El Trastorno Múltiple de Personalidad

No Comments 1234 Views0


trastorno múltiple de personalildad

El trastorno múltiple de personalidad o trastorno disociativo de la personalidad se caracteriza por la presencia de dos o más identidades o personalidades que toman el control de la conducta de la persona de forma recurrente.

Cuando una de las identidades toma el control de la persona, esta actúa de un modo particular, cambia la voz, tiene unos sentimientos predominantes de ella y manifiesta unos rasgos de carácter específicos de esa personalidad y diferentes de las otras.

La persona que sufre este trastorno puede tener recuerdos vagos y lejanos de conductas o situaciones que ha vivido siendo dirigida por otra personalidad, y puede disponer de relaciones interpersonales distintas y exclusivas de cada una de sus identidades.

En la mayoría de estos pacientes se encuentra una personalidad primaria, la que se forja durante años, que suele ser depresiva, pasiva, dependiente y débil. Contrariamente las otras identidades son dominantes, hostiles y fuertes. Este hecho puede ser debido a que como la personalidad primaria no sabe afrontar las dificultades, defender sus derechos, ni dirigir su vida hacia sus propios objetivos, surgen al rescate de esta otro tipo de identidades opuestas.

El tránsito de una personalidad a otra suele ser de manera repentina y en muchas ocasiones es dado a causa del estrés psicosocial. Existe amnesia sobre las otras personalidades o sobre lo que pasó en el periodo en cuestión, siendo las personalidades más pasivas las que tienen unos recuerdos más limitados.

Según el sistema de clasificación diagnostica DSM-IV, se trata de un trastorno que forma parte del grupo de trastornos disociativos. El rasgo esencial de estos es el deterioro de la integración normal de la emoción, la sensación, el movimiento y/o pensamiento. Para que un equipo de psicólogos pueda diagnosticar este trastorno en un paciente, se deben dar los criterios diagnósticos de este, siendo uno de ellos la ausencia de consumo de sustancias o una enfermedad médica.

El curso suele ser crónico y recurrente. Se han descrito muchos más casos de mujeres que de hombres. Por otro lado, las mujeres suelen presentar más identidades que los varones.

El trastorno múltiple de personalidad se suele dar en muchos pacientes que han recibido abusos físicos y sexuales en la infancia, y se encuentra muy asociado al trastorno por estrés postraumático, siendo necesario para tratarlo un apoyo psicológico constante y a largo plazo.

El tratamiento tiene como objetivo final integrar las distintas personalidades del individuo en una sola, y que esta sea consciente de todos sus sentimientos, conductas y emociones. La intervención propuesta por una gran parte de los psicólogos es una terapia cognitivo-conductual, hecha de forma reiterada a lo largo de todos los estados del yo (identidades), todas las realidades internas y todos los afectos.

Artículo escrito por Psicologos Madrid Cipsia Psicólogos: Anna Cadafalch

También te puede interesar…

El Trastorno de Ansiedad Generalizada

La ansiedad y la preocupación forman parte de nuestras vidas, y cumplen la función de alertarnos y prevenirnos de un posible peligro. Son adaptativas, por tanto, mientras nos sirvan para poder ajustarnos y reaccionar de manera adecuada. No obstante, cuando alcanzan niveles excesivos, que no se corresponden con una amenaza real o suficientemente grave, y…

La importancia de dormir bien

¿Quién no ha oído alguna vez a su pareja, un amigo, familiar o conocido quejarse por no haber conseguido dormir bien alguna noche? Además de los problemas que le ha conllevado al día siguiente. Todos hemos sufrido en nuestras carnes una noche en vela, por ese motivo rápidamente empatizamos ante esa circunstancia. Es sabido que…

El error y el pensamiento contrafactual

¿Qué es el pensamiento contrafactual? Una expresión adecuada para entender qué es el pensamiento contrafactual sería “lo que pudo haber sido y no fue”. Otra muy en boca de todos sería la coletilla lingüística de “y si…”, que muchas veces ponemos en juego para señalar una alternativa que no tomamos pero que creemos que posteriormente…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *