hipocondría

Cualquier persona podría describir una o dos preocupaciones que le roban más tiempo del que debería, o a las que dan más importancia de lo habitual. Estas preocupaciones pueden ser sobre el trabajo, la familia, la salud, nuestras relaciones sociales, etc. Cuando esta preocupación nos genere un sufrimiento o malestar alto y empieza a interferir en nuestra vida diaria es cuando comienza a ser un problema clínico o problema psicológico. En concreto cuando la preocupación es sobre salud y el contagio de enfermedades, se denomina como hipocondría. En el artículo de hoy hablaremos sobre este problema.

Hipocondría 

Lo primero, antes de profundizar en este problema psicológico es entender en qué consiste la hipocondría. Así pues, este trastorno se caracteriza por la creencia de que se ha contraído alguna enfermedad basándose en una interpretación de algún síntoma físico. A pesar de que este síntoma físico pueda realmente observarse, la persona interpreta de forma catastrófica la causa de este síntoma achacándolo a alguna enfermedad. Sin embargo, no se puede decir que cualquier persona que se preocupe por su salud haya desarrollado hipocondría. Para ello, es necesario que ésta produzca un malestar significativo en las áreas más importantes de su vida y que estos síntomas duren un mínimo de 6 meses.

Para conocer en profundidad este problema, a continuación vamos a exponer los síntomas más característicos la hipocondría.

Síntomas 

Para explicar los principales síntomas o manifestaciones de este problema, vamos a dividirlos en los distintos niveles de respuesta humanos. Éstos son: cognitivo (lo que pensamos), conductual (lo que hacemos) y emocional (lo que sentimos).

Nivel cognitivo: en este nivel de respuesta destacan los pensamientos sobre las distintas enfermedades. Estos pensamientos son pensamientos anticipatorios de alguna enfermedad y son generadores de un gran malestar y preocupación. Además del miedo a contraer o tener alguna enfermedad, destacan los pensamientos sobre su salud y sus funciones biológicas con una revisión continúa.

Nivel conductual: como ya adelantábamos en el párrafo anterior, las personas con hipocondría tienden a revisarse de forma continúa su salud: sus funciones biológicas y los posibles síntomas quehipocondría puedan manifestar. Esta conducta busca mitigar la ansiedad que generan los pensamientos. En esa misma línea, también se observa una tendencia a buscar información sobre enfermedades y a consultar a los médicos con frecuencia para obtener el diagnóstico y tratamiento para la enfermedad que creen tener.

Nivel emocional: por último, en cuanto a las emociones destaca principalmente la reacción de miedo o ansiedad cuando aparecen los pensamientos sobre la contracción de enfermedades y la interpretación de sus síntomas físicos. Además, cuando este trastorno se mantiene en el tiempo, también aparecen otras emociones negativas como la tristeza y la soledad debido a la incomprensión que siente por parte de los demás.

Consecuencias 

Como hemos visto en párrafos anteriores, la hipocondría al igual que otros problemas psicológicos se compone de diferentes manifestaciones que pueden afectar a diferentes ámbitos. Uno de los ámbitos donde podemos observar una mayor influencia es en el área de la salud. Aunque a priori no afecta debido a que no se tiene ninguna de estas enfermedades, las personas con hipocondría tienden a acudir al sistema de salud con asiduidad e incluso a medicarse sin prescripción médica con el consecuente peligro.

Además del área de la salud, la hipocondría también afecta a otras áreas como la laboral o académica. Cuando existen pensamientos intrusivos tan frecuentes e incapacitantes como en este problema, se ven reducidos nuestros recursos cognitivos y nuestra capacidad de atención. Por lo tanto, nuestro rendimiento en estas áreas va a disminuir comprometiendo esta parte de nuestra vida.

– Si quieres saber más sobre cómo mejorar tu concentración, puedes leer nuestro artículo sobre ello pinchando aquí

Por último, también se ven afectadas las áreas de nuestras relaciones sociales y familiares. Cuando una persona tiene hipocondría en ocasiones deja de realizar actividades por creerse enfermo, por lo que la dinámica de sus relaciones se resiente. Además, también es habitual que se resientan sus relaciones sociales debido al tiempo que dedica tanto a la preocupación sobre sus síntomas como a las comprobaciones.

¿Cómo lo soluciono? Tratamiento 

Ahora que ya sabemos en lo que consiste la hipocondría es importante hablar sobre cómo solucionarlo. Respecto a este problema, al igual que otros trastornos, lo más importante es que la persona se ponga en contacto de un profesional que le pueda ayudar a solucionarlo. Dentro de los diferentes modelos de psicoterapia, la terapia cognitivo-conductual ha demostrado resultados eficaces con este tipo de problemas. El objetivo principal sería eliminar la preocupación por las enfermedades, modificar los pensamientos negativos y la reestructuración de las áreas de la vida que se han visto afectadas por el problema.

hipocondría

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Sara Catalán

También te puede interesar…

La medicalización de la salud mental

A día de hoy, el uso de psicofármacos parece ser el tratamiento de primera elección ante problemas de salud mental. Con la aparición y el desarrollo de estos “fármacos de la conducta” en el siglo pasado, y la estandarización del diagnóstico psicopatológico, la Psicología se reduce a una perspectiva médica, en la que el paciente…

SOS las redes sociales dominan mi vida ¿Cómo hago para desengancharme?

Con la mayor disposición de tiempo libre algunas personas, especialmente niños y jóvenes, invierten buena parte de su tiempo en las redes sociales e internet. Las redes sociales y las aplicaciones de mensajería instantánea tienen grandes beneficios y son uno de los avances más definitivos de la era digital. Ya que permiten conectar personas, facilitan…

Operación bikini e imagen corporal

Aunque este año de forma algo tardía e inusual, los planes de playa y piscina siguen estando en nuestra lista veraniega. Como todos los veranos, enseñar el cuerpo se convierte en una preocupación para muchas mujeres y algunos hombres, con lo que ponemos en marcha la conocida “operación bikini”. Las “dietas milagro”, empezar a hacer…

Trastorno Obsesivo Compulsivo y COVID-19

Después de varias semanas del final del confinamiento por la crisis del COVID-19, en España las cosas van retornando a una “nueva normalidad”, en la que, si bien con medidas para prevenir rebrotes, empezamos a retomar actividades y a salir al exterior. Como hablábamos en algunos artículos anteriores, el final de la situación de aislamiento…

El Trastorno de Ansiedad Generalizada

La ansiedad y la preocupación forman parte de nuestras vidas, y cumplen la función de alertarnos y prevenirnos de un posible peligro. Son adaptativas, por tanto, mientras nos sirvan para poder ajustarnos y reaccionar de manera adecuada. No obstante, cuando alcanzan niveles excesivos, que no se corresponden con una amenaza real o suficientemente grave, y…

La importancia de dormir bien

¿Quién no ha oído alguna vez a su pareja, un amigo, familiar o conocido quejarse por no haber conseguido dormir bien alguna noche? Además de los problemas que le ha conllevado al día siguiente. Todos hemos sufrido en nuestras carnes una noche en vela, por ese motivo rápidamente empatizamos ante esa circunstancia. Es sabido que…

El error y el pensamiento contrafactual

¿Qué es el pensamiento contrafactual? Una expresión adecuada para entender qué es el pensamiento contrafactual sería “lo que pudo haber sido y no fue”. Otra muy en boca de todos sería la coletilla lingüística de “y si…”, que muchas veces ponemos en juego para señalar una alternativa que no tomamos pero que creemos que posteriormente…

Tricotilomanía: mi hijo se arranca el vello, ¿qué puedo hacer?

La tricotilomanía es un trastorno que consiste en arrancar el propio vello corporal de manera repetitiva. El vello se arranca de distintas partes del cuerpo. Sin embargo, con mayor frecuencia se asocia al vello de la zona craneofacial, (cuero cabelludo, cejas, pestañas…). Anteriormente se incluía a la tricotilomanía en el grupo de los trastornos del…

¿Qué creencias impulsan a la adicción a los juegos de azar?

Los juegos de azar están en boca de todos. Suscitan emociones y actitudesencontradas. En los jugadores se vive con ilusión, y en ocasiones euforia,pasando inevitablemente a sentimientos de decepción. Desde el entorno social,en el que cada vez existe más conciencia sobre esta problemática, se mira a losjuegos de azar con creciente preocupación e intenso rechazo.…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *