Psicologos Madrid – Cipsia Psicólogos

La relación que se establece entre un niño y sus padres, es una de las relaciones más importantes en la vida del niño. A través de las relaciones familiares, se aprenden conductas, valores, miedos, normas, etc., por lo que cómo el niño establece esa dinámica va a ser determinante para sus futuras relaciones personales.

apego

¿Qué es el apego? 

El apego, según el psicólogo John Bowlby, se puede definir como el vínculo emocional que se establece entre los hijos y sus padres o cuidadores. Este vínculo, proporciona seguridad emocional e influye en el desarrollo de la personalidad del niño y en la forma en la que se conformarán sus relaciones futuras.

Así, dependiendo de como sea establezca este vínculo emocional entre el niño y sus padres o cuidadores, se establecerá un tipo u otro de vínculo. Las características de ese vínculo, según esta teoría,  determinarán las características de los vínculos emocionales que establecerán a lo largo de su vida.

– Si te interesa saber más sobre qué nos proporciona el apgo, puedes leer nuestro artículo pinchando aquí.

Tipos de apego 

Apego seguro 

En este tipo de relación, el niño establece un vínculo de seguridad y confianza. Se puede observar en la emisión de conductas como la exploración, protesta ante la partida del cuidador, pero se consuela con facilidad, busca contacto y afecto del cuidador, aunque también de otros adultos. En las relaciones de vínculo seguro, los padres o cuidadores reaccionan de forma rápida hacia las necesidades del niño y permite la exploración de éste.

Apego inseguro 

En las relaciones de apego inseguro, el vínculo que establece no es de seguridad emocional. En este tipo de vínculos, encontramos dos subtipos que detallaremos a continuación.apego

  • Ambivalente: el apego ambivalente se caracteriza por una inconsistencia en la disponibilidad del cuidador. En el niño se pueden observar conductas de ansiedad ante la separación, pero con dificultad para ser calmado por él u otros adultos e incluso resistiendo a volver con el cuidador.  La conducta de los padres o cuidadores suele ser inconsistente ante las demandas del niño, y en ocasiones sólo reacciona ante el aumento de la conducta de éste.
  • Evitativo: en este tipo de apego, la relación que se establece entre el niño y sus padres o cuidadores es de inseguridad. En el apego inseguro, se observan menos conductas de contacto entre el niño y sus cuidadores, no se irrita ante la marcha de éstos y su comportamiento ante otros adultos es similar. Los cuidadores en este tipo de relación de apego, no reaccionan ante las necesidades del niño.

Apego desorganizado 

En las relaciones de apego desorganizado, tanto padres o cuidadores como niños muestran conductas congruentes. Respecto a los niños, se observan conductas contradictorias de acercamiento y cuando se separa del cuidador. En cuanto a los padres, se observa confusión de roles, errores en la comunicación afectiva, e incluso en algunas ocasiones malos tratos.

Artículo escrito por CIPSIA Psicólogos Madrid: Sara Catalán

También te puede interesar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
CONSULTA LLAMAR