¿Cómo y por qué nos ayuda el perdón?

No Comments 22 Views1


“Perdonar es poder visitar el  pasado y volver sin heridas

Todos hemos experimentado y hecho alguna vez en nuestra vida daño a alguien. Este pudo ser a propósito o sin querer, pero ambos tienen como respuestas dos posibles procesos; uno relacionado con la hostilidad y las ganas de venganza generadas por este daño y otro con el perdón. Respecto a este segundo ha habido una creciente investigación en la psicología en los útimos años. En este artículo explicaremos de manera breve qué es el perdón y por qué y cómo practicarlo.

¿Qué es el perdón?

El perdón es un proceso voluntario que implica un cambio en las emociones y actitudes hacia un ofensor. La definición que se usa en psicología, es mucho más amplia, y realza la importancia de no confundir o relacionar el proceso de perdón con los siguientes:

  • Reconciliación: el perdón no implica necesariamente el restablecimiento de las relaciones con el transgresor.
  • Indulto: absolver a una persona del daño que ha realizado.
  • Condonación: justificar, minimizar o tolerar la victimización o el daño, eliminando por completo la necesidad de perdón.
  • Excusar: implica tomar la decisión de no responsabilizar a una persona por una o varias acciones.
  • Negación del daño: que connota con el concepto de represión, negarse a aceptar lo ocurrido.
  • Olvidar: personar no implica que desaparezca el recuerdo del daño. Perdonar a alguien implica observar el daño desde cierta distancia, y olvidarlo dificultaría bastante este proceso.

Dicho de otra manera y aludiendo al proverbio popular ‘perdonar es poder visitar el  pasado y volver sin heridas’.

Por qué perdonar

Las investigaciones empíricas confirman que las personas que llevan a cabo el proceso de perdón tienen menos probabilidades de padecer depresión, ansiedad y problemas de ira. Además, son personas que puntúan alto en las herramientas de evaluación para determinar el grado de felicidad y bienestar psicológico, ya que este proceso concede a la víctima las siguientes ventajas:

  • Una mejora de la salud física y mental.
  • Restauración del sentido de empoderamiento personal.
  • Cambios positivos en el sistema afectivo.
  • Sensación de esperanza por la resolución de un conflicto.

¿Quiénes están implicados en este proceso?

Perdonar tiene mucho más valor para el que perdona, pues promueve su propio bienestar

Como es obvio, perdonar suele implicar a más de una persona. Sin embargo, al contrario de lo que solemos pensar, perdonar tiene mucha más relevacia para quien perdona que para quien es perdonado, ya que ha de ser una proceso autodirigido destinado a otorgar beneficios internos, no externos, para quien lo lleva a cabo. No podemos olvidar que el perdón es una estrategia para promover la felicidad, pero no por ello ha de ser obligatorio, pero si aconsejable. Tenemos que ser realistas y entender que hay actos que se pueden considerar imperdonables.

¿Cómo practicar el perdón?

1. Apreciar ser perdonado

Antes de ser capaz de perdonar, un buen ejercicio consiste en ser capaz de apreciar un caso en el que hayas sido perdonado tú.

2. Imaginar el perdón

Imaginar a la persona a perdonar e intentar ponerse en su situación. Como ya hemos dicho, conceder el perdón no significa tolerar o excusar su comportamiento, pero si desprenderte de tu dolor y hostilidad.

3. Escribir una carta de perdón (no hay que enviarla)

Este ejercicio ayuda a que nos deshagamos mediante la escritura de la hostilidad y rabia sufridos por el daño recibido. En ella podemos reflexionar sobre el daño recibido y aprender a plasmar el comportamiento de la persona que nos hizo daño.

4. Practicar la empatía

La empatía es la capacidad para entender de forma indirecta los sentimientos del otro. Aquí hay que tener especial cuidado y no confundir este proceso con el de simpatía, que alude al hecho de sentir, más que entender, los sentimientos del otro.

5. Realizar atribuciones generosas

Atribuir bondad o  generosidad al trangresor, de tal manera que consigamos ponernos en su lugar para entender que le llevó a actuar de esa manera, humanizando así sus actos.

6. Establecer contacto

Al contrario que lo dicho en el punto tres, siempre y cuando la persona sienta que es conveniente, el establecer contacto ya sea de manera escrita o verbal puede mejorar mucho el bienestar personal y de la relación con la otra persona.

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Sergio García

También te puede interesar…

¿Mejora el ejercicio la salud mental?

Parece evidente que el ejercicio nos ayuda a mantenernos sanos y en forma, y a evitar enfermedades asociadas a la vida sedentaria, como la obesidad o las cardiovasculares. Por supuesto, los efectos físicos siempre son más evidentes que los psicológicos, pero el estudio de la Psicología del Deporte cada vez muestra más evidencias de los…

¿Por qué es tan difícil superar una adicción?

En nuestro blog, ya hemos hablado anteriormente sobre qué son las adicciones y cuáles son sus causas y sus consecuencias. A grandes rasgos, podríamos definir una adicción como la dependencia de una sustancia, actividad o situación, que tiene consecuencias perjudiciales para la persona. La funcionalidad del individuo se ve afectada, y su vida pasa a…

La adicción a la comida

Gracias a la investigación, cada vez queda más clara la relación entre las emociones y otros procesos psicológicos y nuestra alimentación. Por un lado, nuestras emociones pueden conducir a una mayor o menor ingesta de alimentos. Y lo que es más sorprendente, nuestro tipo de dieta y nuestra salud digestiva pueden ejercer cambios en nuestra…

IMAGEN CORPORAL: EMPIEZA A SENTIRTE BIEN CON TU CUERPO

Con la llegada de las altas temperaturas y del verano, llega, indudablemente, una época en la que aligeramos nuestra vestimenta, y exponemos en mayor medida nuestro cuerpo. Este momento tan deseado, por ir frecuentemente asociado a periodos vacacionales, se convierte para algunos en fuente de preocupaciones. La insatisfacción con la propia imagen cobra especial importancia…

Cómo superar el perfeccionismo

Pese a la buena fama de la que a veces goza en nuestra sociedad el perfeccionismo, no siempre es una característica deseada por quienes la ostentan, ni por quienes rodean a la persona perfeccionista. En muchas ocasiones, el perfeccionismo está asociado a una alta insatisfacción y ansiedad por parte de la persona que lo sufre.…

Indefensión aprendida

Una persona tiene alta percepción de control cuando considera que posee las herramientas necesarias para manejar las demandas de su entorno, para afrontar las dificultades de su día a día, resolver sus problemas, y salir airoso de ellos. Una baja percepción de control puede ser un factor de riesgo ante diversos problemas de salud mental,…

Autoeficacia, la confianza en que las cosas nos saldrán bien

El término autoeficacia fue propuesto por el psicólogo Albert Bandura a finales de los 70. Este constructo se refiere al grado de confianza que una persona tiene en que sus habilidades le llevarán al éxito. En este sentido no sólo tiene en cuenta el conocimiento de las propias destrezas, sino también la seguridad de que…

La adicción a los videojuegos

Desde la Dirección General de la Familia y el Menor de la Comunidad de Madrid, en colaboración con la Fundación Aprender a Mirar, acaban de publicar una guía muy interesante llamada “Pasos para evitar la adicción a los videojuegos”, en la que se aborda esta problemática que tanto preocupa a madres y padres en estos…

Ideas irracionales: qué son y cómo combatirlas

El psicoterapeuta Albert Ellis desarrolló a partir de 1955 un método terapéutico centrado en modificar las creencias irracionales. Estas creencias o ideas irracionales constituyen un modo de pensamiento en el que la persona se aferra a ideas desadaptativas que generan un gran malestar. Todos en algún momento hemos experimentado algunas de estas creencias irracionales, que…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *