La familia, según la Declaración Universal de los Derechos Humanos, es el elemento natural, universal y fundamental de la sociedad. En términos relacionales podríamos definirla como un  eslabón del sistema que es destinatario y receptor de la mayor parte de nuestros conflictos y problemas, sea cual sea el ámbito del que deriven.

La familia es un sistema que asusta a algunas personas, incluso a los miembros del propio sistema en cuestión. ¿Hay unas reglas escritas? ¿Actuamos acordes a un guión universal? Mitad y mitad. El las familias reina la protección, el cuidado, el cariño, el sufrimiento, la empatía, la sensibilidad, y muchas otras características definitorias. Pero, individualmente, lo más probable es que tu vecino o tu amigo tengan diferentes relaciones con sus familiares, a las que experimentas tú.

Es un sistema constituido por personas unidas a través de relaciones de alianzas y consanguinidad, ordenadas en base a tradiciones y reglas heredadas interactuando y creando su distintivo y propio modo de organización.

Es un régimen abierto, en constante transformación que, a pesar de los cambios permanentes, se mantiene a lo largo del tiempo. Cada uno de miembros manifiesta conductas redundantes  que le conceden singularidad, con un conjunto de creencias que asignan significado a su particular manera de leer el mundo. Toda familia a su vez, presenta conflictos y debe negociar responsabilidades que hagan posible la vida en común.

La familia se desarrolla y cumple sus funciones a través de subsistemas, formados por generación, sexo, interés y función. Los límites de un subsistema están formados por las reglas que establecen quién participa de él y cómo, y cumplen la función de proteger la diferenciación del sistema.

Un funcionamiento familiar adecuado, requiere de límites suficientemente bien definidos como para que sus miembros puedan desarrollar sus funciones sin intromisiones y a la vez deben permitir el contacto con otros subsistemas.

Determinadas personas no experimentarán este campo social como un apoyo o un entorno seguro, probablemente por las circunstancias que han vivido y por motivos singulares de cada vida en individual. Aun así, y en general, la familia es como es: única, irremplazable, irrepetible, a veces odiosa, otras muchas agradable, y siempre fantástica. Este sistema no acata reglas marcadas por hombres, no desobedece las leyes, porque en ella domina su propia ley: EL OTRO, la relación con el otro es la que ha de guiar nuestro comportamiento en la familia.

Algunas personas entrarán en nuestra vida para después salir, o quizás nunca lleguen a marcharse; pero lo que está claro es que un familiar está y estará siempre con nosotros sin dar apenas margen a la distancia emocional. Cuidémosles entonces, y aprovechemos todos los días posibles para decirles lo que nos importan y lo orgullosos que estamos de formar parte de ese conjunto tan especial.

Artículo escrito por Psicologos Madrid Cipsia Psicólogos: Francisco Ortíz

 

 

También te puede interesar…

El lenguaje corporal y la autoestima

No sorprende a nadie el hecho probado de que el lenguaje corporal es una parte importante de cómo nos comunicamos en interacción con los demás. Con nuestros gestos, nuestra postura y nuestro tono de voz decimos mucho más de lo que hablamos. Parece claro que nuestro lenguaje corporal dice mucho sobre nosotros a otras personas,…

Salud digestiva y bienestar psicológico

A menudo asociamos los fenómenos mentales, las ideas y las emociones, al cerebro o la cabeza. Esta visión puede llegar a ser un tanto simplista, pues realmente nuestro cuerpo funciona como un todo, y cada parte es importante para el desempeño global. Numerosos estudios avalan la importancia de los distintos sistemas corporales (más allá del…

Cerebros “de ciencias” vs. cerebros “de letras”

Hace unas semanas hablábamos sobre las funciones que realiza de manera preferente cada hemisferio cerebral. En este artículo hablamos de un tema relacionado, la especialización del cerebro según el campo de estudio. Los estereotipos asociados a personas “de ciencias” y “de letras” forman ya parte del imaginario colectivo. Los primeros se caracterizan por ser sistemáticos,…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *