólogos expertos en este área. Puedes contactarnos aquí.

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Irene Serrano

El confinamiento como reforzador de pensamientos automáticos

Seguramente en este periodo tan excepcional que estamos viviendo de confinamiento, restricciones y mensajes políticos, todos hemos podido identificar de una u otra manera altibajos en nuestro humor, estado físico y sobre todo psicológico. Todo esto ha llevado a que también se vea afectado nuestro sistema de creencias, que es la parte de los pensamientos…

Defusión del pensamiento

En ocasiones nuestros pensamientos nos engañan. Las personas pueden tener problemas para distinguir entre pensamiento y realidad. Es decir, la persona tiene tendencia a creer que lo que piensa es una verdad absoluta, y se olvida de hacer una valoración objetiva y contrastada de la realidad que lo ha provocado. Es un error que consiste…

¿Mejora el ejercicio la salud mental?

Parece evidente que el ejercicio nos ayuda a mantenernos sanos y en forma, y a evitar enfermedades asociadas a la vida sedentaria, como la obesidad o las cardiovasculares. Por supuesto, los efectos físicos siempre son más evidentes que los psicológicos, pero el estudio de la Psicología del Deporte cada vez muestra más evidencias de los…

La adicción a la comida

Gracias a la investigación, cada vez queda más clara la relación entre las emociones y otros procesos psicológicos y nuestra alimentación. Por un lado, nuestras emociones pueden conducir a una mayor o menor ingesta de alimentos. Y lo que es más sorprendente, nuestro tipo de dieta y nuestra salud digestiva pueden ejercer cambios en nuestra…

IMAGEN CORPORAL: EMPIEZA A SENTIRTE BIEN CON TU CUERPO

Con la llegada de las altas temperaturas y del verano, llega, indudablemente, una época en la que aligeramos nuestra vestimenta, y exponemos en mayor medida nuestro cuerpo. Este momento tan deseado, por ir frecuentemente asociado a periodos vacacionales, se convierte para algunos en fuente de preocupaciones. La insatisfacción con la propia imagen cobra especial importancia…

Cómo superar el perfeccionismo

Pese a la buena fama de la que a veces goza en nuestrasociedad el perfeccionismo, no siempre es una característica deseada porquienes la ostentan, ni por quienes rodean a la persona perfeccionista. En muchas ocasiones, el perfeccionismo está asociado a una alta insatisfacción y ansiedad por parte de la persona que lo sufre. La persona…

Indefensión aprendida

Una persona tiene alta percepción decontrol cuando considera que posee las herramientas necesarias para manejar lasdemandas de su entorno, para afrontar las dificultades de su día a día,resolver sus problemas, y salir airoso de ellos. Una baja percepción de control puede ser un factor de riesgo ante diversos problemas de salud mental, especialmente en casos…

Autoeficacia, la confianza en que las cosas nos saldrán bien

El término autoeficacia fue propuesto por el psicólogo Albert Bandura a finales de los 70. Este constructo se refiere al grado de confianza que una persona tiene en que sus habilidades le llevarán al éxito. En este sentido no sólo tiene en cuenta el conocimiento de las propias destrezas, sino también la seguridad de que…

La adicción a los videojuegos

Desde la Dirección General de la Familia y el Menor de la Comunidad de Madrid, en colaboración con la Fundación Aprender a Mirar, acaban de publicar una guía muy interesante llamada “Pasos para evitar la adicción a los videojuegos”, en la que se aborda esta problemática que tanto preocupa a madres y padres en estos…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *