La familia, según la Declaración Universal de los Derechos Humanos, es el elemento natural, universal y fundamental de la sociedad. En términos relacionales podríamos definirla como un  eslabón del sistema que es destinatario y receptor de la mayor parte de nuestros conflictos y problemas, sea cual sea el ámbito del que deriven.

La familia es un sistema que asusta a algunas personas, incluso a los miembros del propio sistema en cuestión. ¿Hay unas reglas escritas? ¿Actuamos acordes a un guión universal? Mitad y mitad. El las familias reina la protección, el cuidado, el cariño, el sufrimiento, la empatía, la sensibilidad, y muchas otras características definitorias. Pero, individualmente, lo más probable es que tu vecino o tu amigo tengan diferentes relaciones con sus familiares, a las que experimentas tú.

Es un sistema constituido por personas unidas a través de relaciones de alianzas y consanguinidad, ordenadas en base a tradiciones y reglas heredadas interactuando y creando su distintivo y propio modo de organización.

Es un régimen abierto, en constante transformación que, a pesar de los cambios permanentes, se mantiene a lo largo del tiempo. Cada uno de miembros manifiesta conductas redundantes  que le conceden singularidad, con un conjunto de creencias que asignan significado a su particular manera de leer el mundo. Toda familia a su vez, presenta conflictos y debe negociar responsabilidades que hagan posible la vida en común.

La familia se desarrolla y cumple sus funciones a través de subsistemas, formados por generación, sexo, interés y función. Los límites de un subsistema están formados por las reglas que establecen quién participa de él y cómo, y cumplen la función de proteger la diferenciación del sistema.

Un funcionamiento familiar adecuado, requiere de límites suficientemente bien definidos como para que sus miembros puedan desarrollar sus funciones sin intromisiones y a la vez deben permitir el contacto con otros subsistemas.

Determinadas personas no experimentarán este campo social como un apoyo o un entorno seguro, probablemente por las circunstancias que han vivido y por motivos singulares de cada vida en individual. Aun así, y en general, la familia es como es: única, irremplazable, irrepetible, a veces odiosa, otras muchas agradable, y siempre fantástica. Este sistema no acata reglas marcadas por hombres, no desobedece las leyes, porque en ella domina su propia ley: EL OTRO, la relación con el otro es la que ha de guiar nuestro comportamiento en la familia.

Algunas personas entrarán en nuestra vida para después salir, o quizás nunca lleguen a marcharse; pero lo que está claro es que un familiar está y estará siempre con nosotros sin dar apenas margen a la distancia emocional. Cuidémosles entonces, y aprovechemos todos los días posibles para decirles lo que nos importan y lo orgullosos que estamos de formar parte de ese conjunto tan especial.

Artículo escrito por Psicologos Madrid Cipsia Psicólogos: Francisco Ortíz

 

 

También te puede interesar…

La medicalización de la salud mental

A día de hoy, el uso de psicofármacos parece ser el tratamiento de primera elección ante problemas de salud mental. Con la aparición y el desarrollo de estos “fármacos de la conducta” en el siglo pasado, y la estandarización del diagnóstico psicopatológico, la Psicología se reduce a una perspectiva médica, en la que el paciente…

La etiquetas diagnósticas en salud mental

Hace un tiempo hablábamos en nuestro blog de los conceptos de normalidad y anormalidad en salud mental. Como veíamos en ese artículo, no existe una definición clara y unívoca de qué es normal o anormal, qué es un trastorno mental y qué no lo es. Las etiquetas diagnósticas tienen un valor relativo, pues si bien…

El lenguaje corporal y la autoestima

No sorprende a nadie el hecho probado de que el lenguaje corporal es una parte importante de cómo nos comunicamos en interacción con los demás. Con nuestros gestos, nuestra postura y nuestro tono de voz decimos mucho más de lo que hablamos. Parece claro que nuestro lenguaje corporal dice mucho sobre nosotros a otras personas,…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *