Síndrome del nido

No Comments 1262 Views0


Podemos definir el síndrome del nido como un conjunto de síntomas que pueden experimentar las mujeres embarazadas cuando se acerca el momento del parto. Suelen aparecer a partir de los 6 meses y es habitual especialmente en mujeres primerizas.

Se caracteriza por un aumento de la actividad de la madre que puede resultar excesiva para su estado y que surge de la necesidad de tenerlo todo preparado para el nacimiento del bebe.

Suele aparecer a partir del sexto mes debido a la gran incertidumbre de cuándo va a ser el momento del parto. A la madre se le despierta un deseo e incluso necesidad de hacer todo tipo de actividades para dar la bienvenida al recién nacido y no tener que hacer nada después del nacimiento. Esta creciente actividad puede oscilar desde preparar la habitación del bebe hasta hacer reformas en casa para estar más cómodos. Los ámbitos en los que la madre se suele centrar son:

  • Preparación de las maletas para ir al hospital y de la habitación del bebe.
  • Limpieza de distintas partes de la casa: jardín, trastero, fundas del sofá, etc.
  • Preparación del baño y adaptaciones necesarias.
  • Pequeñas y grandes reformas de la casa.

El síndrome del nido se puede explicar como una forma de afrontar la ansiedad que causa la llegada del nuevo bebe, es decir, de un mecanismo de evasión del miedo o la ansiedad que producen los siguientes pasos: el parto y el ser madre. De este modo, ante esta ansiedad debido a la novedad y a la inexperiencia,  surge un intento de controlar la situación.

Como consecuencia a esta nueva obsesión por controlarlo todo, a la madre le pueden llegar a surgir grandes crisis emocionales, con nerviosismo, inquietud, pensamientos catastróficos y otros síntomas de ansiedad debido a se percibe incapacidad de llevar a cabo todo lo que se propone.

A causa de este creciente estado de alerta la futura madre puede tener grandes dificultades para conciliar el sueño o despertares repetidos durante la noche. En casos extremos, en los que hay una gran alteración emocional, la madre puede llegar a presentar irritabilidad, desesperanza respecto al futuro, y otros síntomas de depresión.

El equipo de CIPSIA psicólogos os recomendamos que si los síntomas causan algún tipo de malestar a la madre, busquéis apoyo psicológico para intervenir sobre el cuadro cuanto antes. Es importante…

  • Evitar las actividades físicas fuertes, ya que pueden conllevar caídas, golpes o incluso pueden ser peligrosas para el estado de la madre. Es importante no forzar nuestro cuerpo, pues un exceso de actividad repentino podría adelantar el parto.
  • No quedarse en casa encerrada. Buscar actividades que puedan distraer o tranquilizar a la futura madre, especialmente al aire libre. Por ejemplo: pasear, disfrutar de la naturaleza, leer libros sobre el cuidado del bebe y aprovechar para fomentar las relaciones sociales de un modo tranquilo.
  • Para aumentar la percepción de control de la madre es conveniente hacer listas de las cosas imprescindibles que va a necesitar en la maleta del hospital, cosas necesarias que se tienen que comprar, etc. Para fomentar la planificación de cada uno de los pasos que se van a dar, y de ese modo poder resolverlo de un modo gradual y tranquilo. Así vamos a evitar la realización de muchas conductas sin organización y de forma aleatoria.
  • Hacer un entrenamiento en técnicas de relajación y respiración. Es necesario que de forma complementaria a las clases del parto que se suelen llevar a cabo, la madre aprenda a regular sus estados emocionales y adquiera estrategias para relajarse y tranquilizarse por sí misma.

En CIPSIA psicólogos disponemos de un entrenamiento en técnicas de relajación que se adapta a cada persona y se personaliza según las estrategias o herramientas que mejor le funcionan.

Artículo escrito por Psicologos Madrid Cipsia Psicólogos: Anna Cadafalch

También te puede interesar…

El lenguaje corporal y la autoestima

No sorprende a nadie el hecho probado de que el lenguaje corporal es una parte importante de cómo nos comunicamos en interacción con los demás. Con nuestros gestos, nuestra postura y nuestro tono de voz decimos mucho más de lo que hablamos. Parece claro que nuestro lenguaje corporal dice mucho sobre nosotros a otras personas,…

Salud digestiva y bienestar psicológico

A menudo asociamos los fenómenos mentales, las ideas y las emociones, al cerebro o la cabeza. Esta visión puede llegar a ser un tanto simplista, pues realmente nuestro cuerpo funciona como un todo, y cada parte es importante para el desempeño global. Numerosos estudios avalan la importancia de los distintos sistemas corporales (más allá del…

Cerebros “de ciencias” vs. cerebros “de letras”

Hace unas semanas hablábamos sobre las funciones que realiza de manera preferente cada hemisferio cerebral. En este artículo hablamos de un tema relacionado, la especialización del cerebro según el campo de estudio. Los estereotipos asociados a personas “de ciencias” y “de letras” forman ya parte del imaginario colectivo. Los primeros se caracterizan por ser sistemáticos,…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *