Category Archives: Trastornos psicológicos

Los trastornos psicológicos son uno de los pilares con mayor importancia del trabajo en psicología clínica, puesto que generan mucho malestar y problemas tanto a la persona que los sufre, como a las personas de su entorno. En el área de la psicología clínica, dentro de las diferentes ramas de la psicología los trastornos tienen mucho peso, pues son la base del proceso terapéutico. Además de en la clínica, también se trabaja con ellos desde otras áreas como la psicología social, educativa o empresarial puesto que influyen en el desempeño del individuo en estas áreas de su vida.

A lo largo de la historia de la psicología clínica, ha ido desarrollándose los distintos  conocimientos científicos sobre este área de los trastornos psicológicos, buscando dar respuesta a los problemas que iban produciéndose en la sociedad. De esta forma, según cobran importancia diferentes aspectos de la vida y la sociedad va cambiando, van surgiendo problemas de adaptación e inadecuación que pueden acabar por desarrollar un problema psicológico propio y diferenciado. Los trastornos psicológicos son aquellos problemas clínicos que generan sufrimiento e interferencias significativas en la vida de la persona. Éstos, se forman a partir de un conjunto de síntomas o manifestaciones conductuales, cognitivas y emocionales, que aparecen a la vez durante un periodo de tiempo, y suponen para la persona una afectación significativa en las diversas áreas de su vida cotidiana (Área social, área laboral, área de la salud, etc.).

Si sientes curiosidad y quieres saber más sobre los distintos problemas psicológicos, en esta categoría del blog encontrarás lo que estás buscando. Aquí hablaremos sobre los diferentes trastornos psicológicos que podemos encontrar en el área de la psicología clínica, cómo se manifiestan en las diferentes áreas de la vida de las personas, qué tratamientos son los más eficaces y todo lo que tenga que ver con éste área.

La medicalización de la salud mental

No Comments 147 Views0

A día de hoy, el uso de psicofármacos parece ser el tratamiento de primera elección ante problemas de salud mental. Con la aparición y el desarrollo de estos “fármacos de la conducta” en el siglo pasado, y la estandarización del diagnóstico psicopatológico, la Psicología se reduce a una perspectiva médica, en la que el paciente ha de ser curado por el especialista.

La perspectiva médica de la salud mental

La Psicología como ciencia es una disciplina relativamente joven, pero a lo largo de la Historia se han propuesto múltiples explicaciones acerca del funcionamiento de la psique humana. Desde posesiones demoníacas, hasta la búsqueda de los factores biológicos causantes de los problemas psicológicos, muchas han sido las teorías acerca de qué causa la “locura”.

El estudio de la neurosífilis, un tipo de demencia causada por el deterioro del sistema nervioso por la enfermedad de la sífilis, reafirma las hipótesis de aquellos que defienden que los trastornos mentales están causados por déficits orgánicos a nivel cerebral. Podríamos decir que este es el origen de la visión medicalizada de la Psicología, que busca diagnosticar y tratar una enfermedad física y no psicológica, localizada en el cerebro.

El problema con esta visión de la salud mental es que la mayoría de trastornos psicológicos no se corresponden inequívocamente con una causa orgánica, sino que existen múltiples factores en interacción que nos llevan a la etiqueta de “enfermedad” mental. Ello no quiere decir que no existan factores biológicos, cerebrales o hereditarios que correlacionen con lo que denominamos trastornos psicológicos. Existen ciertos correlatos cerebrales, pero estos no son necesariamente causa del problema, ni agotan la explicación.

Por tanto, podemos decir que la perspectiva médica es simplista en la explicación de los problemas de salud mental. A pesar de ello, nos encontramos con que, en muchos casos, recetar psicofármacos es la solución que se ofrece a la persona, sin valorar si realmente son necesarios.

 

“Enfermedad” mental y medicación

Las “enfermedades mentales” son sólo etiquetas otorgadas por los profesionales para clasificar un conjunto de características o de dificultades psicológicas. Por eso, no podemos decir que alguien “tiene depresión” de la misma forma que se “tiene un tobillo lesionado”. Como decíamos, los problemas de salud mental no se explican por una causa física (aunque estas pueden influir), y las etiquetas diagnósticas son sólo descripciones, nunca explicaciones de por qué alguien está deprimido.

 

   Si quieres leer más sobre las etiquetas diagnósticas en salud mental, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

 

La perspectiva psicológica de la salud mental

Frente a la perspectiva médica, el enfoque psicológico entiende que los trastornos psicológicos no son más que una forma desadaptativa de relacionarse con el medio. Como tales, son modificables, a través del aprendizaje de habilidades y de nuevas formas de relacionarse con el mundo. Un problema de salud mental se ataja aprendiendo a lidiar con las situaciones de la vida, y adaptándonos a los cambios.

Por supuesto, cada persona trae “de serie” una mayor o menor vulnerabilidad a desarrollar un problema psicológico. Además de ello, el ambiente modula y determina qué es adaptativo y qué no en un determinado contexto.

Por todo ello, el uso indiscriminado de psicofármacos para problemas de salud mental (especialmente los leves), es ineficaz para tratarlos. Una pastilla no soluciona nuestros problemas, aprender a lidiar con ellos sí. Es cierto que, en casos graves, la medicación puede darnos un “empujón” que nos ayude a salir adelante (p.e. en casos de depresión grave), o que nos permita funcionar (p.e. mejorando la capacidad de concentración en el Trastorno de Déficit de Atención). En ciertos casos, la medicación es necesaria para que la persona esté en condiciones de participar en psicoterapia. No obstante, en la gran mayoría de casos, el psicofármaco es, como mucho, una ayuda que facilite el cambio, y nunca la causa de él.

 

 

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Irene Serrano

También te puede interesar…

SOS las redes sociales dominan mi vida ¿Cómo hago para desengancharme?

Operación bikini e imagen corporal

Trastorno Obsesivo Compulsivo y COVID-19

El Trastorno de Ansiedad Generalizada

La importancia de dormir bien

El error y el pensamiento contrafactual

Tricotilomanía: mi hijo se arranca el vello, ¿qué puedo hacer?

¿Qué creencias impulsan a la adicción a los juegos de azar?

¿Por qué enganchan tanto los juegos de azar?

Estrés: fuentes y situaciones

La adicción a los videojuegos

Autoestigma, el enemigo dentro

SOS las redes sociales dominan mi vida ¿Cómo hago para desengancharme?

No Comments 123 Views0

Con la mayor disposición de tiempo libre algunas personas, especialmente niños y jóvenes, invierten buena parte de su tiempo en las redes sociales e internet.

Las redes sociales y las aplicaciones de mensajería instantánea tienen grandes beneficios y son uno de los avances más definitivos de la era digital. Ya que permiten conectar personas, facilitan la participación y la libre expresión, son un medio para obtener información, entretenerse, etc.

Sin embargo, cuentan con una doble cara para muchas personas. Que tiene que ver con la dependencia de las mismas en el día a día. Pues invertir mucho tiempo en redes sociales, puede implicar el abandono de otras áreas vitales importantes.

Esto hace necesario poner límite al tiempo dedicado a las redes sociales, y a la forma de relación con las mismas.

 

Por qué se da el uso abusivo de las redes

Como ya hemos visto en otros artículos de nuestro blog, conectarse a las redes sociales e internet produce un refuerzo inmediato y con un efecto potente sobre nuestra conducta. Las redes están configuradas de tal modo, que se produce fácilmente “enganche”.

 

     Si quieres saber más acerca de los mecanismos por los que funcionan las redes sociales y sus efectos negativos puedes leer nuestro artículo aquí 

 

Como está demostrado en el campo de la psicología, cualquier conducta que sea reforzante de manera inmediata tiene potencial para convertirse en una conducta adictiva. Por tanto, en función de las circunstancias y recursos de cada persona, la conexión a las redes sociales puede tornarse una conducta adictiva.

Conectarse a las redes sociales cumple una función que hemos de detectar si queremos cambiarla satisfactoriamente. En cada persona el consumo de redes sociales, internet o móvil, puede tener una función distinta. Y estar rodeado de unas circunstancias peculiares. Por lo que te animamos a continuar leyendo la siguiente sección. Te ayudará a detectar la función que cumple el abuso de redes sociales en tu caso o de tu familia.

 

Cómo reducir el uso excesivo de redes sociales

1. ¿Qué función tienen para ti las redes sociales?

En primer lugar observa en qué momentos se intensifica esta conducta.

Mal manejo de las emociones

Si sucede cuando se está aislado de relaciones sociales, cuando se acaba de tener una discusión, si toca enfrentarse a una tarea poco grata, ante el aburrimiento…

De acuerdo al tipo de situación estimular antecedente, y las emociones que provoca, podemos entender la naturaleza del uso.

Por ejemplo, a veces cumplen la función de evitación. Esto es, que mientras se está inmerso en las redes sociales no se están enfrentando otras situaciones aversivas. Por ejemplo, relaciones conflictivas o tareas/actividades poco gratificantes, aburrimiento etc.

 

Hábito automático

También puede tener que ver con un hábito automatizado, que no tiene que ver con el mal manejo de emociones. Sino con la simple asociación entre ciertos estímulos físicos o externos y la conducta de acceder a las redes.

 

2. Busca alternativas al problema detectado

Genera recursos para afrontar las situaciones que estás intentando evitar a través del uso de redes.

Como decíamos más arriba, el enganche a las redes sociales se mantiene porque ayuda, temporalmente, a evitar los problemas. Pero con ello, estos mismos problemas de mantienen intactos y sin resolver.

Problemas con el entorno

Por ejemplo, si lo que está afectada es la relación con tu entorno, en lugar de guarecerte en el móvil, será interesante revisar los patrones de comunicación y relación que mantienes.

 

     Si quieres saber más acerca de cómo mejorar la relación con las personas de tu entorno puedes leer nuestro artículo aquí

     Si quieres saber más sobre por qué es importante la comunicación en la relación de pareja, puedes leer nuestro artículo aquí

 

Evitación de otras tareas difíciles

Es muy frecuente que el uso de las nuevas tecnologías esté implicado en la evitación de otras actividades o responsabilidades. Precisamente por el fácil acceso a ellas y el bajo esfuerzo que requiere. Por ello, si detectas que esta es la razón de tu abuso, te recomendamos que te plantees la forma en que haces frente a tus ocupaciones diarias. Dejar de evitar requiere el desarrollo de la inteligencia emocional en distintas vertientes. Puedes empezar por cambiar la exigencia que te planteas, aumentar tu autocontrol y mejorar tu organización para dejar de procrastinar ante tus responsabilidades

 

     Puedes leer más acerca de cómo planificar tu tiempo aquí 

 

Falta de refuerzos en tu día a día

Otra opción es que sea tu única vía de reforzamiento positivo. Es decir, la única forma en que accedes a emociones positivas y a disfrute.

En este caso plantéate, que por entretenido que pueda resultar el uso de las redes, la magnitud del refuerzo que proporciona va a ser infinitamente menor al de cualquier otra actividad de ocio. Mantener relaciones sociales cara a cara, realizar actividad física o deporte, dar un paseo, hacer actividades manuales, tocar un instrumento… son actividades que no solo van a proporcionar un nivel de refuerzo mayor, sino que te ayudarán a desarrollar habilidades muy útiles para el día a día.

Te recomendamos que revises otras opciones de reforzadores que puedas introducir en tu día a día.

 

Puedes leer nuestros artículos sobre cómo diversificar el tiempo  y por qué disfrutar de un hobby 

 

En CIPSIA psicólogos somos expertos en ayudar a superar conductas adictivas. Si tienes algún problema de abuso o dependencia, no dudes en contactarnos.

 

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Maiana García

También te puede interesar…

Operación bikini e imagen corporal

Trastorno Obsesivo Compulsivo y COVID-19

El Trastorno de Ansiedad Generalizada

La importancia de dormir bien

El error y el pensamiento contrafactual

Tricotilomanía: mi hijo se arranca el vello, ¿qué puedo hacer?

¿Qué creencias impulsan a la adicción a los juegos de azar?

¿Por qué enganchan tanto los juegos de azar?

Estrés: fuentes y situaciones

La adicción a los videojuegos

Autoestigma, el enemigo dentro

¿Qué es ser normal en términos de salud mental?

Operación bikini e imagen corporal

No Comments 137 Views0

Aunque este año de forma algo tardía e inusual, los planes de playa y piscina siguen estando en nuestra lista veraniega. Como todos los veranos, enseñar el cuerpo se convierte en una preocupación para muchas mujeres y algunos hombres, con lo que ponemos en marcha la conocida “operación bikini”. Las “dietas milagro”, empezar a hacer deporte excesivo, o los múltiples tratamientos estéticos forman parte del proceso, que normalmente acaba en fracaso y genera gran frustración.

Ahora bien, ¿alguna vez te has preguntado por qué tienes que someterte a una estricta operación bikini? ¿Te has parado a pensar en lo que supone la operación bikini respecto a la forma en la que valoras tu cuerpo?

 

     Si quieres saber más sobre cómo afrontar los problemas de imagen corporal en verano, puedes leer nuestro artículo aquí

 

Posibles problemas emocionales que nos llevan a la operación bikini y las “dietas milagro”

Con el calor y el buen tiempo, la exposición del propio cuerpo trae mayor atención a nuestro físico. Ello puede realzar inseguridades que se encuentran presentes todo el año, pero que dejamos “aparcadas”. El ideal social de belleza joven y esbelta, inalcanzable y realmente poco usual en la realidad, nos hace marcarnos objetivos inalcanzables y poco realistas, lo que puede ir asociado a una gran cantidad de malestar.

En la base de todo esto están las creencias erróneas sobre el valor de la delgadez, como sinónimo del éxito y la belleza. Llegamos a creer que nuestro aspecto físico determina en gran parte nuestro éxito laboral y amoroso, nuestras amistades, nuestras experiencias vitales y nuestra satisfacción general. Si bien esta puede ser la idea que se muestra en los medios, el aspecto físico no lo es todo en la felicidad de una persona, sino que también son necesarias habilidades y recursos para poder navegar por la vida.

Todos estos mensajes de lo que es aceptable y deseable en cuanto a aspecto físico se refiere, lleva a muchas personas, y en especial muchas mujeres, a dedicarle una gran cantidad de tiempo, dinero y espacio mental a construir un aspecto físico socialmente aceptable. Surge así la obligación percibida de empezar una dieta para solventar todos nuestros problemas. Sin embargo, muchas veces no nos damos cuenta de que detrás de ese anhelo de poseer el cuerpo perfecto se encuentran los problemas emocionales, de autoestima, de percepción distorsionada de la figura, de perfeccionismo, baja tolerancia a la frustración, etc.

 

El peligro de las “dietas milagro”

No son saludables para el cuerpo

Dado que muchas veces se empiezan sin control de un profesional en nutrición, no es poco frecuente que este tipo de dietas tenga efectos adversos sobre la salud. Cuando llevamos a cabo una de estas dietas restrictivas, nuestro organismo entra en una especie de “modo de supervivencia”, por lo que se ralentiza el metabolismo para preservar las reservas de energía y se queman menos calorías, produciendo el efecto contrario al esperado. Más allá de eso, a largo plazo este tipo de dietas hace ganar peso.

Los profesionales de la nutrición suelen abogar más bien por un cambio permanente en la alimentación para que esta sea más equilibrada, por encima de las dietas cortas, que producen efecto rebote. Esta es una forma más saludable de perder peso, y no genera la espiral de frustración y pensamientos negativos asociados al aspecto corporal. Cabe decir también que la simple pérdida de peso no solucionará realmente los problemas psicológicos, por lo que muchas veces se recomienda asistencia psicológica paralela a la nutricional.

 

Emociones negativas

Las expectativas irreales de alcanzar el canon de belleza de la delgadez, los mitos y creencias sobre la belleza física y la salud, hacen daño a nuestra imagen corporal. Además de ello, el fracaso previsible de esta forma de perder peso puede aumentar la sensación de frustración y la mala imagen corporal, y hacernos sentir culpables o incompetentes.

La imagen corporal, o forma en la que valoramos nuestro aspecto físico, constituye una parte importante de nuestra autoestima y nuestra satisfacción vital. La percepción distorsionada del propio cuerpo y la valoración negativa del mismo generan gran insatisfacción, y nos llevan a pensamientos sesgados y desadaptativos. Es por ello que debemos cuidar los mensajes que nos decimos, porque muchas veces nos juegan una mala pasada.

 

     Si quieres saber más sobre los pensamientos desadaptativos, puedes leer nuestro artículo aquí

     Si quieres saber más sobre las distorsiones en el pensamiento, puedes leer nuestro artículo aquí

 

El vínculo emocional con la comida

Desde nuestra infancia, aprendemos a relacionar las emociones con la comida. La comida tiene un efecto calmante de la ansiedad, especialmente los alimentos con alta densidad calórica, lo que la puede hacer una forma de evitación del malestar y de las emociones complicadas, y dar lugar a los “atracones” o al “comer emocional”. En otras ocasiones, se puede asociar la comida con el escaso atractivo corporal o con la falta de autocontrol, haciendo que la persona ayune y haga dietas para solventar los problemas o demostrarse a una misma la propia valía. En ambos casos, que pueden darse juntos en la persona, se establece una relación peligrosa y poco saludable con la comida, que puede llevar a un Trastorno de la Conducta Alimentaria.

 

     Si quieres saber más sobre la relación emocional que establecemos con la comida, puedes leer nuestro artículo aquí

 

La relación entre salud física y salud mental

La salud física y la salud mental están estrechamente unidas entre sí. En el caso que nos ocupa, la salud mental y el bienestar psicológico promueven la salud física favoreciendo el autocuidado y un estilo de vida saludable, y además nos ayuda a sentirnos más a gusto con nuestro cuerpo. En el caso de que se quiera perder peso, es importante valorar las razones para ello, revisar los mensajes y creencias sobre el valor de la delgadez y el cuerpo perfecto, y también reflexionar sobre qué problemas psicológicos pueden estar detrás del deseo de modificar el físico.

 

     Si quieres saber más sobre la relación entre salud física y salud mental, puedes leer nuestro artículo aquí

     Si quieres saber más sobre la importancia del autocuidado, puedes leer nuestro artículo aquí

 

En CIPSIA Psicólogos somos expertos en tratar problemas de imagen corporal y de Trastornos Alimentarios. Si sientes que necesitas ayuda con este u otro problema psicológico, no dudes en contactarnos.

 

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Irene Serrano

También te puede interesar…

¿Cómo identificar las amistades tóxicas?

Cómo dejar de discutir por llevar la razón

La crítica como herramienta de crecimiento

Sobrepeso y Psicología

Perfeccionismo y salud mental

Cómo sacar más provecho de las vacaciones

Cómo fomentar relaciones positivas con la familia y pareja durante las vacaciones

Cómo adoptar una actitud deportiva ante el error

El síndrome del impostor y el efecto Dunning-Kruger

Aceptar la crítica

¿Cuáles serán las consecuencias psicológicas tras la cuarentena?

Pensar demasiado

Trastorno Obsesivo Compulsivo y COVID-19

No Comments 133 Views0

Después de varias semanas del final del confinamiento por la crisis del COVID-19, en España las cosas van retornando a una “nueva normalidad”, en la que, si bien con medidas para prevenir rebrotes, empezamos a retomar actividades y a salir al exterior. Como hablábamos en algunos artículos anteriores, el final de la situación de aislamiento puede dejar “secuelas” tras estos meses de estrés e incertidumbre. Aunque la situación ha sido dura para todos, las personas con problemas de salud mental han acusado especialmente este momento crítico. En el caso de las personas con Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC), especialmente el relacionado con la limpieza, las características de la crisis sanitaria han sido especialmente desafiantes.

     Si quieres saber más sobre cuáles serán las consecuencias psicológicas del confinamiento, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

     Si quieres saber más sobre cómo afrontar la incertidumbre y la ansiedad, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

 

¿Cómo ha afectado el confinamiento a las personas con Trastorno Obsesivo-Compulsivo?

Como decíamos, la situación de crisis originada por el COVID-19 ha supuesto un gran reto para todas las personas más susceptibles o que padecen un problema de salud mental. Debido a la necesidad de tomar medidas de higiene y al peligro que supone la enfermedad, las personas con TOC de limpieza ha acusado en mayor medida el confinamiento.

 

¿Qué es el Trastorno Obsesivo-Compulsivo?

Ahora bien, ¿qué es exactamente el TOC? ¿Y el TOC de limpieza? El Trastorno Obsesivo- Compulsivo es un tipo de trastorno de ansiedad, que consiste en la presencia de pensamientos intrusivos (las obsesiones), a los que la persona otorga gran relevancia y validez, percibiéndolos como una amenaza (ej.: “si sujeto un cuchillo y pienso que puedo matar a alguien, realmente lo haré”). La ansiedad que generan las obsesiones se palía con las conductas compulsivas, como pueden ser contar, lavarse las manos en una secuencia concreta o determinado número de veces, comprobar que el gas está apagado o la puerta cerrada, etc. Los comportamientos compulsivos reducen la ansiedad de manera momentánea, pero a la larga empeoran la situación, pues fortalecen el proceso de aparición de pensamientos intrusivos, de la compulsión, y así sucesivamente.

     Si quieres saber más sobre el Trastorno Obsesivo Compulsivo, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

 

Trastorno Obsesivo-Compulsivo de limpieza y COVID-19

En el TOC de limpieza, la preocupación de la persona se centra en el miedo a contaminarse o contagiarse, o bien a contagiar a personas de su entorno. Los pensamientos intrusivos del tipo “Voy a contagiarme y será terrible”, “Contaminaré a mi familia y les pondré en peligro” elevan la ansiedad y llevan a la persona a realizar conductas de comprobación y compulsivas. Entre ellas pueden estar la de lavarse las manos repetidas veces o con gran frecuencia, lavar toda la casa varias veces al día, etc. Aunque en situaciones normales este tipo de conductas no responda a un peligro significativo, en el caso de una pandemia global la situación cambia.

No es poco común ver en estos tiempos a personas realmente preocupadas por su salud y por contraer el virus. A pesar de haber superado la fase de Estado de Alarma, muchas personas se muestran reticentes a retomar actividades o a salir a la calle, y la limpieza y la evitación de virus ocupan gran parte de su pensamiento. Pues bien, este miedo afecta en sumo grado a las personas que ya padecían un TOC de limpieza, e incluso podría incrementar el número de casos de personas que padecen el trastorno.

     Si quieres leer nuestro artículo sobre qué es ser normal en términos de salud mental, pincha aquí

Para una persona con TOC, la crisis sanitaria supone en cierto modo confirmar sus miedos y avivarlos. La ansiedad ante el peligro real de la enfermedad puede volverse severa y aumentar la presencia de pensamientos intrusivos y de compulsiones. Vigilar constantemente la temperatura corporal, comprobar síntomas o buscar información en exceso sobre el virus pueden ser algunas de las conductas derivadas de la preocupación y la ansiedad. En casos más graves, las intoxicaciones por mezcla de productos de limpieza o el daño físico por limpieza excesiva pueden ir acompañados del deterioro social y psicológico de la persona y la pérdida de funcionalidad en la vida cotidiana.

 

Cómo afrontar la preocupación obsesiva por la limpieza o el contagio

Tanto para personas con TOC como para aquellos que experimentan gran preocupación ante la posibilidad de contagio, es importante tomar partido para manejar el malestar. Esta es una época difícil, y la posibilidad de contraer la enfermedad sigue presente, pero es necesario relativizar el peligro al tiempo que seguimos las recomendaciones de las autoridades sanitarias, e ir exponiéndonos poco a poco a las situaciones fuera del hogar cuando sea necesario o deseable.

     Si quieres saber más sobre cómo afrontar la actual situación de confinamiento y crisis sanitaria, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Aunque una persona no sufra TOC o algún otro problema de salud mental, pueden aparecer en estos momentos la ansiedad y el malestar. Si sientes que necesitas ayuda profesional con este o algún otro problema, en CIPSIA Psicólogos somos expertos en el tratamiento de la ansiedad y la adaptación al cambio.

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Irene Serrano

También te puede interesar…

El Trastorno de Ansiedad Generalizada

La importancia de dormir bien

El error y el pensamiento contrafactual

Tricotilomanía: mi hijo se arranca el vello, ¿qué puedo hacer?

¿Qué creencias impulsan a la adicción a los juegos de azar?

¿Por qué enganchan tanto los juegos de azar?

Estrés: fuentes y situaciones

La adicción a los videojuegos

Autoestigma, el enemigo dentro

¿Qué es ser normal en términos de salud mental?

Estigma y psicopatología: cómo afectan los estereotipos a las personas con enfermedad mental

La represión de emociones y su efecto sobre la salud

El Trastorno de Ansiedad Generalizada

No Comments 122 Views0

La ansiedad y la preocupación forman parte de nuestras vidas, y cumplen la función de alertarnos y prevenirnos de un posible peligro. Son adaptativas, por tanto, mientras nos sirvan para poder ajustarnos y reaccionar de manera adecuada. No obstante, cuando alcanzan niveles excesivos, que no se corresponden con una amenaza real o suficientemente grave, y además suponen un problema en la vida de la persona, en algunos casos podemos hablar de un Trastorno de Ansiedad Generalizada.

    Si quieres saber más sobre para qué sirven las emociones, puedes leer nuestro artículo aquí

 

¿Qué es el Trastorno de Ansiedad Generalizada?

El Trastorno de Ansiedad Generalizada o TAG estaría definido por una preocupación excesiva, incontrolable e incapacitante, que afecta a múltiples ámbitos de la vida de la persona. Al igual que en otros trastornos mentales, este diagnóstico se trata simplemente de una etiqueta descriptiva, ya que existiría un continuo entre los niveles de preocupación y ansiedad adaptativos, y los desadaptativos y problemáticos para la persona.

    Si quieres leer nuestro artículo sobre qué es ser “normal” en términos de salud mental, pincha aquí

 

Las características del Trastorno de Ansiedad Generalizada

Según los estudios desde el modelo cognitivo-conductual de la Psicología, el TAG y las preocupaciones y la ansiedad propias de él se entenderían a partir de ciertas características cognitivas que predisponen a sufrir dichos problemas de salud mental. Desde dicho modelo, se tratarían estos aspectos cognitivos “disfuncionales”, que están en el origen de la problemática.

 

Intolerancia a la incertidumbre

Se trata de una tendencia comportamental que hace que las personas sientan aversión a la ambigüedad y a las situaciones inciertas o fuera de su control. Esta característica se relaciona directamente con la intensidad y frecuencia de los pensamientos de preocupación, e interviene en la interpretación de la información del medio; esto es, la ambigüedad se ve como una amenaza. Afecta también a la toma de decisiones y la seguridad y confianza en las propias acciones, las cuales a su vez están influidas por el estado de ánimo, confirmando las creencias negativas y disfuncionales. Por ejemplo, si hacer un examen genera gran preocupación para una persona con TAG, la ansiedad podría jugarle una mala pasada y hacerle suspender, confirmando sus creencias de que la situación impredecible del examen es altamente aversiva e insoportable.

    Si quieres saber más sobre la intolerancia a la incertidumbre, puedes leer nuestro artículo aquí

    Si quieres saber más sobre cómo desarrollar la tolerancia a la incertidumbre, puedes leer nuestro artículo aquí

 

Creencias positivas sobre las preocupaciones

El mantenimiento de creencias acerca de la utilidad de las preocupaciones parece ser un punto común en las personas, con o sin trastorno clínico, que sufren de ansiedad. Es usual que las personas que tienden a preocuparse justifiquen dicho comportamiento en base a la evitación de problemas futuros (p.e. “Preocuparme sirve para evitar un daño en el futuro”), o como ayuda para encontrar soluciones (p.e. “Preocuparme significa que las cosas me importan, y la ansiedad me ayuda a moverme para encontrar soluciones”).

 

Orientación negativa a los problemas

Es común en personas con un nivel elevado de ansiedad el “bloquearse” ante un problema. A pesar de poseer las habilidades para resolver una cuestión, no se sienten capaces de afrontarla, por lo que su desempeño final es bajo. Los problemas se ven con desesperanza y temor, en lugar de como un reto o una oportunidad para mejorar. Esto es especialmente notable en los problemas de la vida cotidiana, que además de tener una carga emocional para la persona, presentan un alto grado de incertidumbre. El bloqueo puede ser muy incapacitante para las personas con TAG, pudiendo afectar incluso a las tareas más sencillas.

    Si quieres saber más sobre la autoeficacia o confianza en las propias habilidades, puedes leer nuestro artículo aquí

 

Evitación cognitiva

El mantenimiento de los síntomas del TAG se relaciona con la evitación de las situaciones de incertidumbre y de las emociones negativas, como la ansiedad, asociadas al trastorno. Por ejemplo, en el caso de que el área académica sea fuente de preocupación, procrastinar las tareas sería una forma de evitar momentáneamente el malestar y la ansiedad. Esta evitación, paradójicamente, contribuye al comportamiento disfuncional y la ansiedad, dado que la persona no afronta, sino que evita sus problemas. Además de ello, la evitación genera en la persona una concepción negativa de la propia ansiedad, que se ve como algo incontrolable e indeseable, lo que refuerza este patrón evitativo, y así sucesivamente.

 

En CIPSIA psicólogos somos expertos en problemas de ansiedad y preocupación. Si este o algún otro problema de salud mental te preocupa y no sabes cómo resolverlo, no dudes en contactarnos.

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Irene Serrano

También te puede interesar…

La importancia de dormir bien

El error y el pensamiento contrafactual

Tricotilomanía: mi hijo se arranca el vello, ¿qué puedo hacer?

¿Qué creencias impulsan a la adicción a los juegos de azar?

¿Por qué enganchan tanto los juegos de azar?

Estrés: fuentes y situaciones

La adicción a los videojuegos

Autoestigma, el enemigo dentro

¿Qué es ser normal en términos de salud mental?

Estigma y psicopatología: cómo afectan los estereotipos a las personas con enfermedad mental

La represión de emociones y su efecto sobre la salud

Triada cognitiva en la depresión

La importancia de dormir bien

No Comments 92 Views0

¿Quién no ha oído alguna vez a su pareja, un amigo, familiar o conocido quejarse por no haber conseguido dormir bien alguna noche? Además de los problemas que le ha conllevado al día siguiente. Todos hemos sufrido en nuestras carnes una noche en vela, por ese motivo rápidamente empatizamos ante esa circunstancia. Es sabido que no descansar bien una noche nos va a hacer más difícil llevar adecuadamente el día siguiente, estar al cien por cien, por ejemplo, en el trabajo. Un gran número de personas no duermen adecuadamente por la noches, en algunos casos de forma sistemática. Varios estudios han revelado que una mala noche puede ser un factor determinante para estar bajo de ánimo. Por el contrario, otros estudios demuestran que dormir una hora más cada noche fomentaría más la felicidad diaria que incluso un aumento de sueldo. Datos tan significativos no hacen más que poner de relevancia el hecho de la importancia de dormir bien. Un sueño reparador es necesario para el buen estado físico y mental de las personas. Existe una relación muy directa entre el sueño y la salud. El insomnio es un trastorno muy frecuente en la sociedad actual que puede estar provocado por distintos factores como puede ser el estrés, una mala alimentación, malos hábitos en la organización y programación de los días, abuso de sustancias, asma, diabetes, enfermedades cardíacas.

 

Insomnio

Hablamos de insomnio cuando una persona tiene problemas para iniciar y/o mantener el sueño, o tiene la sensación de no haber tenido un sueño reparador por la noche. Se trata por tanto de un problema tanto de cantidad, como de calidad del sueño. Mas de 4 millones de adultos españoles sufren de insomnio crónico, y entre un 25-35% de la población adulta padece insomnio transitorio según datos de la Sociedad Española de Neurología. Este trastorno es más frecuente en ancianos, mujeres y personas con enfermedades psiquiátricas. La mayoría de los casos tienen un inicio agudo, coincidiendo con situaciones de estrés, y tienen tendencia a quedarse cronificados en un porcentaje alto. El insomnio no sólo va acompañado de dificultades para conciliar el sueño, también provoca irritabilidad, somnolencia diurna, falta de concentración, apatía, tristeza. En estudiantes este problema está muy relacionado con bajo rendimiento en los resultados académicos.

   Si quieres saber más sobre el insomnio, puedes leer nuestro artículo aquí.

   Si quieres saber más sobre qué hacer cuando se tiene insomnio, puedes leer nuestro artículo aquí.

Los adultos dormimos como término medio aproximadamente 7 horas entre semana, y casi 8 los fines de semana, un 20% menos que en el año 1900.

Aunque nos adaptemos a vivir con sueño, la falta de este incide también en problemas como el debilitamiento en los procesos memorísticos y el sistema inmunitario. También ralentiza el metabolismo y, según algunos estudios, puede incidir en el aumento de peso.

   Si quieres saber más sobre la relación entre salud física y salud mental, puedes leer nuestro artículo aquí.

 

Qué puede ayudar a dormir mejor

Mantener una rutina horaria

Es muy importante respetar los ciclos circadianos, para ello hay que intentar acostarse y levantarse a la misma hora. Esto ayuda a que nuestro cuerpo se acostumbre a un ritmo de actividad horaria que le permitirá rendir mejor gracias a el establecimiento de una rutina. Por este motivo, no es recomendable la siesta, ni dar cabezadas a lo largo del día. De esta forma tendremos mas capacidad para dormir por la noche. Si no lo consigues la primera noche no desesperes, necesitarás un tiempo. No alargues las noches para realizar tareas que requieran tu atención hasta tarde, ni utilices dispositivos móviles, tablets, ordenadores. Necesitas irte a la cama tranquil@.

 

Hacer ejercicio

El ejercicio te ayudará a salir de una vida sedentaria y con ello realizarás un desgaste energético y calórico que te permitirá ir mas cansado a la cama y por tanto dormirás mejor.

   Si quieres leer más sobre por qué el ejercicio es bueno para la salud mental, pincha aquí.

 

Combatir el estrés

El estrés y la ansiedad son uno de los factores que mas interfieren en nuestra capacidad para dormir. Meternos en la cama con sensación de estar nerviosos, y a su vez empezar a darle vueltas a la cabeza con preocupaciones, nos hace entrar en un círculo vicioso que dificulta conciliar el sueño. Las técnicas de relajación y respiración diafragmática han demostrado su eficacia para reducir o hacer desaparecer la ansiedad y el estrés.

   Si quieres poner en práctica las técnicas de relajación, pincha aquí.

 

Algunos cuidados más

  • Utilice la habitación para dormir, no como lugar de trabajo o para ver la TV.
  • Evitar beber mucho liquido en horas próximas a irse a la cama.
  • Tener un buen colchón y una buena almohada.
  • Habitación sin ruidos, con temperaturas templadas a ser posible, y en la oscuridad.

 

Mejor postura para dormir

Además de tener una buena higiene del sueño, también es preciso mantener una buena higiene postural para favorecer algunas funciones vitales y evitar posibles dolencias musculares. Como idea fundamental decir que no existe la mejor postura, entre otras cosas porque cada persona buscará la que más le haga sentirse bien, esto no se puede pasar por alto. Pero una vez que este aspecto queda claro, si que hay unas recomendaciones relativas a cuáles son las posturas mas favorables para nuestro cuerpo y para nuestro descanso. Las dos posturas reconocidas como mejores son decúbito supino (boca arriba) y decúbito lateral (de lado).

 

Dormir de lado es la más utilizada por la población general. Evita los dolores cervicales y de espalda, minimiza los ronquidos, favorece la respiración y reduce el reflujo gástrico. La almohada para esta postura es recomendable que tenga un mayor grosor y densidad para dar soporte a la cabeza consiguiendo rellenar el espacio que queda hasta el colchón sin que se genere curvatura, y por tanto quede en línea horizontal. El problema de esta postura es que el cuerpo reposa sobre los brazos y puede provocar presión en sus músculos, sobre todo a la altura de los hombros.

 

Dormir boca arriba es la segunda posición más utilizada. Es muy buena para prevenir el dolor de cuello y espalda ya que la columna reposa recta en una posición muy normal para el cuerpo. La almohada en este caso debe de tener la altura necesaria para evitar que la cabeza caiga hacia hacia atrás, intentando que se mantenga en una posición cómoda para el cuello. Los brazos deberían quedar estirado a los lados del tronco. El mayor problema de esta postura es que favorece los ronquidos.

 

En CIPSIA psicólogos tenemos amplia experiencia en el insomnio. Si necesitas ayuda por este o cualquier otro motivo no dudes en contactarnos

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Francisco Ortiz

También te puede interesar…

El error y el pensamiento contrafactual

Tricotilomanía: mi hijo se arranca el vello, ¿qué puedo hacer?

¿Qué creencias impulsan a la adicción a los juegos de azar?

¿Por qué enganchan tanto los juegos de azar?

Estrés: fuentes y situaciones

La adicción a los videojuegos

Autoestigma, el enemigo dentro

¿Qué es ser normal en términos de salud mental?

Estigma y psicopatología: cómo afectan los estereotipos a las personas con enfermedad mental

La represión de emociones y su efecto sobre la salud

Triada cognitiva en la depresión

Introversión, Timidez y Fobia Social: en qué se parecen y en qué se diferencian

El error y el pensamiento contrafactual

No Comments 66 Views0

¿Qué es el pensamiento contrafactual?

Una expresión adecuada para entender qué es el pensamiento contrafactual sería “lo que pudo haber sido y no fue”. Otra muy en boca de todos sería la coletilla lingüística de “y si…”, que muchas veces ponemos en juego para señalar una alternativa que no tomamos pero que creemos que posteriormente nos esta pasando factura, y que estamos pagando el precio del error que cometimos en el pasado. Algo del tipo; “y si… en vez de aceptarlo hubiera dicho que no, seguramente esto no me hubiera pasado”, ”y si… hubiera hecho ese curso, ahora tendría trabajo”, “y si… tuviera otra pareja, ahora no tendría estos problemas”, etc.

   Si quieres saber más sobre las ideas irracionales y los “Y si…”, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí.

El pensamiento contrafactual se empezó a estudiar hace mas de 40 años en el ámbito de la psicología. Tiene que ver con la creación mental de diferentes alternativas sobre hechos que han tenido lugar en el pasado. Nuestra mente tiene una gran tendencia a construir este tipo de pensamientos que si no sabemos controlar y manejar, nos pueden generar problemas emocionales y comportamentales. Hacen referencia a eventos que contradicen los hechos y que se unen a sentimientos de malestar, lamento o sentimientos de culpa.

El pensamiento contrafactual se pone en funcionamiento cuando se comete un error y se falla en alcanzar una meta. En ese momento se pone en marcha un patrón de razonamiento que nos dice lo que deberíamos haber hecho para alcanzar ese objetivo, pero que no hicimos. El problema es que los acontecimientos implicados en el logro de la meta ya no se pueden cambiar, y por tanto tampoco esta ya a nuestro alcance el resultado satisfactorio. El error es irreversible.

 

El error

El pensamiento contrafactual está relacionado con la dificultad para asumir errores. El hecho de no tener normalizado cometer errores. No saber relativizar ni aceptar los acontecimiento tal y como son. No es posible acertar siempre. Aprendemos por el principio de ensayo-error. Una dosis adecuada de pensar en los motivos por los que nos equivocamos puede ser beneficiosa, nos puede ayudar a mejorar en el futuro. Pero entrar en un debate persistente y culpabilizador sobre lo inadecuado de la decisión que tomamos nos va a perjudicar sustancialmente. Un sentimiento de culpa demasiado presente socava nuestra autoestima, debilita nuestro auto-concepto.

   Si quieres saber más sobre la autoestima y el autoconcepto, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí.

No hay forma de aprender que no traiga consigo el hecho de cometer errores. A este proceso se le denomina aproximación sucesiva, es decir, aproximarte cada vez más a un resultado satisfactorio por medio de la información que te proporcionan los errores. Cada fallo te da pistas para que sepas lo que necesitas corregir, te pone en disposición de averiguar el mejor camino para realizar la tarea. En vez de temer los errores, dales la bienvenida durante el proceso de aprendizaje.

 

Arrepentimiento

El arrepentimiento tiene mucha relación con el pensamiento contrafactual. Arrepentirse genera un estado emocional negativo, con cierto dolor y malestar que se identifica con la pérdida y el error. Es una mezcla de razón y emoción. El lamento puede venir dado por la comisión o la omisión de una conducta, y puede ser voluntario o involuntario, controlable o accidental. A veces tiene que ver con resoluciones que chocan contra nuestro propio sistema de creencias y valores, se puede adentrar por tanto en aspectos éticos y morales. Este aspecto es el que normalmente va a tener mas relevancia e influencia en nuestro sentimiento de culpa.

 

El sentimiento de culpa

Como se ha explicado, a partir del pensamiento contrafactual se puede llegar a un proceso de arrepentimiento o crítica hacia uno mismo, que derive a su vez en un fuerte sentimiento de culpa. En ocasiones el arrepentimiento o sentimiento de culpa se convierte en un pensamiento demasiado presente, incansable. Ante tus intentos de pensar con precisión, el dialogo interno crítico se hace demasiado fuerte. Un pensamiento agresivo sigue a otro en un proceso llamado encadenamiento. Cada uno de esos pensamientos encadenados tiene un tema de fondo, tu error o tu decisión mal tomada. Después de un tiempo en este proceso aparece el malestar, el dolor. Tu estado de ánimo cae, afloran las emociones negativas como la tristeza, la desesperanza o la apatía. En ese momento tu autoestima se empieza a ver resentida.

   Si quieres saber más sobre la técnica de parada de pensamiento, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí.

Llegados a este punto contradecir la voz crítica no parece suficiente. Los pensamientos no dejan de aparecerse (alimentados por la ansiedad) con cierta velocidad y una viveza sobrecogedora. Cada vez parecen más reales, te saturan y te afectan hasta el punto que piensas que no puedes resistirlos. La buena noticia es que hay una manera de superar la situación, aplicando la técnica de la defusión. Es una técnica que te permite crear una distancia y perspectiva respecto a ese ataque al que estas siendo sometido por tu propia mente.

   Si quieres saber mas sobre la técnica de la defusión de pensamiento puedes conocer en detalle los pasos que te permitirán ponerla en práctica pinchando aquí.

En CIPSIA Psicólogos contamos con profesionales con experiencia en el tratamiento de este y todo tipo de problemas psicológicos. Si tienes dudas sobre este o cualquier otro problema, puedes contactarnos pinchando aquí.

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Francisco Ortiz

También te puede interesar…

¿Qué son los pensamientos rumiativos y cómo deshacerse de ellos?

Defusión del pensamiento

Pensar demasiado

Tricotilomanía: mi hijo se arranca el vello, ¿qué puedo hacer?

¿Qué creencias impulsan a la adicción a los juegos de azar?

¿Por qué enganchan tanto los juegos de azar?

Estrés: fuentes y situaciones

La adicción a los videojuegos

Autoestigma, el enemigo dentro

¿Qué es ser normal en términos de salud mental?

Estigma y psicopatología: cómo afectan los estereotipos a las personas con enfermedad mental

La represión de emociones y su efecto sobre la salud

Tricotilomanía: mi hijo se arranca el vello, ¿qué puedo hacer?

No Comments 76 Views0

La tricotilomanía es un trastorno que consiste en arrancar el propio vello corporal de manera repetitiva. El vello se arranca de distintas partes del cuerpo. Sin embargo, con mayor frecuencia se asocia al vello de la zona craneofacial, (cuero cabelludo, cejas, pestañas…).

Anteriormente se incluía a la tricotilomanía en el grupo de los trastornos del control de impulsos. En cambio, en la actualidad se entiende como un trastorno de tipo obsesivo-compulsivo. Este tipo de trastornos se caracteriza por la presencia de elevados niveles de ansiedad, y la realización de conductas compulsivas cuya función es el alivio de esta.

https://www.cipsiapsicologos.com/blog/trastorno-obsesivo-compulsivo-los-cinco-tipos-mas-comunes/

La tricotilomanía es un trastorno que puede afectar la
autoestima y la capacidad de relación social de los niños. Cuando se producen
calvan muy marcadas, no pasa desapercibido para el entorno social, lo que puede
acarrear situaciones incómodas para el niño.

Conviene detectar y tratar cuanto antes este trastorno, puesto que los trastornos de
tipo obsesivo-compulsivo tienden a cronificarse si no se interviene.
Volviéndose más complicada la intervención cuanto más tiempo pase.

¿Cómo detectarlo?

Este trastorno tiene una prevalencia entre el 1 y 2% de la población adulta y
adolescente. Siendo mucho más frecuentes en las mujeres. En el caso de los
niños, se encuentra en proporción similar en ambos sexos.

Algunos indicios que pueden dar pistas del desarrollo de este trastorno son:

  • Tocar repetitivamente ciertas zonas con vello corporal y tirar de él (este dato no es
    suficiente en sí mismo, si no hay arrancamiento).
  • La conducta de arrancar pelo debe persistir durante varios meses. De manera puntual, puede
    darse arrancamiento de vello en los niños y ello no implicaría tricotilomanía.
  • Aparición de calvas o pelos cortos o rotos.
  • Aparición de otras conductas de tipo repetitivo.

¿Por qué surge y se mantiene esta conducta?

En la primera infancia pueden aparecer de manera puntual, y ello no es indicio de trastorno. Del mismo modo que surgen y desaparecen conductas como chuparse el dedo u otros tics, sucede con estos episodios. Cuando la frecuencia, intensidad y duración de esta conducta es elevada, es cuando hablamos de trastorno.

Emociones como aburrimiento o ansiedad pueden ser precedentes a este tipo de conductas. Este tipo de emociones surgen como respuesta a situaciones de deprivación estimular, o cambios o eventos estresantes, entre otros.

Las emociones como la ansiedad o el aburrimiento suelen ser las desencadenantes de la tricotilomanía

Si al arrancar el vello el niño obtiene un cambio en el estado emocional negativo previo,
tenderá a repetirse. Las personas aquejadas de este tipo de trastorno, relatan
que obtienen una sensación de alivio de la tensión o estimulación sutil que les
resulta placentera. Cuando el niño encuentra “beneficioso” desarrollar esta
conducta, en ausencia de otras estrategias igual o más efectivas,
desarrollará un hábito.

Por ello, el mantenimiento de un contexto displacentero para el niño, que
produzca emociones negativas duraderas o intensas, sin posibilidad de control
de las mismas, puede favorecer la consolidación del trastorno.

Sin embargo, la conducta de arrancarse el pelo puede prolongarse pese a que
desaparezcan las emociones negativas que facilitaron su aparición.

Si la conducta se repite en numerosas ocasiones, queda reforzada en presencia de
otros estímulos que pasarán a tener control sobre la misma. Llegando a
convertirse en un hábito.

 ¿Qué puedes hacer para ayudar a tu hijo a
eliminar este hábito?

¿Qué nos dice la presencia de este hábito?

La existencia de tricotilomanía nos puede dar mucha información acerca del estado emocional de nuestro hijo. Lo que puede resultar de utilidad para ayudarle a mejorar su bienestar.

En primer lugar, observa si se produce en el mismo
tipo de situación o actividad. El tipo de situaciones en que se suele producir
puede dar mucha información. Por ejemplo, hay niños que tienden a arrancarse el
vello cuando están haciendo los deberes. Esto puede ser un síntoma de ansiedad
ante la ejecución de sus tareas escolares. O si lo hace en situaciones de
conflicto con sus padres, cuando prevén una regañina, etc. Puede reflejar un
exceso de temor a la situación.  

https://www.cipsiapsicologos.com/blog/estres-fuentes-y-situaciones/

Otro tipo de situaciones tienen que ver con el aburrimiento. Si pasan muchas horas implicados en la misma actividad, y sin novedades.  

En otras ocasiones, en cambio, lo hacen cuando están
desocupados, se les ve tranquilos y relajados. Este sería el caso cuando lo
hacen viendo la TV u otra actividad que no requieran que utilicen sus manos. Lo
que sería significativo de que se ha consolidado y generalizado el hábito.

¿Cómo actuar?

Una vez has detectado la naturaleza del tic, actúa en consecuencia. Un primer acercamiento a la solución del problema pasa por cambiar las situaciones que lo desencadenan. Cuando la causa sea la ansiedad, ser menos exigentes con ellos, ayudarles a predecir su entorno y reducir su incertidumbre. Pero también enseñarles a relajarse y proveerles de tiempo de ocio y entretenimiento. Cuando la causa sea el aburrimiento o cansancio, ayuda el hecho de organizar una agenda más adecuada a sus necesidades, intercalando juego con sus responsabilidades.

– Si quieres conocer algunas técnicas de relajación, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Datos importantes a conocer

No les regañes o afees el comportamiento. El aumento de ansiedad solo tiende a incrementar este tipo de hábitos compulsivos. En su lugar proponle otras estrategias para mantener ocupadas sus manos e impedir que ejecute la conducta.

Dado que este tipo de hábitos están muy automatizados los niños no se llegan a dar cuenta de que los hacen. Por ello puede ser de utilidad avisarle de que está realizando la compulsión. De este modo podrá poner en marcha estrategias de autorregulación.

Vencer un trastorno obsesivo-compulsivo puede ser algo complejo, especialmente si está
consolidado. Por ello, te recomendamos que, si no puedes ayudar a tu hijo a superarlo,
no dudes en consultar a un experto.

Si crees que tu hijo o hija presenta este tipo de conducta, no dudes en contactarnos. En CIPSIA Psicólogos somos expertos en tratar este y otros problemas psicológicos.

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Maiana García

También te puede interesar…

¿Qué creencias impulsan a la adicción a los juegos de azar?

Los juegos de azar están en boca de todos. Suscitan emociones y actitudesencontradas. En los jugadores se vive con ilusión, y en ocasiones euforia,pasando inevitablemente a sentimientos de decepción. Desde el entorno social,en el que cada vez existe más conciencia sobre esta problemática, se mira a losjuegos de azar con creciente preocupación e intenso rechazo.…

¿Por qué enganchan tanto los juegos de azar?

Los juegos de azar se han convertido en una actividadcada vez más popular en los últimos años. Atrayendo a población de distintosgrupos de edad, incluso a los más jóvenes. Además, la diversidad de formas dejuegos de azar (ruleta, apuestas deportivas, juegos de cartas con dinero etc.),facilita la identificación con alguno de ellos. Por otra parte,…

Estrés: fuentes y situaciones

El estrés ha sido un mecanismo por el cual el ser humano ha sido capaz de perdurar a lo largo del tiempo. Hemos sido capaces de adaptarnos, sobrevivir y evolucionar gracias a respuestas muy sofisticadas, rápidas y resolutivas ante un gran número de situaciones. No es algo que tenemos que hacer desaparecer de nuestra vida,…

La adicción a los videojuegos

Desde la Dirección General de la Familia y el Menor de la Comunidad de Madrid, en colaboración con la Fundación Aprender a Mirar, acaban de publicar una guía muy interesante llamada “Pasos para evitar la adicción a los videojuegos”, en la que se aborda esta problemática que tanto preocupa a madres y padres en estos…

Autoestigma, el enemigo dentro

Hace unas semanas publicamos en nuestro blog un artículo sobre cómo afecta el estigma a las personas con enfermedad mental. Hablábamos sobre las consecuencias tan negativas que conlleva el autoestigma o interiorización de dichos estigmas. - Si quieres leer nuestro artículo acerca del estigma en las enfermedades mentales, puedes leerlo pinchando aquí El término “estigma”…

¿Qué es ser normal en términos de salud mental?

Recientemente publicamos en nuestro blog un artículo sobre cómo afecta el estigma a las personas con enfermedad mental. Como hablábamos en dicho artículo, las personas con trastornos psicológicos son vistas popularmente como peligrosas, impredecibles y excéntricas. Se las “segrega” de alguna forma del resto de personas “normales”, y frecuentemente se les atribuyen características negativas. Sin…

Estigma y psicopatología: cómo afectan los estereotipos a las personas con enfermedad mental

Aunque las cosas han mejorado, la enfermedad mental sigue siendo ignorada y demonizada en la sociedad en la que vivimos. Desde desoír las cifras de suicidio anuales hasta atribuir a las personas con psicopatología la culpa de actos delictivos, la salud mental (o la falta de ella) sigue siendo un tema tabú en nuestra vida…

La represión de emociones y su efecto sobre la salud

La represión emocional podría definirse como el intento por parte de la persona de no mostrar las conductas relacionadas con la emoción. Por ejemplo, estaríamos reprimiendo una emoción si evitásemos llorar en público a pesar de sentir tristeza. La represión emocional es una estrategia de afrontamiento que actúa una vez se ha producido la emoción,…

Triada cognitiva en la depresión

La depresión es uno de los problemas psicológicos que tiene una mayor prevalencia en nuestra sociedad. De hecho es uno de los problemas por los que más se consulta a los centros de psicología para realizar psicoterapia. La depresión es un problema psicológico que se caracteriza por un estado bajo estado de ánimo que se…

¿Qué creencias impulsan a la adicción a los juegos de azar?

No Comments 79 Views0

Los juegos de azar están en boca de todos. Suscitan emociones y actitudes
encontradas. En los jugadores se vive con ilusión, y en ocasiones euforia,
pasando inevitablemente a sentimientos de decepción. Desde el entorno social,
en el que cada vez existe más conciencia sobre esta problemática, se mira a los
juegos de azar con creciente preocupación e intenso rechazo.

Factores que contribuyen a la ludopatía

En el desarrollo de la adicción a los juegos de azar hay muchos factores implicados.

Por una parte, el contexto social facilita este tipo de conducta, puesto que se ha producido la normalización de los mismos. Por otra parte, la gran variedad de juegos incrementa su atractivo. Finalmente, su gran accesibilidad: no solo encontramos numerosas casas de apuestas por toda la ciudad, sino que, desde cualquier lugar, con conexión a internet se puede apostar también.

Además, si comprendemos el funcionamiento de los juegos de azar entenderemos su gran potencial adictivo, cimentado en el fenómeno del refuerzo intermitente.

No menos importante es el comportamiento de los jugadores y la función que
cumple el mismo para ellos. En lo que se refiere al funcionamiento psicológico,
hay un complejo entramado de motivaciones, estilos de afrontamiento y sesgos
cognitivos que favorecen el desarrollo de la conducta adictiva.

Nos centraremos en los sesgos cognitivos por tener un papel causal determinante en
el mantenimiento de la conducta de juego.

¿Qué son los sesgos o distorsiones cognitivas?

Los sesgos cognitivos tienen que ver con modos simplificados de pensar acerca de la
realidad. Su existencia es debida a su valor adaptativo, pues en muchas
ocasiones permiten tomar decisiones rápidas al contemplar menor información.

Los sesgos cognitivos mantienen la conducta adictiva, especialmente en jugadores patológicos

Sin
embargo, en la mayor parte de las ocasiones, una alta frecuencia de los mismos
está presente en distintos problemas psicológicos.

Que un sesgo cognitivo resulte desadaptativo tiene que ver con la inflexibilidad
con la que se mantienen las creencias a las que da lugar. Esta inflexibilidad
se caracteriza por no poner a prueba las creencias iniciales, contrastándolas
con la realidad.

– Si quieres saber más sobre los sesgos cognitivos, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Los jugadores patológicos suelen mantener algunas distorsiones al respecto del
juego. Estas distorsiones se mantienen al margen de los resultados obtenidos en
el mismo.

Veamos a continuación algunas de las que se han identificado mediante la investigación.

¿Cuáles son los sesgos cognitivos que favorecen el enganche al juego?

Ilusión de control

Consiste en la creencia de que los resultados de la apuesta dependen de la actuación del jugador, más que del azar.

Esta creencia es característica en los primeros contactos con el juego. Al
acumular más partidas ganadas que perdidas se puede experimentar la sensación
de que se domina el juego.

Suerte como responsable de los resultados

Referencia a la suerte personal como un factor predictivo o explicativo de los resultados del juego.

Esto es debido a la confusión entre azar y suerte, pero sólo existe la suerte. En
los juegos de azar ninguna variable personal cambia el resultado del juego.

Al igual que en el sesgo anterior, se produce en jugadores inexpertos, en
sus primeros acercamientos.

Predicciones

Predicciones particulares desarrolladas en base a resultados pasados del juego o una sensación o intuición.

Por ejemplo, los jugadores pueden recordar una partida con ciertas características
que fue premiada y anticipar en base a ello, que van a ganar.

O experimentar la convicción de que van a ganar y esto funcione como predicción.  

Es necesario entender que estos pensamientos y sensaciones, son tan solo eso, son
hechos aislados. Pueden ir seguidos, o no, de ganar una partida. Pero el
pensamiento o ilusión de que se va a ganar no predice el resultado.

Fijación en las frecuencias absolutas

Medir el éxito en el juego fijándose únicamente en lo que se ha ganado. Este tipo de creencia es muy frecuente en el inicio al juego.

Para desterrar este tipo de sesgos sería muy conveniente un registro pormenorizado
de las cantidades apostadas y las cantidades ganadas o perdidas en cada partida.
Lo que supondría un dato objetivo para valorar los supuestos beneficios.

Azar como proceso autocorrectivo

Creencia en quela probabilidad de un evento futuro es mayor cuando peores han sido los resultados pasados. Es decir, creer que el azar tiende a corregir los resultados pasados para encontrar “un equilibrio”.

Conviene aclarar que a nivel estadístico cada evento es aislado de los anteriores. El
azar no distingue entre eventos. En cada nueva partida la probabilidad de ganar
es la misma, al margen de lo que sucedió en la anterior.

Personificación de la máquina

Atribuir cualidades humanas a la máquina, creer que tiene una intencionalidad. Por ejemplo, creer que la máquina o la ruleta “quiere o no quiere pagar”.

La mayor parte de estas creencias se sostienen sobre la base de no asumir la
condición de este tipo de juegos, que es el azar. En el cual no existe ningún
tipo de control sobre el resultado. Para desterrar estas creencias es necesario
entender que los juegos de azar únicamente están regidos por el principio
del refuerzo intermitente
, que comentábamos más arriba.

Si crees que tienes dificultades para superar el enganche a los juegos de azar, no dudes en contactarnos. En CIPSIA Psicólogos somos expertos en tratar este y otros problemas psicológicos.

*Bibliografía consultada: Mañoso, Vanessa; Labrador, Francisco Javier; Fernández Alba, Ana Tipo de distorsiones cognitivas durante el juego en jugadores patológicos y no jugadores Psicothema, vol. 16, núm. 4, 2004, pp. 576-581

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Maiana García

También te puede interesar…

 

Fobias infantiles

[/vc_row][/vc_column]

Trastorno obsesivo-compulsivo. Los cinco tipos más comunes.

Para hablar de los tipos de obsesiones y compulsiones más habituales, primero debemos saber qué es el trastorno obsesivo-compulsivo. El trastorno obsesivo-compulsivo, también conocido como TOC, se define como las ideas, pensamientos o impulsos de carácter recurrente e indeseado que generan ansiedad y malestar a la persona que lo sufre. Dentro de este trastorno, las obsesiones…

Síndrome del nido vacío

La vida de las personas pasa por muchas etapas muy diferentes entre sí. Cada etapa tiene sus momentos buenos y sus momentos no tan buenos. Pasar de etapa significa evolucionar, sin embargo a algunas personas les supone un problema el pasar de una determinada etapa. De hecho, el dejar atrás una etapa puede conllevar el…

¿Qué es el Trastorno Límite de la Personalidad?

El trastorno límite de la personalidad o TLP se caracteriza principalmente por la inestabilidad emocional, conductual, y de las relaciones sociales de la persona que lo sufre. Se trata de uno de los trastornos de personalidad más frecuentes. Suele aparecer hacia el final de la adolescencia, y afecta en mayor medida a las mujeres. No…

Depresión posparto

La maternidad es uno de los momentos más emocionantes de la vida de las personas. La mayoría lo vive con muchos nervios, pero con ilusión. Sin embargo, esta situación también conlleva una gran responsabilidad y en ocasiones esto genera problemas como ansiedad o depresión posparto en las mujeres. En el artículo de hoy hablaremos sobre…

Ecolalias: ¿qué son?

Dentro de la psicología infantil existen diversos problemas psicológicos por los cuales los niños pueden necesitar ayudas. Uno de los más conocidos es el trastorno por déficit de atención e hiperactividad, aunque existen numerosos tipos de problemas como la depresión, la ansiedad, los problemas de conducta, etc. En el artículo de hoy, hablamos de uno…

Señales de alarma de suicidio

El suicidio es uno de los problemas de los que se está perdiendo el miedo a hablar últimamente y es que supone un problema social en toda la población incluyendo a niños y a adolescentes. De hecho, ya se están realizando series en las que se habla abiertamente sobre este tema. Actualmente, se está dando…

Obsesiones

Dentro de la psicología clínica, los problemas psicológicos se dividen en diferentes grupos según características comunes. Uno de los grupos de trastornos más comunes, son los trastornos de ansiedad dónde se encuentran problemas como las fobias, los ataques de pánico y el trastorno obsesivo compulsivo entre otros. Este último que mencionamos es uno de los…

Miedo escénico

Hay algunas situaciones de nuestra vida cotidiana que nos resultan especialmente complicadas de gestionar o bien porque emocionalmente nos resultan difícil como las fobias o bien porque son complejas en sí mismas como la infidelidad de la pareja. Una de las situaciones que se pueden clasificar en el primer grupo es el miedo escénico. En…

¿Por qué enganchan tanto los juegos de azar?

No Comments 107 Views0

Los juegos de azar se han convertido en una actividad
cada vez más popular en los últimos años. Atrayendo a población de distintos
grupos de edad, incluso a los más jóvenes. Además, la diversidad de formas de
juegos de azar (ruleta, apuestas deportivas, juegos de cartas con dinero etc.),
facilita la identificación con alguno de ellos. Por otra parte, la
proliferación de casas de apuestas y la normalización en la sociedad de este
tipo de juegos contribuye a que se incremente el número de jugadores.

El potencial adictivo de estos juegos es muy alto, lo
que en interacción con ciertas características personales de los jugadores puede
dar lugar a un trastorno del control de impulsos, conocido como ludopatía.

– Si quieres saber más sobre las nuevas adicciones, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Pese a lo inexplicable que puede resultar para algunas personas el enganche a este
tipo de juego, hay una serie de razones que dan cuenta de su potencial adictivo
y que conviene conocer.

Aprendizaje instrumental

Para dar cuenta del desarrollo de la conducta de adicción al juego, es necesario
primero que entendamos cómo se aprende a realizar una conducta.

Para ello, empezaremos por definir qué es el aprendizaje instrumental.Es una
forma de aprendizaje en base a las consecuencias que siguen a la
conducta
. Según sean estas, se incrementará o disminuirá la ocurrencia
futura de la conducta.

Dentro de este tipo de aprendizaje por consecuencias, se encuentra el fenómeno del
refuerzo positivo:

El refuerzo positivo es un procesopor el cual cuando a una conducta
le sigue la obtención de una consecuencia positiva tiende a incrementar su
frecuencia futura. Por ejemplo, si queremos beber agua, y al accionar el grifo,
de este sale agua, esta consecuencia está reforzando nuestra acción de
manipular el grifo.

Sin embargo, cuando a una conducta le deja de seguir la consecuencia deseada, esta
deja de tener lugar. A esto se le llama extinción. Continuando con el
caso anterior, si por algún motivo al abrir el grifo no obtenemos agua, y así
en sucesivas ocasiones, dejaremos gradualmente de repetir la conducta y
buscaremos otra forma de obtener agua.

Entonces, si habitualmente con los juegos de apuestas se pierde en más ocasiones de las
que se gana ¿por qué no se extingue la conducta de juego?

En este punto entra en juego el refuerzo positivo intermitente.

¿Qué es el refuerzo intermitente o refuerzo parcial?

Consiste en un tipo de programa en el cual el refuerzo en lugar de obtenerse de manera
continua (cada vez que se ejecuta una conducta se obtiene la consecuencia
deseada) el refuerzo se obtiene de manera ocasional. Tan solo unas pocas veces,
de todas aquellas en que se emite la conducta, se logra el ansiado reforzador.

La consecuencia de ser sometido a esta forma de refuerzo es el aprendizaje de la persistencia
en la conducta
.

Existen dos tipos de programas de
refuerzo intermitente: programas de razón y programas de intervalo.

  • En los programas de razón es necesario la realización de un determinado número de respuestas para obtener el reforzador. Este sería el caso de los juegos de azar.
  • Los programas de intervalo, en cambio, requieren que pase un periodo de tiempo concreto para obtener el refuerzo.

Además, estos dos programas pueden seguir una razón o intervalo fijo o
variable. Cuando es un programa fijo se puede predecir cuándo se obtendrá el
reforzador. Cuando el programa es variable el tiempo o número de veces que hay
que emitir la conducta hasta obtener el reforzador varía en cada ocasión.

El modo en que funcionan los juegos de azar tiene como base los programas
de razón variable. Esto es, para obtener el reforzador es necesario
realizar la conducta de apostar un número concreto de ocasiones, que varían
cada vez. Por lo que se entrena la persistencia en la conducta de juego.

Vamos a verlo más detenidamente en el siguiente apartado.

¿Cómo influye en el jugador este programa de refuerzo?

Los programas de refuerzo intermitente son claves en la ludopatía, porque hacen que la persona persista a pesar de no obtener premio

La investigación demuestra cómo afectan los programas de refuerzo intermitente al desarrollo de la conducta. Algunas conclusiones relevantes son:

1. Los programas de razón generan tasas más altas de conducta que los programas en que hay refuerzo continuo.   

Si lo trasladamos al juego, esto explica por qué los
jugadores desarrollan la conducta compulsiva. Una conducta compulsiva no es más
que la realización repetitiva de un mismo patrón de conducta. Los jugadores
juegan una y otra vez.

2. Los programas variables (cuando no puedes predecir cuándo obtendrás el refuerzo) no producen pausas post refuerzo. Tras obtener el reforzador no hay descanso.

Este fenómeno se observa en los jugadores, cuando,
tras conseguir un premio no se dan por satisfechos y siguen jugando con la
misma intensidad.

3. Los programas de refuerzo intermitente producen mayor resistencia a la extinción. Está demostrado que, aunque parezca paradójico, cuanto menor ha sido la frecuencia de refuerzo más resistente a la extinción es la conducta.

Es decir, cuantas menos veces gana una persona, si los
premios están convenientemente “salteados”, ésta continuará insistiendo en
jugar.

Estas son algunos de los mecanismos que explican por qué los juegos resultan tan
adictivos. No obstante, hay muchas más razones que explican el enganche en los
jugadores. Algunas de ellas tienen que ver con el estilo de pensamiento y las
distorsiones cognitivas de los jugadores.

Más adelante, en futuras entradas del blog profundizaremos sobre estas cuestiones.

En CIPSIA Psicólogos somos expertos en intervenir en este y en otro tipo de problemas. Si necesitas ayuda no dudes en contactarnos.

*Bibliografía consultada: Aprendizaje asociativo. Principios y aplicaciones. Manuel Froufe.

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Maiana García

También te puede interesar…

Fobias infantiles

[/vc_row][/vc_column]

Trastorno obsesivo compulsivo de la personalidad

[/vc_row][/vc_row]

¿Qué son los delirios?

