¿Confías en ti? Autoconfianza

No Comments 1374 Views0


Autoconfianza

La autoconfianza puede definirse como “la confianza en uno mismo”. Es el convencimiento íntimo de que uno es capaz de realizar con éxito una determinada tarea o misión, o bien elegir la mejor alternativa cuando se presenta un problema, es decir tomar la mejor decisión.

Autoconfianza es confiar en que en general uno va a salir airoso de una situación, por difícil que parezca. Tiene mucha más importancia de lo que a simple vista puede parecer; de ella depende el sentimiento de utilidad que nos atribuimos respecto al mundo que nos rodea.

Nuestro nivel de autoconfianza determina la visión que tenemos de nosotros mismos, lo que a su vez, moldea nuestro rendimiento y nuestras actividades. Por ejemplo; ¿Cuántas veces hemos pensado que no lograremos pasar un examen? Se trata de tan solo un ejemplo de los muchos que dependen de la autoconfianza y que están integrados en nuestro día a día.
Este concepto está determinado por muchos aspectos; nuestro pasado, nuestro presente y las expectativas que tengamos de nuestro futuro; las experiencias vividas y los aprendizajes que hemos ido adquiriendo de ellas, nuestra personalidad, etc. Son muchos los factores que influyen en nuestro nivel de autoconfianza, no obstante estamos ante un constructo moldeable y mejorable. Basta un buen entrenamiento para subir nuestro nivel de autoconfianza y materializarlo con éxitos.
Tan desadaptativo es tener un bajo nivel de confianza, como lo es tener un nivel excesivo. Los valores medios de autoconfianza permiten el autoconocimiento de nuestras limitaciones, necesarias para mantener viva la llama del aprendizaje por experiencia. Estos niveles medios son los que nos permiten desarrollar nuestra personalidad de manera óptima.
 
 
¿Qué podemos hacer para mejorar nuestra autoconfianza?
  • Conócete. Tómate tu tiempo para darte cuenta de las emociones que experimentas, y entenderlas. Este paso es básico y necesario para determinar qué aspectos propician tu baja autoconfianza. Solo con una buena autoestima puede conseguirse una buena autoconfianza.
  • Crea un mundo a tu alrededor en el que estés verdaderamente cómodo. Vístete con ropa que te inspire confianza. Rodéate de gente que crea en ti. Convierte tus autoinstrucciones negativas en positivas (por ejemplo; ante un “no creo que lo consiga”, pensemos en un “lo voy a intentar”).
  • Por cada característica negativa que venga a la mente sobre ti, piensa una positiva.
  • Intenta lo que no creas capaz de hacer, pero entiende que los fallos son necesarios para mejorar. Usa tus primeros intentos para sacar aquello positivo. No te desanimes si a la primera no te sale bien; te servirá para saber en qué tienes que mejorar. A la segunda te saldrá mejor.
  • Refuérzate cada éxito, por pequeño que sea. Te ayudará a seguir. El refuerzo deberá ir en consonancia con el éxito conseguido. A mayor éxito, mayor refuerzo.
  • No te compares con nadie. Hay gente que tiene otras cualidades de las que tienes tú, pero tú también tienes unas cuantas que los demás no tienen.
  • Se constante. No te desanimes. Los cambios se suceden poco a poco.
  • Si te cuesta más de lo que creías y estás a punto de desistir, acude a terapia psicológica. Puede aplanarte el camino.
Mejorar la autoconfianza es cuestión de predisposición y constancia. El camino, desde los primeros logros, es muy gratificante; nos enseña que las limitaciones que anteriormente teníamos eran impuestas por nosotros mismos sin razón. Supone una fuente de motivación que puede cambiarnos por completo. Empezar a experimentar estos cambios depende de nosotros mismos.

Artículo escrito por Psicologos Madrid Cipsia Psicólogos: Alba Ortiz

También te puede interesar…

¿Cómo identificar las amistades tóxicas?

Las amistades pueden ser una gran fuente de felicidad y de apoyo en nuestras vidas. Con ellas compartimos los momentos buenos y los no tan buenos, pero sabemos que siempre están ahí cuando las necesitamos. Sin embargo, en algunos casos, las amistades parecen desgastarnos más que aportarnos, y sin darnos cuenta, podemos vernos inmersos en…

Cómo dejar de discutir por llevar la razón

Los seres humanos somos seres sociales. Esto quiere decir que las relaciones son una parte definitoria de nuestra forma de vivir y desarrollarnos. Estamos destinados a vivir en sociedad. Es por ello que las relaciones sociales son fuente de bienestar y satisfacción pero también de grandes frustraciones. Esto hace necesario que trabajemos nuestras habilidades sociales,…

La crítica como herramienta de crecimiento

La mayor parte de nosotros estaremos de acuerdo en el hecho de que no suele ser agradable recibir una crítica. Sin embargo, al mismo tiempo hemos de reconocer que no es posible librarse de las críticas de forma permanente. Las críticas, en su vertiente positiva y constructiva están ligadas a la mejora de quien las…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *