Autocontrol - Cipsia Psicologos
Psicologos Madrid – Cipsia Psicólogos

Hay en muchas situaciones en las cuales llevamos a cabo determinadas conductas que pasado un tiempo, nos arrepentimos de haber realizado. En muchas ocasiones el haber realizado esta conducta o acción, sucede debido a haber actuado guiándonos por un impulso que nos costó o no quisimos reprimir. Cuando tenemos esta dificultad, lo que ocurre es que tenemos un problema de autocontrol.

autocontrol

En el artículo de hoy, analizaremos que es el autocontrol y los problemas relacionados con esta dificultad y algunas estrategias para mejorar nuestro autocontrol.

Autocontrol 

¿Qué es? 

Normalmente el autocontrol hace referencia a la capacidad de poder controlar los impulsos y reacciones. Es decir, es la habilidad que tienen algunas personas para regular sus impulsos de forma voluntaria con la función de conseguir un mayor objetivo. En el momento en el que la persona tiene que regular esos impulsos, existen ciertas dificultades. Estas dificultades están presentes en el ambiente e invitan a la persona a reaccionar de una forma determinada y de manera automçática. Sin embargo, si la persona reflexiona y ejerce autocontrol sobre sus impulsos es capaz de comportarse de una forma más ventajosa para sí misma a largo plazo.

Por ejemplo, al enseñar un informe a su jefe éste responde de forma poco educada. El empleado, puede hacer caso a sus impulsos y contestarle de forma agresiva, lo que podría traerle problemas con sus superiores, o podría controlarse y esperar a estar tranquilo para mantener esa charla. La última opción hace referencia al autocontrol, mientras que la primera muestra dificultades para controlar sus reacciones.

¿En qué problemas se puede observar la falta de autocontrol? 

Las dificultades en el control de los impulsos aparecen en varios problemas psicológicos, aunque también puede aparecer como problema en sí mismo. A continuación, os exponemos los tres más importantes.autocontrol

  • Problemas de agresividad: las personas agresivas, suelen reaccionar de forma violenta ya sea verbal o físicamente debido a problemas para controlar los impulsos. Cuando una persona agresiva se encuentra en una situación en la que alguien le hace enfurecer, si no controla su reacción puede acabar comportándose de forma agresiva.
  • Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad: uno de los síntomas principales del TDAH es la impulsividad, sobre todo en los subtipos hipercativo-impulsivo y mixto. Los niños que tienen este problema, suelen tener problemas para pararse y pensar antes de actuar en numerosas ocasiones.
  • Problemas de alimentación: en los trastornos de la conducta alimentaria, sobre todo en la bulimia y el trastorno por atracones está muy presente la falta de autocontrol. Muchas de las conductas tanto de ingesta como de purga, se producen debido a una forma de actuar impulsiva y sin control.

– Si quieres saber más sobre el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí.

Cómo mejorar nuestro autocontrol 

Cambia el ambiente para evitar tentaciones 

Uno de los factores que más nos puede facilitar o dificultar el control de nuestras reacciones es el ambiente. Al fin y al cabo, va a ser algo relacionado con la situación lo que haga que perdamos el control en muchas de las ocasiones. Aunque estrictamente no forme parte del autocontrol, sino del control estimular nos va a ayudar a evitar ciertas situaciones. Por ello, en los ambientes que podamos controlar puede ser de utilidad que quitemos o apartemos ciertos estímulos. Es decir, que apartemos de nuestra vista todas aquellas cosas que pueden incitarnos a hacer determinadas conductas de forma impulsiva y sin control.

Identificar aquellas señales que indican que vamos a actuar impulsivamente 

Una de las cosas que más nos va a ayudar a mejorar nuestro autocontrol es detectar aquellas señales corporales y mentales que nos indiquen que vamos a perder el control y actuar impulsivamente. Si somos capaces de detectar estas señales, vamos a poder poner en marcha estrategias para controlar nuestras reacciones e impulsos.

Aprende a relajarte y reflexiona 

autocontrolUna de las estrategias que tiene una mayor eficacia para controlar nuestros impulsos es la relajación. Normalmente actuamos impulsivamente cuando ha ocurrido algo en la situación que provoca una reacción en nosotros, ya sea nervios, ansiedad, rabia, etc. Controlar esta activación, va a ser crucial para controlar nuestras reacciones. Si aprendemos a relajarnos, vamos a controlar esta reacción en nosotros que hace que actuemos impulsivamente y nos va a permitir pararnos a reflexionar qué conducta es la que más nos conviene a largo plazo.

Prémiate cuando lo hagas bien 

Por último y al igual que en cualquier proceso de cambio personal, es necesario que nos recompensenmos cuando vayamos cumpliendo nuestros objetivos. De esta forma, es mucho más probable que nuestra conducta se repita en el tiempo. Por eso, es importante que cuando hayamos actuando con autocontrol reconozcamos nuestro logro y nos reforcemos por lo que hemos conseguido.

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Sara Catalán

También te puede interesar…

[/vc_column

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
CONSULTA LLAMAR