¿Por qué no debemos compararnos con los demás?

No Comments 914 Views0


¿Por-qué-no-debemos-compararnos-con-los-demás?

Todos nos hemos comparado en alguna ocasión con otras personas. Podemos hacerlo con cualquier aspecto de nuestra vida y de nuestra personalidad, pero eso no quiere decir que sea algo positivo para nosotros.

¿Por qué nos comparamos con los demás?

Necesitamos manejar información de aquello que nos rodea, con el fin de conocer el ambiente en el que nos movemos y de dirigir nuestra conducta dentro del mismo. Las comparaciones son una forma de obtener información.

En cierto modo, nos ayudan a hacernos una imagen del mundo, así como una imagen de nosotros mismos. Sin embargo, esto puede ocasionarnos sentimientos negativos cuando las comparaciones no son realistas o cuando hacen que nos valoremos menos como consecuencia de no alcanzar un punto de referencia. En este caso aparecen sentimientos de envidia, rencor, celos… que generan malestar en la persona que los experimenta, y que en muchos casos contribuyen a que esa persona posea una baja autoestima.

Si quieres saber más acerca de la envidia, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí.

 

¿Por qué no debemos hacerlo?

No debemos compararnos con los demás porque no somos iguales a los demás. Cada persona es única y posee una serie de cualidades. Algunas serán positivas y otras no, pero nada tendrá que ver con las que tenga cualquier otra persona.

Un ejemplo representativo de esto sería la comparación entre un pájaro y un pez. No los compararíamos, puesto que son especies diferentes con características muy distintas. En el caso de que los comparásemos, si lo hiciéramos por su capacidad para volar, el pájaro sería el mejor. Pero si por el contrario lo hiciéramos por su capacidad para nadar, en este caso valoraríamos mejor al pez. Podríamos decir que algo así es lo que sucede cuando nos comparamos con otras personas.

¿Por-qué-no-debemos-compararnos-con-los-demás?

Ninguno de nosotros somos iguales. No pensamos, sentimos, ni actuamos de forma idéntica a nadie. No hemos vivido lo mismo ni hemos tenido las mismas oportunidades. Por este motivo, la clave estaría en comparar nuestros logros con las metas que nos proponemos, y no con los logros de los demás.

En todo caso podemos utilizar las comparaciones para darnos cuenta de que existen otras formas de ser, de pensar y de vivir. Podemos usarlas de igual modo como impulso para mejorar en determinados aspectos y para ver que los cambios son posibles, para crecer al fin y al cabo. En ningún caso deberíamos utilizarlo como forma de devaluarnos a nosotros mismos o a otras personas.

 

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Beatriz Cerezo

También te puede interesar…

Cómo sacar más provecho de las vacaciones

No es novedoso para nadie que las vacaciones y el descanso son algo necesario para el estado de ánimo y el rendimiento. No en vano, es un derecho reconocido para los trabajadores. No cabe duda de que, sin tener que cumplir grandes requisitos, los periodos de descanso tienen gran beneficio para quien los disfruta. No…

Operación bikini e imagen corporal

Aunque este año de forma algo tardía e inusual, los planes de playa y piscina siguen estando en nuestra lista veraniega. Como todos los veranos, enseñar el cuerpo se convierte en una preocupación para muchas mujeres y algunos hombres, con lo que ponemos en marcha la conocida “operación bikini”. Las “dietas milagro”, empezar a hacer…

Cómo fomentar relaciones positivas con la familia y pareja durante las vacaciones

Las vacaciones son una oportunidad para el descanso y para el cambio. Dejar de lado los horarios llenos de obligaciones y responsabilidades nos permite experimentar y replantearnos cómo queremos disfrutar de nuestra vida. En vacaciones, al igual que el resto del año, nuestras actividades están entrelazadas con las relaciones personales. La calidad de las relaciones…

Cómo adoptar una actitud deportiva ante el error

El verano supone para todos un cambio en los hábitos y en las actividades a las que nos dedicamos. Esta desconexión de las rutinas cotidianas es sana y necesaria, ya que nos permite distanciarnos de nuestra realidad y valorarla de otra forma. Para los estudiantes y los trabajadores, las vacaciones suponen un alivio que permitirá…

El síndrome del impostor y el efecto Dunning-Kruger

El síndrome del impostor El síndrome del impostor fue descrito por P.Chance y S. Imes en 1978. Se trata de la creencia y el convencimiento de que uno no es capaz, o no está preparado para realizar las tareas del puesto de trabajo que desempeña. Seguramente un elemento fundamental en su aparición es el perfeccionismo…

Aceptar la crítica

La palabra crítica se refiere a la acción de discernir, referida a la idea de discernir la verdad. Etimológicamente se deriva de la palabra criterio. Aunque tengamos la intención de realizar las cosas correctamente va a ser muy difícil que quedemos al margen de la crítica de los demás. Siempre van a producirse situaciones en…

¿Cuáles serán las consecuencias psicológicas tras la cuarentena?

En estas últimas semanas empezamos a vislumbrar el fin del confinamiento, después de casi dos meses en cuarentena. Aunque todavía faltan varias semanas para que culmine la desescalada y todo vuelva a la normalidad, hemos de saber que el final de este periodo puede traer consecuencias a nivel psicológico. Todo el sacrificio y la pérdida…

Pensar demasiado

Todos alguna vez hemos tenido la sensación de dar demasiadas vueltas a un problema o asunto concreto, pensar demasiado sobre él. Ocupar mucho tiempo para no llegar a una conclusión satisfactoria y sentirnos nerviosos en todo ese proceso. El término “pensar demasiado”, también llamado “overthinking” o “rumiación” ha sido descrito por la psicóloga Susan Nolen-Hoeksema.…

Comparación con los demás y autoestima

La comparación con otras personas es consustancial al ser humano. Si bien necesitamos la referencia de los demás para autoevaluarnos, la comparación se puede volver en nuestra contra La comparación con otras personas es algo consustancial al ser humano. A la hora de mirar hacia nosotros mismos, muchas veces y sin darnos cuenta, miramos a…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *