Psicologos Madrid – Cipsia Psicólogos

La adicción al trabajo: el Workaholismo.

No existen comentarios 1728 Visitas0


Seguramente todos hemos escuchado alguna vez la expresión de que  “el trabajo dignifica al hombre”, quizás habría que añadir en relación al tema que vamos a tratar, que hasta cierto punto… ¿Porqué digo esto? Porque si el trabajo llega a un punto en el que hay una implicación progresiva, excesiva, y exagerada de la actividad laboral, con una pérdida de control respecto a los límites de hasta donde llega a ocupar nuestro tiempo, puede generar una influencia tan negativa en nuestra vida cotidiana que afecte a nuestras  relaciones familiares y sociales, tiempo de ocio, estado de salud físico y estado psicológico. En este caso estaríamos hablando de un problema de adicción al trabajo, también denominado, workaholismo.

adicción al trabajo

Una visión social valorada

Históricamente una persona con gran dedicación al trabajo ha sido socialmente bien vista, muy bien valorada. Siempre se ha traducido a una persona laboriosa como alguien responsable y merecedor de todo tipo de elogios.

Además la sociedad siempre ha ensalzado el trabajo ya que se ha primado sobre todo el éxito y el poder alcanzar un cierto nivel económico, o una determinada clase social. Incluso se ha llegado a valorar como muy positivo a una persona obstinada con el trabajo, y se ha supuesto que con ello pueda alcanzar un bienestar económico, y con ello la felicidad. Quizás llegados a este punto sería adecuado larecomendación del libro de Erich Fromm, “Tener o ser”, como una reflexión mas global sobre el asunto.

Pero… ¿qué es el trabajo?

Además de ser aquello para lo que nos hemos formado una parte de la vida, también es una apuesta personal que requiere un resultado final satisfactorio, ya que hemos destinado un gran número de expectativas como pueden ser; conseguir una buena fuente de ingresos, un nivel de actividad gratificante, una estructura de tiempo diario razonable, un desarrollo profesional y creativo, un manejo de las relaciones sociales, una identidad personal y gremial, y un sentido de utilidad.

Pero para conseguir todos estos aspectos anteriormente citados es preciso una adecuada compatibilidad del tiempo invertido en el trabajo, con el tiempo destinado a nosotros mismos. Esto es, es preciso que se articule una correcta sinfonía y equilibrio en la distribución del tiempo entre el trabajo, el descanso, el ocio y las relaciones sociales. Este hecho por tanto se convierte en un requisito fundamental para el bienestar personal. De no ser así, una apuesta definitiva sobre eltrabajo sin tener en cuenta el resto de nuestras necesidades puede ser definitivamente nuestra perdición.

¿En que consiste esta adicción al trabajo, una adicción sin drogas?

En primer lugar es importante señalar que la sobre-implicación laboral responde más al ansia o necesidad de la persona, que a las necesidades reales que requiere o demanda el propio trabajo. Lo que caracteriza al adicto es más su actitud hacia la tarea que el número de horas que dedica.

Las características fundamentales de la adicción al trabajo son:

  • Implicación maximizada a la actividad laboral.Persona cansada
  • Dedicación prolongada al trabajo, incluso en horas no laborales.
  • Necesidad e impulso a trabajar por presiones que parten del propio individuo.
  • Alto sentido del cumplimiento laboral.
  • Poco disfrute gracias a la tarea realizada.
  • Identificación personal con el trabajo.
  • Búsqueda de poder o prestigio.

Es importante destacar que lo que más pesa en el adicto es su propia autoestima y el reconocimiento social.

Indicadores de inicio

Existen algunos indicadores relacionados con el comienzo del workaholismo:

  • Tendencia al aislamiento social.
  • Fatiga excesiva y agotamiento.
  • Excesivo sentido del deber.
  • Mal carácter.
  • Pérdida de la satisfacción por las actividades cotidianas.

Sintomatología

Además de los indicadores de inicio, existen dos factores fundamentales que son muy sintomáticos de cara a identificar este problema; el adicto organiza su vida en función del trabajo y la relación que tiene con este centraliza tanto su día a día que lo convierte en una necesidad que escapa de su voluntad.

Los síntomas más destacables se aprecian en distintos niveles:

  1. Nivel físico: Insomnio, fatiga, perdida de peso, disfunciones sexuales.
  2. Nivel psíquico y somático: Ansiedad, irritabilidad, tristeza o depresión, apatía, dificultad de concentración.
  3. Nivel de relaciones sociales: Hermetismo emocional, falta de comunicación con la pareja o con la familia, pérdida de placer por las actividades que no tengan que ver con el trabajo.

– Si te interesa saber más sobre los síntomas de la ansiedad, puedes leer nuestro artículo sobre ello pinchando aquí.

Tratamiento de la adicción al trabajo

Las líneas de actuación fundamentales serían:

  • Control de estímulos – Se trata de evitar los estímulos relacionados o asociados con el trabajo. Se debe trabajar para realizar un control sobre el trabajo, evitar los horarios que se alargen y alargen a lo largo de la jornada laboral. Realizar programaciones en las que se compense el tiempo destinado a trabajar con actividades relativas a la familia, los amigos, el ocio y tiempo libre. Es importante reducir los compromisos laborales, respetar los fines de semana y las vacaciones como tiempo destinado al descanso, controlar un horario de sueño adecuado y una dieta sana.
  • Solución de problemas específicos – En este caso, derivado de situaciones relativas a la excesiva vinculación al trabajo, al ansia por querer volver a sobre-implicarse de nuevo y estrechar otra vez relaciones con personas del ámbito laboral.
  • Control de la ansiedad – El nerviosismo puede afectar a la persona y llevarle de nuevo a la conducta adictiva. Técnicas apropiadas para la reducción de la ansiedad son la respiración, la meditación y el yoga.
  • Control sobre estados depresivos – Un estado de ánimo depresivo puede provocar una recaída. El adicto puede volver a la adicción como forma de combatir su tristeza y decaimiento.
  • Control de problemas interpersonales – Al haberse apartado de compañeros de trabajo para compartir momentos de su vida privada o compromisos que antes compartía conjuntamente, el adicto puede sentir cierto sentimiento de soledad.
  • Crear un nuevo estilo de vida – Es importante conformar unos nuevos hábitos y estilo de vida que deje atrás su focalización al trabajo. Para este objetivo es necesario generar actividades alternativas, fomentar nuevas relaciones personales en ámbitos distintos, buscar nuevos reforzadores y nuevos retos.
  • Realizar un seguimiento y prevención de recaídas.

adicción al trabajo

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Francisco Ortiz

También te puede interesar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
CONSULTA LLAMAR