El poder de las palabras - Cipsia Psicologos
Psicologos Madrid – Cipsia Psicólogos

Letras

¿Cómo nos expresamos?

La palabra es el medio de comunicación principal en las relaciones humanas. A través de las palabras, de los mensajes escritos o hablados, comunicamos multitud de cosas desde sentimientos o emociones a información sobre el mundo que nos rodea. Sin las palabras no seríamos capaces de tener una comunicación compleja y completa como ocurre en los seres humanos, por ello es de una gran importancia estudiar y comprender cómo se produce esta comunicación para ser capaces de mejorarla cuando sucedan los problemas.

La teoría sobre la comunicación humana indica que cuando focalizamos nuestra mente en algo, y a esto le añadimos el sentimiento y la emoción que se producen en ese momento para finalmente expresarlo, estamos exteriorizando y materializando un poder interno, personal y característico. La comunicación con los otros y con nosotros mismo construye nuestra identidad, nuestra razón de ser y en base a ella y a cómo se producen construimos cosas tan importantes como la autoestima, nuestros esquemas cognitivos, etc. Si cada uno fuéramos conscientes de que lo que liberamos con cada palabra afecta no sólo a quien la dirigimos, sino también a nosotros mismos y al mundo que nos rodea, comenzaríamos a cuidar más lo que decimos.

¿Por qué es tan importante la comunicación?

Desde nuestro nacimiento pertenecemos a un medio socio-cultural dónde nos desarrollamos y evolucionamos y durante toda nuestra vida, estamos en constante relación con otras personas siendo esta relación un factor importante en cómo es nuestra vida y nuestra forma de ser. Somos principalmente seres “sociales”, la sociedad se funda en base a la comunicación y gracias a ella es posible su funcionamiento: no hay sociedad sin comunicación, ni comunicación sin sociedad. Por lo tanto, es importante aprender a entenderse con los otros y a funcionar debidamente en situaciones sociales. Ciertas habilidades de comunicación nos ayudan a mejorar estas relaciones sociales, y la carencia de ellas, puede ocasionar multitud de problemas psicológicos.

ConversaciónPese a la importancia que le solemos atribuir a la comunicación verbal, es decir lo que expresamos con palabras ya sean escritas o pronunciadas, entre un 65% y un 80% del total de nuestra comunicación con los demás la realizamos a través de vías no verbales (como por ejemplo, la mirada, la postura corporal, el movimiento de nuestras manos, la sonrisa, etc.). Para comunicarse competentemente, los mensajes verbales y no verbales deben coincidir entre sí, y cuando no suceden se producen diferentes problemas o conflictos. Cuantiosas dificultades en la comunicación se producen cuando nuestras palabras se contradicen con nuestra conducta no verbal, ya que nos están llegando informaciones muy distintas e incompatibles entre sí sobre un mismo hecho, aunque por vías distintas. Ejemplo: Un hijo le da un regalo a su padre por su cumpleaños y éste, con una expresión de decepción en el rostro le dice: “Gracias hijo, has acertado de pleno”.

La comunicación como un sistema complejo

El modelo de comunicación producido por la escuela de Palo Alto en California, Estados Unidos, es una de las propuestas comunicacionales que más se adecúan a los nuevos paradigmas científicos, pues su funcionamiento se asimila al de una red de vínculos donde cada persona forma parte imprescindible de toda relación social.

ConversacionCada uno de nosotros no nos comunicamos, sino que tomamos parte en una comunicación en la que nos convertimos en elementos de ese sistema. Podemos movernos, producir ruido, etc., pero no nos comunicamos. Es decir, no somos los autores de la comunicación sino que participamos en ella. La comunicación en tanto en que se entiende como un sistema en sí misma, no debe pues imaginarse según el modelo elemental de la acción y la reacción, por muy complejo que sea su enunciado. En tanto que la comunicación es un sistema hay que comprenderla a nivel de intercambio, de una forma en la que todos los elementos interactúan entre sí, produciendo diferentes comunicaciones a través de esa interacción.

El sistema que ha posibilitado el intercambio es la comunicación, la cual recibe distinción sobre el sujeto que se inserta en ella. Todo comportamiento individual se convierte desde este punto de vista, en comportamiento social (cultural) ya que la comunicación siempre va dirigida a alguna parte del sistema. Esto, entre otras cosas, quiere decir que la cultura no puede concebirse solamente como una entidad que va más allá del individuo sino que también parte de él. Lo social, tiene que pasar inexcusablemente por lo individual.

Artículo escrito por Psicologos Madrid Cipsia Psicólogos: Alba Ortiz

También te puede interesar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
CONSULTA LLAMAR