[/vc_column][/vc_row]

Abstinencia neonatal

El síndrome de abstinencia neonatal sucede cuando una mujer embarazada es adicta a alguna sustancia. Las sustancias que consume esa mujer, llegan al torrente sanguíneo del feto a través de la placenta. De esta forma, al nacer la dependencia del bebé respecto a la droga continúa, pero no su administración, por lo que el bebé padece diversos trastornos en el organismo…

Síndrome Post-Vacacional

Estamos ante los dos meses del año, Julio y Agosto, que son más habituales para irse de vacaciones y romper así con la rutina establecida el resto del año y descansar durante unos días. A lo largo de estas vacaciones, hay diversas prioridades y objetivos que varían según cada persona. Los más comunes son viajar, hacer deporte, salir con los amigos, descansar…

¿Qué es la Aerofobia?

Ahora que se acerca una época de viajes debido a las vacaciones de verano, en el blog de CIPSIA Psicólogos vamos a tratar un tema muy actual: la aerofobia o miedo a volar. La aerofobia se podría describir como el temor o fobia a volar en aviones. Este problema puede ser una fobia por sí misma y mostrarse sólo en relación con los viajes en avión, o puede ser…

Depresión y cáncer

En todos los tipos de cáncer, algunas de las células del cuerpo empiezan a dividirse sin detenerse y se diseminar a los tejidos corporales. Dependiendo de varios factores, tanto de la persona como del tipo de cáncer, pueden producirse multitud de daños orgánicos con mayor o menos gravedad. Además, el cáncer puede empezar casi en cualquier lugar del cuerpo humano…

Patología dual

Patología dual es la denominación aplicada, en el campo de la salud mental para aquellos sujetos que sufren de forma simultánea o a lo largo del ciclo vital de una adicción y otro trastorno mental. Las adicciones pueden ser a sustancias integradas en nuestra cultura como el tabaco, la xantina (café por ejemplo), alcohol, analgésicos o aquellas no integradas…

Fobias específicas

¿Qué son las fobias específicas? Podemos definir fobia como una reacción de miedo intenso unido a una evitación de  la situación que lo provoca, real o anticipada, que no justifica tales respuestas.  En ocasiones puede no aparecer la evitación de la situación, pero implica que la persona la resiste con un nivel de ansiedad muy…

Estrés: fuentes y situaciones

No Comments 221 Views0

El estrés ha sido un mecanismo por el cual el ser humano ha sido capaz de perdurar a lo largo del tiempo. Hemos sido capaces de adaptarnos, sobrevivir y evolucionar gracias a respuestas muy sofisticadas, rápidas y resolutivas ante un gran número de situaciones. No es algo que tenemos que hacer desaparecer de nuestra vida, lo cual no sería posible, sino más bien es parte de ella.

La respuesta de estrés no es algo malo, ayuda a disponer de más recursos para hacer frente a situaciones que se valoran como excepcionales. Eso sí, al activarse muchos recursos supone un gran desgaste para el organismo. Cuando esto se produce de vez en cuando, el organismo tiene capacidad para recuperarse entre cada respuesta de estrés, pero si este hecho se repite con excesiva frecuencia, intensidad o duración, es posible que no le de tiempo a recuperarse y aparezcan problemas asociados al estrés o trastornos psicofisiológicos.

– Si quieres saber más sobre para qué sirven las emociones, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres saber más sobre los trastornos psicosomáticos, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Fuentes de estrés

Las experiencias de estrés provienen de 3
fuentes: el entorno, el cuerpo (fisiológica) y los pensamientos.

El entorno

El
entorno
nos apremia con exigencias que nos vemos
en la obligación de solventar. Trabajo, cuidado y atención de niños o
familiares, desplazamientos, tráfico, cumplimiento de horarios, relaciones
interpersonales, y un sin fin de situaciones que podemos percibir como
amenazantes.

El cuerpo

Una segunda fuente de estrés es la fisiológica o corporal. Las amenazas
que provienen del entorno, como se menciona en el párrafo anterior, producen
cambios en nuestro cuerpo a nivel fisiológico. Como el ser humano tiene una tendencia innata a luchar o huir, se
producen una serie de cambios físicos observables; las pupilas se dilatan para
mejorar la visión, los músculos se tensan para resolver la dificultad, la
sangre se bombea más rápido para que llegue más oxígeno a las células y al
corazón, la frecuencia cardiaca y la respiración aumentan, y la sangre se
desvía preferiblemente hacia la cabeza, el tronco, y las extremidades, sobre
todo hacia las manos y los pies. En este punto estamos preparados para actuar
con la mayor eficacia posible. Nuestro cuerpo esta listo para la acción, es
cuando nos brinda un mayor número de recursos.

– Si quieres saber más sobre la hormona del estrés, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Los pensamientos

La tercera fuente de estrés son nuestros pensamientos. Estos influirán en la
forma y manera que tenemos a la hora de valorar e interpretar los
acontecimientos. Esta parte es crucial de cara a la respuesta de estrés. Es
posible que ante un mismo acontecimiento dos personas tengan respuestas
fisiológicas distintas. La clave estriba en la forma de interpretar ese suceso.
Mientras que para una persona la pérdida de un trabajo puede ser una liberación,
para otra puede ser una gran fuente de estrés, y por tanto puede provocar que
desarrolle un gran número de respuestas fisiológicas.

– Si quieres saber más sobre la interpretación subjetiva de la realidad y las ideas irracionales, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Es importante señalar que la respuesta al
estrés es una respuesta automática del organismo ante cualquier cambio o
demanda ambiental, externa o interna,  ante la cual se prepara para hacer frente a
las posibles exigencias o problemas que se generen de situaciones nuevas.

Características de las situaciones de
estrés

Se pueden señalar algunas de las características que hacen de una situación más estresante:

1-. Cambio o novedad en la situación

Existencia de un cambio en la situación habitual o aparición de situaciones nuevas que genera nuevas demandas a las que hay que adaptarse.

2-. Falta de información

Se produce un cambio en la situación y no se tiene información sobre que puede ocurrir ahora, que aspectos nuevos se requieren, o qué hay que hacer para abordar la nueva situación.

3-. Predictibilidad

Es el grado en el que se puede predecir lo que va a ocurrir. Cuanto menos se pueda predecir la situación, más estresante será.

4.- Incertidumbre

El hecho de no saber con certeza si va a ocurrir un acontecimiento determinado, puede dar lugar a un complejo y prolongado proceso de evaluación y reevaluación que genere pensamientos, sentimientos y conductas conflictivas que, a su vez, crean sentimientos de desesperanza y confusión.

5-. Ambigüedad de la situación de estrés

Si hay información suficiente y necesaria para evaluar una situación.

6-. Inminencia

Cuanto más inminente es un acontecimiento más estresante resulta.

7-. Falta de habilidades para hacer frente a la situación

Enfrentarse a una situación ante la cual se considera que no se tienen las herramientas necesarias para resolverla la hace estresante pudiendo llegara a aparecer indefensión.

8-. Alteración de las condiciones biológicas del organismo que obligue al organismo a volver al equilibrio.

Situaciones de este tipo pueden venir dadas por el consumo de distintas sustancias (alcohol, tabaco, café, cocaína), condiciones ambientales extremas (frío, calor, ruido) o realización de ejercicio.

9.- Duración de la situación de estrés

Cuanto más duradera mayores consecuencias negativas para la persona.

Si crees que tú o alguna persona de tu entorno tiene un problema de estrés o ansiedad, no dudes en contactar con nosotros pinchando aquí. En CIPSIA Psicólogos contamos con un equipo de profesionales con experiencia en problemas de ansiedad.

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos: Francisco Ortiz Gutiérrez

*Fuente: Francisco Javier Labrador. “El estrés”. Ed: Temas de hoy.

 

También te puede interesar…

Sobrepeso y Psicología

El sobrepeso y la obesidad son uno de los principales problemas de salud en el mundo occidental. Una combinación entre el sedentarismo, la creciente tecnologización, el estrés y la mala alimentación hacen que cada vez más personas lleven un estilo de vida poco saludable. Y es que, aunque la obesidad se entiende sobre todo en…

Perfeccionismo y salud mental

El perfeccionismo puede llegar a estar bien visto en una sociedad competitiva como la actual. A pesar de que sabemos que la perfección es un ideal inalcanzable, no vemos como algo negativo el que una persona dedique una cantidad ingente de tiempo y esfuerzo en una determinada tarea. Y, no obstante, el perfeccionismo puede convertirse…

El lenguaje corporal y la autoestima

No sorprende a nadie el hecho probado de que el lenguaje corporal es una parte importante de cómo nos comunicamos en interacción con los demás. Con nuestros gestos, nuestra postura y nuestro tono de voz decimos mucho más de lo que hablamos. Parece claro que nuestro lenguaje corporal dice mucho sobre nosotros a otras personas,…

El humor y la salud mental

Podría definirse el humor como cualquier estímulo que pueda provocar la reacción de la risa. De tal manera, el sentido del humor sería la capacidad de estimular la risa. Tanto la risa, como el humor, han sido estudiados a lo largo del tiempo por muchos autores y científicos. Han sido muchas las disciplinas que se…

Tengo miedo a contagiarme

Desde hace algo más de dos meses estamos viviendo una circunstancia excepcional, que ha cambiado radicalmente nuestro estilo de vida y comportamiento. El virus que causa el COVID-19 ha sido capaz de transformar, de la noche a la mañana, nuestros hábitos, nuestra sociedad y economía. Los datos que le rodean hacen que cada vez seamos…

¿Cuáles serán las consecuencias psicológicas tras la cuarentena?

En estas últimas semanas empezamos a vislumbrar el fin del confinamiento, después de casi dos meses en cuarentena. Aunque todavía faltan varias semanas para que culmine la desescalada y todo vuelva a la normalidad, hemos de saber que el final de este periodo puede traer consecuencias a nivel psicológico. Todo el sacrificio y la pérdida…

Afrontar el estrés del teletrabajo durante la pandemia

En los últimos artículos del blog estamos abordando los cambios producidos en nuestras vidas a raíz del COVID-19. Debido a la envergadura de la pandemia, la mayor parte de los cambios son comunes para todos. Algunas situaciones, como la gran incertidumbre a la que nos vemos sometidos, el confinamiento prolongado, el cambio en el nivel…

Las fases del estrés y el confinamiento

Durante este mes de confinamiento, cada uno se ha ido adaptando como mejor puede. A la situación sostenida de aislamiento y pérdida de actividades cotidianas, se le suma una importante dosis de incertidumbre, que también hemos aprendido a manejar como bien hemos podido. Y es que la situación en la que estamos viviendo estos días,…

“Prefiero no discutir”: el inicio de gran parte de los problemas

“Prefiero no discutir” o “por no discutir”, suelen ser frases que escucho habitualmente en mi trabajo como terapeuta. Expresiones de personas a las que ayudo ante situaciones que no les gustan, pero que no se sienten capaces de abordar. Frases evitativas, que más que acercarnos a la solución del problema nos alejan del mismo. Es…

La adicción a los videojuegos

No Comments 297 Views0

Desde la Dirección General de la Familia y el Menor de la Comunidad de Madrid, en colaboración con la Fundación Aprender a Mirar, acaban de publicar una guía muy interesante llamada “Pasos para evitar la adicción a los videojuegos”, en la que se aborda esta problemática que tanto preocupa a madres y padres en estos tiempos que corren.

Cada vez son más los progenitores desorientados,  y a veces desesperados, en relación a cómo acertar con las pautas educativas para una adecuada gestión del tiempo en que sus hijos pasan con sus consolas de videojuegos. Los datos nos dicen que en España el número de afectados por la adicción a los videojuegos que acuden a tratamientos especializados se ha triplicado en los últimos 5 años. Además, todos somos muy conscientes de que los videojuegos forman ya parte de nuestra realidad cotidiana en casa, algo ante lo que ya no es posible mirar hacia otro lado.

Vamos a hacer una pequeña revisión de algunos de los puntos que se abordan en esta guía con el ánimo de ayudar a su divulgación. En primer lugar, es importante realizar una adecuada definición de la adicción.

– Si quieres saber más sobre nuevas adicciones, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Definición de adicción a los videojuegos

La adicción supone una pauta de uso anómalo –tiempos de juego excesivos— de forma permanente. La adicción a los videojuegos se convierte en una constante necesidad de jugar, que se antepone a cualquier otra actividad. En caso de no poder jugar, la persona se siente mal. El problema se convierte en adicción cuando afecta a la vida diaria e impide hacer otro tipo de actividades como: el trabajo, los deberes, tomar contacto con los amigos y la familia, descuidar los hábitos de higiene personal, etc.  En el momento en que la persona prefiere estar aislada en su habitación un gran número de horas, jugando solo o con amigos, es un síntoma claro de que puede haber un problema.

– Si quieres saber más sobre la adicción a las nuevas tecnologías en jóvenes, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Evaluación orientativa sobre la adicción
a los videojuegos

La doctora Kimberley Young realizó una
serie de test sobre las adicciones a internet de los que se deriva este
cuestionario. Los padres pueden hacer esta evaluación orientativa a sus hijos
contestando a estas preguntas o uno puede contestar por sí mismo:

 
  • ¿Se irrita cuando intentas que reduzca su tiempo de juego?
  • ¿No consigues controlar o detener el tiempo de juego?
  • ¿Notas que cada vez tiene la necesidad de jugar más para lograr su
    satisfacción?
  • ¿Descuida o aplaza siempre sus deberes/obligaciones para más
    tarde?
  • ¿Ha perdido el interés por otras actividades que antes le
    agradaban?
  • ¿Ha mentido a la familia para ocultar el tiempo que juega?
  • ¿Ha comprobado que emplea tiempo de la noche para jugar más?

Diagnóstico urgente

La adicción se caracteriza por:

  • Tu hijo se vuelve agresivo, irritable, cuando lleva un rato sin jugar.
  • No es capaz de controlar voluntariamente el uso.
  • Intenta aislarse en su cuarto o en la zona donde juega.
  • Cambia de hábitos en la comida y se ve que duerme menos.
  • Miente para jugar o lo hace a escondidas.
  • Se distancia de la familia y se aísla en su juego.
  • Pierde el interés por otras actividades que antes le gustaban.
  • Altera sus horarios para poder jugar.
  • Descuida sus obligaciones en casa.
  • Aplaza siempre sus deberes para más tarde.
  • Empieza a tener, o aumentan, sus problemas con los estudios.
  • Justifica ese tiempo excesivo porque sus amigos le necesitan.
  • Opina, discutiendo, que no es un tiempo excesivo.
  • Insiste en que es preferible jugar a hacer otras cosas peores.
  • Amenaza con reacciones exageradas o inusuales.

Si tras leer estos síntomas consideras que tu hijo podría tener adicción a los videojuegos, es importante que sepas que tiene remedio y que la mejor forma de solucionarla es acudiendo a un psicólogo.

Por último, unos consejos para los
padres:

1- Es importante que sepas a qué juegan tus hijos.

No todos los juegos son iguales. En la carátula aparece la calificación por edades.

2- Haz que se cumplan los tiempos.

Trata de que alternen el juego con otro tipo de actividades. Es importante negociar el tiempo de juego lo mismo que el tiempo de estudio.

3- Realiza otro tipo de propuestas de
ocio.

4- Fomenta la lectura.

Leer estimula el cerebro y ayuda a muchas funciones cognitivas.

5- No centres el ocio en el “formato pantallas”.

Negocia también el uso de pantallas y fomenta otro tipo de ocio diferente.

6- Da a entender a tu hijo que los videojuegos son caros.

Para conseguir un videojuego haz que lo gane con esfuerzo previo. No caigas en el error de que tenga multitud de juegos. Evita que los regalos que le haces sean videojuegos.

7- Trata con tu hijo el tema de jugar en exceso.

No riñas, hazle entender las cosas de forma razonada.

8- El que tu hijo juegue a videojuegos violentos no va a convertirle en una persona violenta.

Si se respeta la calificación por edades no debes preocuparte.

9- Si tienes dudas pregunta a profesionales.

En CIPSIA Psicólogos contamos con profesionales con experiencia en este tipo de terapias. Si tienes dudas sobre este o cualquier otro tema, puedes contactarnos pinchando aquí.

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos: Francisco Ortiz Gutiérrez

*Fuente: Guía “Pasos para evitar la adicción a los videojuegos”. Consejería de Políticas Sociales y Familia. Dirección General de la Familia y el Menor en Colaboración con Fundación Aprender a Mirar. 

También te puede interesar…

El humor y la salud mental

Podría definirse el humor como cualquier estímulo que pueda provocar la reacción de la risa. De tal manera, el sentido del humor sería la capacidad de estimular la risa. Tanto la risa, como el humor, han sido estudiados a lo largo del tiempo por muchos autores y científicos. Han sido muchas las disciplinas que se…

Tengo miedo a contagiarme

Desde hace algo más de dos meses estamos viviendo una circunstancia excepcional, que ha cambiado radicalmente nuestro estilo de vida y comportamiento. El virus que causa el COVID-19 ha sido capaz de transformar, de la noche a la mañana, nuestros hábitos, nuestra sociedad y economía. Los datos que le rodean hacen que cada vez seamos…

6 claves para superar el confinamiento

En la actual situación de crisis y confinamiento, es normal que surja el malestar, la ansiedad y la frustración. Debido a la pérdida de refuerzos en nuestro día a día (salir con amigos, pasear, ir al cine, etc.), es probable que experimentemos en estos momentos un estado de ánimo bajo o de nerviosismo. Ello, sumado…

Cómo hacer frente al malestar que genera la incertidumbre

El panorama actual de incertidumbre debido a la crisis generada por el COVID-19, nos sitúa en escenarios para los que no estamos entrenados. Supone todo un reto mantener una buena gestión emocional ante el malestar, y es fundamental para salir fortalecido de la experiencia y mantener un buen estado de ánimo Las dificultades que viva…

Cómo afrontar el aislamiento y salir reforzado de la experiencia

La mayor parte de la gente nos estamos viendo expuestos en estos momentos a un panorama muy novedoso: el aislamiento en casa. Esta situación, aunque afortunadamente va a ser pasajera, no deja de suponer un reto. Al tratarse de un escenario desconocido para la mayoría, pueden surgir un sinfín de dificultades en la convivencia. -…

La gratitud: los beneficios de saber agradecer

La gratitud es importante para sentirnosbien, para ser felices. Estudios realizados ofrecen datos relativos a lanecesidad que tenemos las personas de estar continuamente comparándonos con losdemás. Nuestra calidad de vida por tanto, en cierta manera, depende de la formaque tenemos de compararnos, y si somos capaces de estar a gusto con lo que “nosha tocado”…

¿Cómo y por qué nos ayuda el perdón?

Todos hemos experimentado y hecho alguna vez en nuestra vida daño a alguien. Este pudo ser a propósito o sin querer, pero ambos tienen como respuestas dos posibles procesos; uno relacionado con la hostilidad y las ganas de venganza generadas por este daño y otro con el perdón. Respecto a este segundo ha habido una…

Sentido de la Coherencia, cómo ver la vida de modo más adaptativo

A pesar de no ser un constructo muy conocido, el Sentido de la Coherencia (SOC, por sus siglas en inglés) podría ser una variable tremendamente relevante a la hora de entender y promover la salud mental. Este término hace referencia al la forma en que las personas ven el mundo y las situaciones que en…

¿Cómo cambia Internet nuestra mente?

A pesar de ser un invento muy reciente, el Internet se extiende ya a prácticamente todos los ámbitos de nuestras vidas. Desde modificar el modo en el que nos comunicamos, hasta darnos acceso a una cantidad inimaginable de información en sólo unos segundos, esta herramienta tan potente podría tener importantes efectos en nuestra psique. -…

Autoestigma, el enemigo dentro

No Comments 262 Views0

Hace unas semanas publicamos en nuestro blog un artículo sobre cómo afecta el estigma a las personas con enfermedad mental. Hablábamos sobre las consecuencias tan negativas que conlleva el autoestigma o interiorización de dichos estigmas.

– Si quieres leer nuestro artículo acerca del estigma en las enfermedades mentales, puedes leerlo pinchando aquí

El término “estigma” fue propuesto por el sociólogo norteamericano Erving Goffman. Según este autor, el estigma surgiría ante la divergencia entre una identidad social ideal y la identidad social real. La identidad social ideal vendría marcada por las características consideradas “deseables” por una sociedad, grupo o cultura. De esta forma, cuanto más nos separemos de este “canon de identidad”, mayor será el estigma y la discriminación social.

El autoestigma

El autoestigma, como hemos mencionado, supone la interiorización de las características negativas del estigma, y la asunción de estas como propias. Esto lleva a una degradación de la propia identidad, y al empeoramiento del bienestar y la salud mental (ansiedad, depresión ...). Como es fácil imaginar, esta situación provoca en el individuo “autoestigmatizado” un descenso de la autoestima, sentimientos de ineptitud, culpabilidad, etc.

– Si quieres saber más sobre la relación entre salud física y salud mental, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Una de las principales peculiaridades del estigma (y también del autoestigma) es la asociación que se da entre la “divergencia a la norma” y determinados defectos morales. Así, se clasificaría a las personas con problemas de obesidad como “faltos de voluntad” o “egoístas”, a los homosexuales de “viciosos”, a los enfermos mentales como “peligrosos”, o a las personas racializadas como “poco capaces” o “inferiores”. En cualquiera de estos casos, la persona estigmatizada resulta ser la culpable de su situación. De esta manera, la discriminación hacia estas personas queda “justificada”. En el caso concreto del autoestigma, la persona acepta estos defectos morales como propios, lo que le lleva a devaluarse a sí mismo y produce una falta de autoestima.

El círculo del estigma

Dado que la principal consecuencia de la estigmatización es la atribución de características negativas, la identidad del estigmatizado va degradándose progresivamente. Desde el momento en el que el individuo se sale de la norma (esto puede ocurrir incluso desde el nacimiento), se le empieza a excluir del resto del grupo. La marginación social, especialmente en etapas sensibles como la niñez o la adolescencia, genera una peor integración social, por falta de habilidades sociales. Esto, combinado con circunstancias como el rechazo laboral, mina la autoestima del individuo y dificulta la posibilidad de cambio.

De esta manera, la situación del estigmatizado cada vez es peor, lo que alimenta el estigma a su vez. Su mala reputación, combinada con su escaso éxito social, agrava la discriminación hacia él, y así sucesivamente.

Cuando el estigma pasa a interiorizarse, las expectativas negativas de los demás se convierten en las propias. Uno se interpreta a sí mismo de manera negativa, y actúa de acuerdo a ello. Al actuar de este modo, además, está reforzando la idea negativa de sí mismo. Aquí, las distorsiones cognitivas alimentan y favorecen que la persona forme una mala valoración de sí misma.

– Si quieres saber más sobre las distorsiones cognitivas, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres saber más sobre la autoestima y el autoconcepto, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

¿Cómo romper el círculo del estigma?

La solución a corto plazo implica modificar las creencias negativas sobre uno mismo, propias del autoestigma. Ya sólo con aceptar lo que uno es, sin culpabilizarse ni victimizarse, es un gran paso. Esto último no es sencillo, y requiere de mucho tiempo y esfuerzo. Hay que tener en cuenta que, en estos casos, el individuo que consigue salir del autoestigma, aún debe enfrentarse al rechazo social.

Es aquí donde empieza la solución a largo plazo, la desestigmatización a nivel social. Este es también un proceso largo y gradual, y puede necesitar incluso de un cambio generacional para asentarse. Las instituciones pueden jugar un papel muy importante en la normalización de algunas minorías. El apoyo social y la lucha de los estigmatizados también es clave.

Estigma, ¿culpa de unos pocos?

Considerando los efectos negativos del estigma y, especialmente, del autoestigma, podría parecer incluso cruel el mantenerlos y alimentarlos. Y, sin embargo, sería ingenuo pensar que uno nunca ha cometido este tipo de errores de pensamiento. La segregación de lo “anormal” o lo diferente es una de las bases sobre las que se asienta nuestro procesamiento mental. Como procesadores limitados de la información que somos, el poseer una serie de bases establecidas es esencial para poder explicar el mundo e interactuar con él. De alguna manera, la evitación de lo desconocido podría haberse originado en un principio, cientos de miles de años atrás, como estrategia para evitar amenazas.

Esto no quiere decir, por supuesto, que debamos mantener la estigmatización de un determinado grupo social simplemente porque sea nuestra “tendencia natural”. El hecho de que el rechazo a lo desconocido pudiera haber resultado adaptativo en un pasado lejano, no justifica este tipo de conductas. No obstante, el hecho de que sea algo tan automático en nuestra forma de pensar, hace que la desestigmatización requiera de un proceso complejo de aprendizaje.

En CIPSIA Psicólogos contamos con profesionales con experiencia en el tratamiento de este y todo tipo de problemas psicológicos. Si tienes dudas sobre este o cualquier otro problema, puedes contactarnos pinchando aquí.

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Irene Serrano

También te puede interesar…

 

Fobias infantiles

[/vc_row][/vc_column]

Trastorno obsesivo compulsivo de la personalidad

[/vc_row][/vc_row]

¿Qué son los delirios?

[/vc_column][/vc_row]

Abstinencia neonatal

El síndrome de abstinencia neonatal sucede cuando una mujer embarazada es adicta a alguna sustancia. Las sustancias que consume esa mujer, llegan al torrente sanguíneo del feto a través de la placenta. De esta forma, al nacer la dependencia del bebé respecto a la droga continúa, pero no su administración, por lo que el bebé padece diversos trastornos en el organismo…

Síndrome Post-Vacacional

Estamos ante los dos meses del año, Julio y Agosto, que son más habituales para irse de vacaciones y romper así con la rutina establecida el resto del año y descansar durante unos días. A lo largo de estas vacaciones, hay diversas prioridades y objetivos que varían según cada persona. Los más comunes son viajar, hacer deporte, salir con los amigos, descansar…

¿Qué es la Aerofobia?

Ahora que se acerca una época de viajes debido a las vacaciones de verano, en el blog de CIPSIA Psicólogos vamos a tratar un tema muy actual: la aerofobia o miedo a volar. La aerofobia se podría describir como el temor o fobia a volar en aviones. Este problema puede ser una fobia por sí misma y mostrarse sólo en relación con los viajes en avión, o puede ser…

Depresión y cáncer

En todos los tipos de cáncer, algunas de las células del cuerpo empiezan a dividirse sin detenerse y se diseminar a los tejidos corporales. Dependiendo de varios factores, tanto de la persona como del tipo de cáncer, pueden producirse multitud de daños orgánicos con mayor o menos gravedad. Además, el cáncer puede empezar casi en cualquier lugar del cuerpo humano…

Patología dual

Patología dual es la denominación aplicada, en el campo de la salud mental para aquellos sujetos que sufren de forma simultánea o a lo largo del ciclo vital de una adicción y otro trastorno mental. Las adicciones pueden ser a sustancias integradas en nuestra cultura como el tabaco, la xantina (café por ejemplo), alcohol, analgésicos o aquellas no integradas…

Delirio de Capgras

¿Qué es el delirio de capgras? En la línea de síndromes poco comunes se encuentra este delirio, que tomó el nombre del médico Joseph Capgras que fue el primero en describirlo. Se representa por la creencia de que la persona más cercana al paciente, generalmente la pareja o familiares han sido reemplazados por un impostor…

¿Qué es ser normal en términos de salud mental?

No Comments 264 Views0

Recientemente publicamos en nuestro blog un artículo sobre cómo afecta el estigma a las personas con enfermedad mental. Como hablábamos en dicho artículo, las personas con trastornos psicológicos son vistas popularmente como peligrosas, impredecibles y excéntricas. Se las “segrega” de alguna forma del resto de personas “normales”, y frecuentemente se les atribuyen características negativas.

Sin embargo, la psicología actual considera que entre normalidad y anormalidad psicológica no hay una línea divisoria clara. Más bien, el ajuste psicológico constituiría un continuo desde la salud mental a la psicopatología.

– Si quieres leer nuestro artículo acerca del estigma en las enfermedades mentales, puedes leerlo pinchando aquí

Salud mental vs. enfermedad mental

Podríamos definir la salud mental como un estado de bienestar en el que el individuo es consciente de sus habilidades, y en el que es capaz de resistir tensiones moderadas en su vida. Se siente seguro y eficaz y es capaz de aportar a la comunidad con su trabajo.

Por el contrario, la enfermedad mental podría definirse como la alteración severa a nivel emocional, comportamental o cognitivo, y con ella la incapacitación del individuo en sus relaciones y en su adaptación al entorno.

– Si quieres conocer más acerca de las enfermedades mentales, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres conocer más acerca de la salud mental, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Como podemos imaginarnos a partir de estas definiciones, no es fácil delimitar qué es enfermedad mental y qué no. Además, el estado de salud mental es fácimente alterable por situaciones que no siempre podemos controlar. Por ejemplo, una persona sana podría sufrir en su vida un hecho traumático que le produjera gran malestar psicológico y acabase derivando en un trastorno psicológico como el Trastorno de Estrés Postraumático.

Anormalidad, ¿necesariamente negativa?

Como comentábamos anteriormente, la enfermedad mental suele ser descrita en términos de anormalidad, propensión a la violencia o peligrosidad. Además de esto, tendemos a asociar conductas atípicas, o que se salen de lo que consideramos como “normal”, con trastornos psicológicos. Si, por ejemplo, nuestro vecino se pusiese a gritar a las tres de la madrugada, diríamos que “Está loco” o que “Se le ha ido la cabeza”. Como podemos ver, entendemos la enfermedad mental como algo negativo e incluso despreciable. Esto afecta en gran medida a las personas con trastorno mental, e impide su integración y bienestar más allá de los perjuicios derivados de la enfermedad en sí.

¿La anormalidad implica enfermedad mental?

Comúnmente asociamos la normalidad con la adaptación social y con la salud mental. Sin embargo, esto no necesariamente es así. Un ejemplo: una persona con mayor tendencia a desarrollar ansiedad (respecto al resto de la población) tendrá mayor probabilidad de desarrollar un Trastorno de Ansiedad, pero esto no ocurrirá en todos los casos.

En psicología, el concepto de normalidad implica la proximidad a la media del grupo respecto a una característica concreta. Esto, por sí mismo, no supone que las personas “que se salen de la norma” tengan un problema, sino que simplemente difieren de su grupo de referencia. Desde la Psicología se entiende la diferencia entre normalidad y anormalidad como un continuo, y no como una separación inequívoca.

El rechazo hacia lo “anormal”

El hecho de estigmatizar a las personas que no entran dentro del concepto de “normal” tiene graves consecuencias. Las personas estigmatizadas sufren un descenso en su autoestima y en su calidad de vida. En especial, el rechazo social que sufren las personas con enfermedad mental no sólo empeora su adaptación y recuperación, sino que también les convierte en el blanco de agresiones, tanto físicas como simbólicas.

– Si quieres conocer más acerca de como detectar un problema de autoestima, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres saber más sobre la relación entre salud física y salud mental, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

En CIPSIA Psicólogos contamos con profesionales con experiencia en el tratamiento de este y todo tipo de problemas psicológicos. Si tienes dudas sobre este o cualquier otro problema, puedes contactarnos pinchando aquí.

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Irene Serrano

También te puede interesar…

 

Fobias infantiles

[/vc_row][/vc_column]

Trastorno obsesivo compulsivo de la personalidad

[/vc_row][/vc_row]

¿Qué son los delirios?

[/vc_column][/vc_row]

Abstinencia neonatal

El síndrome de abstinencia neonatal sucede cuando una mujer embarazada es adicta a alguna sustancia. Las sustancias que consume esa mujer, llegan al torrente sanguíneo del feto a través de la placenta. De esta forma, al nacer la dependencia del bebé respecto a la droga continúa, pero no su administración, por lo que el bebé padece diversos trastornos en el organismo…

Síndrome Post-Vacacional

Estamos ante los dos meses del año, Julio y Agosto, que son más habituales para irse de vacaciones y romper así con la rutina establecida el resto del año y descansar durante unos días. A lo largo de estas vacaciones, hay diversas prioridades y objetivos que varían según cada persona. Los más comunes son viajar, hacer deporte, salir con los amigos, descansar…

¿Qué es la Aerofobia?

Ahora que se acerca una época de viajes debido a las vacaciones de verano, en el blog de CIPSIA Psicólogos vamos a tratar un tema muy actual: la aerofobia o miedo a volar. La aerofobia se podría describir como el temor o fobia a volar en aviones. Este problema puede ser una fobia por sí misma y mostrarse sólo en relación con los viajes en avión, o puede ser…

Depresión y cáncer

En todos los tipos de cáncer, algunas de las células del cuerpo empiezan a dividirse sin detenerse y se diseminar a los tejidos corporales. Dependiendo de varios factores, tanto de la persona como del tipo de cáncer, pueden producirse multitud de daños orgánicos con mayor o menos gravedad. Además, el cáncer puede empezar casi en cualquier lugar del cuerpo humano…

Patología dual

Patología dual es la denominación aplicada, en el campo de la salud mental para aquellos sujetos que sufren de forma simultánea o a lo largo del ciclo vital de una adicción y otro trastorno mental. Las adicciones pueden ser a sustancias integradas en nuestra cultura como el tabaco, la xantina (café por ejemplo), alcohol, analgésicos o aquellas no integradas…

Estrés en el trabajo

Estrés en el trabajo El estrés laboral o estrés en el trabajo, es un tipo de estrés que predomina en las sociedades industrializadas. Suele aparecer en el entorno laboral en el cual hay una saturación física o mental del trabajador. Este estrés, genera diversas consecuencias que no sólo afectan a su salud, sino también a…

Estigma y psicopatología: cómo afectan los estereotipos a las personas con enfermedad mental

No Comments 293 Views0

Aunque las cosas han mejorado, la enfermedad mental sigue siendo ignorada y demonizada en la sociedad en la que vivimos. Desde desoír las cifras de suicidio anuales hasta atribuir a las personas con psicopatología la culpa de actos delictivos, la salud mental (o la falta de ella) sigue siendo un tema tabú en nuestra vida cotidiana.

– Si quieres conocer más acerca del suicidio, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres saber cuáles son las señales de alarma del suicidio, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

El estigma que acarrean las personas con problemas de salud mental les limita e impide su mejora. Numerosos estudios han demostrado cómo se atribuyen características despectivas a la enfermedad mental y cómo se culpa a estas personas de acciones que cuentan con escaso prestigio social. Según los resultados de este tipo de estudios, se encuentra que los enfermos mentales son vistos como sucios, excéntricos, despreciables, impredecibles, con escasa fuerza de voluntad, proclives a conductas como las drogoadicciones o a la criminalidad, etc.

El proceso de estigmatización

Según el sociólogo Ervin Goffman, el proceso de estigmatización surge a partir de la divergencia entre una identidad social ideal y la identidad social actual. La identidad social ideal vendría marcada por las características consideradas deseables por parte de un grupo o sociedad. Por ejemplo, en las sociedades occidentales se valoran en gran medida características como la extroversión o la asertividad.

– Si quieres saber más sobre las diferencias entre introversión y extroversión, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

– Si quieres saber más sobre las habilidades sociales y la asertividad, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

La estigmatización de las personas con trastorno mental consiste en la atribución hacia estas de características como la peligrosidad, debilidad e inutilidad. De esta manera, se les “segrega” de la identidad social idealizada. Esto tiene graves consecuencias, pues va a determinar cómo las demás personas interpretan sus acciones, y cómo actúan en consecuencia.

Estigma y trastornos psicológicos

Autoestigma

La más grave de las consecuencias de la estigmatización de la psicopatología es la asunción por parte del enfermo de las características negativas que se le atribuyen. Este fenómeno se denomina autoestigma o estigma internalizado.

El autoestigma lleva al individuo a un proceso de desvalorización de sí mismo y a sentimientos de ineptitud o incapacidad. La persona sufre una disminución de la autoestima y malestar generalizado, lo que normalmente agrava su condición inicial.

El estrés psicológico que conlleva la estigmatización social empeora su calidad de vida y sus posibilidades de integración social.

Estigma familiar

También se ha observado cómo influyen los prejuicios acerca de la enfermedad mental sobre los familiares de las personas con psicopatología. El rechazo social que conlleva el estar vinculado a una persona con enfermedad mental hace que estos también sufran estrés. Esto último se suma a la preocupación por la situación de la persona cercana con psicopatología. Se han observado en estos caso problemas de trastornos del sueño, dificultades en las relaciones interpersonales y una reducción del bienestar y el estado de salud general.

Estigma institucional

El estigma se extiende también a las instituciones, como pueden ser los centros sanitarios o la Administración. Aunque en el ámbito de la salud los profesionales suelen tener una actitud algo más positiva que el resto de la población, diversas actitudes pueden no resultar las más adecuadas. Por ejemplo, una falta de preparación o actitudes negativas acerca del pronóstico y posibilidad de mejora del paciente pueden limitar su recuperación.

El papel de las instituciones debería ser el de desestigmatizador. Con su labor, deberían hacer visibles a las personas con psicopatología y sensibilizar a la población acerca de su situación, desmitificándola y promoviendo la tolerancia.

– Si quieres saber más sobre la relación entre salud física y salud mental, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí

Estigma público

El estigma público consistiría en todas aquellas prácticas discriminativas llevadas a cabo por un grupo, en este caso hacia la persona con enfermedad mental. Los estereotipos y la estigmatización se ponen de manifiesto tanto de forma indirecta (marginación social, por ejemplo) como directa (insultos, burlas, cuchicheos, violencia física, etc.). Los estigmas se adquieren a través de la socialización de un individuo, y se hacen patentes en mayor medida cuando uno está en grupo.

El contacto interpersonal con el grupo discriminado suele reducir los prejuicios hacia las personas que lo conforman. Esta parece ser la técnica más eficaz a la hora de reducir los estereotipos y la estigmatización. De alguna manera, el tratar con estas personas ayuda a entender su sufrimiento y a sensibilizarse, además de desmontar mitos y concepciones rígidas acerca de la enfermedad mental. Así, se empiezan a desmontar creencias negativas infundadas y aumenta la tolerancia.

En CIPSIA Psicólogos contamos con profesionales con experiencia en el tratamiento de este y todo tipo de problemas psicológicos. Si tienes dudas sobre este o cualquier otro problema, puedes contactarnos pinchando aquí.

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Irene Serrano

También te puede interesar…

 

Fobias infantiles

[/vc_row][/vc_column]

Trastorno obsesivo compulsivo de la personalidad

[/vc_row][/vc_row]

¿Qué son los delirios?

[/vc_column][/vc_row]

Abstinencia neonatal

El síndrome de abstinencia neonatal sucede cuando una mujer embarazada es adicta a alguna sustancia. Las sustancias que consume esa mujer, llegan al torrente sanguíneo del feto a través de la placenta. De esta forma, al nacer la dependencia del bebé respecto a la droga continúa, pero no su administración, por lo que el bebé padece diversos trastornos en el organismo…

Síndrome Post-Vacacional

Estamos ante los dos meses del año, Julio y Agosto, que son más habituales para irse de vacaciones y romper así con la rutina establecida el resto del año y descansar durante unos días. A lo largo de estas vacaciones, hay diversas prioridades y objetivos que varían según cada persona. Los más comunes son viajar, hacer deporte, salir con los amigos, descansar…

¿Qué es la Aerofobia?

Ahora que se acerca una época de viajes debido a las vacaciones de verano, en el blog de CIPSIA Psicólogos vamos a tratar un tema muy actual: la aerofobia o miedo a volar. La aerofobia se podría describir como el temor o fobia a volar en aviones. Este problema puede ser una fobia por sí misma y mostrarse sólo en relación con los viajes en avión, o puede ser…

Depresión y cáncer

En todos los tipos de cáncer, algunas de las células del cuerpo empiezan a dividirse sin detenerse y se diseminar a los tejidos corporales. Dependiendo de varios factores, tanto de la persona como del tipo de cáncer, pueden producirse multitud de daños orgánicos con mayor o menos gravedad. Además, el cáncer puede empezar casi en cualquier lugar del cuerpo humano…

Patología dual

Patología dual es la denominación aplicada, en el campo de la salud mental para aquellos sujetos que sufren de forma simultánea o a lo largo del ciclo vital de una adicción y otro trastorno mental. Las adicciones pueden ser a sustancias integradas en nuestra cultura como el tabaco, la xantina (café por ejemplo), alcohol, analgésicos o aquellas no integradas…

Estrés en el trabajo

Estrés en el trabajo El estrés laboral o estrés en el trabajo, es un tipo de estrés que predomina en las sociedades industrializadas. Suele aparecer en el entorno laboral en el cual hay una saturación física o mental del trabajador. Este estrés, genera diversas consecuencias que no sólo afectan a su salud, sino también a…