¿Por qué no debemos compararnos con los demás?

No Comments 796 Views0


¿Por-qué-no-debemos-compararnos-con-los-demás?

Todos nos hemos comparado en alguna ocasión con otras personas. Podemos hacerlo con cualquier aspecto de nuestra vida y de nuestra personalidad, pero eso no quiere decir que sea algo positivo para nosotros.

¿Por-qué-no-debemos-compararnos-con-los-demás?

¿Por qué nos comparamos con los demás?

Necesitamos manejar información de aquello que nos rodea, con el fin de conocer el ambiente en el que nos movemos y de dirigir nuestra conducta dentro del mismo. Las comparaciones son una forma de obtener información.

En cierto modo, nos ayudan a hacernos una imagen del mundo, así como una imagen de nosotros mismos. Sin embargo, esto puede ocasionarnos sentimientos negativos cuando las comparaciones no son realistas o cuando hacen que nos valoremos menos como consecuencia de no alcanzar un punto de referencia. En este caso aparecen sentimientos de envidia, rencor, celos… que generan malestar en la persona que los experimenta, y que en muchos casos contribuyen a que esa persona posea una baja autoestima.

Si quieres saber más acerca de la envidia, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí.

 

¿Por qué no debemos hacerlo?

No debemos compararnos con los demás porque no somos iguales a los demás. Cada persona es única y posee una serie de cualidades. Algunas serán positivas y otras no, pero nada tendrá que ver con las que tenga cualquier otra persona.

Un ejemplo representativo de esto sería la comparación entre un pájaro y un pez. No los compararíamos, puesto que son especies diferentes con características muy distintas. En el caso de que los comparásemos, si lo hiciéramos por su capacidad para volar, el pájaro sería el mejor. Pero si por el contrario lo hiciéramos por su capacidad para nadar, en este caso valoraríamos mejor al pez. Podríamos decir que algo así es lo que sucede cuando nos comparamos con otras personas.

¿Por-qué-no-debemos-compararnos-con-los-demás?

Ninguno de nosotros somos iguales. No pensamos, sentimos, ni actuamos de forma idéntica a nadie. No hemos vivido lo mismo ni hemos tenido las mismas oportunidades. Por este motivo, la clave estaría en comparar nuestros logros con las metas que nos proponemos, y no con los logros de los demás.

En todo caso podemos utilizar las comparaciones para darnos cuenta de que existen otras formas de ser, de pensar y de vivir. Podemos usarlas de igual modo como impulso para mejorar en determinados aspectos y para ver que los cambios son posibles, para crecer al fin y al cabo. En ningún caso deberíamos utilizarlo como forma de devaluarnos a nosotros mismos o a otras personas.

 

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Beatriz Cerezo

También te puede interesar…

Cómo afrontar el aislamiento y salir reforzado de la experiencia

La mayor parte de la gente nos estamos viendo expuestos en estos momentos a un panorama muy novedoso: el aislamiento en casa. Esta situación, aunque afortunadamente va a ser pasajera, no deja de suponer un reto.  Al tratarse de un escenario desconocido para la mayoría, pueden surgir un sinfín de dificultades en la convivencia. –…

¿Cómo se construye un hábito?

Todos tenemos algún hábito pendiente de implementar en nuestras vidas, desde dejar de fumar o comer saludable, hasta leer más a menudo o escribir un diario. Podríamos definir los hábitos como conductas rutinarias, que se hacen con una regularidad determinada, de manera automática y sin esfuerzo. Ahora bien, hasta llegar a automatizar un hábito, es…

La gratitud: los beneficios de saber agradecer

La gratitud es importante para sentirnos bien, para ser felices. Estudios realizados ofrecen datos relativos a la necesidad que tenemos las personas de estar continuamente comparándonos con los demás. Nuestra calidad de vida por tanto, en cierta manera, depende de la forma que tenemos de compararnos, y si somos capaces de estar a gusto con…

¿Cómo y por qué nos ayuda el perdón?

Todos hemos experimentado y hecho alguna vez en nuestra vida daño a alguien. Este pudo ser a propósito o sin querer, pero ambos tienen como respuestas dos posibles procesos; uno relacionado con la hostilidad y las ganas de venganza generadas por este daño y otro con el perdón. Respecto a este segundo ha habido una…

Sentido de la Coherencia, cómo ver la vida de modo más adaptativo

A pesar de no ser un constructo muy conocido, el Sentido de la Coherencia (SOC, por sus siglas en inglés) podría ser una variable tremendamente relevante a la hora de entender y promover la salud mental. Este término hace referencia al la forma en que las personas ven el mundo y las situaciones que en…

¿Cómo cambia Internet nuestra mente?

A pesar de ser un invento muy reciente, el Internet se extiende ya a prácticamente todos los ámbitos de nuestras vidas. Desde modificar el modo en el que nos comunicamos, hasta darnos acceso a una cantidad inimaginable de información en sólo unos segundos, esta herramienta tan potente podría tener importantes efectos en nuestra psique. –…

Agresividad vs. Asertividad

En nuestra vida diaria y en las relaciones con otras personas, resulta inevitable encontrarnos con situaciones de conflicto o de desacuerdo. Nuestros derechos y nuestros intereses se ven restringidos por los de los demás, y la manera en la que nos comportemos va a determinar la calidad de las relaciones y el modo en el…

Rebajas, compras compulsivas y autocontrol, ¿cómo resistirse a las ofertas?

En los próximos días nos vamos a ver inmersos en un fenómeno muy bien urdido por la sociedad del consumo: las rebajas. Con las rebajas se desata en algunas personas el deseo de encontrar buenas ofertas y el consumo de bienes y servicios a los que después no sacará provecho. En el mejor de los…

¿Qué es y cómo superar el miedo al rechazo?

La naturaleza social del ser humano y ciertos estilos de crianza hacen que sea frecuente experimentar el temor al rechazo en cierto grado. De hecho, este temor toma forma bajo múltiples síntomas como es la necesidad de aprobación, miedo a la opinión ajena, miedo a la crítica… En su grado más extremo da lugar a…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *