Category Archives: Tratamientos psicológicos

Los tratamientos psicológicos son una de las partes más importantes de la psicología, ya que es lo que va a permitir que el paciente reciba la ayuda que necesite y resuelva los problemas que le ocasionan malestar. Sin el tratamiento, el problema o trastorno psicológico continuaría evolucionando y empeorando, sin posibilidad de ponerle solución. De esta forma, a través de las diferentes técnicas terapéuticas que existen en la terapia psicológica, se organiza y estructura un tratamiento que tiene el objetivo principal de lograr la mejoría del paciente. Dependiendo de la problemática con la que se esté trabajando, y de cómo ésta se manifiesta en cada persona, los objetivos terapéuticos y el consiguiente tratamiento psicológico serán unos u otros, aunque suelen ser similares cuando el trastorno psicológico es el mismo. La elección del tratamiento que se va a aplicar por lo tanto, es variable y una misma técnica puede valer para varios trastornos o síntomas. Sin embargo, en la elección de un tratamiento la literatura científica nos ofrece una guía sobre qué tratamientos muestran mayor eficacia para los diferentes síntomas o trastornos psicológicos.

Si te interesa conocer más sobre las técnicas terapéuticas más eficaces que se están utilizando actualmente en la terapia psicológica o sobre los nuevos hallazgos sobre técnicas y tratamientos psicológicos, en esta categoría podrás encontrar artículos sobre esta temática. Aquí escribiremos desde nuestra visión profesional y nuestra experiencia clínica, sobre los tratamientos más empleados y sus bases teóricas y científicas, los nuevos tratamientos y sus posibles aplicaciones, los nuevos hallazgos científicos sobre tratamientos psicológicos, etc. Siempre con la premisa de ofrecer información basada en la ciencia y contrastada empíricamente.

Por lo tanto, si lo que estás buscando es aprender un poco más acerca de tratamientos psicológicos, sus aplicaciones prácticas en los diferentes problemas y cómo funcionan este es tu sitio.

¿Mejora el ejercicio la salud mental?

No Comments 76 Views0

El ejercicio físico mejora nuestra salud mental, a la vez que previene problemas de salud física

Parece evidente que el ejercicio nos ayuda a mantenernos sanos y en forma, y a evitar enfermedades asociadas a la vida sedentaria, como la obesidad o las cardiovasculares. Por supuesto, los efectos físicos siempre son más evidentes que los psicológicos, pero el estudio de la Psicología del Deporte cada vez muestra más evidencias de los beneficios que tiene el ejercicio físico sobre la salud mental.

– Si quieres saber más sobre la Psicología del Deporte, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Los beneficios del ejercicio físico regular

Beneficios a nivel físico

Como seguramente hayamos escuchado numerosas veces, el ejercicio físico moderado tiene numerosas ventajas en la prevención de enfermedades y otros problemas de salud. Mantener unos hábitos de vida saludables evita problemas como los cardiovasculares, la obesidad y la diabetes, asociados a un estilo de vida cada vez menos activo. Más allá del ejercicio físico per se, normalmente las personas que adquieren el hábito de hacer deporte llevan a cabo otra serie de hábitos saludables, como la buena alimentación o una mayor concienciación sobre el cuidado de la salud.

Además de combatir los problemas asociados al sedentarismo, la realización de deporte influye en importantes funciones, lo que a la larga nos ayuda a sentirnos mejor.

  • Gracias a la disminución de la activación fisiológica causada por la tensión del día a día, nos ayuda a conciliar el sueño y a regular los horarios, con lo que combate el insomnio.
  • La segregación de endorfinas regula el dolor y potencia las defensas.
  • Permite una reducción de la medicación, debido a las sustancias que se liberan en el cerebro, y a un mejor estado corporal.
  • Aumenta los niveles de energía, porque produce la segregación de noradrenalina en el cerebro, una hormona que nos hace estar más activos. Por esta razón no es recomendable hacer deporte justo antes de irse a dormir.

– Si quieres saber más sobre la relación entre salud física y salud mental, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Beneficios psicológicos del ejercicio

Además de los evidentes beneficios físicos de realizar deporte, el hecho de mantener una rutina de ejercicio físico puede ser muy provechosa en la mejora y mantenimiento de una buena salud mental.

  • Ayuda a la regulación y la estabilidad emocional: al estabilizar los niveles de hormonas y de neurotransmisores, el deporte nos ayuda a tener un mejor estado anímico, y con ello, a gestionar mejor las emociones.
  • Nos ayuda a ser más constantes y a controlar nuestros hábitos. Gracias a la disciplina que nos exige la práctica de un deporte, somos capaces de organizar mejor nuestro tiempo. El establecimiento de rutinas contribuye a que seamos más constantes.
  • Aumenta la productividad: el deporte nos permite desconectar y evitar con ello el burnout (estar “quemados” o hartos). Esto, junto con el hecho de que aumenta el riego sanguíneo del cerebro, nos permite ser más productivos y estar más motivados.

El ejercicio físico puede servir muchas veces como vía de escape, mejora nuestra capacidad de superación, cultiva nuestra paciencia y optimismo, nos proporciona distracción y hábitos saludables… Gracias a todos estos factores, el ejercicio físico se recomienda muchas veces como parte del tratamiento de algunos problemas mentales, desde la depresión hasta las adicciones.

Disminución de la ansiedad y la depresión

El ejercicio se recomienda en el tratamiento de múltiples problemas de salud mental

Debido a la producción de endorfinas que mejoran el estado anímico, el deporte es idóneo para este tipo de terapias. La regulación y estabilización emocional producidas por la práctica periódica de ejercicio ayudan a que la persona aumente su bienestar. Asimismo, la regulación de los horarios del sueño y el establecimiento de rutinas resulta muy provechoso para que ña enfermedad no impida el funcionamiento normal en el día a día.

En el caso concreto de la ansiedad (que en muchas ocasiones aparece también en los trastornos depresivos), la reducción de la activación fisiológica es clave para lograr una mejora. Gracias a la liberación de tensiones con el ejercicio, la persona es capaz de mantenerse más estable, y ello contribuye a la mejora en el tratamiento.

Mejora de la autoestima y la imagen corporal

Hacer deporte regularmente constituye una forma de autocuidado, y ello contribuye a valorarse a uno mismo más positivamente. Además de la mejora en el aspecto físico y en cómo nos sentimos físicamente (menos dolores, más energía, etc.), hacer un deporte incrementa nuestra autoconfianza y sensación de logro. El poder superarse a uno mismo hace que la persona sea más proactiva en la búsqueda de sus metas, y aumenta su sensación interna de valía. Se desarrolla una imagen corporal positiva, se fomenta el autoconocimiento y la sensación de control sobre el propio cuerpo y sobre la propia vida.

Por otro lado, al realizar un deporte, contamos con una oportunidad magnífica para relacionarnos con los demás. En los deportes de equipo se cultivan la identidad de grupo y la cooperación, que pueden ser muy valiosas a la hora de desarrollarnos como personas. Es por ello que estas actividades pueden mejorar nuestras habilidades sociales y nuestra asertividad, al mismo tiempo que se hacen amistades.

Prevención y freno del deterioro cognitivo

Algunos estudios muestran cómo el ejercicio físico mejora funciones cognitivas como la memoria, disminuye la fatiga o la confusión; supone una vía de canalización de la agresividad y del estrés. Todo ello hace que el deporte resulte muy beneficioso en la prevención y tratamiento de enfermedades degenerativas como el Alzheimer, o del déficit cognitivo consecuencia de la edad.

Tratamiento de adicciones

Algunos expertos recomiendan la realización de deporte como un recurso eficaz en la superación de adicciones. Debido a la liberación de endorfinas y dopamina (la “hormona del placer”) asociada al deporte, este reduce los síntomas de abstinencia, lo que hace más llevadero el proceso de desintoxicación. A ello se le suma que el deporte puede ocupar el tiempo libre y distraer a la persona de recaer. Además, como el hábito de hacer deporte supone una mayor concienciación sobre la propia salud, puede ayudar a la permanencia en el tratamiento.

– Si quieres saber más sobre por qué es tan difícil salir de una adicción, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Irene Serrano

También te puede interesar…

¿Por qué es tan difícil superar una adicción?

En nuestro blog, ya hemos hablado anteriormente sobre qué son las adicciones y cuáles son sus causas y sus consecuencias. A grandes rasgos, podríamos definir una adicción como la dependencia de una sustancia, actividad o situación, que tiene consecuencias perjudiciales para la persona. La funcionalidad del individuo se ve afectada, y su vida pasa a…

La adicción a la comida

Gracias a la investigación, cada vez queda más clara la relación entre las emociones y otros procesos psicológicos y nuestra alimentación. Por un lado, nuestras emociones pueden conducir a una mayor o menor ingesta de alimentos. Y lo que es más sorprendente, nuestro tipo de dieta y nuestra salud digestiva pueden ejercer cambios en nuestra…

IMAGEN CORPORAL: EMPIEZA A SENTIRTE BIEN CON TU CUERPO

Con la llegada de las altas temperaturas y del verano, llega, indudablemente, una época en la que aligeramos nuestra vestimenta, y exponemos en mayor medida nuestro cuerpo. Este momento tan deseado, por ir frecuentemente asociado a periodos vacacionales, se convierte para algunos en fuente de preocupaciones. La insatisfacción con la propia imagen cobra especial importancia…

Cómo superar el perfeccionismo

Pese a la buena fama de la que a veces goza en nuestra sociedad el perfeccionismo, no siempre es una característica deseada por quienes la ostentan, ni por quienes rodean a la persona perfeccionista. En muchas ocasiones, el perfeccionismo está asociado a una alta insatisfacción y ansiedad por parte de la persona que lo sufre.…

Indefensión aprendida

Una persona tiene alta percepción de control cuando considera que posee las herramientas necesarias para manejar las demandas de su entorno, para afrontar las dificultades de su día a día, resolver sus problemas, y salir airoso de ellos. Una baja percepción de control puede ser un factor de riesgo ante diversos problemas de salud mental,…

Autoeficacia, la confianza en que las cosas nos saldrán bien

El término autoeficacia fue propuesto por el psicólogo Albert Bandura a finales de los 70. Este constructo se refiere al grado de confianza que una persona tiene en que sus habilidades le llevarán al éxito. En este sentido no sólo tiene en cuenta el conocimiento de las propias destrezas, sino también la seguridad de que…

La adicción a los videojuegos

Desde la Dirección General de la Familia y el Menor de la Comunidad de Madrid, en colaboración con la Fundación Aprender a Mirar, acaban de publicar una guía muy interesante llamada “Pasos para evitar la adicción a los videojuegos”, en la que se aborda esta problemática que tanto preocupa a madres y padres en estos…

Ideas irracionales: qué son y cómo combatirlas

El psicoterapeuta Albert Ellis desarrolló a partir de 1955 un método terapéutico centrado en modificar las creencias irracionales. Estas creencias o ideas irracionales constituyen un modo de pensamiento en el que la persona se aferra a ideas desadaptativas que generan un gran malestar. Todos en algún momento hemos experimentado algunas de estas creencias irracionales, que…

La Psicología positiva y el bienestar

En el año 1998 Martin Seligman fue nombrado presidente de la Asociación Americana de Psicología. A partir de ese momento, comenzó un gran cambio en el enfoque de la investigación psicológica otorgando una mayor importancia a los aspectos más positivos del individuo, alejándonos de este modo de una visión demasiado “patologicista” por el que avanzaba…

¿Por qué es tan difícil superar una adicción?

No Comments 79 Views0

En nuestro blog, ya hemos hablado anteriormente sobre qué son las adicciones y cuáles son sus causas y sus consecuencias. A grandes rasgos, podríamos definir una adicción como la dependencia de una sustancia, actividad o situación, que tiene consecuencias perjudiciales para la persona. La funcionalidad del individuo se ve afectada, y su vida pasa a girar en torno a la adicción. Cada vez experimenta mayor ansiedad y necesidad compulsiva de consumir la sustancia o llevar a cabo la actividad, lo que comúnmente se conoce como “mono”.

¿Por qué es tan difícil superar una adicción?

Al desarrollar una adicción, se ven afectados prácticamente
todos los ámbitos de la vida de la persona. Desde las actividades diarias,
hasta la motivación y los objetivos vitales, esta dependencia se extiende,
afectando gravemente al individuo y a los que le rodean.

La adicción a nivel cerebral

Tanto la drogadicción, como otro tipo de adicciones, generan
modificaciones en las redes neuronales, que a su vez van acompañadas de cambios
en la conducta. El sistema biológico que nos permite entender cómo operan las
adicciones es el sistema de recompensa.

– Si quieres saber más sobre el efecto de las drogas en el cerebro, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres saber más sobre las nuevas adicciones, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

El sistema de recompensa es el encargado de “premiar” o
reforzar las conductas que en un principio son adaptativas y útiles para
nuestra supervivencia, como el sexo, comer o dormir. Al realizar estas
conductas se desencadena la respuesta de placer, mediada por la activación de
este sistema de recompensa, a través de la dopamina, la “hormona del placer”.

– Si quieres saber más sobre la adicción a la comida, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Es aquí donde intervienen las drogas, sustancias
psicoactivas que son capaces de suplantar o potenciar los efectos de la
dopamina, o que median en la respuesta de placer. Lo mismo sucede en el caso de
las adicciones sin sustancia, como la ludopatía, en las que la conducta
adictiva resulta placentera, y activa el sistema de recompensa. Cuanto más se
vea reforzada la conducta adictiva en términos de producción de placer, mayor
será su efecto sobre las redes cerebrales. Dicho de otro modo, la conducta
adictiva “formatea” nuestro cerebro, y produce cambios físicos en él, lo que
favorece que se mantenga dicha adicción.

– Si quieres saber más sobre el consumo de sustancias, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres saber más sobre la ludopatía, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

El sistema de recompensa conecta con múltiples áreas
cerebrales, regulando así importantes funciones psíquicas, como la volición,
las emociones o la formación de hábitos. El exceso de estimulación por dopamina
en las adicciones se traduce en esta reconfiguración y alteración de las funciones,
que a su vez va a generar cambios en la conducta de la persona con adicción.

La adicción a nivel conductual

Como hemos visto, las adicciones traen consigo cambios en el
cerebro que mantienen el consumo o la conducta adictiva, valiéndose de los propios
mecanismos cerebrales. Prácticamente en todas las adicciones, el mecanismo de “fidelización”
a la sustancia es la producción de dopamina. Esta tiene importantes conexiones
con otras áreas del cerebro, y regula funciones clave de la vida mental de la
persona

1. Autocontrol y capacidad cognitiva

Una de las principales funciones que se ven afectadas por el consumo prolongado o por la realización de conductas adictivas, es la volición o fuerza de voluntad. Lo que suele suceder en el desarrollo de la adicción es que en un principio se empieza a realizar la conducta de forma controlada y voluntaria, hasta que llega un punto que la conducta se lleva a cabo de manera compulsiva. Otras facultades que se pueden ver afectadas, especialmente en el consumo de drogas, son la memoria, la atención, o el razonamiento.

La modificación de redes cerebrales mantiene la conducta, lo
que hace especialmente difícil salir del círculo de la adicción. Un cerebro
adicto depende de la sustancia (o la actividad) para su correcto funcionamiento,
y el no obtenerla genera un desequilibrio en el organismo. Es aquí donde
aparece el síndrome de abstinencia (o “mono”) al dejar de realizar la conducta
adictiva.

– Si quieres saber más sobre el síndrome de abstinencia, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

La tolerancia a la sustancia, esto es, que cada vez se
obtenga menos efecto con la misma dosis, también es un factor que mantiene el
consumo o la actividad. El individuo busca la misma gratificación que obtenía
al principio, pero no la consigue, por lo que repite la conducta con mayor
frecuencia o aumenta progresivamente la dosis (en el caso de las drogas).

2. Emoción y motivación

El sistema de recompensa se conecta con las áreas cerebrales
de regulación emocional. Esto tiene sentido, pues el realizar una conducta
placentera nos produce emociones positivas. Ahora bien, cuando el efecto de la
dopamina se ve alterado, el resto de cosas que antes nos hacían sentir bien
pierden su interés. No se disfruta igual de hobbies o aficiones, las relaciones
parecen carentes de sentido… Además de esta apatía, la persona con adicción
desarrolla una especie de “dependencia emocional” hacia la conducta adictiva,
que le previene de intentar salir de la adicción

– Si quieres saber más sobre la utilidad de las emociones, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

3. Formación de hábitos

La dopamina es un importante regulador de la automatización
de conductas, así como del control motor. Esto lo podemos comprobar en el caso
del Parkinson, en el que una falta de regulación de dopamina genera
descoordinación del movimiento.

– Si quieres saber más sobre las demencias, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres saber más sobre la enfermedad de Parkinson, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Es por ello que la activación del sistema de recompensa es una pieza clave del desarrollo de rutinas de consumo o de realización de la conducta adictiva. La respuesta de placer generada por la conducta refuerza su realización, y esta pasa a convertirse en un hábito. Así, la persona seguirá realizando la conducta casi por inercia.

Si crees que necesitas ayuda con un problema de adicción, en CIPSIA disponemos de un equipo de psicólogos expertos en este área. Puedes contactarnos aquí.

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Irene Serrano

También te puede interesar…

La adicción a la comida

Gracias a la investigación, cada vez queda más clara la relación entre las emociones y otros procesos psicológicos y nuestra alimentación. Por un lado, nuestras emociones pueden conducir a una mayor o menor ingesta de alimentos. Y lo que es más sorprendente, nuestro tipo de dieta y nuestra salud digestiva pueden ejercer cambios en nuestra…

IMAGEN CORPORAL: EMPIEZA A SENTIRTE BIEN CON TU CUERPO

Con la llegada de las altas temperaturas y del verano, llega, indudablemente, una época en la que aligeramos nuestra vestimenta, y exponemos en mayor medida nuestro cuerpo. Este momento tan deseado, por ir frecuentemente asociado a periodos vacacionales, se convierte para algunos en fuente de preocupaciones. La insatisfacción con la propia imagen cobra especial importancia…

Cómo superar el perfeccionismo

Pese a la buena fama de la que a veces goza en nuestra sociedad el perfeccionismo, no siempre es una característica deseada por quienes la ostentan, ni por quienes rodean a la persona perfeccionista. En muchas ocasiones, el perfeccionismo está asociado a una alta insatisfacción y ansiedad por parte de la persona que lo sufre.…

Indefensión aprendida

Una persona tiene alta percepción de control cuando considera que posee las herramientas necesarias para manejar las demandas de su entorno, para afrontar las dificultades de su día a día, resolver sus problemas, y salir airoso de ellos. Una baja percepción de control puede ser un factor de riesgo ante diversos problemas de salud mental,…

Autoeficacia, la confianza en que las cosas nos saldrán bien

El término autoeficacia fue propuesto por el psicólogo Albert Bandura a finales de los 70. Este constructo se refiere al grado de confianza que una persona tiene en que sus habilidades le llevarán al éxito. En este sentido no sólo tiene en cuenta el conocimiento de las propias destrezas, sino también la seguridad de que…

La adicción a los videojuegos

Desde la Dirección General de la Familia y el Menor de la Comunidad de Madrid, en colaboración con la Fundación Aprender a Mirar, acaban de publicar una guía muy interesante llamada “Pasos para evitar la adicción a los videojuegos”, en la que se aborda esta problemática que tanto preocupa a madres y padres en estos…

Ideas irracionales: qué son y cómo combatirlas

El psicoterapeuta Albert Ellis desarrolló a partir de 1955 un método terapéutico centrado en modificar las creencias irracionales. Estas creencias o ideas irracionales constituyen un modo de pensamiento en el que la persona se aferra a ideas desadaptativas que generan un gran malestar. Todos en algún momento hemos experimentado algunas de estas creencias irracionales, que…

La Psicología positiva y el bienestar

En el año 1998 Martin Seligman fue nombrado presidente de la Asociación Americana de Psicología. A partir de ese momento, comenzó un gran cambio en el enfoque de la investigación psicológica otorgando una mayor importancia a los aspectos más positivos del individuo, alejándonos de este modo de una visión demasiado “patologicista” por el que avanzaba…

La autoaceptación

Aceptarse es quererse tal como uno es, aceptar la vida que nos ha tocado vivir y sus circunstancias; sentirnos bien con nuestras virtudes y defectos, nuestros aciertos y errores. Si una persona reniega de esto, si no se acepta, está abocada a sufrir, a sentirse en una continua lucha contra sí mismo que terminará consumiéndole…

La adicción a la comida

No Comments 112 Views0

Gracias a la investigación, cada vez queda más clara la relación entre las emociones y otros procesos psicológicos y nuestra alimentación. Por un lado, nuestras emociones pueden conducir a una mayor o menor ingesta de alimentos. Y lo que es más sorprendente, nuestro tipo de dieta y nuestra salud digestiva pueden ejercer cambios en nuestra psicología y nuestra resistencia al estrés. La adicción a la comida se encuadra dentro de esta relación bidireccional entre el sustrato físico que es el aparato digestivo, y nuestras emociones.

– Si quieres saber más sobre la relación entre salud física y salud mental, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

¿Qué es la adicción a la comida?

La adicción a la comida se define en base a una serie de rasgos como la compulsión por comer, la dificultad para detenernos o moderarnos al sucumbir a los antojos, sentimientos de culpabilidad, frustración, o falta de control sobre la propia ingesta o sobre el peso, ocultar el consumo de alimentos problemáticos a otras personas, etc. 

A lo largo de nuestras vidas, establecemos un vínculo con la comida. Al comer, no sólo satisfacemos el hambre, sino que hay todo un conjunto de factores que van asociados a la alimentación. El entorno, las personas con las que compartimos el ritual de comer, nuestras creencias y pensamientos acerca de los diferentes alimentos… hacen que forjemos una relación más o menos positiva con lo que ingerimos. Como en todas las adicciones, existen factores psicológicos, sociales y biológicos que hacen a algunas personas más proclives a desarrollarlas. 

Factores neuroquímicos que predisponen a la adicción a la comida

La comida actúa como ansiolítico natural, es decir, reduce el estrés. Esta es la razón por la que se puede convertir en una sustancia adictiva para algunas personas, aunque no lo sea para todas. El mecanismo cerebral que media en la mayoría de las adicciones es el sistema de recompensa. Nuestro sistema de recompensa es el encargado de la respuesta de placer ante estímulos en un principio beneficiosos como la comida, la bebida o el sexo, aunque también ante las drogas. De este modo, se asegura que el organismo repita las acciones que le llevan a dicho estímulo beneficioso, lo que es adaptativo desde un punto de vista evolutivo. 

– Si quieres saber más sobre el efecto de las drogas en el cerebro, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Si nos paramos a pensar, los alimentos de los que nos solemos dar un atracón, y también los que más comúnmente causan adicción suelen ser los menos saludables: bollería industrial, patatas fritas, comida rápida con alto contenido en grasa como las hamburguesas… Evolutivamente hablando, los elevados requerimientos energéticos del cerebro humano hacen que sea más adaptativo consumir alimentos ricos en energía como las grasas o los azúcares. Los llamados carbohidratos simples refinados, como el azúcar, que proporcionan grandes cantidades de glucosa de absorción rápida, son los más indicados a la hora de causar adicciones. El problema llega con estas sustancias, generadas por el hombre, que disparan la respuesta de placer y a las que tenemos acceso directo y casi ilimitado. 

Numerosos estudios prueban que el azúcar, al igual que otras drogas, suplanta el sistema de recompensa o de placer, haciendo que una conducta en principio adaptativa como es el acto de comer, derive en una adicción insana y en un problema para el individuo. 

Por otra parte tenemos las grasas, que también disparan el sistema de recompensa y son susceptibles de causar adicción. Si además combinamos grasas y azúcares, junto a otros aditivos que añaden sabor artificialmente, como es el caso de la comida rápida, esta mezcla altera en gran medida los mecanismos cerebrales de recompensa, y resulta especialmente adictiva.

Factores sociales y psicológicos en la adicción a la comida

Usualmente, las adicciones a una sustancia se dan en un entorno concreto, junto a ciertas personas y alrededor de determinadas rutinas o hábitos de consumo de dicha sustancia. De esta forma, el consumo de una sustancia probablemente no derivará en una adicción si se cambia totalmente de entorno. Por ejemplo, si nos administran un determinado fármaco cuando estamos en el hospital para paliar el dolor, es poco probable que se desarrolle una adicción cuando nos den el alta y volvamos a nuestra casa. En cambio, la comida es necesaria para sobrevivir, por lo que no podemos evitarla tan fácilmente. Esto hace que la adicción a la comida sea especialmente difícil de superar, por la amplia disponibilidad del estímulo problemático.

La gran mayoría de las adicciones a sustancias se relacionan con el malestar psicológico. Así, la comida u otras sustancias adictivas sirven como una vía de escape para reducir el estrés. Como ya hemos dicho anteriormente, la comida es un ansiolítico natural, y desencadena en el cerebro una respuesta de placer. El adicto a la comida come compulsivamente para reducir su estrés, y tiene una reacción química cerebral similar a la adicción a otras drogas. 

La obesidad y la adicción a la comida, un nuevo enfoque

Propuestas recientes entienden la adicción a la comida como uno de los componentes de la obesidad. Ciertos factores psicológicos, como la baja, la baja tolerancia a la frustración o la tendencia a rehuir los problemas en lugar de afrontarlos, predisponen a malos hábitos de autocuidado y al desarrollo de adicciones. Este nuevo enfoque supondría nuevas formas de intervención y de tratamiento en el caso de la obesidad. Se tienen en cuenta no sólo los factores nutricionales, sino también los emocionales y el bienestar psicológico.

En CIPSIA Psicólogos contamos con profesionales con experiencia en el tratamiento de este y todo tipo de problemas psicológicos. Si tienes dudas sobre este o cualquier otro problema, puedes contactarnos pinchando aquí

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Irene Serrano

También te puede interesar…

IMAGEN CORPORAL: EMPIEZA A SENTIRTE BIEN CON TU CUERPO

Con la llegada de las altas temperaturas y del verano, llega, indudablemente, una época en la que aligeramos nuestra vestimenta, y exponemos en mayor medida nuestro cuerpo. Este momento tan deseado, por ir frecuentemente asociado a periodos vacacionales, se convierte para algunos en fuente de preocupaciones. La insatisfacción con la propia imagen cobra especial importancia…

Cómo superar el perfeccionismo

Pese a la buena fama de la que a veces goza en nuestra sociedad el perfeccionismo, no siempre es una característica deseada por quienes la ostentan, ni por quienes rodean a la persona perfeccionista. En muchas ocasiones, el perfeccionismo está asociado a una alta insatisfacción y ansiedad por parte de la persona que lo sufre.…

Indefensión aprendida

Una persona tiene alta percepción de control cuando considera que posee las herramientas necesarias para manejar las demandas de su entorno, para afrontar las dificultades de su día a día, resolver sus problemas, y salir airoso de ellos. Una baja percepción de control puede ser un factor de riesgo ante diversos problemas de salud mental,…

Autoeficacia, la confianza en que las cosas nos saldrán bien

El término autoeficacia fue propuesto por el psicólogo Albert Bandura a finales de los 70. Este constructo se refiere al grado de confianza que una persona tiene en que sus habilidades le llevarán al éxito. En este sentido no sólo tiene en cuenta el conocimiento de las propias destrezas, sino también la seguridad de que…

La adicción a los videojuegos

Desde la Dirección General de la Familia y el Menor de la Comunidad de Madrid, en colaboración con la Fundación Aprender a Mirar, acaban de publicar una guía muy interesante llamada “Pasos para evitar la adicción a los videojuegos”, en la que se aborda esta problemática que tanto preocupa a madres y padres en estos…

Ideas irracionales: qué son y cómo combatirlas

El psicoterapeuta Albert Ellis desarrolló a partir de 1955 un método terapéutico centrado en modificar las creencias irracionales. Estas creencias o ideas irracionales constituyen un modo de pensamiento en el que la persona se aferra a ideas desadaptativas que generan un gran malestar. Todos en algún momento hemos experimentado algunas de estas creencias irracionales, que…

La Psicología positiva y el bienestar

En el año 1998 Martin Seligman fue nombrado presidente de la Asociación Americana de Psicología. A partir de ese momento, comenzó un gran cambio en el enfoque de la investigación psicológica otorgando una mayor importancia a los aspectos más positivos del individuo, alejándonos de este modo de una visión demasiado “patologicista” por el que avanzaba…

La autoaceptación

Aceptarse es quererse tal como uno es, aceptar la vida que nos ha tocado vivir y sus circunstancias; sentirnos bien con nuestras virtudes y defectos, nuestros aciertos y errores. Si una persona reniega de esto, si no se acepta, está abocada a sufrir, a sentirse en una continua lucha contra sí mismo que terminará consumiéndole…

Autoestima y Autoconcepto

Seguramente podamos encontrar muchas definiciones de autoestima, casi todas ellas van a tener en común la idea relativa a la forma que tenemos de evaluarnos y sentirnos bien con nosotros mismos. Partir de una valoración global positiva es el primer punto a tener en cuenta para poder llevar una vida psicológica y emocional satisfactoria. Es…

IMAGEN CORPORAL: EMPIEZA A SENTIRTE BIEN CON TU CUERPO

No Comments 116 Views2

Con la llegada de las altas temperaturas y del verano, llega, indudablemente, una época en la que aligeramos nuestra vestimenta, y exponemos en mayor medida nuestro cuerpo. Este momento tan deseado, por ir frecuentemente asociado a periodos vacacionales, se convierte para algunos en fuente de preocupaciones. La insatisfacción con la propia imagen cobra especial importancia y ocupa el centro de atención.

Muchas personas, y especialmente
mujeres, se sienten insatisfechas con su cuerpo o con alguna parte de él. Esta
preocupación, que es tildada de superficial en muchas ocasiones, no es, en
absoluto, algo fútil.

Cómo se siente una persona con su cuerpo, tiene una gran resonancia en su autoestima. La autoestima depende de cómo nos valoramos y sentimos con nosotros mismos, por ello, la valoración que hacemos en nuestro cuerpo no queda excluida de esta ecuación. Más aún, si tenemos en cuenta que vivimos inmersos en una sociedad que cada vez rinde mayor culto al cuerpo.

– Si quieres saber más sobre la autoestima y el autoconcepto, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

¿Es posible cambiar cómo te sientes con
tu cuerpo?

La imagen corporal,
cómo te ves y te sientes con tu cuerpo, no es algo con lo que nacemos. Se va
construyendo a lo largo de la vida, a través de numerosas experiencias, que la
van modelando.

La imagen corporal se crea en base a la percepción, valoración y
comportamiento que desarrolla una persona respecto a su cuerpo. Por tanto, es
la vivencia subjetiva de una persona
hacia su cuerpo, y no el cuerpo en
sí, lo que le generará bienestar o malestar.

Esta es una cuestión
clave, pues cuando hablamos de percepción, valoración y comportamiento,
hablamos de aprendizaje. Estos comportamientos y actitudes en torno al cuerpo,
que han sido aprendidos, se pueden modificar. Una persona puede aprender a
querer y valorar su cuerpo.

– Si quieres saber más sobre la imagen corporal, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Cómo
cambiar tu actitud hacia tu cuerpo

Detecta
los mensajes tóxicos que envían la publicidad y los medios de comunicación:

Uno
de los contextos que más influencia tiene en nuestro aprendizaje son los medios
de comunicación. Nos encontramos permanentemente expuestos a ellos, por tanto,
su influencia es inevitable. A través de estos y de la publicidad, vamos
aprendiendo qué pensar, sentir y cómo actuar respecto a nuestro cuerpo.

Cuanto
más críticos seamos, mejor podremos frenar su influencia negativa sobre
nosotros. A continuación desarrollamos algunas de las ideas que subyacen en los
medios de comunicación, y que son tóxicas:

1. Debes tener un cuerpo perfecto y delgado, lo que te proporcionará éxito y felicidad.

Se sitúa el cuerpo, un cuerpo muy concreto, como el centro de la felicidad,
y otras características personales resultan secundarias. Además, el ideal
que se plantea es irreal
, lo que conduce a la insatisfacción permanente.

La
experiencia clínica y diversos estudios demuestran que la relación entre
atractivo físico, felicidad, y satisfacción en la vida no es tal. Lo cierto es
que, cuanto más se preocupa una persona por su físico y más tiempo dedica a
cuidarlo, menos satisfecha se siente de él.

2. Puedes conseguir el cuerpo que quieres, depende de ti

Esta idea provoca de manera directa la culpabilidad
para quienes no consiguen el cuerpo que desean. El cuerpo y la silueta corporal
son muy difíciles de modificar, es una cuestión de biología: estructura ósea,
genética, el funcionamiento del metabolismo…

3. Hay medios para conseguir ese cuerpo ideal.

Aquí entran en juego
todo tipo de productos y servicios estéticos que permitirían alcanzar esa
imagen ideal. Puesto que el cuerpo ideal es irreal, la única forma de resolver
la discrepancia entre cuerpo real e ideal, es a través del consumo.

Revisa
pensamientos sesgados en la valoración que haces de tu cuerpo

– Si quieres saber más sobre las creencias irracionales, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres saber más sobre cómo influyen nuestras creencias en nuestros problemas, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Por otra parte, no solo la influencia externa repercute
en como una persona valora su cuerpo. Cada persona tiene una gran
responsabilidad en su propio bienestar, esto es, tiene una gran capacidad de
acción.

Cómo se siente una persona respecto a su cuerpo
depende de cómo lo valora, de cómo piensa acerca de él. La forma de valorar el
cuerpo, como hemos visto, se puede haber aprendido de la publicidad y medios de
comunicación. Pero también depende del estilo de pensamiento de cada persona.

Existen ciertos sesgos cognitivos que impiden valorar de manera objetiva y
racional las situaciones. Provocando que la persona que los presenta sienta
malestar respecto a su cuerpo, debido a esta forma de pensar distorsionada.

Dado que muchas veces este discurso está muy automatizado, prueba a
preguntarte si lo mismo que dices de tu cuerpo se lo dirías a un amigo. Esto
quizá te ayude a detectar que tu discurso puede estar siendo negativo e
injusto.

– Si quieres saber más sobre las distorsiones cognitivas, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Acepta
tu cuerpo

Aceptar consiste en cambiar el foco de atención de lo negativo a lo
positivo. Una visión positiva de la imagen corporal implica centrarse en
aquello que nos gusta más, y dejar de centrarnos y luchar con lo que no nos
gusta tanto.

Por otra parte, aceptar implica exponer el cuerpo tal y como es, dejar de
ocultarlo. Exponerse permite comprobar que la visión de los supuestos defectos
no genera el rechazo que se anticipaba. Por tanto, en la medida que la persona
deja de intentar modificar o disimular cómo es su cuerpo, empieza a sentirse
mejor con él.

Existen multitud de conductas de evitación que mantienen el malestar
respecto al propio cuerpo. Algunos ejemplos son: mirarse repetidas ocasiones en
el espejo, buscar ropa que tape o disimule ciertas zonas, pedir confirmación a
otros… Prueba a eliminar estas conductas, y dejarte ver tal como eres. No solo
reducirás tu malestar, sino que, posiblemente te muestres más seguro de ti
mismo, y eso te haga resultar más atractivo.

Si quieres recibir ayuda por una cuestión relacionada con tu imagen
corporal, o sobre cualquier otro tipo de problema, no dudes en contactarnos.
Contamos con un equipo de psicólogos expertos y dispuestos a ayudarte. Puedes
contactarnos pinchando
aquí

*Fuente consultada: Alimentación, modelo estético femenino y medios de comunicación. Rosa María Raich, David Sánchez, Gemma López.

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Maiana García

También te puede interesar…

Cómo superar el perfeccionismo

Pese a la buena fama de la que a veces goza en nuestra sociedad el perfeccionismo, no siempre es una característica deseada por quienes la ostentan, ni por quienes rodean a la persona perfeccionista. En muchas ocasiones, el perfeccionismo está asociado a una alta insatisfacción y ansiedad por parte de la persona que lo sufre.…

Indefensión aprendida

Una persona tiene alta percepción de control cuando considera que posee las herramientas necesarias para manejar las demandas de su entorno, para afrontar las dificultades de su día a día, resolver sus problemas, y salir airoso de ellos. Una baja percepción de control puede ser un factor de riesgo ante diversos problemas de salud mental,…

Autoeficacia, la confianza en que las cosas nos saldrán bien

El término autoeficacia fue propuesto por el psicólogo Albert Bandura a finales de los 70. Este constructo se refiere al grado de confianza que una persona tiene en que sus habilidades le llevarán al éxito. En este sentido no sólo tiene en cuenta el conocimiento de las propias destrezas, sino también la seguridad de que…

La adicción a los videojuegos

Desde la Dirección General de la Familia y el Menor de la Comunidad de Madrid, en colaboración con la Fundación Aprender a Mirar, acaban de publicar una guía muy interesante llamada “Pasos para evitar la adicción a los videojuegos”, en la que se aborda esta problemática que tanto preocupa a madres y padres en estos…

Ideas irracionales: qué son y cómo combatirlas

El psicoterapeuta Albert Ellis desarrolló a partir de 1955 un método terapéutico centrado en modificar las creencias irracionales. Estas creencias o ideas irracionales constituyen un modo de pensamiento en el que la persona se aferra a ideas desadaptativas que generan un gran malestar. Todos en algún momento hemos experimentado algunas de estas creencias irracionales, que…

La Psicología positiva y el bienestar

En el año 1998 Martin Seligman fue nombrado presidente de la Asociación Americana de Psicología. A partir de ese momento, comenzó un gran cambio en el enfoque de la investigación psicológica otorgando una mayor importancia a los aspectos más positivos del individuo, alejándonos de este modo de una visión demasiado “patologicista” por el que avanzaba…

La autoaceptación

Aceptarse es quererse tal como uno es, aceptar la vida que nos ha tocado vivir y sus circunstancias; sentirnos bien con nuestras virtudes y defectos, nuestros aciertos y errores. Si una persona reniega de esto, si no se acepta, está abocada a sufrir, a sentirse en una continua lucha contra sí mismo que terminará consumiéndole…

Autoestima y Autoconcepto

Seguramente podamos encontrar muchas definiciones de autoestima, casi todas ellas van a tener en común la idea relativa a la forma que tenemos de evaluarnos y sentirnos bien con nosotros mismos. Partir de una valoración global positiva es el primer punto a tener en cuenta para poder llevar una vida psicológica y emocional satisfactoria. Es…

“Prefiero no discutir”: el inicio de gran parte de los problemas

“Prefiero no discutir” o “por no discutir”, suelen ser frases que escucho habitualmente en mi trabajo como terapeuta. Expresiones de personas a las que ayudo ante situaciones que no les gustan, pero que no se sienten capaces de abordar. Frases evitativas, que más que acercarnos a la solución del problema nos alejan del mismo. Es…

Cómo superar el perfeccionismo

No Comments 236 Views0

Pese a la buena fama de la que a veces goza en nuestra
sociedad el perfeccionismo, no siempre es una característica deseada por
quienes la ostentan, ni por quienes rodean a la persona perfeccionista.

En muchas ocasiones, el perfeccionismo está asociado a una alta insatisfacción y ansiedad por parte de la persona que lo sufre. La persona perfeccionista se siente insatisfecha y ansiosa respecto a los resultados que obtiene, su trabajo, las personas con las que se rodea, y, por extensión, consigo mismo.

El perfeccionismo consiste en un patrón de conducta complejo,
que influye en cómo la persona afronta su vida en general. El perfeccionismo se
aprecia en las expectativas y aspiraciones, afrontamiento de retos y valoración
de la ejecución…

Además, es una conducta muy generalizada, influyendo en cómo
la persona afronta el ámbito laboral, académico, sus relaciones personales
etc.Por tanto, la repercusión de este patrón perfeccionista en la vida de una
persona es muy significativa.

– Si quieres saber más sobre el perfeccionismo, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Cómo superar el
perfeccionismo

El perfeccionismo, como conducta que es, se puede modificar. Para lograrlo es necesario intervenir en los distintos niveles de comportamiento, esto es, en los pensamientos, sentimientos y acciones. Aunque no es sencillo, es posible si uno sabe cómo lograrlo, y es constante.

Algunas cuestiones importantes que pueden ayudarte a superar
el perfeccionismo, y reducir considerablemente tu malestar son las siguientes:

Ajusta tus expectativas

Tener
metas o expectativas elevadas puede ser gran aliciente para muchas personas y
servir para alimentar su motivación, sin embargo, cuando se viven como una necesidad,
provoca un intenso malestar.

Diferenciar entre la necesidad u obligación y el deseo, es un primer paso para reducir el malestar. Cuando te enfrentes a un reto sustituye las expresiones “tengo que” y “debería” por “me gustaría”. Esto te permitirá vivir de una manera mucho más sana y positiva cualquier dificultad y contratiempo. Además, si tus expectativas no se alcanzan del modo esperado, no es vivido como un fracaso.

Cuestiónate la gravedad
de cometer errores

Intenta razonar cuál es el perjuicio real de que las cosas no
sean perfectas o tal como las habías planeado. En muchas ocasiones el malestar
cuando no logramos lo que esperábamos tiene que ver con que valoramos de manera
muy negativa el error. Esto tiene que ver con las distorsiones del
pensamiento,una forma sesgada de pensar que genera mucho malestar.

Algunos sesgos que las personas perfeccionistas se
beneficiarán de detectar son el estilo de pensamiento catastrófico, caracterizado
por magnificar las consecuencias negativas, y el pensamiento dicotómico o
polarizado, donde no se admiten términos intermedios -todo es bueno o malo,
perfecto o desastroso-. Detectar y corregir estos sesgos permitirá quitar gravedad
y dramatismo al error.Por otra parte, aprender a vivir el error de manera
positiva, como una oportunidad, permitirá erradicar el miedo al fracaso.

– Si quieres saber más sobre las distorsiones cognitivas, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres saber más sobre cómo superar el miedo al fracaso, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Aprende a
autorreforzarte

Una conducta característica de las personas perfeccionistas
es que tienden a autorreforzarse muy poco por sus logros. Esto tiene una
repercusión muy significativa en su autoestima, contribuyendo a que esta se
mantenga baja.

Autorreforzarse implica autoelogiarse y darse pequeños premios y satisfacciones de manera contingente a la realización de una conducta. Empieza a autorreforzarte cambiando el foco de atención de la crítica y de los aspectos negativos a aquello que está bien hecho. No des nada por sentado: reconoce tu esfuerzo, tu dedicación y lo que has conseguido. Una vez que detectas todo aquello que merece ser reconocido, prueba a elogiarte por ello, o darte algún pequeño premio o capricho.

Cambiar este hábito, y comenzar a reforzarte cotidianamente
por tus logros, contribuirá a aumentar la sensación de satisfacción y aumentar
notablemente tu autoestima.

– Si quieres saber más acerca de la autoestima, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres saber más sobre cómo mejorar tu autoestima, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Desarrolla tu propio
criterio

Como seres sociales que somos, una gran parte de nuestro
comportamiento está influido por otras personas. Aprendemos a través de la
observación del comportamiento de otros, lo que es denominado aprendizaje por
modelado. También aprendemosen función de las respuestas que obtiene nuestro
comportamiento en nuestro entorno social.

Por ello, puedes aprender a ser perfeccionista si en tu
entorno hay personas que muestran este comportamiento. Una pareja, unos padres
e, incluso, un jefe muy exigentes pueden favorecer el desarrollo y
mantenimiento de conductas perfeccionistas.

Detectar el discurso perfeccionista en las personas que te
rodeante permitirá cuestionarlo.  En este
sentido, será especialmente útil que refuerces tu propio criterio, desarrollando
tu opinión y tu juicio. De esta forma, aunque recibas críticas o seas objeto de
una exigencia elevada, conseguirás preservar tu seguridad y autoestima.

Reducir los niveles de perfeccionismo y autoexigencia es un gran paso para alcanzar el bienestar psicológico. Por ello, si pese a tu esfuerzo por lograrlo no consigues sobreponerte a esta tendencia, puedes contar con el equipo de psicólogos de CIPSIA. Si tienes dudas sobre este o cualquier otro problema, puedes contactarnos pinchando aquí

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Maiana García

También te puede interesar…

Indefensión aprendida

Una persona tiene alta percepción de control cuando considera que posee las herramientas necesarias para manejar las demandas de su entorno, para afrontar las dificultades de su día a día, resolver sus problemas, y salir airoso de ellos. Una baja percepción de control puede ser un factor de riesgo ante diversos problemas de salud mental,…

Autoeficacia, la confianza en que las cosas nos saldrán bien

El término autoeficacia fue propuesto por el psicólogo Albert Bandura a finales de los 70. Este constructo se refiere al grado de confianza que una persona tiene en que sus habilidades le llevarán al éxito. En este sentido no sólo tiene en cuenta el conocimiento de las propias destrezas, sino también la seguridad de que…

La adicción a los videojuegos

Desde la Dirección General de la Familia y el Menor de la Comunidad de Madrid, en colaboración con la Fundación Aprender a Mirar, acaban de publicar una guía muy interesante llamada “Pasos para evitar la adicción a los videojuegos”, en la que se aborda esta problemática que tanto preocupa a madres y padres en estos…

Ideas irracionales: qué son y cómo combatirlas

El psicoterapeuta Albert Ellis desarrolló a partir de 1955 un método terapéutico centrado en modificar las creencias irracionales. Estas creencias o ideas irracionales constituyen un modo de pensamiento en el que la persona se aferra a ideas desadaptativas que generan un gran malestar. Todos en algún momento hemos experimentado algunas de estas creencias irracionales, que…

La Psicología positiva y el bienestar

En el año 1998 Martin Seligman fue nombrado presidente de la Asociación Americana de Psicología. A partir de ese momento, comenzó un gran cambio en el enfoque de la investigación psicológica otorgando una mayor importancia a los aspectos más positivos del individuo, alejándonos de este modo de una visión demasiado “patologicista” por el que avanzaba…

La autoaceptación

Aceptarse es quererse tal como uno es, aceptar la vida que nos ha tocado vivir y sus circunstancias; sentirnos bien con nuestras virtudes y defectos, nuestros aciertos y errores. Si una persona reniega de esto, si no se acepta, está abocada a sufrir, a sentirse en una continua lucha contra sí mismo que terminará consumiéndole…

Autoestima y Autoconcepto

Seguramente podamos encontrar muchas definiciones de autoestima, casi todas ellas van a tener en común la idea relativa a la forma que tenemos de evaluarnos y sentirnos bien con nosotros mismos. Partir de una valoración global positiva es el primer punto a tener en cuenta para poder llevar una vida psicológica y emocional satisfactoria. Es…

“Prefiero no discutir”: el inicio de gran parte de los problemas

“Prefiero no discutir” o “por no discutir”, suelen ser frases que escucho habitualmente en mi trabajo como terapeuta. Expresiones de personas a las que ayudo ante situaciones que no les gustan, pero que no se sienten capaces de abordar. Frases evitativas, que más que acercarnos a la solución del problema nos alejan del mismo. Es…

¿Qué es ser normal en términos de salud mental?

Recientemente publicamos en nuestro blog un artículo sobre cómo afecta el estigma a las personas con enfermedad mental. Como hablábamos en dicho artículo, las personas con trastornos psicológicos son vistas popularmente como peligrosas, impredecibles y excéntricas. Se las “segrega” de alguna forma del resto de personas “normales”, y frecuentemente se les atribuyen características negativas. Sin…

Indefensión aprendida

No Comments 144 Views1

Una persona tiene alta percepción de
control cuando considera que posee las herramientas necesarias para manejar las
demandas de su entorno, para afrontar las dificultades de su día a día,
resolver sus problemas, y salir airoso de ellos.

Una baja percepción de control puede ser un factor de riesgo ante diversos problemas de salud mental, especialmente en casos de ansiedad y depresión.

– Si quieres saber más sobre el estilo de atribución o de explicación en la depresión, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres saber más sobre los 3 elementos de la depresión, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Autoeficacia

La confianza y seguridad que tiene una
persona en alcanzar los resultados esperados se denomina autoeficacia. En ocasiones no será posible alcanzar
precisamente aquello que queremos, pero cuanto menos, es importante saber que
se puede luchar en esa dirección.

– Si quieres saber más sobre la autoeficacia, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

¿Qué es la indefensión aprendida?

El psicólogo e investigador Martin Seligman planteó un experimento con perros a los que expuso a diversas situaciones de estrés. Formó dos grupos. Introdujo a un grupo (1) en una jaula y los sometió a descargas eléctricas cada pocos segundos. Estos perros, hiciesen lo que hiciesen no podían escapar. Por otro lado, al otro grupo (2), los puso en otra jaula igualmente electrificada pero en este caso sí podían escapar de las descargas. Posteriormente, en una siguiente fase experimental, introdujo a todos los perros juntos en una caja metálica electrificada de la que si podían salir saltando una pequeña barrera. El grupo de perros (2) que había conseguido escapar de los calambres en la primera fase, lo hacia rápidamente en esta segunda, mientras que los perros que en la primera prueba habían sido incapaces de escapar de las descargas eléctricas, permanecieron quietos y no hacían esfuerzo por salir en esta segunda fase. Seligman definió como indefensión la respuesta de estos perros sufridores pasivos y concluyó que habían aprendido en la primera fase del experimento a sentirse indefensos, y como consecuencia de ello, en situaciones posteriores de adversidad no se verían capaces de luchar o de revertir situaciones desfavorables.

– Si quieres saber más sobre la indefensión aprendida, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Indefensión en humanos

Posteriormente se fue demostrando que
este fenómeno de indefensión aprendida también se podía producir en personas.
Se observó que universitarios a quienes se les pedía que resolvieran problemas
irresolubles, sin que ellos lo supieran, en exámenes posteriores mostraban
menos interés y determinación en solucionar problemas resolubles, respecto a
los compañeros que no habían participado en la irresoluble prueba anterior.

La indefensión aprendida es un estado psicológico que se manifiesta cuando una persona comienza a sentir que es incapaz de resolver o modificar una situación o comportamiento mediante sus conductas, estrategias o habilidades. Se siente indefenso y cree que sus capacidades o comportamientos no van a servir para obtener un resultado satisfactorio. La indefensión algunas veces puede aparecer tras algunos fracasos, y puede quedar aprendida, como hemos visto afectando de forma importante a la autoestima. También puede afectar a diferentes áreas de la vida; personal, laboral, académico, social.

Actualmente se entiende que personas que
son capaces de tomar el control de sus vidas se enfrentan con mayor optimismo a los problemas que los que creen que no la
controlan. El sentimiento duradero de indefensión en situaciones difíciles
disminuye la esperanza, las expectativas de superación, y la consecución de
nuestras metas.

– Si quieres saber más sobre Psicología Positiva y bienestar, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres saber más sobre la Psicología Positiva, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

En CIPSIA Psicólogos contamos con profesionales con experiencia en el tratamiento de este y todo tipo de problemas psicológicos. Si tienes dudas sobre este o cualquier otro problema, puedes contactarnos pinchando aquí.

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos: Francisco Ortiz Gutiérrez

También te puede interesar…

Autoeficacia, la confianza en que las cosas nos saldrán bien

El término autoeficacia fue propuesto por el psicólogo Albert Bandura a finales de los 70. Este constructo se refiere al grado de confianza que una persona tiene en que sus habilidades le llevarán al éxito. En este sentido no sólo tiene en cuenta el conocimiento de las propias destrezas, sino también la seguridad de que…

La adicción a los videojuegos

Desde la Dirección General de la Familia y el Menor de la Comunidad de Madrid, en colaboración con la Fundación Aprender a Mirar, acaban de publicar una guía muy interesante llamada “Pasos para evitar la adicción a los videojuegos”, en la que se aborda esta problemática que tanto preocupa a madres y padres en estos…

Ideas irracionales: qué son y cómo combatirlas

El psicoterapeuta Albert Ellis desarrolló a partir de 1955 un método terapéutico centrado en modificar las creencias irracionales. Estas creencias o ideas irracionales constituyen un modo de pensamiento en el que la persona se aferra a ideas desadaptativas que generan un gran malestar. Todos en algún momento hemos experimentado algunas de estas creencias irracionales, que…

La Psicología positiva y el bienestar

En el año 1998 Martin Seligman fue nombrado presidente de la Asociación Americana de Psicología. A partir de ese momento, comenzó un gran cambio en el enfoque de la investigación psicológica otorgando una mayor importancia a los aspectos más positivos del individuo, alejándonos de este modo de una visión demasiado “patologicista” por el que avanzaba…

La autoaceptación

Aceptarse es quererse tal como uno es, aceptar la vida que nos ha tocado vivir y sus circunstancias; sentirnos bien con nuestras virtudes y defectos, nuestros aciertos y errores. Si una persona reniega de esto, si no se acepta, está abocada a sufrir, a sentirse en una continua lucha contra sí mismo que terminará consumiéndole…

Autoestima y Autoconcepto

Seguramente podamos encontrar muchas definiciones de autoestima, casi todas ellas van a tener en común la idea relativa a la forma que tenemos de evaluarnos y sentirnos bien con nosotros mismos. Partir de una valoración global positiva es el primer punto a tener en cuenta para poder llevar una vida psicológica y emocional satisfactoria. Es…

“Prefiero no discutir”: el inicio de gran parte de los problemas

“Prefiero no discutir” o “por no discutir”, suelen ser frases que escucho habitualmente en mi trabajo como terapeuta. Expresiones de personas a las que ayudo ante situaciones que no les gustan, pero que no se sienten capaces de abordar. Frases evitativas, que más que acercarnos a la solución del problema nos alejan del mismo. Es…

¿Qué es ser normal en términos de salud mental?

Recientemente publicamos en nuestro blog un artículo sobre cómo afecta el estigma a las personas con enfermedad mental. Como hablábamos en dicho artículo, las personas con trastornos psicológicos son vistas popularmente como peligrosas, impredecibles y excéntricas. Se las “segrega” de alguna forma del resto de personas “normales”, y frecuentemente se les atribuyen características negativas. Sin…

Solución de problemas

¿Crees que tienes demasiadas dificultades a la hora de solucionar los problemas? ¿Consideras que los demás resuelven mejor los problemas que tú? ¿Te bloqueas o te sientes confuso a la hora de valorar las alternativas que te lleven a la mejor solución? Seguramente este artículo te ayude a comprender mejor las dificultades que tienes y…

Autoeficacia, la confianza en que las cosas nos saldrán bien

No Comments 164 Views0

El término autoeficacia fue propuesto por el psicólogo Albert Bandura a finales de los 70. Este constructo se refiere al grado de confianza que una persona tiene en que sus habilidades le llevarán al éxito. En este sentido no sólo tiene en cuenta el conocimiento de las propias destrezas, sino también la seguridad de que uno es capaz de llevar a cabo la acción con buenos resultados.

La autoeficacia se relaciona con índices de bienestar psicológico como la autoestima, aumenta la motivación y sirve como predictor de decisiones de futuro como la elección de una carrera determinada. Esto último se debe a que la autoeficacia juega un importante papel en cómo la persona afrontará las situaciones, tareas y retos que se le presenten.

– Si quieres saber más sobre la autoestima y el autoconcepto, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres saber más sobre la seguridad en uno mismo, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Cómo actúan las personas con alta autoeficacia

Una de las principales características de las personas que se sienten “autoeficaces” es que ven los problemas y las situaciones nuevas como retos en lugar de como amenazas. Se sienten capaces de afrontar las situaciones y muestran un gran compromiso y dedicación en lo que hacen. Se ponen metas realistas y dividen las tareas extensas en pequeños bloques más fáciles de tratar. Les es más fácil recuperarse cuando fallan, y por lo general, resisten mejor ante situaciones adversas.

– Si quieres saber más sobre la personalidad resiliente, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Factores que conforman la expectativa de autoeficacia

La autoeficacia se va formando desde la infancia, y tiene mucho que ver con la sensación de control del entorno y los éxitos de la persona. Aquellas personas que tienen experiencias de control repetidas a lo largo del tiempo, acaban generando la creencia de que son capaces de modificar su entorno y, en general, de que las cosas les saldrán bien.

Como ya hemos dicho, la autoeficacia se desarrolla desde la infancia, aunque también puede modificarse a lo largo de la vida del individuo. Según Bandura, existirían 4 fuentes principales de autoeficacia.

Experiencias personales de éxito

El tener la sensación de que dominamos las tareas que llevamos a cabo es una de las fuentes más poderosas para desarrollar la autoeficacia. En este caso, resultan especialmente dañinas para la autoeficacia aquellas tareas demasiado exigentes para las competencias del individuo en un momento dado, o aquellas que se perciban como inabordables.

Para fomentar la confianza en las propias habilidades, es necesario exponerse a ambientes en los que las tareas se ajusten a nuestro nivel de destreza. Por ejemplo, podemos dividir una meta, que en su conjunto resulte abrumadora, en pequeñas tareas que nos resulten más alcanzables. Por ejemplo, si tenemos que escribir un trabajo de 20 páginas, podemos establecer pequeñas metas, como escribir una página cada día.

La observación de modelos

Especialmente en situaciones en las que la persona no conoce realmente sus habilidades, o no posee experiencia en un tema, el ver a otras personas realizar una actividad hará más probable que se sienta capaz de llevarla a cabo por ella misma. Imaginar el proceso que se ha de seguir para realizar una tarea también hace que la tarea se vea como más accesible.

La observación de modelos como fuente de autoeficacia es especialmente potente cuando el individuo se identifica con la persona observada. Pongamos un ejemplo: si un niño ve a otro compañero de clase realizar con éxito una multiplicación, se sentirá más capaz de hacerlo él también. Esta idea de “si el otro puede, yo también”, es una muy buena forma de promover la expectativa de éxito.

La persuasión de los otros

La insistencia de los demás en las propias capacidades puede incrementar nuestro sentimiento de autoeficacia. Fundamentalmente en aquellos casos en los que sólo nos falte un empujoncito, el refuerzo de los demás puede ser de gran ayuda.

Aún así, es más fácil persuadir a alguien de que no será capaz de lograr su meta, que de lo contrario. No hay que olvidar que, como animales sociales, los seres humanos somos especialmente sensibles al comportamiento de los demás y a sus opiniones sobre nosotros. Esta es, muy probablemente, una de las razones por las que la autoeficacia es fácilmente menoscabada por las críticas ajenas.

– Si quieres saber más sobre la necesidad e aprobación social, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Respuestas emocionales y corporales

Los estados de ánimo negativos, las reacciones fisiológicas de estrés (sudoración, aumento de la tasa cardíaca), el dolor o la fatiga, etc., pueden influir en la manera en la que la persona se sienta capaz de afrontar determinadas tareas o situaciones. Podemos interpretar nuestro estrés como símbolo de ineptitud, lo que, como cabe esperar, afecta negativamente a nuestro sentido de autoeficacia.

– Si quieres saber más sobre las causas del estrés, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Para minimizar este problema, es necesario que la persona reinterprete la situación, para darle a estas respuestas físicas y emocionales una importancia relativa. Con esto conseguiremos aumentar la motivación ante tareas estresantes o muy exigentes. Este es uno de los métodos empleados dentro de la Terapia Emotiva Racional. Con este tipo de terapia se pueden tratar problemas como la ansiedad ante exámenes, entre otros.

– Si quieres saber más sobre el bloqueo y la ansiedad en los exámenes, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres saber más sobre la Terapia Emotiva Racional, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Irene Serrano

También te puede interesar…

La adicción a los videojuegos

Desde la Dirección General de la Familia y el Menor de la Comunidad de Madrid, en colaboración con la Fundación Aprender a Mirar, acaban de publicar una guía muy interesante llamada “Pasos para evitar la adicción a los videojuegos”, en la que se aborda esta problemática que tanto preocupa a madres y padres en estos…

Ideas irracionales: qué son y cómo combatirlas

El psicoterapeuta Albert Ellis desarrolló a partir de 1955 un método terapéutico centrado en modificar las creencias irracionales. Estas creencias o ideas irracionales constituyen un modo de pensamiento en el que la persona se aferra a ideas desadaptativas que generan un gran malestar. Todos en algún momento hemos experimentado algunas de estas creencias irracionales, que…

La Psicología positiva y el bienestar

En el año 1998 Martin Seligman fue nombrado presidente de la Asociación Americana de Psicología. A partir de ese momento, comenzó un gran cambio en el enfoque de la investigación psicológica otorgando una mayor importancia a los aspectos más positivos del individuo, alejándonos de este modo de una visión demasiado “patologicista” por el que avanzaba…

La autoaceptación

Aceptarse es quererse tal como uno es, aceptar la vida que nos ha tocado vivir y sus circunstancias; sentirnos bien con nuestras virtudes y defectos, nuestros aciertos y errores. Si una persona reniega de esto, si no se acepta, está abocada a sufrir, a sentirse en una continua lucha contra sí mismo que terminará consumiéndole…

Autoestima y Autoconcepto

Seguramente podamos encontrar muchas definiciones de autoestima, casi todas ellas van a tener en común la idea relativa a la forma que tenemos de evaluarnos y sentirnos bien con nosotros mismos. Partir de una valoración global positiva es el primer punto a tener en cuenta para poder llevar una vida psicológica y emocional satisfactoria. Es…

“Prefiero no discutir”: el inicio de gran parte de los problemas

“Prefiero no discutir” o “por no discutir”, suelen ser frases que escucho habitualmente en mi trabajo como terapeuta. Expresiones de personas a las que ayudo ante situaciones que no les gustan, pero que no se sienten capaces de abordar. Frases evitativas, que más que acercarnos a la solución del problema nos alejan del mismo. Es…

¿Qué es ser normal en términos de salud mental?

Recientemente publicamos en nuestro blog un artículo sobre cómo afecta el estigma a las personas con enfermedad mental. Como hablábamos en dicho artículo, las personas con trastornos psicológicos son vistas popularmente como peligrosas, impredecibles y excéntricas. Se las “segrega” de alguna forma del resto de personas “normales”, y frecuentemente se les atribuyen características negativas. Sin…

Solución de problemas

¿Crees que tienes demasiadas dificultades a la hora de solucionar los problemas? ¿Consideras que los demás resuelven mejor los problemas que tú? ¿Te bloqueas o te sientes confuso a la hora de valorar las alternativas que te lleven a la mejor solución? Seguramente este artículo te ayude a comprender mejor las dificultades que tienes y…

La represión de emociones y su efecto sobre la salud

La represión emocional podría definirse como el intento por parte de la persona de no mostrar las conductas relacionadas con la emoción. Por ejemplo, estaríamos reprimiendo una emoción si evitásemos llorar en público a pesar de sentir tristeza. La represión emocional es una estrategia de afrontamiento que actúa una vez se ha producido la emoción,…

La adicción a los videojuegos

No Comments 210 Views0

Desde la Dirección General de la Familia y el Menor de la Comunidad de Madrid, en colaboración con la Fundación Aprender a Mirar, acaban de publicar una guía muy interesante llamada “Pasos para evitar la adicción a los videojuegos”, en la que se aborda esta problemática que tanto preocupa a madres y padres en estos tiempos que corren.

Cada vez son más los progenitores desorientados,  y a veces desesperados, en relación a cómo acertar con las pautas educativas para una adecuada gestión del tiempo en que sus hijos pasan con sus consolas de videojuegos. Los datos nos dicen que en España el número de afectados por la adicción a los videojuegos que acuden a tratamientos especializados se ha triplicado en los últimos 5 años. Además, todos somos muy conscientes de que los videojuegos forman ya parte de nuestra realidad cotidiana en casa, algo ante lo que ya no es posible mirar hacia otro lado.

Vamos a hacer una pequeña revisión de algunos de los puntos que se abordan en esta guía con el ánimo de ayudar a su divulgación. En primer lugar, es importante realizar una adecuada definición de la adicción.

– Si quieres saber más sobre nuevas adicciones, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Definición de adicción a los videojuegos

La adicción supone una pauta de uso anómalo –tiempos de juego excesivos— de forma permanente. La adicción a los videojuegos se convierte en una constante necesidad de jugar, que se antepone a cualquier otra actividad. En caso de no poder jugar, la persona se siente mal. El problema se convierte en adicción cuando afecta a la vida diaria e impide hacer otro tipo de actividades como: el trabajo, los deberes, tomar contacto con los amigos y la familia, descuidar los hábitos de higiene personal, etc.  En el momento en que la persona prefiere estar aislada en su habitación un gran número de horas, jugando solo o con amigos, es un síntoma claro de que puede haber un problema.

– Si quieres saber más sobre la adicción a las nuevas tecnologías en jóvenes, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Evaluación orientativa sobre la adicción
a los videojuegos

La doctora Kimberley Young realizó una
serie de test sobre las adicciones a internet de los que se deriva este
cuestionario. Los padres pueden hacer esta evaluación orientativa a sus hijos
contestando a estas preguntas o uno puede contestar por sí mismo:

  • ¿Se irrita cuando intentas que reduzca su tiempo de juego?
  • ¿No consigues controlar o detener el tiempo de juego?
  • ¿Notas que cada vez tiene la necesidad de jugar más para lograr su
    satisfacción?
  • ¿Descuida o aplaza siempre sus deberes/obligaciones para más
    tarde?
  • ¿Ha perdido el interés por otras actividades que antes le
    agradaban?
  • ¿Ha mentido a la familia para ocultar el tiempo que juega?
  • ¿Ha comprobado que emplea tiempo de la noche para jugar más?

Diagnóstico urgente

La adicción se caracteriza por:

  • Tu hijo se vuelve agresivo, irritable, cuando lleva un rato sin jugar.
  • No es capaz de controlar voluntariamente el uso.
  • Intenta aislarse en su cuarto o en la zona donde juega.
  • Cambia de hábitos en la comida y se ve que duerme menos.
  • Miente para jugar o lo hace a escondidas.
  • Se distancia de la familia y se aísla en su juego.
  • Pierde el interés por otras actividades que antes le gustaban.
  • Altera sus horarios para poder jugar.
  • Descuida sus obligaciones en casa.
  • Aplaza siempre sus deberes para más tarde.
  • Empieza a tener, o aumentan, sus problemas con los estudios.
  • Justifica ese tiempo excesivo porque sus amigos le necesitan.
  • Opina, discutiendo, que no es un tiempo excesivo.
  • Insiste en que es preferible jugar a hacer otras cosas peores.
  • Amenaza con reacciones exageradas o inusuales.

Si tras leer estos síntomas consideras que tu hijo podría tener adicción a los videojuegos, es importante que sepas que tiene remedio y que la mejor forma de solucionarla es acudiendo a un psicólogo.

Por último, unos consejos para los
padres:

1- Es importante que sepas a qué juegan tus hijos.

No todos los juegos son iguales. En la carátula aparece la calificación por edades.

2- Haz que se cumplan los tiempos.

Trata de que alternen el juego con otro tipo de actividades. Es importante negociar el tiempo de juego lo mismo que el tiempo de estudio.

3- Realiza otro tipo de propuestas de
ocio.

4- Fomenta la lectura.

Leer estimula el cerebro y ayuda a muchas funciones cognitivas.

5- No centres el ocio en el “formato pantallas”.

Negocia también el uso de pantallas y fomenta otro tipo de ocio diferente.

6- Da a entender a tu hijo que los videojuegos son caros.

Para conseguir un videojuego haz que lo gane con esfuerzo previo. No caigas en el error de que tenga multitud de juegos. Evita que los regalos que le haces sean videojuegos.

7- Trata con tu hijo el tema de jugar en exceso.

No riñas, hazle entender las cosas de forma razonada.

8- El que tu hijo juegue a videojuegos violentos no va a convertirle en una persona violenta.

Si se respeta la calificación por edades no debes preocuparte.

9- Si tienes dudas pregunta a profesionales.

En CIPSIA Psicólogos contamos con profesionales con experiencia en este tipo de terapias. Si tienes dudas sobre este o cualquier otro tema, puedes contactarnos pinchando aquí.

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos: Francisco Ortiz Gutiérrez

*Fuente: Guía “Pasos para evitar la adicción a los videojuegos”. Consejería de Políticas Sociales y Familia. Dirección General de la Familia y el Menor en Colaboración con Fundación Aprender a Mirar. 

Ideas irracionales: qué son y cómo combatirlas

No Comments 221 Views0

El psicoterapeuta Albert Ellis desarrolló a partir de 1955 un método terapéutico centrado en modificar las creencias irracionales. Estas creencias o ideas irracionales constituyen un modo de pensamiento en el que la persona se aferra a ideas desadaptativas que generan un gran malestar. Todos en algún momento hemos experimentado algunas de estas creencias irracionales, que acaban por hacer más mal que bien.

¿Qué son las ideas irracionales?

Según Ellis, las emociones no estarían directamente desencadenadas por los acontecimientos que vivimos, sino más bien por la interpretación que hacemos de los mismos. En estas interpretaciones de la realidad influyen nuestras creencias y esquemas sobre el mundo y las personas, de manera que éstas actuarían como un “filtro” por el que pasa la información. Cuando estas creencias no se ajustan a la realidad, resultan desadaptativas, y producen un gran número de emociones negativas y demás perjuicios sobre la salud mental.

– Si quieres saber más sobre cómo influyen nuestras creencias en nuestros problemas, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Tomemos por ejemplo la necesidad humana de afecto por parte de otras personas. Esta necesidad podría resumirse en la frase “Me gusta que me quieran”. A partir de aquí, puede surgir una idea incompatible con la realidad: “Necesito que TODO el mundo me quiera y me aprecie”. Seguramente, ante esta idea tan rígida sobre cómo deben ser las cosas, acabará por darse algún acontecimiento desfavorable, por ejemplo, el descubrir que a alguien le caemos mal. En ese momento, la interpretación de la realidad a través de la idea irracional generará distorsiones cognitivas y pensamientos del tipo: “Nadie me quiere”, “No merezco que nadie me quiera”, etc., que generarán una serie de emociones negativas y un gran malestar.

– Si quieres saber más sobre las distorsiones cognitivas, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Las creencias irracionales se caracterizan por partir de supuestos muy rígidos, que difícilmente se mantendrán en la realidad. Parten por ejemplo de ideas equivocadas (“Tengo que gustarle a los demás”), de una elusión de responsabilidad (“Prefiero no enfrentarme a este problema porque así me es más fácil o más cómodo”), o de un perfeccionismo excesivo (“Tengo que hacer esto perfecto o seré un fracasado”). Cabe resaltar que estos pensamientos suelen contener expresiones como “debería”, “tengo que”, “siempre”, “nunca”. Estos enunciados marcan un camino muy concreto por el que las situaciones deberían discurrir, y, al ser estas fácilmente incumplibles, darán lugar a frustración, tristeza, angustia…

– Si quieres leer más sobre la frase “prefiero no discutir” y los problemas que acarrea, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Ideas irracionales

Aunque hay muchas más, aquí nombramos algunas de las ideas irracionales más comunes.

Necesidad y dependencia del cariño y aprobación de los demás.

Como podemos imaginar, resulta imposible gustarle a todo el mundo. Cada persona puede tener su opinión y sus preferencias a la hora de relacionarse, y no por ello tenemos que sentirnos mal con nosotros mismos. Además, aquellas personas que nos aprecian no podrán estar siempre a nuestra disposición, y eso es algo que deberíamos comprender.

La necesidad de agradar a los demás nos puede llevar a desarrollar una serie de creencias desadaptativas. Una de las más comunes es la de que sólo se puede ser feliz a través de los demás. La soledad se convierte en una desgracia, y uno se siente desdichado cada vez que se anula un plan con un amigo o cuando se está soltero. Aquí hay que tener en cuenta que el crecimiento personal es, precisamente, individual. Aunque los demás puedan contribuir a nuestro bienestar, si nuestra autoestima se basa en su aprobación y su atención, será difícil que mejoremos y nos desarrollemos como personas.

La autoestima juega un papel fundamental en este tipo de creencias, y una baja autoestima predispone a que aparezcan ideas irracionales

– Si quieres saber más sobre la autoestima y el autoconcepto, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Autoexigencia excesiva

El ser demasiado perfeccionistas y no permitirse cometer ningún error puede llevarnos a culpabilizarnos en exceso. El error es una parte natural del aprendizaje y la acción humana, y debemos considerarlo como tal. Las personas muy perfeccionistas pueden experimentar problemas de autoestima y ansiedad, y pueden llegar a sentirse paralizadas ante la perspectiva del fracaso.

– Si quieres saber más sobre la relación entre culpa y salud mental, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres saber más sobre cómo superar el miedo al fracaso, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

En relación con el punto anterior, el no conseguir la aprobación de los demás puede llevar, en conjunto con un perfeccionismo excesivo, a creencias desadaptativas. La necesidad de hacerlo todo perfecto y de que todo el mundo acepte nuestro modo de proceder llevan a una gran frustración. Ante el desacuerdo o la crítica ajena, la persona siente que se equivoca o que no es válida, y esto contribuye a su malestar.

– Si quieres saber más sobre el perfeccionismo, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Creencias externalistas: no ser responsables de lo que sucede en el mundo

El externalismo o atribución de causas a hechos externos consiste en no asumir nunca la responsabilidad de lo que sucede en nuestras vidas, ni para bien ni para mal. Una persona externalista busca causas ajenas a su acción para explicar distintas situaciones. Si hace un buen trabajo y le felicitan, dirá que fue un golpe de suerte y que nada tuvo que ver su capacidad. Si las cosas le van mal, no se sentirá capaz de buscar soluciones ya que pensará que su acción de nada servirá.

El buscar siempre causas fuera de la propia influencia da lugar a la aparición de ideas irracionales de distinto tipo. Una persona con estilo externalista pensará cosas como “Evadir los problemas es mejor que enfrentarlos” o “No vale la pena esforzarse en cambiar porque no tengo ningún control sobre mi estado de ánimo”.

– Si quieres saber más sobre la indefensión aprendida, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

“Derecho” a ser felices

Cuando las cosas no van como quisiéramos o nos ocurre alguna desgracia, podemos llegar a pensar que no es justo para nosotros y que no nos lo merecemos. Desafortunadamente, el dolor y los desastres existen en nuestras vidas, y muchas veces no podemos hacer nada para evitarlo. No se trata de si es justo o no, sino de intentar superar lo que ha sucedido lo mejor que se pueda.

– Si quieres leer más sobre la felicidad, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres saber más sobre el duelo patológico, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Terapia Emotiva racional

El método que Ellis ideó para combatir las ideas irracionales consiste en modificar estas creencias desadaptativas y sustituirlas por otras más funcionales. La Terapia Emotiva Racional se engloba dentro de los métodos de la Terapia Cognitiva. Recordemos que para Ellis, la emoción no está causada por lo que ocurra a nuestro alrededor, sino por nuestra interpretación de los hechos. De esta manera, esta terapia se centra en detectar y modificar las creencias irracionales, que muchas veces utilizamos incluso sin darnos cuenta. Este es un proceso lento y gradual, y requiere de esfuerzo y ganas de mejorar para tener éxito.

– Si quieres saber más sobre la Terapia Cognitiva, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

En CIPSIA Psicólogos contamos con profesionales con experiencia en el tratamiento de este y todo tipo de problemas psicológicos. Si tienes dudas sobre este o cualquier otro problema, puedes contactarnos pinchando aquí.

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Irene Serrano

También te puede interesar…

La adicción a los videojuegos

Desde la Dirección General de la Familia y el Menor de la Comunidad de Madrid, en colaboración con la Fundación Aprender a Mirar, acaban de publicar una guía muy interesante llamada “Pasos para evitar la adicción a los videojuegos”, en la que se aborda esta problemática que tanto preocupa a madres y padres en estos…

La Psicología positiva y el bienestar

En el año 1998 Martin Seligman fue nombrado presidente de la Asociación Americana de Psicología. A partir de ese momento, comenzó un gran cambio en el enfoque de la investigación psicológica otorgando una mayor importancia a los aspectos más positivos del individuo, alejándonos de este modo de una visión demasiado “patologicista” por el que avanzaba…

La autoaceptación

Aceptarse es quererse tal como uno es, aceptar la vida que nos ha tocado vivir y sus circunstancias; sentirnos bien con nuestras virtudes y defectos, nuestros aciertos y errores. Si una persona reniega de esto, si no se acepta, está abocada a sufrir, a sentirse en una continua lucha contra sí mismo que terminará consumiéndole…

Autoestima y Autoconcepto

Seguramente podamos encontrar muchas definiciones de autoestima, casi todas ellas van a tener en común la idea relativa a la forma que tenemos de evaluarnos y sentirnos bien con nosotros mismos. Partir de una valoración global positiva es el primer punto a tener en cuenta para poder llevar una vida psicológica y emocional satisfactoria. Es…

“Prefiero no discutir”: el inicio de gran parte de los problemas

“Prefiero no discutir” o “por no discutir”, suelen ser frases que escucho habitualmente en mi trabajo como terapeuta. Expresiones de personas a las que ayudo ante situaciones que no les gustan, pero que no se sienten capaces de abordar. Frases evitativas, que más que acercarnos a la solución del problema nos alejan del mismo. Es…

¿Qué es ser normal en términos de salud mental?

Recientemente publicamos en nuestro blog un artículo sobre cómo afecta el estigma a las personas con enfermedad mental. Como hablábamos en dicho artículo, las personas con trastornos psicológicos son vistas popularmente como peligrosas, impredecibles y excéntricas. Se las “segrega” de alguna forma del resto de personas “normales”, y frecuentemente se les atribuyen características negativas. Sin…

Solución de problemas

¿Crees que tienes demasiadas dificultades a la hora de solucionar los problemas? ¿Consideras que los demás resuelven mejor los problemas que tú? ¿Te bloqueas o te sientes confuso a la hora de valorar las alternativas que te lleven a la mejor solución? Seguramente este artículo te ayude a comprender mejor las dificultades que tienes y…

La represión de emociones y su efecto sobre la salud

La represión emocional podría definirse como el intento por parte de la persona de no mostrar las conductas relacionadas con la emoción. Por ejemplo, estaríamos reprimiendo una emoción si evitásemos llorar en público a pesar de sentir tristeza. La represión emocional es una estrategia de afrontamiento que actúa una vez se ha producido la emoción,…

Terapia de Aceptación y Compromiso

La psicología es una ciencia que estudia la mente y la conducta humana. Para ello, se establecen diferentes áreas de conocimiento dentro de la propia psicología que intentan explicar los diferentes fenómenos y aspectos de las personas. Así, uno de los ámbitos más importantes es la psicología clínica o de la salud. El objetivo de…

La Psicología positiva y el bienestar

No Comments 165 Views0

En el año 1998 Martin Seligman fue nombrado presidente de la Asociación Americana de Psicología. A partir de ese momento, comenzó un gran cambio en el enfoque de la investigación psicológica otorgando una mayor importancia a los aspectos más positivos del individuo, alejándonos de este modo de una visión demasiado “patologicista” por el que avanzaba la psicología más tradicional. Una psicología más focalizada en el estudio y el tratamiento del malestar producido por distintos problemas individuales y sociales, tales como distintos tipos de psicopatologías, síntomas físicos, exclusión social, maltrato, etc.

– Si quieres saber más sobre la enfermedad mental, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Por ejemplo, los trastornos depresivos parecen no explicarse en su mayor amplitud si sólo nos centramos en las emociones negativas. La depresión no es sólo presencia de emociones negativas, sino también ausencia de emociones positivas, algo muy importante a tener en cuenta en la elaboración de tratamientos. Ayudar a que la persona tome conciencia y ponga en juego sus fortalezas, más que centrarse en sus debilidades, hará que muchas de esas debilidades se reduzcan como consecuencia de apostar por el crecimiento personal de nuestras cualidades naturales más adaptativas.

El nacimiento de la Psicología Positiva

La psicología positiva es un nuevo punto de vista desde el que entender la psicología y el bienestar del individuo, tratando de complementar, enriquecer y apoyar el ya existente. Se trata de comprender otra parte de la realidad humana:

  • Las fortalezas vs las debilidades
  • Lo bueno vs lo malo de la vida
  • Vivir plenamente vs sobrevivir
  • Estudiar el talento vs lo promedio

La psicología positiva es un campo de
conocimiento con criterio científico que utiliza resultados en sus estudios de
meta-análisis clásicos con criterios de validez altos.

– Si quieres saber más sobre la psicología positiva, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres saber más sobre cómo aplicar la psicología positiva a la vida diaria, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Preguntas que se hace la psicología positiva

Hay una serie de preguntas que todos seguramente nos hemos hecho alguna vez y que la psicología positiva trata de responder: ¿podemos ser más felices? ¿Merece la pena esforzarse para conseguirlo? ¿Cómo podemos ser más felices?

La psicología positiva cree que sí se
puede aprender a ser más feliz, a ganar en bienestar. También cree que merece
la pena el esfuerzo.

Los estudios han demostrado que la felicidad correlaciona positivamente con muchos resultados deseables en la vida, como puedan ser el éxito laboral, las relaciones, la salud. Igualmente se sabe que el afecto positivo mejora la capacidad para resolver problemas, aumenta la creatividad, mejora la capacidad para resistir el dolor, aumenta el altruismo, etc. (Avia y Vázquez, 1998).

– Si quieres leer más sobre la felicidad, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres saber más sobre cómo las emociones positivas mejoran nuestras capacidades mentales, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

El modelo PERMA

Cada persona tiene su propia receta de
bienestar, pero hay 5 factores que no cambian. El modelo PERMA es el acrónimo
de cada uno de esos factores que Seligman identificó después de sus estudios e
investigaciones.

Todas las personas que manifiestan
sentirse con bienestar presentan estos 5 factores:

1 – Positive emotions (emociones positivas)

Es el número de emociones positivas que una persona es capaz de cultivar en su día a día.  Cuanto mayor sea, mayor bienestar. Emociones positivas pueden ser la alegría, el amor, la serenidad, el interés, admiración, etc.

2 – Engagement (flow, absorción o dedicación)

Es el estado mental por el cual la persona esta totalmente inmersa en lo que hace, se siente totalmente absorbida disfrutando. Puede perder la noción del tiempo gracias al disfrute.

– Si quieres saber más sobre la motivación, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

3- Positive relationships (relaciones positivas)

¿Qué relaciones positivas tienes y cómo las cultivas? Nuestro grado de bienestar aumenta cuantas más relaciones, conocidos, grupos de referencia, etc. Somos por naturaleza seres sociales.

4- Meaning (sentido de la vida)

¿Qué genera sentido a la vida? Pueden ser muchos aspectos, lo importante es conseguir identificarlos y esforzarnos en su consecución. Cada cual tendrá un sentido de la vida propio, y seguramente requiera cambiarlo, renovarlo, mejorarlo o reinventarlo tantas veces como crea necesario. Algunos ejemplos pueden ser tener un propósito y trabajar por conseguirlo, tener una pasión, ayudar a los demás, aprender, etc.

5- Accomplishment (metas)

¿Qué objetivos y metas tengo en mi vida? Pueden ser metas concretas, metas de calidad en el trabajo (aprendizaje), Metas con hitos marcados (rendimiento), metas de rutinas diarias (vitalidad), metas de actividades en familia, con amigos, de descanso.

En CIPSIA Psicólogos contamos con profesionales con experiencia en este tipo de terapias. Si tienes dudas sobre este o cualquier otro tema, puedes contactarnos pinchando aquí.

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos: Francisco Ortiz Gutiérrez, Maestro en Psicología Positiva Aplicada (IEPP)

También te puede interesar…

La adicción a los videojuegos

Desde la Dirección General de la Familia y el Menor de la Comunidad de Madrid, en colaboración con la Fundación Aprender a Mirar, acaban de publicar una guía muy interesante llamada “Pasos para evitar la adicción a los videojuegos”, en la que se aborda esta problemática que tanto preocupa a madres y padres en estos…

La autoaceptación

Aceptarse es quererse tal como uno es, aceptar la vida que nos ha tocado vivir y sus circunstancias; sentirnos bien con nuestras virtudes y defectos, nuestros aciertos y errores. Si una persona reniega de esto, si no se acepta, está abocada a sufrir, a sentirse en una continua lucha contra sí mismo que terminará consumiéndole…

Autoestima y Autoconcepto

Seguramente podamos encontrar muchas definiciones de autoestima, casi todas ellas van a tener en común la idea relativa a la forma que tenemos de evaluarnos y sentirnos bien con nosotros mismos. Partir de una valoración global positiva es el primer punto a tener en cuenta para poder llevar una vida psicológica y emocional satisfactoria. Es…

“Prefiero no discutir”: el inicio de gran parte de los problemas

“Prefiero no discutir” o “por no discutir”, suelen ser frases que escucho habitualmente en mi trabajo como terapeuta. Expresiones de personas a las que ayudo ante situaciones que no les gustan, pero que no se sienten capaces de abordar. Frases evitativas, que más que acercarnos a la solución del problema nos alejan del mismo. Es…

¿Qué es ser normal en términos de salud mental?

Recientemente publicamos en nuestro blog un artículo sobre cómo afecta el estigma a las personas con enfermedad mental. Como hablábamos en dicho artículo, las personas con trastornos psicológicos son vistas popularmente como peligrosas, impredecibles y excéntricas. Se las “segrega” de alguna forma del resto de personas “normales”, y frecuentemente se les atribuyen características negativas. Sin…

Solución de problemas

¿Crees que tienes demasiadas dificultades a la hora de solucionar los problemas? ¿Consideras que los demás resuelven mejor los problemas que tú? ¿Te bloqueas o te sientes confuso a la hora de valorar las alternativas que te lleven a la mejor solución? Seguramente este artículo te ayude a comprender mejor las dificultades que tienes y…

La represión de emociones y su efecto sobre la salud

La represión emocional podría definirse como el intento por parte de la persona de no mostrar las conductas relacionadas con la emoción. Por ejemplo, estaríamos reprimiendo una emoción si evitásemos llorar en público a pesar de sentir tristeza. La represión emocional es una estrategia de afrontamiento que actúa una vez se ha producido la emoción,…

Terapia de Aceptación y Compromiso

La psicología es una ciencia que estudia la mente y la conducta humana. Para ello, se establecen diferentes áreas de conocimiento dentro de la propia psicología que intentan explicar los diferentes fenómenos y aspectos de las personas. Así, uno de los ámbitos más importantes es la psicología clínica o de la salud. El objetivo de…

Introversión, Timidez y Fobia Social: en qué se parecen y en qué se diferencian

En el lenguaje cotidiano, solemos utilizar las palabras timidez, introversión y fobia social como sinónimos (en especial las dos primeras). A pesar de ello, no son exactamente lo mismo. Cada una de ellas tiene sus peculiaridades, aunque las tres tienen en común que tratan sobre las relaciones con los demás. La introversión, rasgo básico de…

La autoaceptación

No Comments 184 Views0

Aceptarse es quererse tal como uno es, aceptar la vida que nos ha tocado vivir y sus circunstancias; sentirnos bien con nuestras virtudes y defectos, nuestros aciertos y errores. Si una persona reniega de esto, si no se acepta, está abocada a sufrir, a sentirse en una continua lucha contra sí mismo que terminará consumiéndole energía y se traducirá en un malestar interno difícil de explicar. También es posible que aparezca la tristeza, la desesperanza o estados de ansiedad y falta de motivación.

– Si quieres saber más sobre la motivación, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Una de las principales características que diferencian al ser humano de los demás animales es la conciencia de sí mismo. Las personas somos capaces de establecer nuestra identidad y darle un valor; podemos definir quiénes somos (autoconcepto) y posteriormente decidir si nos gustamos o no (autoestima). Diría que aceptarnos es el elemento que une el autoconcepto con la autoestima.

– Si quieres saber más sobre la autoestima y el autoconcepto, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Autoaceptación y autoestima

Por tanto, la autoaceptación, está
íntimamente relacionada con la autoestima. Una persona que no se acepta, es
difícil que se quiera, que se cuide. Seguramente tendrá dificultades para
hacerse valer, para hablar bien de sí mismo y aceptar elogios.

Un abordaje adecuado en esta dirección podría ser el siguiente:

  • En primer lugar, conocernos en profundidad, definir adecuadamente quiénes somos, ser capaces de hacer una autoevaluación precisa de nosotros mismos (Autoconcepto).
  • Posteriormente, aceptarnos tal como nos hemos reconocido en una valoración sincera, con nuestras fortalezas y con nuestros errores y defectos (Autoaceptación).
  • Por último, querernos (Autoestima).

Autoestima y asertividad

Si nos queremos vamos a ser capaces de respetarnos y esforzarnos en hacer que nos respeten. Así, intentaremos satisfacer nuestras necesidades, defender nuestros derechos y saber decir “no” si algo no nos gusta (asertividad). El no aceptarnos va a hacer difícil que podamos ser asertivos. Una persona tiene una conducta asertiva cuando defiende sus propios intereses, expresa sus opiniones libremente y no permite que los demás se aprovechen de ella. Una persona asertiva será capaz de defender lo suyo sin sentirse culpable por ello.

– Si quieres saber más sobre las consecuencias positivas de la asertividad, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Aceptación y cambio

Aceptarnos no quiere decir aceptar pasivamente lo que somos sin el deseo de mejorar o superarse. Como dice Nathaniel Branden,  “la autoaceptación es la condición previa al cambio. Si aceptamos lo que somos y lo que sentimos estamos en condición de poder cambiarlo. No nos sentimos inclinados a cambiar aquellas cosas cuya realidad negamos. Aceptar no significa necesariamente gustar, no significa no desear cambios o mejoras. Significa, aceptar lo que somos sin negación ni rechazo. Ese soy yo en este momento, y no lo niego, lo acepto”.

– Si quieres saber más sobre cómo adaptarse al cambio, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

La aceptación sincera, con el paso del
tiempo, tiende a hacer desaparecer los sentimientos y las emociones mas
negativas, como pueda ser el miedo, la ira, el dolor, la envidia, el
resentimiento.

En el caso del dolor, por ejemplo, no es
aconsejable tener una relación de lucha contra nuestra propia experiencia
dolorosa. De ser así, es posible que el dolor intensifique sus efectos. El
término focalización sensorial,
alude a este fenómeno. Cuanto mas atentos estemos de nuestro dolor o molestia,
es mas fácil que adquiera una mayor relevancia o intensidad.

La culpa

La autoaceptación y el sentimiento de
culpabilidad guardan una relación muy estrecha. Algunos autores hablan de la
culpa como la madre de todas las emociones. ¿Alguna vez te has sentido mal por
denegar una petición a un amigo?

¿Te ha resultado incómodo pedir un favor? ¿Te has sentido frustrado por no cumplir con las expectativas que habías generado a tu familia?
Detrás de estas emociones se encuentra la culpa. La culpa nos hace sentirnos mal a la hora de reconocernos tal como somos, a la hora de aceptarnos. Por ese motivo algunas veces nos comportamos como no somos con el ánimo de agradar a los demás, pero traicionándonos a nosotros mismos. Este tipo de actuaciones pasan una factura muy alta en nuestra autoestima. El problema toma mas peso debido a que no somos capaces de aceptarnos.

– Si quieres saber más sobre cómo detectar un problema de autoestima, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos: Francisco Ortiz Gutiérrez

*Fuente – Nathaniel Branden. “Como mejorar su autoestima”. Ed:Paidós 

También te puede interesar…

La adicción a los videojuegos

Desde la Dirección General de la Familia y el Menor de la Comunidad de Madrid, en colaboración con la Fundación Aprender a Mirar, acaban de publicar una guía muy interesante llamada “Pasos para evitar la adicción a los videojuegos”, en la que se aborda esta problemática que tanto preocupa a madres y padres en estos…

Autoestima y Autoconcepto

Seguramente podamos encontrar muchas definiciones de autoestima, casi todas ellas van a tener en común la idea relativa a la forma que tenemos de evaluarnos y sentirnos bien con nosotros mismos. Partir de una valoración global positiva es el primer punto a tener en cuenta para poder llevar una vida psicológica y emocional satisfactoria. Es…

“Prefiero no discutir”: el inicio de gran parte de los problemas

“Prefiero no discutir” o “por no discutir”, suelen ser frases que escucho habitualmente en mi trabajo como terapeuta. Expresiones de personas a las que ayudo ante situaciones que no les gustan, pero que no se sienten capaces de abordar. Frases evitativas, que más que acercarnos a la solución del problema nos alejan del mismo. Es…

¿Qué es ser normal en términos de salud mental?

Recientemente publicamos en nuestro blog un artículo sobre cómo afecta el estigma a las personas con enfermedad mental. Como hablábamos en dicho artículo, las personas con trastornos psicológicos son vistas popularmente como peligrosas, impredecibles y excéntricas. Se las “segrega” de alguna forma del resto de personas “normales”, y frecuentemente se les atribuyen características negativas. Sin…

Solución de problemas

¿Crees que tienes demasiadas dificultades a la hora de solucionar los problemas? ¿Consideras que los demás resuelven mejor los problemas que tú? ¿Te bloqueas o te sientes confuso a la hora de valorar las alternativas que te lleven a la mejor solución? Seguramente este artículo te ayude a comprender mejor las dificultades que tienes y…

La represión de emociones y su efecto sobre la salud

La represión emocional podría definirse como el intento por parte de la persona de no mostrar las conductas relacionadas con la emoción. Por ejemplo, estaríamos reprimiendo una emoción si evitásemos llorar en público a pesar de sentir tristeza. La represión emocional es una estrategia de afrontamiento que actúa una vez se ha producido la emoción,…

Terapia de Aceptación y Compromiso

La psicología es una ciencia que estudia la mente y la conducta humana. Para ello, se establecen diferentes áreas de conocimiento dentro de la propia psicología que intentan explicar los diferentes fenómenos y aspectos de las personas. Así, uno de los ámbitos más importantes es la psicología clínica o de la salud. El objetivo de…

Introversión, Timidez y Fobia Social: en qué se parecen y en qué se diferencian

En el lenguaje cotidiano, solemos utilizar las palabras timidez, introversión y fobia social como sinónimos (en especial las dos primeras). A pesar de ello, no son exactamente lo mismo. Cada una de ellas tiene sus peculiaridades, aunque las tres tienen en común que tratan sobre las relaciones con los demás. La introversión, rasgo básico de…

Anhedonia, la incapacidad de sentir placer

La anhedonia se define como la incapacidad de experimentar sensaciones placenteras y satisfactorias, como pueden ser la motivación, el bienestar o el interés. Este síntoma se extiende a todos los ámbitos de la vida de la persona, lo que repercute negativamente en su salud mental y su bienestar. ¿Síntoma o enfermedad mental? Cabe decir que…

Autoestima y Autoconcepto

No Comments 208 Views0

Seguramente podamos encontrar muchas
definiciones de autoestima, casi todas ellas van a tener en común la idea
relativa a la forma que tenemos de
evaluarnos
y sentirnos bien con
nosotros mismos
. Partir de una valoración global positiva es el primer
punto a tener en cuenta para poder llevar una vida psicológica y emocional
satisfactoria. Es un factor de protección ante los desajustes o desequilibrios
psicológicos y emocionales; una garantía de poder disfrutar de una buena calidad
de vida y bienestar.

En el lado opuesto, tener una evaluación negativa de nosotros mismos puede provocar que aparezcan problemas psicológicos, ansiedad, estrés, tristeza, depresión, inseguridad, dificultades en las relaciones sociales, etc.

Definiendo la autoestima

Se trata de la capacidad que tenemos las
personas de valorarnos, de sentirnos dignos, queridos y valorados por nosotros
mismos, sin necesidad de depender de los demás, del exterior. Esa evaluación que
hacemos de nosotros incluye el aspecto físico, las capacidades, el rendimiento
intelectual y el sentirnos aceptados por los demás tal como somos.“Se trata del
grado en el que las cualidades y características contenidas en el propio autoconcepto
son percibidas como positivas. Refleja la imagen o representación física de la
persona, la visión de sus logros y capacidades, así como de los valores y de la
percepción del éxito… Cuanto más positiva sea la percepción del conjunto de
esas cualidades y características, mayor será la autoestima”. Así lo define la American
Psychological Association (APA o Asociación Americana de Psicología).

Nuestra respuesta a los acontecimientos depende de qué pensamos que somos. El
modo en que nos sentimos con respecto a nosotros mismos afecta a todos los
aspectos de nuestra experiencia del día a día. Influye en cómo nos vemos con
nuestra pareja, amigos, en el trabajo, en el desarrollo de actividades, a la
hora de expresarnos y a la hora de sentir. Es fundamental para comprendernos y
comprender a los demás. Tener la autoestima alta supone sentirse preparado para
la vida, capaz y valioso; así se desarrolla la idea de que uno es competente
para vivir y merece ser feliz y digno como persona. Si se tiene esto en cuenta,
entonces se sabe que cultivar la
autoestima es posiblemente una de las tareas más importantes en la que nos
podemos embarcar
; es una apuesta definitiva e inteligente, necesaria y
responsable.

¿Cómo se conforma la autoestima?

La alta o baja autoestima puede reconocerse por los mensajes positivos o negativos que nos mandamos y que se reproducen en nuestro diálogo interno. Ese diálogo con nosotros mismos, en el que estamos metidos continuamente, es relativo a las valoraciones que nos hacemos sobre lo que hacemos, cómo actuamos, si hacemos las cosas bien o mal, si hemos sido egoístas o generosos, inteligentes, suspicaces, envidiosos o rápidos a la hora de tomar una decisión.

En este punto es muy importante tener en cuenta las creencias y valores que hemos conformado desde pequeños, la educación que hemos recibido y las personas o grupos que nos han influido. Este aspecto es de trascendental importancia para averiguar lo bien o mal parados que salimos de esa valoración interna que nos hacemos y que nos evalúa constantemente, sin tregua. Al final nos encontramos con el binomio resultante de la respuesta que damos, por un lado, y la creencia o el valor que consideramos que “deberíamos” respetar, por otro. Ese resultado es el que nos hace valorarnos bien o mal, y por tanto, el que nos hará sentirnos mejor o peor con nosotros mismos. Así es fundamentalmente como se va conformando poco a poco nuestra autoestima.

– Si quieres saber más sobre cómo influyen nuestras creencias en nuestros problemas, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Perfeccionismo y autoestima

Ser demasiado perfeccionista
o exigente con uno mismo también puede pasar factura a la autoestima.
Una persona que se exige demasiado, es fácil que se frustre si no consigue los
estándares de perfección que persigue. En su dialogo interno suele aparecer una
critica demasiado dañina que le pasa factura, la llamada crítica patológica.

– Si quieres saber más sobre el perfeccionismo, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres saber más sobre la crítica patológica, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

La
persona que se valora negativamente también suele caer en un pensamiento en el
que aparecen distintas creencias irracionales o distorsiones
cognitivas que afectan negativamente a la autoestima. Se trata de
interpretaciones equivocadas o erróneas de la realidad que producen malestar y
pensamientos perjudiciales producto de una mala evaluación.

– Si quieres saber más sobre distorsiones cognitivas, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

El autoconcepto

Es lo que uno cree y piensa sobre sí mismo. Se refiere a componentes que tienen que ver con el conocimiento que se tiene sobre uno mismo, que incluyen atribuciones sin relación directa con la autoestima, como puede ser la profesión, el lugar donde se vive, las cosas que te gustan hacer, la forma de ser (personalidad).

– Si quieres saber más sobre los cinco rasgos de la personalidad, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

La autoestima, sin embargo, se refiere más concretamente a la respuesta afectiva que uno expresa sobre cómo se percibe, es decir, la evaluación o valoración que uno hace de sí mismo.

Por tanto, el autoconcepto es el concepto que tienes de tu persona: cómo te
defines de la misma forma que podrías definir a tu vecino, tu hermano o tu
pareja. “Soy músico” es  autoconcepto,
“soy un gran músico” sería autoestima.

En teoría, autoestima y autoconcepto no son lo mismo. Es posible que uno se reconozca cualidades propias como positivas, pero no confíe en sí mismo en términos globales o en otras áreas de su vida.

El autoconcepto va a influir en cómo te tratas a ti mismo, que tipo de mensajes te lanzas, el dialogo interno que tienes, qué te exiges y cómo lo haces. Puedes ser condescendiente y comprensivo contigo mismo, o puedes ser muy radical culpabilizándote, criticándote o juzgándote. En función de cómo lo hagas, así te sentirás. Todo eso es lo que va a afectar a tu autoestima, como hemos visto anteriormente.

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos: Francisco Ortiz Gutiérrez

También te puede interesar…

La adicción a los videojuegos

Desde la Dirección General de la Familia y el Menor de la Comunidad de Madrid, en colaboración con la Fundación Aprender a Mirar, acaban de publicar una guía muy interesante llamada “Pasos para evitar la adicción a los videojuegos”, en la que se aborda esta problemática que tanto preocupa a madres y padres en estos…

“Prefiero no discutir”: el inicio de gran parte de los problemas

“Prefiero no discutir” o “por no discutir”, suelen ser frases que escucho habitualmente en mi trabajo como terapeuta. Expresiones de personas a las que ayudo ante situaciones que no les gustan, pero que no se sienten capaces de abordar. Frases evitativas, que más que acercarnos a la solución del problema nos alejan del mismo. Es…

¿Qué es ser normal en términos de salud mental?

Recientemente publicamos en nuestro blog un artículo sobre cómo afecta el estigma a las personas con enfermedad mental. Como hablábamos en dicho artículo, las personas con trastornos psicológicos son vistas popularmente como peligrosas, impredecibles y excéntricas. Se las “segrega” de alguna forma del resto de personas “normales”, y frecuentemente se les atribuyen características negativas. Sin…

Solución de problemas

¿Crees que tienes demasiadas dificultades a la hora de solucionar los problemas? ¿Consideras que los demás resuelven mejor los problemas que tú? ¿Te bloqueas o te sientes confuso a la hora de valorar las alternativas que te lleven a la mejor solución? Seguramente este artículo te ayude a comprender mejor las dificultades que tienes y…

La represión de emociones y su efecto sobre la salud

La represión emocional podría definirse como el intento por parte de la persona de no mostrar las conductas relacionadas con la emoción. Por ejemplo, estaríamos reprimiendo una emoción si evitásemos llorar en público a pesar de sentir tristeza. La represión emocional es una estrategia de afrontamiento que actúa una vez se ha producido la emoción,…

Terapia de Aceptación y Compromiso

La psicología es una ciencia que estudia la mente y la conducta humana. Para ello, se establecen diferentes áreas de conocimiento dentro de la propia psicología que intentan explicar los diferentes fenómenos y aspectos de las personas. Así, uno de los ámbitos más importantes es la psicología clínica o de la salud. El objetivo de…

Introversión, Timidez y Fobia Social: en qué se parecen y en qué se diferencian

En el lenguaje cotidiano, solemos utilizar las palabras timidez, introversión y fobia social como sinónimos (en especial las dos primeras). A pesar de ello, no son exactamente lo mismo. Cada una de ellas tiene sus peculiaridades, aunque las tres tienen en común que tratan sobre las relaciones con los demás. La introversión, rasgo básico de…

Anhedonia, la incapacidad de sentir placer

La anhedonia se define como la incapacidad de experimentar sensaciones placenteras y satisfactorias, como pueden ser la motivación, el bienestar o el interés. Este síntoma se extiende a todos los ámbitos de la vida de la persona, lo que repercute negativamente en su salud mental y su bienestar. ¿Síntoma o enfermedad mental? Cabe decir que…

Distorsiones cognitivas

Las distorsiones cognitivas son interpretaciones erróneas de la realidad, que normalmente se centran en los aspectos más negativos de las personas y las situaciones, produciendo malestar y pensamientos perjudiciales para el bienestar de la persona. Las distorsiones cognitivas son algo muy común, y prácticamente todo el mundo cometerá alguna de estas “faltas” a lo largo…

“Prefiero no discutir”: el inicio de gran parte de los problemas

No Comments 202 Views0

“Prefiero no discutir” o “por no discutir”, suelen ser frases que escucho habitualmente en mi trabajo como terapeuta. Expresiones de personas a las que ayudo ante situaciones que no les gustan, pero que no se sienten capaces de abordar. Frases evitativas, que más que acercarnos a la solución del problema nos alejan del mismo. Es una forma de negación que no resuelve aquello que nos molesta o que queremos cambiar. Más bien, cronifica los problemas haciéndolos mas difíciles de abordar por el hecho de que aumentan su complejidad a medida que el tiempo pasa.

– Si quieres saber más sobre la solución de problemas, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

El resentimiento

Normalmente la emoción que queda detrás de esta falta de actuación es el resentimiento. Callarse algo que se
valora como injusto, o que no nos gusta, raramente sienta bien. Y si se hace
repetidas veces, si es una tendencia comportamental, el resentimiento crece y
puede aparecer rechazo ante las personas que creemos que nos tratan
injustamente, pero ante las cuales no somos capaces de verbalizarlo. De esta
forma, la persona que supuestamente no se está comportando adecuadamente con
nosotros tampoco tiene la oportunidad de poner remedio, al no darse por
aludida.

Además, este sentimiento de resentimiento, si no se ataja adecuadamente, puede hacer que se empiecen a vivir las relaciones interpersonales con tensión, con ansiedad. Este hecho puede dificultar el contacto con personas o con grupos, y en algunos casos, puede provocar aislamiento, tendencia a evitar situaciones sociales,  y en casos más extremos, estados depresivos.

Derechos asertivos

Es muy importante saber que toda persona puede ejercer sus derechos, en este caso los derechos asertivos.

– Si quieres leer más sobre habilidades asertivas, puedes leer nuestros artículos pinchando aquí

Los derechos asertivos son derechos que tenemos por el hecho de ser persona. Dentro de esos derechos quedaría recogido pretender cambiar las cosas que no nos gustan, expresar disconformidad, saber decir “no” o tener opinión ante algo. Teniendo esto en cuenta, podríamos eliminar de nuestro discurso expresiones como “prefiero no discutir”, cuando algo no nos gusta o creemos que atenta contra nosotros. Si hiciéramos esto, seguramente el resentimiento no aparecería.

La racionalización

La racionalización es una forma de quitar importancia o de ignorar un problema, nuestros derechos o preferencias. Es la excusa que nos ponemos a nosotros mismos para no actuar. El proceso se conforma en el pensamiento de la siguiente manera: “no merece la pena”, “no tiene importancia”, “prefiero no discutir”, “paso”, “da lo mismo”, “que cada uno haga lo que quiera”. Todos ellos son pensamientos que esconden realmente nuestros intereses, lo que nos importa, pero que no somos capaces de decir.

La racionalización es un intento por evitar la ansiedad de afrontar la situación. Es la causa de no saber actuar con asertividad. La expresión “prefiero no discutir” es un claro ejemplo de racionalización.

– Si quieres leer más sobre la asertividad, puedes leer nuestros artículos pinchando aquí

¿Cómo actuar?

En primer lugar es necesario darse cuenta de que tienes un problema
causado por otra persona, o que te han dicho algo que no te gusta.

Si otra persona te ha dicho algo que no
te gusta o te ha faltado al respeto, tienes el derecho a pedir aclaración o
corrección de lo que te ha dicho. Además, si lo crees conveniente, también
tienes el derecho a decir que no permites que te falte al respeto. Con eso,
puedes zanjar el asunto aclarando que no es posible mantener una conversación
de esta forma.

Si tras evaluar la situación crees que es
adecuado pedir un cambio de conducta has de tener en cuenta lo siguiente:

  • Si lo que pides es adecuado o realista.
  • Si su comportamiento está dañando tus derechos.
  • Si es realmente importante que el otro cambie, si merece la pena.

Si, teniendo en cuenta estas cuestiones anteriormente citadas, sigues pensando que es adecuado pedir un cambio de conducta a la otra persona, los pasos a seguir serían los siguientes:

  1. Decir que tienes un problema señalando cuál es el comportamiento del otro que lo causa.
  2. Explicar cómo te afecta negativamente.
  3. Expresar tus sentimientos en relación a esa conducta.  Decir cómo te sientes. Esto ayudará a la otra persona a empatizar contigo.
  4. Pedir la conducta alternativa que se valora más adecuada.

Por último, hay aspectos que pueden facilitar que la otra persona acceda al cambio. En este sentido, es importante ser muy cuidadosos en la forma en que se lleva a cabo la petición de cambio (expresarse educadamente), y siempre es bueno utilizar refuerzos positivos (elogios sinceros, mostrar satisfacción ante el cambio, recompensas). Por ejemplo, la técnica del sándwich consiste en utilizar el elogio sincero o la expresión de sentimientos positivos, antes y después de expresar algo que pueda molestar a la otra persona. Esta técnica utilizada correctamente ayudará a que la otra persona no se moleste y acceda a nuestra petición.

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos: Francisco Ortiz Gutiérrez

También te puede interesar…

La adicción a los videojuegos

Desde la Dirección General de la Familia y el Menor de la Comunidad de Madrid, en colaboración con la Fundación Aprender a Mirar, acaban de publicar una guía muy interesante llamada “Pasos para evitar la adicción a los videojuegos”, en la que se aborda esta problemática que tanto preocupa a madres y padres en estos…

¿Qué es ser normal en términos de salud mental?

Recientemente publicamos en nuestro blog un artículo sobre cómo afecta el estigma a las personas con enfermedad mental. Como hablábamos en dicho artículo, las personas con trastornos psicológicos son vistas popularmente como peligrosas, impredecibles y excéntricas. Se las “segrega” de alguna forma del resto de personas “normales”, y frecuentemente se les atribuyen características negativas. Sin…

Solución de problemas

¿Crees que tienes demasiadas dificultades a la hora de solucionar los problemas? ¿Consideras que los demás resuelven mejor los problemas que tú? ¿Te bloqueas o te sientes confuso a la hora de valorar las alternativas que te lleven a la mejor solución? Seguramente este artículo te ayude a comprender mejor las dificultades que tienes y…

La represión de emociones y su efecto sobre la salud

La represión emocional podría definirse como el intento por parte de la persona de no mostrar las conductas relacionadas con la emoción. Por ejemplo, estaríamos reprimiendo una emoción si evitásemos llorar en público a pesar de sentir tristeza. La represión emocional es una estrategia de afrontamiento que actúa una vez se ha producido la emoción,…

Terapia de Aceptación y Compromiso

La psicología es una ciencia que estudia la mente y la conducta humana. Para ello, se establecen diferentes áreas de conocimiento dentro de la propia psicología que intentan explicar los diferentes fenómenos y aspectos de las personas. Así, uno de los ámbitos más importantes es la psicología clínica o de la salud. El objetivo de…

Introversión, Timidez y Fobia Social: en qué se parecen y en qué se diferencian

En el lenguaje cotidiano, solemos utilizar las palabras timidez, introversión y fobia social como sinónimos (en especial las dos primeras). A pesar de ello, no son exactamente lo mismo. Cada una de ellas tiene sus peculiaridades, aunque las tres tienen en común que tratan sobre las relaciones con los demás. La introversión, rasgo básico de…

Anhedonia, la incapacidad de sentir placer

La anhedonia se define como la incapacidad de experimentar sensaciones placenteras y satisfactorias, como pueden ser la motivación, el bienestar o el interés. Este síntoma se extiende a todos los ámbitos de la vida de la persona, lo que repercute negativamente en su salud mental y su bienestar. ¿Síntoma o enfermedad mental? Cabe decir que…

Distorsiones cognitivas

Las distorsiones cognitivas son interpretaciones erróneas de la realidad, que normalmente se centran en los aspectos más negativos de las personas y las situaciones, produciendo malestar y pensamientos perjudiciales para el bienestar de la persona. Las distorsiones cognitivas son algo muy común, y prácticamente todo el mundo cometerá alguna de estas “faltas” a lo largo…

Terapia cognitivo-conductual

Dentro de la psicología existen distintos tipos de ámbitos profesionales. Uno de los más conocidos es la psicología clínica o sanitaria, ya que se encarga de ayudar a las personas a lograr un mayor bienestar trabajando con las dificultades en salud psicológica y emocional que muestren. Para cumplir este objetivo existen distintos tipos de terapia…

¿Qué es ser normal en términos de salud mental?

No Comments 201 Views0

Recientemente publicamos en nuestro blog un artículo sobre cómo afecta el estigma a las personas con enfermedad mental. Como hablábamos en dicho artículo, las personas con trastornos psicológicos son vistas popularmente como peligrosas, impredecibles y excéntricas. Se las “segrega” de alguna forma del resto de personas “normales”, y frecuentemente se les atribuyen características negativas.

Sin embargo, la psicología actual considera que entre normalidad y anormalidad psicológica no hay una línea divisoria clara. Más bien, el ajuste psicológico constituiría un continuo desde la salud mental a la psicopatología.

– Si quieres leer nuestro artículo acerca del estigma en las enfermedades mentales, puedes leerlo pinchando aquí

Salud mental vs. enfermedad mental

Podríamos definir la salud mental como un estado de bienestar en el que el individuo es consciente de sus habilidades, y en el que es capaz de resistir tensiones moderadas en su vida. Se siente seguro y eficaz y es capaz de aportar a la comunidad con su trabajo.

Por el contrario, la enfermedad mental podría definirse como la alteración severa a nivel emocional, comportamental o cognitivo, y con ella la incapacitación del individuo en sus relaciones y en su adaptación al entorno.

– Si quieres conocer más acerca de las enfermedades mentales, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres conocer más acerca de la salud mental, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Como podemos imaginarnos a partir de estas definiciones, no es fácil delimitar qué es enfermedad mental y qué no. Además, el estado de salud mental es fácimente alterable por situaciones que no siempre podemos controlar. Por ejemplo, una persona sana podría sufrir en su vida un hecho traumático que le produjera gran malestar psicológico y acabase derivando en un trastorno psicológico como el Trastorno de Estrés Postraumático.

Anormalidad, ¿necesariamente negativa?

Como comentábamos anteriormente, la enfermedad mental suele ser descrita en términos de anormalidad, propensión a la violencia o peligrosidad. Además de esto, tendemos a asociar conductas atípicas, o que se salen de lo que consideramos como “normal”, con trastornos psicológicos. Si, por ejemplo, nuestro vecino se pusiese a gritar a las tres de la madrugada, diríamos que “Está loco” o que “Se le ha ido la cabeza”. Como podemos ver, entendemos la enfermedad mental como algo negativo e incluso despreciable. Esto afecta en gran medida a las personas con trastorno mental, e impide su integración y bienestar más allá de los perjuicios derivados de la enfermedad en sí.

¿La anormalidad implica enfermedad mental?

Comúnmente asociamos la normalidad con la adaptación social y con la salud mental. Sin embargo, esto no necesariamente es así. Un ejemplo: una persona con mayor tendencia a desarrollar ansiedad (respecto al resto de la población) tendrá mayor probabilidad de desarrollar un Trastorno de Ansiedad, pero esto no ocurrirá en todos los casos.

En psicología, el concepto de normalidad implica la proximidad a la media del grupo respecto a una característica concreta. Esto, por sí mismo, no supone que las personas “que se salen de la norma” tengan un problema, sino que simplemente difieren de su grupo de referencia. Desde la Psicología se entiende la diferencia entre normalidad y anormalidad como un continuo, y no como una separación inequívoca.

El rechazo hacia lo “anormal”

El hecho de estigmatizar a las personas que no entran dentro del concepto de “normal” tiene graves consecuencias. Las personas estigmatizadas sufren un descenso en su autoestima y en su calidad de vida. En especial, el rechazo social que sufren las personas con enfermedad mental no sólo empeora su adaptación y recuperación, sino que también les convierte en el blanco de agresiones, tanto físicas como simbólicas.

– Si quieres conocer más acerca de como detectar un problema de autoestima, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres saber más sobre la relación entre salud física y salud mental, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

En CIPSIA Psicólogos contamos con profesionales con experiencia en el tratamiento de este y todo tipo de problemas psicológicos. Si tienes dudas sobre este o cualquier otro problema, puedes contactarnos pinchando aquí.

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Irene Serrano

También te puede interesar…

La adicción a los videojuegos

Desde la Dirección General de la Familia y el Menor de la Comunidad de Madrid, en colaboración con la Fundación Aprender a Mirar, acaban de publicar una guía muy interesante llamada “Pasos para evitar la adicción a los videojuegos”, en la que se aborda esta problemática que tanto preocupa a madres y padres en estos…

Solución de problemas

¿Crees que tienes demasiadas dificultades a la hora de solucionar los problemas? ¿Consideras que los demás resuelven mejor los problemas que tú? ¿Te bloqueas o te sientes confuso a la hora de valorar las alternativas que te lleven a la mejor solución? Seguramente este artículo te ayude a comprender mejor las dificultades que tienes y…

La represión de emociones y su efecto sobre la salud

La represión emocional podría definirse como el intento por parte de la persona de no mostrar las conductas relacionadas con la emoción. Por ejemplo, estaríamos reprimiendo una emoción si evitásemos llorar en público a pesar de sentir tristeza. La represión emocional es una estrategia de afrontamiento que actúa una vez se ha producido la emoción,…

Terapia de Aceptación y Compromiso

La psicología es una ciencia que estudia la mente y la conducta humana. Para ello, se establecen diferentes áreas de conocimiento dentro de la propia psicología que intentan explicar los diferentes fenómenos y aspectos de las personas. Así, uno de los ámbitos más importantes es la psicología clínica o de la salud. El objetivo de…

Introversión, Timidez y Fobia Social: en qué se parecen y en qué se diferencian

En el lenguaje cotidiano, solemos utilizar las palabras timidez, introversión y fobia social como sinónimos (en especial las dos primeras). A pesar de ello, no son exactamente lo mismo. Cada una de ellas tiene sus peculiaridades, aunque las tres tienen en común que tratan sobre las relaciones con los demás. La introversión, rasgo básico de…

Anhedonia, la incapacidad de sentir placer

La anhedonia se define como la incapacidad de experimentar sensaciones placenteras y satisfactorias, como pueden ser la motivación, el bienestar o el interés. Este síntoma se extiende a todos los ámbitos de la vida de la persona, lo que repercute negativamente en su salud mental y su bienestar. ¿Síntoma o enfermedad mental? Cabe decir que…

Distorsiones cognitivas

Las distorsiones cognitivas son interpretaciones erróneas de la realidad, que normalmente se centran en los aspectos más negativos de las personas y las situaciones, produciendo malestar y pensamientos perjudiciales para el bienestar de la persona. Las distorsiones cognitivas son algo muy común, y prácticamente todo el mundo cometerá alguna de estas “faltas” a lo largo…

Terapia cognitivo-conductual

Dentro de la psicología existen distintos tipos de ámbitos profesionales. Uno de los más conocidos es la psicología clínica o sanitaria, ya que se encarga de ayudar a las personas a lograr un mayor bienestar trabajando con las dificultades en salud psicológica y emocional que muestren. Para cumplir este objetivo existen distintos tipos de terapia…

Ventajas de la terapia online

La sociedad actual se caracteriza, entre otros factores por un ritmo de vida más rápido en el cual cada vez vemos más reducido el tiempo que podemos dedicarnos a nosotros mismos. Este factor produce que se resienta nuestra salud tanto física como emocional y que se puedan desarrollar determinados problemas psicológicos. Sin embargo, aunque está…

Solución de problemas

No Comments 253 Views0

¿Crees que tienes demasiadas dificultades
a la hora de solucionar los problemas? ¿Consideras que los demás resuelven
mejor los problemas que tú? ¿Te bloqueas o te sientes confuso a la hora de
valorar las alternativas que te lleven a la mejor solución?

Seguramente este artículo te ayude a
comprender mejor las dificultades que tienes y cuál es el camino más adecuado
de cara a realizar un buen abordaje de las situaciones problemáticas.
Trataremos la solución de problemas tanto a nivel general como de forma específica
en el contexto social, en nuestras relaciones interpersonales; con amigos,
familiares, pareja, compañeros de trabajo, etc.

1. ¿Qué es un problema?

Un problema es una circunstancia que
genera un obstáculo o dificultad que se requiere superar para darle solución.
En términos psicológicos se entiende por solución de problemas a todos los
procesos mentales que una persona pone en juego de cara a identificar,
analizar, explicar y dar solución a una situación problemática. Esos procesos
mentales tienen que ver con acciones cognitivas (pensamientos), afectivas y
conductuales; e incluyen tanto la generación de soluciones alternativas, como
la toma de decisiones o poner en marcha una elección final.

El problema toma forma cuando hay una
discrepancia entre “lo que es” y lo que “debería ser” (la resolución que se
desea).

2. Solución de problemas y ansiedad

En ocasiones, si hay una historia previa
de dificultades a la hora de superar problemas, o situaciones que no se han
resuelto bien, y han generado gran frustración o ansiedad, solamente la
aparición de un problema de características similares puede llevar a la persona
a entrar en estados de ansiedad altos, que a su vez dificultan una resolución
adecuada. Ocurre lo mismo en el caso de personas que están padeciendo problemas
de estrés.

En estos casos es preciso un tratamiento para combatir inicialmente la ansiedad. En Cipsia Psicólogos te ofrece tratamientos para superar este tipo de problemas relacionados con la ansiedad y el estrés, puedes ponerte en contacto con nosotros pinchando aquí

– Si quieres saber más sobre el estrés y la ansiedad, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres saber más sobre los síntomas de la ansiedad, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Los estudios han demostrado que la
ansiedad afecta negativamente a nuestras capacidades cognitivas como puede ser
un deterioro en la capacidad de concentración, atención, retención o memoria a
corto plazo.

Por tanto la ansiedad o el estrés inciden
de forma determinante en la capacidad de resolver problemas.

3. Solución

Una solución es una respuesta de
afrontamiento que permite cambiar el rumbo de la situación problemática y de
las reacciones personales propias, de forma que deje de verse como tal. Gracias
a ello se consigue maximizar las consecuencias positivas (beneficios), y
minimizar las consecuencias negativas (costes).

En el contexto social, la búsqueda de
soluciones esta muy ligada al concepto de “competencia social”.

4. Competencia social y asertividad

Se entiende por competencia social las
capacidades que tiene una persona, que se traducen en este caso, por la
posesión de un abanico amplio de habilidades sociales, estrategias conductuales
y capacidad de afrontamiento que le permiten enfrentarse adecuadamente a las
dificultades y los problemas relativos a las relaciones interpersonales del día
a día. Estas dificultades pueden aparecer en la relación de pareja, con amigos,
compañeros de trabajo, familia, etc.

La asertividad es una parte muy importante de las habilidades sociales. Se define como una actitud de autoafirmación y defensa de nuestros derechos que incluye la expresión de nuestras necesidades, sentimientos, opiniones, respetando la de los demás. Una persona asertiva es capaz de decir “no” cuando algo no le gusta sin sentirse culpable.

– Si quieres saber más sobre las consecuencias positivas de la asertividad, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres leer más sobre habilidades asertivas, puedes leer nuestros artículos pinchando aquí

5. Fases de la solución de problemas

Uno de los entrenamientos mas conocidos
de la solución de problemas es el de D´Zurilla y Goldfried del año 1971, y esta
dividido en 5 fases:

5.1) Orientación hacia el problema

En esta fase se pretende que la persona
acepte el hecho de que los problemas son algo inherente a la propia vida, que
es necesario aceptarlos como algo que nos acompañará siempre, y que se pueden
afrontar.

Se persigue que uno sea capaz de identificar los problemas cuando aparecen y se evite la tendencia a responder de forma impulsiva (reactiva) o sin hacer nada (forma pasiva). Cuando se requiere dar solución a un problema con otra persona, la expresión “prefiero no discutir”, suele ser el inicio de una gran parte de los problemas.

5.2) Definición y formulación del problema

La premisa de esta fase es la siguiente;
“si tenemos un problema bien definido, tenemos prácticamente la mitad del mismo
resuelto”.

Para definir un problema bien es
necesario objetivarlo, es decir, explicar detalladamente en que consiste; cómo
y cuándo aparece, y su intensidad. Es muy importante en este punto no desviarse
en cuestiones que no tienen nada que ver con dicho problema. Las comparaciones,
descalificaciones o agravios no deberían tener cabida.

5.3) Generación de soluciones alternativas

Se busca plantear tantas soluciones
alternativas como sea posible, o lleguemos a ser capaces de imaginar. De este
modo seguramente consigamos que la mejor solución esté entre ellas. Es muy
importante en este punto intentar ser creativos y salirnos de nuestra forma
habitual de pensar.

5.4) Toma de decisiones

El objetivo es evaluar, gracias a
comparaciones y juicios profundos y razonados, las alternativas de solución
disponibles y seleccionar la mejor o mejores para ponerla en juego.

5.5) Ejecución y verificación de la solución

En esta última fase se trata de evaluar el resultado de la solución y se verifica la efectividad de la estrategia elegida. Primero se realiza imaginando cómo podría funcionar y luego se pone en marcha en la vida real.

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos: Francisco Ortiz Gutiérrez

También te puede interesar…

La adicción a los videojuegos

Desde la Dirección General de la Familia y el Menor de la Comunidad de Madrid, en colaboración con la Fundación Aprender a Mirar, acaban de publicar una guía muy interesante llamada “Pasos para evitar la adicción a los videojuegos”, en la que se aborda esta problemática que tanto preocupa a madres y padres en estos…

La represión de emociones y su efecto sobre la salud

La represión emocional podría definirse como el intento por parte de la persona de no mostrar las conductas relacionadas con la emoción. Por ejemplo, estaríamos reprimiendo una emoción si evitásemos llorar en público a pesar de sentir tristeza. La represión emocional es una estrategia de afrontamiento que actúa una vez se ha producido la emoción,…

Terapia de Aceptación y Compromiso

La psicología es una ciencia que estudia la mente y la conducta humana. Para ello, se establecen diferentes áreas de conocimiento dentro de la propia psicología que intentan explicar los diferentes fenómenos y aspectos de las personas. Así, uno de los ámbitos más importantes es la psicología clínica o de la salud. El objetivo de…

Introversión, Timidez y Fobia Social: en qué se parecen y en qué se diferencian

En el lenguaje cotidiano, solemos utilizar las palabras timidez, introversión y fobia social como sinónimos (en especial las dos primeras). A pesar de ello, no son exactamente lo mismo. Cada una de ellas tiene sus peculiaridades, aunque las tres tienen en común que tratan sobre las relaciones con los demás. La introversión, rasgo básico de…

Anhedonia, la incapacidad de sentir placer

La anhedonia se define como la incapacidad de experimentar sensaciones placenteras y satisfactorias, como pueden ser la motivación, el bienestar o el interés. Este síntoma se extiende a todos los ámbitos de la vida de la persona, lo que repercute negativamente en su salud mental y su bienestar. ¿Síntoma o enfermedad mental? Cabe decir que…

Distorsiones cognitivas

Las distorsiones cognitivas son interpretaciones erróneas de la realidad, que normalmente se centran en los aspectos más negativos de las personas y las situaciones, produciendo malestar y pensamientos perjudiciales para el bienestar de la persona. Las distorsiones cognitivas son algo muy común, y prácticamente todo el mundo cometerá alguna de estas “faltas” a lo largo…

Terapia cognitivo-conductual

Dentro de la psicología existen distintos tipos de ámbitos profesionales. Uno de los más conocidos es la psicología clínica o sanitaria, ya que se encarga de ayudar a las personas a lograr un mayor bienestar trabajando con las dificultades en salud psicológica y emocional que muestren. Para cumplir este objetivo existen distintos tipos de terapia…

Ventajas de la terapia online

La sociedad actual se caracteriza, entre otros factores por un ritmo de vida más rápido en el cual cada vez vemos más reducido el tiempo que podemos dedicarnos a nosotros mismos. Este factor produce que se resienta nuestra salud tanto física como emocional y que se puedan desarrollar determinados problemas psicológicos. Sin embargo, aunque está…

Terapia cognitiva

La psicología se podría definir como la ciencia que estudia el comportamiento y la mente humana. Los humanos somos animales complejos debido a  nuestras funciones cognitivas superiores que nos permiten una mayor gama de capacidades. Por ello, la psicología tiene distintas vertientes que de dedican a estudiar los distintos aspectos que componen a las personas.…

  • Page 1 of 4
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4